Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15001 al 15020 
AsuntoAutor
193/13 - Resolucio Noticias
194/13 - XV ENCONT Noticias
Re: NoticiasdelCeH Norma Me
Congreso internaci Nadia Ya
195/13 - VIAJANDO: Noticias
196/13 - El turism Noticias
Re: NoticiasdelCeH Lic. Jor
Costa Rica luchó a Geóg. Ho
197/13 - 25 años d Noticias
198/13 -Boletín In Noticias
199/13 - VIAJANDO: Noticias
200/13 - El turism Noticias
201/13 - La traici Noticias
202/13 - VIAJANDO: Noticias
203/13 - ESPECIALI Noticias
APARECEN NUEVAS FO Geóg. Ho
204/13 - VIAJANDO: Noticias
205/13 - ESPECIALI Noticias
LAS MIL Y UNA CURI Geóg. Ho
Re: NoticiasdelCeH antoniol
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15291     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 182/13 - VIAJANDO: Gualeguay, en un fin de semana de invierno
Fecha:Lunes, 1 de Abril, 2013  21:59:18 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 182/13
 
 

 Gualeguay, en un fin de semana de invierno

 

En el mes de julio de 1991, fui con Roberto y mi hijo Joaquín, que estaba por cumplir siete años a pasar un fin de semana a la ciudad de Gualeguay, en el sudoeste de la provincia de Entre Ríos.

La decisión tuvo que ver en parte con que no la conocíamos y que tenía la ventaja de situarse a solo doscientos treinta kilómetros de Buenos Aires. Pero en los hechos, las dificultades para llegar por el pésimo estado de su ruta de acceso, la hacían mucho más lejana que Gualeguaychú, que quedaba a casi ochenta kilómetros más. La gente del lugar aseguró que eso había tenido que ver con cuestiones de índole política, ya que los intendentes habían sido del partido contrario al de los gobernadores de turno; mientras que en Gualeguaychú, había ocurrido lo contrario, y de ahí las grandes inversiones de infraestructura que se habían realizado en los últimos años.

La ruta nacional número 12 dividía el casco urbano de Gualeguay  engalanándola con líneas de palmeras en angostas plazoletas, mientras que la vida comercial pasaba  fundamentalmente por la calle San Antonio.

Primeramente nos dirigimos a la plaza central, que se denominaba Constitución, y abarcaba cuatro manzanas de jardines muy cuidados y con gran diversidad de árboles. En el centro del predio se encontraba la Estatua de la Libertad, y monumentos al General Justo José de Urquiza y al caudillo entrerriano Pancho Ramírez.

Como muchas otras ciudades de la región, su origen había tenido que ver con cuestiones referidas a evitar los avances portugueses desde la Banda Oriental. Y fue así como el 19 de marzo de 1783, bajo las órdenes del virrey Vértiz, Don Tomás de Rocamora fundó la villa San Antonio del Gualeguay Grande.

Frente a la plaza, como en toda ciudad hispanoamericana, estaban los principales edificios públicos y la Iglesia Catedral, dedicada a San Antonio. Fue inaugurada en 1882, y era de estilo neoclásico italiano.

La estructura urbana era muy similar a la de ciudades y pueblos de la provincia de Buenos Aires, con sus grandes casas de principios del siglo XIX y tranquilidad pueblerina. Pero lo que más nos llamó la atención fue la gran cantidad de farmacias, que no guardaban relación con la cantidad de habitantes, que en ese momento apenas alcanzaban a treinta mil.

La ciudad contaba con varias plazas y dos grandes parques que llegaban hasta las riberas del río Gualeguay, que atravesaba de norte a sur gran parte de la provincia.

Uno de esos parques era el Intendente Quintana, de doce hectáreas de extensión, paseo que aprovechaba los abundantes meandros y barrancas del río. Y se caracterizaba por su añosa arboleda de especies cuyas raíces soportaban el régimen de inundaciones del lugar. Y en ese parque apacible que a los porteños nos hacía bajar más de un cambio, me dispuse a caminar mientras Roberto y Joaquín intentaban pescar. Y si bien el sitio era famoso por la abundancia de surubíes, patíes, dorados, bagres, sábalos, pacúes, y carpas entre otras especies, ¡no sacaron absolutamente nada! Por lo que Joaquín prefirió ir a los juegos, aunque no pudiera estar demasiado tiempo porque comenzó a llover.

Al día siguiente, en cuanto salió el sol, fuimos hasta el balneario. ¡No para sumergirnos en el agua!, se entiende; pero sí para perder la vista en las aguas del río y escuchar el canto de los pájaros. Sin embargo, a pesar de estar muy abrigados,  el frío era tan húmedo e intenso que nos calaba hasta los huesos, así que tuvimos que dejar el lugar a poco de estar. Y terminamos en una parrilla, cerca de los asadores,  degustando las exquisitas carnes de la zona.

A mitad de la tarde, sin ganas de permanecer encerrados en el hotel, emprendimos el regreso a Buenos Aires. Sin duda Gualeguay contaba con una gran cantidad de atractivos, pero para disfrutar en cualquier estación del año, menos en el invierno.

 

 

Ana María Liberali