Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15001 al 15020 
AsuntoAutor
193/13 - Resolucio Noticias
194/13 - XV ENCONT Noticias
Re: NoticiasdelCeH Norma Me
Congreso internaci Nadia Ya
195/13 - VIAJANDO: Noticias
196/13 - El turism Noticias
Re: NoticiasdelCeH Lic. Jor
Costa Rica luchó a Geóg. Ho
197/13 - 25 años d Noticias
198/13 -Boletín In Noticias
199/13 - VIAJANDO: Noticias
200/13 - El turism Noticias
201/13 - La traici Noticias
202/13 - VIAJANDO: Noticias
203/13 - ESPECIALI Noticias
APARECEN NUEVAS FO Geóg. Ho
204/13 - VIAJANDO: Noticias
205/13 - ESPECIALI Noticias
LAS MIL Y UNA CURI Geóg. Ho
Re: NoticiasdelCeH antoniol
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15322     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 202/13 - VIAJANDO: De Buenos Aires a Foz do Iguaçu
Fecha:Lunes, 15 de Abril, 2013  10:10:32 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 202/13
 
 

 

De Buenos Aires a Foz do Iguaçu

 

En julio de 2012, con Omar y Martín, emprendí un viaje por tierra desde Buenos Aires hasta la ciudad de Brasilia, pero necesariamente y por placer, lo hicimos en varias etapas. La primera de ellas fue en la ciudad fronteriza de Foz do Iguaçu, en la República Federativa de Brasil.

El día miércoles 11 a las cinco de la tarde tomamos el micro de la empresa brasileña Pluma. Se trataba de un coche semi-cama, con muchas menos comodidades que las que ofrecía Crucero del Norte que tenía mejores unidades y un servicio espectacular, pero con una diferencia de precio muy notable.

Los días de semana a esa hora la ruta Panamericana se ponía muy pesada, pero una vez pasado el Gran Buenos Aires, el camino se despejó bastante.

Cruzamos el puente Zárate-Brazo Largo y nuevamente transitamos por la ruta número 14, cuyo tramo remodelado ya llegaba casi a la mitad de la provincia de Entre Ríos. Durante toda la noche atravesamos gran parte de la Mesopotamia y a la mañana ya estábamos en la maravillosa provincia de Misiones, más concretamente en la localidad de Jardín América. Allí bajamos para desayunar en un hermoso parador con muchas flores muy cuidadas, típico de un lugar donde existe una gran cantidad de habitantes de origen japonés.

Continuamos viaje por la ruta número 12 rumbo al norte, con sus pronunciadas pendientes, y el paisaje verde contrastando con la tierra colorada, hasta llegar a la frontera alrededor de las dos de la tarde. Por primera vez, de tantas que había pasado por allí, vi que había controles por parte de la AFIP, y desaparecido los “arbolitos”, esas personas que cambian moneda en la calle. Y una mujer bastante bruta revisó nuestros bolsos, entre ellos el de Omar, volcando una talquera por lo que dejó todo blanco a su alrededor.

Tomamos un taxi desde la terminal y nos dirigimos al hotel Baviera, en la avenida Jorge Schimmelpfeng, un lugar muy coqueto pero sencillo decorado por alemanes. Habíamos dejado Buenos Aires con temperaturas muy bajas y teníamos la esperanza de poder disfrutar del calorcito subtropical característico de esa región, pero la ola polar llegaba hasta esas latitudes, así que no pudimos sumergirnos en la piscina.

 

Martín en el sillón hamaca del lobby del hotel Baviera

 

 

Siendo ya casi las cuatro de la tarde, cruzamos la avenida para almorzar por 15 reales cada uno. El prato executivo constaba de carne de vacuno, frango (pollo) o peixe, acompañado con arroz blanco, papas fritas, banana frita y una enorme hoja de lechuga con dos rodajas de tomate. Y además, un pote de feijoada (frijoles negros guisados) y otro de farofa (harina de mandioca) para agregarle a gusto. El café era gentileza de la casa.

Y después de semejante comilona salimos a caminar por la avenida Jorge Schimmelpfeng, llamada así en homenaje a un líder muy prestigioso oriundo de Curitiba, de origen alemán, quien gobernara el municipio cuando Foz do Iguaçu era solo una villa, en la primera mitad del siglo XX.

Y de pronto nos llamó la atención que un colegio estatal se llamara “Bartolomeu Mitre”, quien fuera presidente de la Argentina entre 1862 y 1868, lo que nos resultó bastante significativo, ya que el homenaje que el establecimiento le estaba haciendo, tenía que ver sin duda, con todas las acciones que este político liberal había realizado en beneficio del Brasil, antes, durante y a posteriori de la Guerra de la Triple Alianza, también conocida como Guerra de la Triple Infamia, en que Argentina, Brasil y Uruguay derrotaron y hundieron definitivamente al Paraguay.

 

Colégio Estadual Bartolomeu Mitre

 

 

La primera vez que había estado en Foz do Iguaçu corría el año 1975, y en ese momento la ciudad era muy limitada en todo sentido, y no llegaba a 40.000 habitantes, mientras que Puerto Stroessner (la actual Ciudad del Este), tenía 20.000, y Puerto Iguazú, 5.000, siendo la que contaba con los mejores servicios sanitarios, educacionales y turísticos. Y en menos de cuarenta años, Foz do Iguaçu superó los  250.000 habitantes, Ciudad del Este pasó los 400.000 (y si contáramos su conurbano, llegaríamos a 800.000), y Puerto Iguazú, las siguió con algo más de 80.000. Es decir, que los centros urbanos de la Triple Frontera superarían el 1.100.000 habitantes en 2012. Pero esto no se reflejaba solo en la cantidad, sino en la calidad de vida de un importante grupo poblacional; y uno de los indicadores era el parque automotor que había cambiado radicalmente.

 

Estación de servicio y edificio en construcción que muestran el dinamismo de Foz do Iguaçu

 

 

Y por más que se le endilgue a las Cataratas del Iguazú y a la producción de electricidad en la vecina represa de Itaipú, el explosivo crecimiento económico de la zona, de hecho, el gran generador de dichos cambios ha sido el comercio legal e ilegal, desarrollado desde Ciudad del Este, ciudad considerada por muchos, el tercer centro comercial del mundo, después de Hong Kong y Miami.

 

 

A pesar del ritmo turístico y comercial, la ciudad descansaba a la hora de la siesta

 

 

La primera presencia del hombre blanco en la zona data de 1542, a partir de la expedición del capitán español Alvar Núñez Cabeza de Vaca, quien fuera guiado por los indios guaraníes, desde Santa Catarina hasta Asunción. Y al descubrir las Cataratas las bautizó con el nombre de “Cascadas de Santa María”, pasando a ser el principal atractivo turístico de los siglos XX y XXI.

En los siglos XVII y XVIII en el actual emplazamiento se encontraba la localidad hispano-jesuítica de Santa María del Iguazú, pero los bandeirantes portugueses y brasileños la destruyeron; y recién en 1914 Brasil fundó la ciudad en este lugar tan estratégico.

 

Mapa de la Triple Frontera

 

 

En Brasil se profesa una gran diversidad de religiones, sin embargo, la predominante es la católica apostólica romana, que en esta región se manifestaba a partir de los edificios dedicados al culto, como lo era la Parroquia Sao Joao Batista, remodelada a posteriori de un incendio.

 

Parroquia Sao Joao Batista en el Centro de Foz do Iguaçu

 

 

La ciudad se encuentra en el oeste del estado de Paraná, en la confluencia de los ríos Iguazú y Paraná, en la zona denominada Tres Fronteras. Su nombre significa “Boca del Iguazú”, y a la vez puede descomponerse en “u” (agua, río) y “wa’su” (grande).

 

Foz do Iguaçu se destaca por la gran cantidad de vegetación en todas sus calles y plazas

 

 

El desarrollo de la ciudad comenzó en 1974, vinculado a la ejecución de la represa de Itaipú, lo que causó grandes impactos en toda la región del extremo occidental del estado de Paraná. A partir de ese momento, los flujos migratorios fueron muy fuertes, ya que además de los contingentes de los alrededores, muchos trabajadores y sus familias procedían de Sao Paulo, Minas Gerais y Rio Grande do Sul. En la etapa de construcción se alcanzó al número de cuarenta mil obreros.

 

Foz do Iguaçu ha venido creciendo en extensión y en altura en los últimos años

 

 

Todo ese crecimiento ha conllevado grandes cambios en el municipio urbano, lo que resultara en una gran demanda de servicios públicos y privados, tanto por parte de los trabajadores como de sus familias, que en muchos casos eran numerosas.

 

Martín en un gran espacio verde contiguo a los grandes edificios

 

 

Pero a partir de mediados de los ’80, se manifestó un gran crecimiento en las transacciones entre Brasil y Paraguay, y muy particularmente entre Foz do Iguaçu y Ciudad del Este (que aun se llamaba Puerto Stroessner). Con el regreso a la democracia de Argentina y Brasil, como por el posterior derrocamiento del dictador Alfredo Stroessner en Paraguay, aumentaron los viajes de compras desde diferentes partes del continente sudamericano. Y ese tipo de turismo movió no solo comercios, sino hoteles, restoranes, cafés, agencias de viajes y a otros proveedores de diferentes servicios.

 

A medida que avanzaba la tarde, el tráfico comenzaba a densificarse cada vez más

 

 

También debe tomarse en cuenta que el vecino Paraguay carecía de bienes de consumo y de determinados servicios como los relacionados con la salud, la educación y artículos de uso cotidiano como alimentos, limpieza, mobiliario, materiales de la construcción, que no eran justamente los vendidos en los comercios de Ciudad del Este. Por lo que el mercado local también contribuyó al crecimiento de Foz.

Y esa era la característica observable en toda la ciudad. Por un lado los modernos y lujosos edificios, y su manifestación a nivel comercial; y por otra parte, una gran masa de población con condiciones de vida muy limitadas, consumiendo en locales precarios y utilizando moto-taxis como único transporte hasta lugares casi inaccesibles por otros medios.

 

Circuito comercial popular, predominante en toda la ciudad

 

 

Finalizada la etapa de la construcción de la represa de Itaipú, contrariamente a lo que se esperaba, muchas familias se asentaron modificando el tipo de empleo. Y paralelamente, por diversas razones económicas y políticas, comenzaron a crecer comercios mayoristas y otras actividades del sector terciario.

 

Crecimiento del sector comercial en cantidad y calidad

 

 

Pero ya para 2012, el crecimiento se había estancado debido a políticas más severas de control de las importaciones por parte de Brasil y de las restricciones al mercado de cambios en la Argentina. Esto había comenzado a mostrar un aumento de la desocupación con la consecuente pauperización y el aumento de zonas urbanas de favelamiento.

Y era así como convivían en espacios en común locales de muy alto nivel, dirigidos al turismo del hemisferio norte o a los sectores de mayor poder adquisitivo de la zona con los más modestos, que son los que siempre sienten las crisis. Y la avenida Brasil, la más importante a nivel comercial, era fiel exponente de esas disparidades.

 

Comercios para diferentes niveles socioeconómicos en la avenida Brasil

 

 

Foz do Iguaçu estaba considerada como una de las ciudades más multiculturales del Brasil, ya que entre los residentes se encontraban grandes grupos inmigrantes o descendientes de italianos, alemanes, libaneses, chinos, ucranianos, japoneses, y desde ya, argentinos y paraguayos.

 

Confraternidad entre musulmanes y devotos de otros cultos

 

 

La gran diversidad de ofertas era también una importante referencia de las características de la sociedad, que también se manifestaba a partir de la provisión de alimentos de diferente origen.

 

Bares populares en todos los sectores de la ciudad



Y si bien había lugares que ofrecían comidas de todos los continentes, la constante eran las carnes con arroz blanco y feijoada.

 

Carne con feijao y arroz blanco en todos los platos

 

 

Y como no podía ser de otra manera, abundaban las casas de confección, venta y alquiler de disfraces. El Carnaval se mantenía presente en el ánimo de todo brasileño, y siempre existía alguna ocasión como para revivirlo en cualquier momento del año.

 

Martín junto a un negocio de disfraces

 

 

Y después de la larga caminata por diferentes partes de la ciudad, nos fuimos a dormir una siesta tardía hasta la hora de cenar.

Ya a la noche las calles no se presentaban tan amigables como durante las horas de luz, así que comimos en una pizzería cercana al hotel viendo un partido de fútbol, otra de las pasiones de nuestros hermanos brasucas.

 

 

Ana María Liberali