Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15101 al 15120 
AsuntoAutor
267/13 - GEÓGRAFOS Noticias
268/13 - IX JORNAD Noticias
269/13 - GEÓGRAFOS Noticias
270/13 - Mesa redo Noticias
271/13 - VIAJANDO: Noticias
272/13 - GEÓGRAFOS Noticias
273/13 - Morre Vid Noticias
274/13 - VIAJANDO: Noticias
275/13 - GEÓGRAFOS Noticias
276/13 - El sexto Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
277/13 - Chile - C Noticias
278/13 - VIAJANDO: Noticias
279/13 - GEÓGRAFOS Noticias
280/13 - JORGE RAF Noticias
281/13 - PROGRAMA Noticias
282/13 - VIAJANDO: Noticias
283/13 - 18vo ANIV Alexande
Re: NoticiasdelCeH Alfredo
Re: NoticiasdelCeH Alberto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15417     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 274/13 - VIAJANDO: Vacaciones de verano en Villa Carlos Paz
Fecha:Sabado, 18 de Mayo, 2013  01:46:21 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 274/13
 
 

 

 

Vacaciones de verano en Villa Carlos Paz

 

 

En el mes de enero de 2004 fui de vacaciones a Villa Carlos Paz con mi hijo Martín, mis nietas Ludmila y Laurita, y Luciana, la mamá de las nenas.

Salimos de Buenos Aires formando parte de un contingente. Habíamos contratado los servicios de la empresa EstrellaCóndor, que charteó un micro semicama  y nos llevó directamente hasta un hotel que estaba a dos cuadras del lago San Roque.

El lugar estaba muy bueno, el ambiente era muy familiar, y había hamacas y una pileta, que terminaron siendo los principales divertimentos de los chicos. El comedor era muy amplio y limpio, y allí teníamos todas las comidas ya que el paquete incluía pensión completa. Pero el problema era que a Luciana no le gustaban la mayoría de las comidas, y a Martín todo le parecía poco, por lo que terminaba comprando algo más en el supermercado para llenar sus barrigas. Pero para esto debía cruzar por un puente, y una de las veces salí con el cochecito llevando a Laurita, atravesé un puente sobre el lago y al cruzar la avenida San Martín donde estaba DISCO, se trabó una de las ruedas en un bache, y allí quedó. Por suerte la beba no se cayó, pero el cochecito se destartaló de tal manera que no sirvió más.

Una tarde, después de un chapuzón, cuando ya el sol había bajado suficientemente, fuimos caminando despacito hasta el reloj Cu-Cú. Llegamos a las ocho de la noche, pero aun era de día. El reloj, realizado por el Ingeniero Carlos Plok, con quien colaboraron los ingenieros Jüergen Naumman y Carlos Wedemeyer, pasó a ser un ícono de Villa Carlos Paz. Estos profesionales alemanes integraban un equipo técnico que trabajaba en las Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado, teniendo a su cargo importantes estudios relacionados con la fabricación de aviones como el “Pulqui II” a reacción y el biturbohélice “IAE 35”. Plok y Neuman se asociaron para instalar una fábrica de relojes en la zona de Villa del Lago, donde construyeron este modelo en gran escala. La totalidad del material utilizado era argentino, y tanto la caja exterior como la máquina fueron consideradas en su momento como las más grandes del mundo. El reloj se inauguró el 25 de mayo de 1958. Mide siete metros de altura y la decoración de la caja, con hojas talladas a mano, están hechos en madera de raulí. Un gran pájaro Cu-Cú de madera policromada se asoma para cantar las horas y las medias horas, acompañado por un gong gigante.


Luciana con Ludmila y Laurita en brazos, y Martín junto al reloj Cu-Cú

 

 

Otro día tomamos un colectivo local y camino a Tanti, nos bajamos en Peko’S, un complejo didáctico de divertimento para chicos, ¿pero por qué no también para grandes? En cuanto ingresamos, Luciana y Martín quisieron sacarse una foto con sus cabezas en los burritos, un simpático símbolo cordobés.

                                       

 

Luciana y Martín como burritos en Peko’S

 

 

 

Después entramos al salón de los espejos, donde nos reímos mucho al ver cómo nuestras figuras adquirían distintas formas.

 

Martín observando su cara alargada y sus manazas

 

 

Los espejos cóncavos y convexos hacían que, según como nos ubicáramos, pareciéramos gordos, flacos, estirados o achatados.

 

La estiradísima figura de Ludmila que miraba sin comprender

 

 

Y de allí pasamos al laberinto de cristal, donde todos nos perdimos, sin embargo Martín rápidamente encontró la salida y volvió a ingresar. Es característica de los autistas tener un gran sentido de la orientación, y además, memoria para hacer tal cual, el mismo recorrido todas las veces que volvió a entrar. Así que tanto Luciana y yo, como otra gente que estaba perdida, le pedimos desesperadamente que nos sacara de allí.

Después pasamos a otros sectores donde había juegos y muestras para todas las edades, y nos quedamos hasta el cierre, ya avanzada la tarde. Y al cruzar la ruta para tomar el colectivo de vuelta, encontramos una fábrica de alfajores, que no pudimos dejar de visitar y comprar varias cajas.

Debido a la corta edad de las nenas, Ludmila no había cumplido todavía los dos años y Laurita estaba por cumplir los nueve meses, no hicimos demasiadas excursiones. Gran parte del día lo pasábamos dentro de la pileta, o bien Martín y Ludmila iban a las hamacas, aunque la siesta era obligada, porque ni debajo de los árboles del jardín se soportaban las altas temperaturas. Y si no querían dormir, dejábamos que jugaran bajo el ventilador, que más de una vez no había resultado suficiente, por lo que les permitíamos jugar con el agua en el baño, para que se mantuvieran fresquitos.

 

 

 

El tío Martín dándole la mamadera a Laurita mientras Ludmila la peinaba

 

 

Una de las salidas que hicimos fue la de La Cumbrecita, lugar que Martín y yo habíamos visitado en invierno, y que en verano se presentaba mucho más atractivo. Por la altura, las temperaturas eran muy moderadas y todos los senderos estaban repletos de flores, y al ser peatonal pudimos caminar con las nenitas sin sobresaltos.

 

 

Ludmila y Martín caminando por la calle en La Cumbrecita

 

 

Almorzamos tranquilos en un lugar muy agradable disfrutando del paisaje serrano. Y desde allí bajamos a Villa General Belgrano, donde Luciana se hizo una gran panzada con las típicas tortas de chocolate.

Por las noches, después de cenar íbamos al Centro, que era un verdadero loquero. Casi no se podía caminar por la cantidad de gentes en las calles, pero el gran atractivo era un pequeño parquecito de diversiones, donde podíamos disfrutar de los juegos, luego de largas filas, por supuesto.

 

 

 

Ludmila y Luciana en el parque de diversiones

 

 

Martín disfrutaba mucho de los juegos veloces

 

 

Y antes de regresar a Buenos Aires, como no podía ser de otra manera, pasamos un día entero en Córdoba Capital, que estaba tan bonita como siempre, con su gran pérgola sobre la peatonal y sus edificios históricos.

Visitamos la Catedral e hicimos una recorrida por los principales comercios, donde compramos recuerdos para el resto de la familia, y los chicos se enloquecieron con los muñecos de Piñón Fijo, reconocido payaso cordobés.

Fueron unas lindas vacaciones por el hecho de compartir familiarmente unos días de descanso, pero a Villa Carlos Paz, tal cual a Mar del Plata, las prefiero en temporada baja.

 

 

Ana María Liberali