Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15181 al 15200 
AsuntoAutor
326/13 - Videos. M Noticias
327/13 - VIAJANDO: Noticias
328/13 - El nuevo Noticias
329/13 - Brasil - Noticias
330/13 - Crônica d Noticias
331/13 - Brasil - Noticias
332/13 - Brasil - Noticias
333/13 - Brasil vi Noticias
334/13 - Brasil: m Noticias
335/13 - Brasil - Noticias
336/13 - VIAJANDO: Noticias
337/13 - Professor Noticias
338/13 - II WORKSH Noticias
339/13 - BRASIL, D Noticias
340/13 - Brasil: r Noticias
341/13 - VIAJANDO: Noticias
342/13 - VIAJANDO: Noticias
343/13 - VIAJANDO: Noticias
344/13 - "En Brasi Noticias
345/13 - Brasil - Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15517     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 352/13 - El nuevo canal interoceánico, una utopía con historia (Segunda parte)
Fecha:Lunes, 24 de Junio, 2013  23:24:18 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 352/13
 
 

El nuevo canal interoceánico, una utopía con historia

(Segunda parte)

                        

                                                  

Alfredo César Dachary

 

 

El 19 de noviembre de 2012 en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, institución internacional de justicia que comenzó a impartir justicia en el año 1946, se leyó el fallo de la controversia que se venía litigando entre Colombia y Nicaragua sobre la jurisdicción de ambos países en relación a los archipiélagos de San Andrés y Providencia y las grandes zonas marítimas que éstos comprendían y tenían como “mar territorial”.

La sentencia fue conciliadora ya que ambos países reciben o mantienen territorios. Colombia mantiene la soberanía sobre los territorios insulares y las aguas inmediatas a ellos, que comprenden las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, además de los siete cayos que le disputaba a Nicaragua, que los reclamaba como incluidos dentro de su plataforma continental.

La otra mitad del fallo condenaba a Colombia a la pérdida del control sobre una importante porción de una zona marítima al oriente del meridiano 82º, ya que la Corte reconoció a estos espacios marinos como de soberanía nicaragüense, aunque otorga a la jurisdicción de Colombia una lengua a la latitud de las islas de San Andrés y Providencia, del mismo modo que dos enclaves marinos de un radio de 12 millas náuticas alrededor de los cayos de Quitasueño y Serrana, los que a su vez quedarán rodeados por aguas nicaragüenses.

Más allá de las razones históricas, de un Tratado firmado en 1928, Esguerra - Bárcenas, realizado durante la ocupación de Estados Unidos a Nicaragua, por lo cual debería ser declarado improcedente, la batalla actual de Colombia, el más fiel escudero de Estados Unidos en la región es la riqueza de estos territorios en petróleo, gas y pesca, además de ser el corredor de la droga desde Colombia.

El tema era prioritario para Colombia, pero el sentido de los ciudadanos “colombianos” de los archipiélagos era contrario a ambas dominaciones, nicaragüense o colombiana, archipiélagos que hoy viven del turismo y la pesca, pero que han sido descuidados por Colombia, en las últimas décadas donde dominó el narcotráfico hacia el norte por esa vía marítima.

Pero esta nueva coyuntura geopolítica regional ha abierto las puertas al proyecto más ambicioso del gobierno de Nicaragua: la construcción de un canal interoceánico, algo que Colombia perdió a comienzos del siglo XX, cuando Estados Unidos financiaron una revuelta en el istmo que derivó en la creación de un nuevo país, Panamá, lo que les permitió como contrapartida los derechos a la construcción del canal y un territorio integrado por un corredor de 8.1 km a ambos lados del canal  y que controló hasta 1979.

El excomandante guerrillero, Edén Pastora, destacó que el proyecto de construir un gran canal interoceánico en Nicaragua ya fue planteado por la Revolución Liberal (1893-1909) de José Santos Zelaya, pero saboteada por Estados Unidos, que dinamitó las dragas que querían iniciar el trabajo del gran canal a fines del siglo XIX. El dictador Zelaya fue destituido en 1909 con financiación de Washington por su intento de construir la vía interoceánica por Nicaragua.

Con el objeto de garantizar que ninguna otra potencia construyera un alternativo al Canal de Panamá, Estados Unidos firmó en 1914 con Nicaragua el tratado Chamorro - Bryan, que le daba la concesión exclusivamente a Washington, que mantenía en ese momento tropas de ocupación en territorio nicaragüense.

Esta es una larga historia en que los nuevos “demócratas” incluido ex sandinistas se rompen vestiduras olvidando el pasado y el significado económico y político que hoy tiene esta mega obra, en momentos en que comienza a ser evidente la pérdida de la hegemonía de Estados Unidos en el mundo y en América, incluido su “patio trasero”.

La aprobación por el Congreso unicameral del proyecto de ley que otorga por 50 años la concesión, a la vez prorrogable por ese mismo número de años, a la empresa china HK Nicaragua Canal Development, la construcción y operaciones de un canal interoceánico, que unirá el Atlántico con el Pacífico del país, se ha transformado en un parte aguas en Nicaragua, ya que su construcción consolidaría por varios años al presidente Daniel Ortega, algo inaceptable para la oposición y mucho menos para Estados Unidos y Colombia, país que lidera la Alianza del Pacífico que intenta ser una alternativa al Mercosur.     

Los ambientalistas nicaragüenses, que también están en la lista de las organizaciones financiadas desde el exterior, se oponen a la construcción del canal interoceánico porque sostienen que éste provocará una catástrofe ecológica, algo difícil de probar y menos realizar a nivel estudio cuando apenas se conocen los trazados del mismo. Son los mismos que nunca descubren la pobreza ni la marginación social pero si defienden a la selva, con mayor vehemencia que a los humanos.

Los detractores del proyecto, que si promueven las privatizaciones y la reducción del Estado, creen que éste es una venta más de soberanía pero por oposición se trata de una concesión del territorio por plazo fijo con posibilidad de ampliarlo a una empresa china, con sede en Hong Kong, la HK Nicaragua Canal Development. El paso siguiente es el de emprender los estudios de viabilidad técnica, ambiental y financiera, los cuales darán continuidad al de factibilidad, que fue realizado antes y por propio riesgo por esa empresa a un costo millonario.

Los nuevos estudios rondarán los 400 millones de dólares y nadie estaría dispuesto a asumir si no tiene garantías legales, lo cual fue dado por la aprobación en el Congreso unicameral de Nicaragua y que vendrán a aclarar dudas de los diferentes partidos y grupos de la sociedad que hoy consideran poco viable el proyecto.

Este consorcio va a invertir 40 mil millones de dólares en el megaproyecto, pero Nicaragua no aportará capital financiero, aunque si colocará el capital natural que es el territorio y su beneficio inmediato será que de entrada ganará más de un millón de empleos, lo cual ha sido siempre un requerimiento de la sociedad.

La Ley Especial para el Desarrollo de Infraestructura y Transporte Nicaragüense, Atingente al Canal, Zonas de Libre Comercio e Infraestructura Asociadas, ya aprobada, es fundamental para avanzar en estos planes, en el que el Canal interoceánico es un  parte aguas en la historia moderna de Nicaragua.

El Ejército de Nicaragua apoya plenamente la aprobación de concesiones a favor de empresas extranjeras para la construcción de un canal interoceánico por territorio nicaragüense, por lo que el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, dijo que no ve amenaza alguna a la soberanía con la construcción del canal interoceánico que estimó que traerá mucho progreso y muchos empleos al país. Agregó además que "…a diferencia de otros países donde se han entregado miles de hectáreas de territorio a potencias extranjeras, en Nicaragua no se está haciendo eso”.

Evan Ellis, profesor del Instituto de Estudios Estratégicos (USA) y quién ha estudiado detenidamente las relaciones de América Latina con potencias extranjeras, analiza el interés que podría generar en el dragón asiático la construcción de un canal interoceánico en Nicaragua, tras la concesión aprobada por la Asamblea Nacional.

Los consultores contratados por la compañía HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Ltd afirmaron que el Gobierno de la República Popular China no tiene nada que ver en el proyecto a desarrollarse en Nicaragua, sin embargo, Ellis explica que si éste se concreta, podría despertar la atención del gigante asiático, dado los beneficios económicos que podría generarle, por sus grandes requerimientos de materias primas, la cercanía de Nicaragua con Estados Unidos y el crecimiento de su comercio con América.

Así mismo, el experto militar de Estados Unidos afirma que este canal sería una opción adicional para el tránsito global, lo que bajaría precios y tiempos de espera para este tránsito, y con costos suficientemente bajos, el nuevo canal podría re-orientar los patrones de comercio global en cuanto a los cargos de bajo valor en naves grandes (a granel), que ahora siguen rutas por debajo de África.

También podría incidir macro regionalmente al bajar un poco la presión por conectar con carreteras los puertos del lado Pacífico de América del Sur con Brasil y Argentina, y dar aún más vida a proyectos de puertos atlánticos, desde Acu en Brasil hasta La Rocha, en Uruguay.

El nuevo canal nicaragüense aparece en la geopolítica actual como la gran jugada de un pequeño frente a un gigante, aunque otro poderoso país esté detrás de la misma. ¡Qué jugadas tiene el destino!, el país más invadido, más destruido por la presencia militar hasta 1990 con los contras, hoy da una bofetada de parte de uno de los gobiernos menos afines a Estados Unidos, ¿será ésta una muestra más de la decadencia de hegemonía imperial?

Dicen que luego de la tragedia viene la comedia, y no podía faltar a la cita el gobierno del militar y represor guatemalteco Otto Pérez Molina que se va de viaje a Taipéi a firmar acuerdos con la antigua “China nacionalista”, resabio de la guerra fría, entre los que están, según declara un canal seco que también sería para unir el Caribe con el Pacífico.

Pero la falta de visión de este militar, no le permite entender que en el mediano plazo Taiwán tendrá una asociación con China y así podrán controlar dos canales en Centroamérica, lo que debe inquietar doblemente a Estados Unidos de cara al futuro.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 

 


 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!