Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15065 al 15084 
AsuntoAutor
237/13 - ESPECIALI Noticias
238/13 - II Semina Noticias
239/13 - VIAJANDO: Noticias
240/13 - ESPECIALI Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pedro Cu
241/13 - eBoletín Noticias
242/13 - Boletín e Noticias
Fw: Invitación I S Liliana
244/13 - Seminario Noticias
243/13 - 8º CONGRE Noticias
245/13 - VIAJANDO: Noticias
246/13 - ESPECIALI Noticias
247/13 - ESPECIALI Noticias
248/13 - TEORÍA Y Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Yuri San
249/13 - GEÓGRAFOS Noticias
Publicación geogra Jeronimo
250/13 - Guatemala Noticias
251/13 - Guatemala Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15384     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 245/13 - VIAJANDO: El Encuentro de Profesores de Geograf ía en Carlos Paz y el Centro Humboldt
Fecha:Martes, 7 de Mayo, 2013  16:01:39 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 245/13
 

 

 

El Encuentro de Profesores de Geografía en Carlos Paz y el Centro Humboldt

 

Entre el 17 y el 20 de mayo de 1995 se realizaba en Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba, el Encuentro Nacional de Profesores de Geografía, que tenía lugar todos los años en diferentes puntos del país, por lo que nos pareció interesante asistir para interiorizarnos sobre los pareceres de nuestros colegas de aula, en cuanto a los cambios que se estaban dando en la currícula de la asignatura Geografía, en las escuelas secundarias. Nosotros no acordábamos para nada con la separación de los contenidos de Geografía en dos grandes áreas. A los aspectos socioeconómicos se los había incluido en una asignatura mayor, denominada Ciencias Sociales, donde también quedaban insertos contenidos de Historia y de Educación Cívica; mientras que la parte física, totalmente disminuida, quedaba como integrante de Ciencias Naturales.

Y fue así que Omar y yo viajamos, aprovechando la oportunidad también para presentar el libro “Fundamentos de Geografía Económica”, que junto con Roberto acabábamos de editar.

El Encuentro se realizaba en el Salón de Convenciones de la Municipalidad, y habían concurrido gran cantidad de docentes de escuelas secundarias de todas las jurisdicciones. El esfuerzo había sido muy grande, pero el entusiasmo, mucho más. Era realmente sorprendente y admirable su grado de movilización. Y en esa oportunidad, quienes estaban a la cabeza de la organización eran los profesores Raúl Mercado y Claudio Caneto, excelentes anfitriones.

En medio de la reunión nos encontramos con algunos geógrafos de la Universidad de Buenos Aires, a quienes conocíamos desde hacía tiempo, y nos pusimos a conversar con ellos. Y en ese momento notamos que muchas de las buenas caras de quienes nos habían recibido, habían comenzado a cambiar. Lo que ocurría era que nuestros compañeros  avalaban el nuevo modelo de enseñanza de la Geografía, que era producto de la “reforma educativa”, impulsada por el Ministerio de Educación, lo que era absolutamente rechazado por la casi totalidad de los profesores. Y eso se debía a varias razones. Una de ellas tenía que ver con cuestiones epistemológicas, ya que consideraban que la Geografía era indivisible y por lo tanto, no era lógico que sufriera semejante atomización; por otra parte, con esto se avecinaba la decadencia en la formación de los estudiantes, por no poder aprender y relacionar temas de carácter físico con los sociales y los económicos, además de abandonarse gran cantidad de contenidos; y en tercer lugar, no menos importante, aunque tal vez visto como corporativista, veían disminuir sus fuentes de trabajo, porque las asignaturas nuevas podían ser dictadas tanto por profesores del área como por abogados o maestros que asistieran a algunos cursos dictados oportunamente a tal efecto. Y si bien teníamos puntos de vista totalmente opuestos a nuestros colegas de la UBA,  no por eso íbamos a dejar de respetarlos y continuar con una excelente relación, tal como siempre la habíamos sostenido. Cuando nos tocó dar nuestra opinión, todo fue puesto en su lugar.

Y como suele suceder en este tipo de actividades, antes y después de cada de cada exposición, se mantuvieron charlas informales, que en muchos casos terminaron con largos cafés todas las noches. Pero el viernes 19 se hizo una cena con baile de despedida. Todo estuvo muy bueno y para romper el hielo entre quienes no se habían tratado y limar asperezas entre los que habían participado de acalorados enfrentamientos, se les entregaron a todas las mujeres tarjetas con el nombre de algunas famosas de la historia o de ese momento, mientras que los hombres debían sacar de una bolsita el nombre de las parejas de las susodichas. Por lo tanto, quien tenía el papel de Adán debía sacar a bailar a quien tuviera la tarjeta de Eva, al que le tocara Napoleón a su amada Josefina…, y así muchos más. De esa manera, nadie elegía con quien estar, y la integración sería mucho más sencilla. Pero como “el calavera no chilla”, en la mañana del sábado estábamos todos presentes en el acto de clausura.

Nosotros habíamos quedado profundamente conmovidos por tanta energía, pero al mismo tiempo nos preocupaba que todo lo que se había acordado en esos días  no tuviera continuidad, ya que todos se habían despedido hasta el próximo año; y de hecho era necesario seguir trabajando permanentemente en pos de los objetivos generales que nos habíamos propuesto.

Antes de tomar el micro de regreso, fuimos a almorzar a una parrillita de la avenida San Martín, cercana a la terminal, y contagiados del entusiasmo de los participantes hicimos una larga sobremesa pensando en agilizar los pasos para la concreción de una organización que pudiera darle curso y consolidar la idea de sostener el desarrollo de la Geografía. Fue precisamente en ese momento que pensé que Humboldt era una figura muy representativa de nuestra visión de la Geografía, por diferentes motivos. Uno de ellos era su concepción holística respecto de la relación entre clima, flora y fauna; otra, su postura y denuncias frente a la trata que se hacía de los pobladores originarios de América por parte de los blancos europeos; y en tercer lugar, sobre la importancia de conocer y reconocer el terreno para hacer Geografía.

Omar consideró que la primera acción que deberíamos llevar adelante era la de hacer una publicación, es decir, contar con una manifestación escrita, material, tangible, que perdurara en el tiempo, del movimiento que estábamos emprendiendo;  y la idea era abrirla a la comunidad geográfica nacional, con artículos provenientes de diferentes geografías, aun cuando no coincidieran con nuestra forma de ver las cosas. Y pensando en voz alta dijo que debíamos editar una revista de Geografía. Y como la Geografía era mucho más que la ciencia del espacio, sino que también contenía al tiempo, debería llamarse Meridiano, que es la coordenada que determina a ambos.

Ya en Buenos Aires convocamos a una especie de asamblea inmediata, que se realizó el jueves siguiente aprovechando que en la Argentina era feriado por ser el día del Primer Gobierno Patrio. Y allí, tal cual en 1810, consumamos todo lo que habíamos vivido en nuestra Semana de Mayo. Si bien estos temas ya los habíamos venido tratando con geógrafos de diferentes universidades desde un tiempo atrás, en bares de Buenos Aires y de Mar del Plata que habían funcionado como la jabonería de Vieytes, donde discutíamos hasta altas horas de la noche nuestras ideas; sin duda, el Congreso de Villa Carlos Paz se había constituido naturalmente en un Cabildo Abierto, acelerando la decisión de crear una organización con el fin de “hacer Geografía”, tal como la concebíamos, como una ciencia social, pero disciplina en sí misma, con objeto y método propio, pretendiendo tender un puente entre los docentes de las escuelas, los investigadores de las universidades y los geógrafos que trabajaban profesionalmente en empresas estatales o privadas, tratando de romper la barrera que siempre había existido entre ellos, como además, integrar a quienes desde otra formación disciplinaria estuvieran dispuestos a acompañarnos en nuestro camino.

Y ese 25 de mayo de 1995, yo tomé el papel de Mariquita Sánchez de Thompson ofreciendo mi casa de la calle Bogotá en el barrio de Caballito como lugar de reunión, participando activamente de todas las decisiones.  Se formó así la Primera Junta de Gobierno del Centro Humboldt, bajo la dirección de Juan Roberto Benítez, quien ejerciera el rol de Cornelio Saavedra. Pero el lugar correspondiente a Mariano Moreno era demasiado grande para ser ocupado por una sola persona, por lo que Humberto Voltolini fue nombrado secretario, y Omar Gejo fundó y se encargó de dirigir Meridiano - Revista de Geografía.

No necesitamos enviar emisarios a caballo ni en carruajes porque a través del boca en boca en forma presencial o a través de las líneas telefónicas nos encargamos de difundir los acontecimientos. Y mucho antes de lo que ocurriera históricamente a nivel nacional, se formó la Junta Grande, ya que en dos meses teníamos representantes de todos los departamentos de Geografía del país que nos estaban apoyando.

 

 

Ana María Liberali