Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15143 al 15162 
AsuntoAutor
294/13 - VIAJANDO: Noticias
295/13 - GEÓGRAFOS Noticias
296/13 - VIAJANDO: Noticias
297/13 - GEÓGRAFO Noticias
298/13 - GEÓGRAFOS Noticias
299/13 - España y Noticias
300/13 - NO a la Noticias
301/13 - China e I Noticias
Re: NoticiasdelCeH antoniol
302/13 - Convocato Noticias
303/13 - VIAJANDO: Noticias
304/13 - VIAJANDO: Noticias
305/13 - Acto lanz Noticias
306/13 - Programa Noticias
307/13 - Seminario Noticias
308/13 - Libro Geo Noticias
309/13 - PRÓRROGA Noticias
310/13 - PRORROGAÇ Noticias
311/13 - Turquía - Noticias
NVITACIÓN PARA PAR Eliana G
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15454     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 296/13 - VIAJANDO: Nevada en San Luis
Fecha:Viernes, 31 de Mayo, 2013  21:21:07 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 296/13
 
 

 

 

Nevada en San Luis

 

A fines de mayo de 2008, junto con mi madre y Martín, tomé un micro en la terminal Retiro rumbo a la ciudad de San Luis. Se trataba de un coche cama con muy buen servicio, pero pese a eso, como era costumbre en casi todas las empresas, pasaron una película cargada de sangre, por lo que me tapé hasta la cabeza con la manta y me dormí. Y en medio de la madrugada, Martín me despertó para mostrarme la luna llena y una enorme cantidad de estrellas muy brillantes, que podían verse en un firmamento absolutamente negro. Siempre que viajábamos él solía permanecer mucho tiempo mirando a través de la ventanilla; y en esa oportunidad, estaba fascinado contemplando ese cielo del sur cordobés que realmente bien valía pasar la noche con los ojos bien abiertos.

Llegamos a San Luis el lunes 26 por la mañana temprano y comenzamos a caminar por las calles desiertas buscando hotel, y las únicas personas que había eran las famosas guardias urbanas. Y en cuanto nos vieron vinieron a preguntarnos de dónde veníamos, en qué medio habíamos llegado, qué buscábamos, qué tipo de hotel requeríamos, a qué habíamos ido, cuántos días nos íbamos a quedar, si teníamos conocidos en el lugar… ¡Ufffff! Evidentemente tenían razón quienes nos habían dicho que eran la vista y el oído del gobierno, ya que al margen del interrogatorio, trataban de escuchar sin disimulo, lo que hablábamos entre nosotros.

Finalmente nos hospedamos en un hotelito sencillo que era el único que estaba a nuestro alcance porque la hotelería en San Luis Capital era escasa y muy cara. Y si bien nuestro destino final iba a ser la ciudad de Mendoza, hicimos esa escala para que mi madre conociera la ciudad, y fundamentalmente el famoso Vía Crucis del que yo le había hablado tiempo atrás.

El día estaba hermoso. La temperatura era baja pero se soportaba muy bien porque estaba soleado y no había nada de viento.

Paseamos por la plaza principal, caminamos por el Centro, y después de almorzar, en un remis fuimos hasta la Villa de la Quebrada. Visitamos la capilla y comenzamos a subir lentamente para poder ver todas las estaciones.

En la Segunda Estación, donde Jesús carga con la cruz, hicimos un pequeño descanso, ya que Martín andaba con todas las energías porque tenía solo diecisiete años, pero mi mamá ya estaba cerca de los ochenta y cinco.

 

 

Mi mamá y Martín en la Segunda Estación del Vía Crucis

 

 

Mi madre quedó impactada no solo por el tamaño de las esculturas, sino por la calidad de los materiales y lo bien logradas que estaban las expresiones de los personajes.

 

Una obra de arte de gran valor al alcance de todos

 

 

Sin embargo, debido a malas experiencias, habían tenido que proteger las esculturas mediante un fino enrejado.

 

Cristo crucificado en la cima del cerro  Tinaja

 

 

Estaba tan despejado que se podía ver el valle en su extensión, lo que nos permitió disfrutar del panorama y tomar varias fotografías por un buen rato.

 

 

Martín y mi mamá en el mirador más elevado del cerro Tinaja

 

 

Pero al bajar nos encontramos con los residuos, esparcidos por el viento, que habían dejado los peregrinos durante los primeros días del mes.

 

Basura producto de la gran peregrinación anual de los primeros días de mayo

 

 

Luego recorrimos los locales de venta de artesanías y souvenirs y al regresar a San Luis Capital, como el tiempo seguía en muy buenas condiciones, le pedimos al remisero que nos dejara en la terminal de ómnibus.

Allí no estuvimos mucho tiempo, solo el necesario para sacar los pasajes hacia la ciudad de Mendoza, donde continuaríamos viaje al día siguiente. Pero al salir, se levantó un fuerte viento muy frío que nos obligó a regresar y merendar en el bar de la terminal. Al rato, viendo que no amainaba, cruzamos con mucha dificultad la avenida España y reparándonos como podíamos recorrimos las pocas cuadras que nos separaban del hotel.

Nos quedamos en la habitación hasta las nueve de la noche, en que ya había comenzado a llover. Caminamos unas tres o cuatro cuadras hasta uno de los pocos restoranes que había abiertos y después de cenar regresamos rápidamente bajo una garua muy fría y finita.

Al día siguiente, martes 27, nos levantamos temprano y al salir a la calle, alrededor de las ocho, siendo aun de noche, ¡vimos que estaba nevando! Por lo que, a pesar de las pocas cuadras que nos separaban de la terminal, nos vimos obligados a tomar un taxi.

 

 

A las ocho a. m., de noche, y nevando

 

 

Mientras estábamos desayunando salió el sol y a las nueve y diez estábamos tomando el micro. Nosotros pensamos que avanzada la mañana la nieve se derretiría, porque ya no nevaba más y solo quedaba en las veredas.

 

 

San Luis después de la nevada

 

 

Pero cuando aun no habíamos salido de la ciudad, el tiempo comenzó a cambiar nuevamente. Se empezó a nublar y todo indicaba que volvería a nevar.

 

Suburbio de San Luis con sus calles escarchadas

 

 

Y fue así. La nieve comenzó a caer suave y lentamente, hasta cubrir todo de blanco, desapareciendo las referencias entre la ruta y la banquina.

 

Suave nevada en las afueras de San Luis

 

 

Pero de repente, mientras estábamos atravesando el parque industrial puntano, comenzó a soplar viento y los copos de nieve se hacían cada vez más grandes.

 

Planta de Ultracomb en plena tormenta de nieve

 

 

Y en segundos se transformó en una terrible tormenta de nieve que pegaba sobre las ventanillas y el parabrisas, al punto que el chofer se vio obligado a detener el micro porque no podía ver absolutamente nada.

 

 

Nieve pegando con toda la furia sobre la ventanilla del micro

 

 

Lentamente las condiciones meteorológicas fueron mejorando y nosotros fuimos avanzando con cuidado extremo.

 

 

Área industrial bajo la nieve

 

 

Muchas veces yo había hecho ese trayecto, pero nunca había tenido la oportunidad de verlo en esas condiciones.

 

 

Hacia el este Villa Mercedes y hacia el oeste Mendoza

 

 

Y si bien al rato dejo de nevar en absoluto, el cielo se fue poniendo cada vez más oscuro. Eran poco más de las once de la mañana y parecía que ya estuviera anocheciendo.

 

Campos nevados en el camino entre San Luis y Mendoza

 

 

El paisaje me pareció maravilloso, a pesar de que todo estuviera cubierto de blanco, ya que se daban reflejos impensables en una zona tan árida.

 

Ruta nacional número siete

 

 

Para Martín, quien no despegó la cara de la ventanilla, fue una gran experiencia porque nunca había visto nevar. Mi madre y yo también lo habíamos disfrutado, pero para la gente del lugar era una maldición por todos los trastornos que traía la nieve para quien tenía que lidiar con ella.

 

Vegetación achaparrada bajo la nieve

 

 

Y de esa manera llegamos a Mendoza a las tres horas de haber salido a pesar de que habitualmente, el tiempo de viaje fuera de media hora menos.

 

 

Ana María Liberali

 

www.viajandode.blogspot.com

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!