Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15143 al 15162 
AsuntoAutor
294/13 - VIAJANDO: Noticias
295/13 - GEÓGRAFOS Noticias
296/13 - VIAJANDO: Noticias
297/13 - GEÓGRAFO Noticias
298/13 - GEÓGRAFOS Noticias
299/13 - España y Noticias
300/13 - NO a la Noticias
301/13 - China e I Noticias
Re: NoticiasdelCeH antoniol
302/13 - Convocato Noticias
303/13 - VIAJANDO: Noticias
304/13 - VIAJANDO: Noticias
305/13 - Acto lanz Noticias
306/13 - Programa Noticias
307/13 - Seminario Noticias
308/13 - Libro Geo Noticias
309/13 - PRÓRROGA Noticias
310/13 - PRORROGAÇ Noticias
311/13 - Turquía - Noticias
NVITACIÓN PARA PAR Eliana G
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15506     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 342/13 - VIAJANDO: En San Pedro y Santa Vera Cruz
Fecha:Domingo, 23 de Junio, 2013  01:24:14 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 342/13
 

 

 

En San Pedro y Santa Vera Cruz

 

San Pedro era un pequeño pueblito que se encontraba al final del Camino de la Costa Riojana, a 1500 m.s.n.m., y en 2010 tenía una población aproximada de trescientos habitantes.

Lo más destacable era su templo, que databa de 1895, y que fuera ideado por el presbítero Francisco Reyes Díaz. Las torres fueron construidas en la segunda mitad del siglo XX, y en el extremo superior de su fachada de piedra se destacaba la imagen de San Pedro en actitud apostólica, colocada en 1977.

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 192

Iglesia de San Pedro

 

 

Y como no podía ser de otra manera, la iglesia se encontraba frente a una coqueta y cuidada placita, casi más grande que el pueblo.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 193

Plaza de San Pedro, al final del camino de la costa

 

 

Las casas tradicionales tenían paredes muy anchas y sin ventanas, para poder soportar las amplitudes térmicas de la zona, cuando no existía aún energía eléctrica.

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 194

Casa tradicional en el norte de la costa riojana

 

 

Muy próxima a San Pedro, enclavada entre montañas, se encontraba la localidad de Santa Vera Cruz, de apenas ciento veinte habitantes estables.

 

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 195

Santa Vera Cruz, enclavada en medio de las montañas riojanas

 

 

Muchas casas y corrales estaban construidos con pircas, que eran piedras encajadas sin ningún tipo de cemento; y otras estaban unidas con barro. Pero para que no se volaran los techos durante las tormentas, les ponían piedras en los techos.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 196

Casas de pircas en Santa Vera Cruz

 

 

Algunas de las casas de pircas eran confortables en su interior, por contar con todas las comodidades requeridas para el lugar, pero otras eran muy precarias. De todos modos, eran mucho más resistentes que las construidas en madera.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 197

Viviendas precarias de madera en medio del bosquecillo

 

 

En toda la zona percibimos un ambiente tranquilo, silencioso, con aroma a verde. Un verdadero oasis en el desierto riojano. El pueblo estaba rodeado de nogales, álamos, pequeños arroyos…

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 198

Se producían frutales de pepita y de carozo

 

 

En medio de un gran valle, el pueblo se desplegaba sin mayores simetrías a través de callecitas de tierra que subían y bajaban al antojo de las ondulaciones del terreno. Las casas estaban muy espaciadas unas de las otras, con extensos terrenos abiertos a su alrededor, algunos cubiertos de flores y otros sembrados con fines de subsistencia.

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 199

Viviendas dispersas en Santa Vera Cruz

 

 

Las precipitaciones en este lugar alcanzaban apenas a los 200 mm anuales, predominando en primavera y verano.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 200

Espléndido día primaveral en Santa Vera Cruz, con el marco del Velazco

 

 

El pueblo contaba con una sola vía asfaltada, que era el eje a la vera del cual predominaban las construcciones. Todo lo demás era de tierra. Y eso invitaba a hacer caminatas, sin ruido ni smog en un clima templado a 2.000 metros de altura.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 201

Calles de tierra en soledad absoluta en Santa Vera Cruz

 

 

Pero el mayor atractivo que llevaba turistas al pueblo, no eran todas esas virtudes de tranquilidad, aire puro y paisaje de montaña, sino un castillo levantado por Dionisio Aizcorbe, un ermitaño oriundo de la provincia de Santa Fe, que se instalara en este paraíso en 1979. Esa singular morada fue construida con sus propias manos al pie de los cerros, en las afueras de Santa Vera Cruz, rodeado de álamos, sauces, nogales y cardones. La puerta de acceso constaba de un portón de hierro y en el arco superior, había una leyenda que rezaba: “Homenaje a Vincent van Gogh”. Y encima de ella había unas aspas de molino pintado de color amarillo, anaranjado y ocre, similar a los que inspiraran al pintor.

 

 

Entrada al Castillo de Dionisio

 

 

Todas las paredes exteriores de la casa de Dionisio estaban cubiertas por diferentes esculturas. Una de las fachadas tenía tallada una serie de dibujos con forma de máscaras de color rojo, negro y blanco con reminiscencias africanas; también había un mandala, la leyenda de Osiris, un útero… Pretendía ser un homenaje al arquitecto catalán, Antonio Gaudí.

 

 

Esculturas del Castillo de Dionisio, un verdadero cambalache

 

 

Luego de atravesar el portón principal desembocamos en un pequeño jardín con diferentes esculturas. Hacia la derecha estaba la figura de buda junto a otras esculturas orientales; y frente a ellas, la representación del vía crucis. Ese acceso continuaba con un pasadizo de columnas rematado en el techo por una escultura de un barco vikingo, que conducía hasta la puerta de entrada al castillo.

Dionisio Aizcorbe había sido escritor, filósofo y fotógrafo aficionado, y había ilustrado los libros de Ludovica Squirru. Vivía absolutamente solo y recibía la visita de médicos ayurvedas de la India para escuchar sus charlas sobre reencarnación, entre otros temas por el estilo. Y su filosofía era “Como un Hombre Piensa. Así es su vida” basándose en el libro del inglés Allen James, escrito en 1902. Y en esto me permito coincidir, ya que a través de ese castillo, particularmente a mí, me demostraba que se trataba de un delirante, arruinando un paisaje maravilloso con semejante elefante blanco.

Cuando nosotros nos encontrábamos allí, en el año 2010, hacía ya cinco años que Don Dionisio había fallecido después de veintiún días de ayuno. Y su castillo se encontraba en completo abandono.

 

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 204

El Buda y otras escultura orientales

 

 

Al mediodía decidimos volver a tomar la RN 75, hacia el sur. A nuestra derecha teníamos las laderas del Velazco, y en el cielo bien celeste las nubes parecían formar la bandera argentina.

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 205

Laderas del Velazco en un espectacular mediodía de setiembre

 

 

Estábamos a fines de setiembre y no había habido prácticamente precipitaciones desde el mes de abril, por lo que muchas plantas, ya de por sí espinosas, se presentaban muy secas y de color marrón.

 

Copia de DE JUNIO A SETIEMBRE10 206

Cardones y otras plantas xerófilas a fines de la estación seca

 

 

Y siendo ya el mediodía, entramos a Anillaco para tener un relajado almuerzo.

 

 

 

Ana María Liberali

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!