Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15025 al 15044 
AsuntoAutor
208/13 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Norma Me
Re: NoticiasdelCeH antoniol
209/13 - LA ESCUEL Noticias
210/13 - La Dama d Noticias
211/13 - ESPECIALI Noticias
Antipode busca lib Jeronimo
212/13 - Convocato Noticias
213/13 - ESPECIALI Noticias
214/13 - IX Jornad Noticias
215/13 - Para res Noticias
216/13 - Presentac Noticias
217/13 - IV Congre Noticias
SOLICITA ANTECEDEN Noticias
1V CONGRESO INTE Hernando
Re: NoticiasdelCeH Elias An
LA GRAN MANCHA DE Geóg. Ho
218/13 - Pueblos o Noticias
SOLICITAÇÃO DE APO Elias An
219/13 - V JORNADA Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15338     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 210/13 - La Dama de Hierro ¿al servicio de quién?
Fecha:Domingo, 21 de Abril, 2013  18:28:48 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 210/13
 
 

La Dama de Hierro ¿al servicio de quién?

                                                                          

Alfredo César Dachary

 

En la década de los 60´s – 70´s en Latinoamérica se daba el primer gran ajuste, mediante recetas basadas en la violencia y cuyo modelo eran los golpes de estado militares, pero éstos como idiotas útiles del poder civil que era el titiritero de estos gobiernos dictatoriales.

Allí se trató y, en gran parte, se logró destruir el poder del sindicalismo, la resistencia, acabar con las utopías sociales de los sectores más avanzados, en síntesis, dejar los países de rodillas para poder imponer a partir de los 80´s el gran ajuste al sistema capitalista, ya herido gravemente a partir de la mitad de la década de los 70´s.

En ese nuevo proceso global destacan dos personajes, que la historia de las clases populares en los países que gobernaron, los recordará como los iniciadores del proceso de desmantelamiento de las conquistas sociales ganadas en el siglo XX, muchas de las cuales sobrevivían por la guerra fría, especialmente en el caso europeo, donde la lección que dejó la Dama de hierro recién se entendió a partir del 2008, cuando se tuvo que asumir que el ajuste hacia abajo, es para clases o grupos sociales y no para países, por lo que no hay estados “libre de crisis ni ajuste”.

 Margaret Thatcher asumió el gobierno británico en mayo de 1979, al cabo de una década traumática del ex imperio en franco retroceso desde el fin de la segunda guerra mundial y con la pérdida de sus colonias y una estructura industrial obsoleta que se expresaba en una inflación superior al 25% y la necesidad de ser “socorrida” por el FMI y sus famosas recetas recesivas, siempre para los grupos sociales con menores ingresos.

El costo para esa mujer, cuyos ideales estaban aún iluminados por el resplandor Victoriano, fue el descontento general de la clase trabajadora, en proceso de extinción ya que con la Thatcher se barrerán los últimos restos de lo logrado en la postguerra, comenzando con el aplastamiento de los sindicatos, la desregulación de la City (zona bancaria de Londres), privatización de industrias, aliento a la inversión extranjera, rebajas de impuestos, reducción del Estado y ayudas sociales a grupos de riesgo.

Margaret Thatcher, la “Dama de hierro”, experimentó sus ideas con el pueblo inglés y así barrió con más del 15% de la base industrial británica, pero el crecimiento siguió bajo porque ya los sindicatos amenazados y golpeados no pedían aumentos salariales a la par de la inflación.  El vaciamiento de la industria dejaba a la economía inglesa totalmente dependiente del poder financiero del mundo de la City.

En medio del proceso de ajuste, la Dama de hierro tuvo un aliado inesperado que la ayudó a sobreponerse y fue el petróleo del Mar del Norte, en momentos en que el precio de éste era determinante en las economías nacionales.

Para el ex Canciller Geoffrey Howe: "Su verdadero triunfo fue haber transformado no sólo un partido, sino dos, de modo que cuando el Partido Laborista finalmente regresó al poder, el cuerpo central del thatcherismo fue aceptado como algo irreversible". Se habían sentado las bases para un neoliberalismo institucionalizado en el país, algo que se replicó en el resto de Europa entre la socialdemocracia y la derecha.

En la actualidad, hay más gente languideciendo en el paro de larga duración que la que había hace 40 años en todas las modalidades de desempleo juntas y esto es consecuencia de las políticas neoliberales de Margaret Thatcher, cuando logró eliminar de las comunidades millones de puestos de trabajo industriales cualificados y seguros haciendo de localidades mineras y ciudades industriales, entre otras, zonas devastadas que nunca se recuperaron.

En la actualidad, más de cinco millones de personas están en las listas de espera para acceder a una vivienda social mientras que miles de millones de libras de subsidios para vivienda se van directamente a los bolsillos de propietarios privados que cobran rentas elevadas. La escasez de vivienda está enfrentando a unas comunidades con otras al tiempo que se convierten en chivos expiatorios a los inmigrantes o a cualquier otro colectivo de personas consideradas como menos merecedoras.

El ocaso de los sindicatos desmembrados por las leyes antisindicales y el desempleo masivo sumado a las aplastantes derrotas de las huelgas a costa de muertos, como fue el caso de la derrota de los emblemáticos mineros, ha cambiado la faz de las clases populares en la Inglaterra actual, que sigue registrando ajustes cada cierto tiempo a fin de mantener la poderosa clase en el poder encabezada por el sector financiero.

La “Dama de hierro” trabajó para el futuro, representado por el pasado colonial hoy encaramado en el mundo de las finanzas, entre cuyas cabezas está la dinastía  Rothschild, por ello no sorprende que los grandes beneficiados de este ajuste sea este poderoso sector económico mundial.

         Según un informe, fruto de una investigación realizado por Le Monde, la capital británica es la cabeza de una verdadera telaraña de paraísos financieros extraterritoriales situados en colonias o ex colonias del otrora imperio británico, ya que la City canaliza el 55% de los depósitos off shore del mundo, por ello es que  puede ser considerada como el más grande paraíso fiscal del mundo.

La primera plaza financiera de Europa es, por cierto, una plaza financiera “on shore” (localizada). Pero se halla en el centro de una telaraña de paraísos fiscales “off shore” (extraterritoriales), territorios de la Corona o ex colonias, con nombres que se convirtieron en sinónimos en la historia de las finanzas en las sombras: Islas Caimán, Islas Anglo-normandas, Isla de Man, Islas Vírgenes británicas, Gibraltar, las Bermudas, Hong Kong, Irlanda y Dubai.

¿Valía la pena desmembrar al sindicalismo, reducir los derechos sociales y encumbrar a esta nueva aristocracia financiera en la cima del mundo? ¡Sí!, gracias  a la Dama de hierro, que les sirvió a los capitales de manera excepcional, con la servidumbre de la hija de un tendero, que siempre ha sido fiel a la aristocracia.

Margaret Thatcher fue la artífice de la reducción de la protección social, hasta tal punto, que la mortalidad en la mayoría de sectores populares (tal como ha documentado extensamente Richard G. Wilkinson en su libro Unhealthy Societies) creció durante su mandato, incluyendo las tasas de suicidio, homicidio y alcoholismo, apareciendo de nuevo un problema que había desaparecido: el hambre, en especial entre los niños, y muy en particular en las regiones más pobres, como Yorkshire, Escocia, y el País de Gales (ver “The Iron Lady: the Margaret Thatcher Movie we don’t need”, de Laura Flanders. The Nation. 04.01.12).

 Esta mujer que se guiaba por la vieja ética protestante y el liberalismo económico fue la que hizo famoso el dicho de “creemos en la lucha de clases y venceremos”, y tanto ella como Reagan intentaron y lo consiguieron en gran medida, crear una cultura en la que todas las víctimas del nuevo “orden” que ella aspiraba a establecer, se sintieran responsables de su propia situación, siguiendo la premisa del protestantismo.

Su desprecio hacia el feminismo en lo particular y las mujeres (pobres) en lo general y sus recortes en derechos laborales y sociales dañó extensamente a las mujeres británicas, mucho más a las mujeres de los mineros perdidos en pueblos alejados, sin otra opción laboral que el socavón.

La señora Thatcher fue uno de los grandes artífices del mundo unipolar, además de promotora del pensamiento único, ambos fundamentos para una  globalización neoliberal que intentara, sin éxito por lo que hoy vemos, “la difusión universal de la supremacía occidental”.

Para el ex primer ministro laborista, Harold Wilson, Margaret Thatcher fue  la “Pasionaria del privilegio”, la que desmanteló los fundamentos de la democracia, poniéndola en manos de la parte más perversa de la economía capitalista, las del mundo financiero.

El resentimiento de hija de un pequeño comerciante la llevó a construirse una caparazón para aguantar todo con tal de ser aceptada por una clase dirigente de la cual anhelaba ser miembro. Esto se expresa en una frase célebre que fue su gran síntesis de imaginarios e ideales: “la sociedad no existe, sólo existen los individuos”.

 Nacida fuera de época, pero entendiendo plenamente el sentir de los grupos del poder, fue la artífice de una revolución violenta, que no sólo trajo dolor y muerte en Inglaterra, sino que su ejemplo se expandió en Europa y en América, donde tuvo varios seguidores en el poder, desde los Chicago boys de Pinochet, a  Carlos Menen en Argentina, pero el mejor alumno de esta escuela lo tuvo en México: Carlos Salinas de Gortari.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx