Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14981 al 15000 
AsuntoAutor
180/13 - ESPECIALI Noticias
181/13 - El Vatica Noticias
182/13 - VIAJANDO: Noticias
183/13 - ESPECIALI Noticias
Re: NoticiasdelCeH antoniol
Especialización Ge Alejandr
=?utf-8?Q?RE:_Noti Mabel Pa
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pablo Si
184/13 - Lanzamien Noticias
185/13 - VIAJANDO: Noticias
186/13 - Inundacio Noticias
187/13 - ALGUNOS D Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v Alfredo
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pablo Si
188/13 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v Alfredo
189/13 - ESPECIALI Noticias
190/13 - Un crimen Noticias
191/13 - VIAJANDO: Noticias
192/13 - XV ENCUEN Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15303     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 188/13 - VIAJANDO: Escándalo amoroso en la terminal de ómnibus de Posadas
Fecha:Miercoles, 3 de Abril, 2013  23:58:03 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 188/13
 

 

Escándalo amoroso en la terminal de ómnibus de Posadas

 

A principios del mes de setiembre de 2005, Emilce Cammarata me invitó a participar del Seminario-Taller “El Desarrollo Local, Modalidades  y Metodologías de Intervención”en la Universidad Nacional de Misiones, como parte de las actividades que estábamos desarrollando en un proyecto de investigación financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

Fue una actividad sumamente interesante por lo interdisciplinaria, ya que tuvimos visiones de lo más diversas acerca de la problemática en cuestión. Pero además, compartimos entre los integrantes momentos muy gratos fuera de las actividades académicas, probando alguno de los manjares de la zona como pizza de harina de mandioca o surubí a la parrilla.

Yo aproveché ese viaje también para visitar a mi sobrina Tiki a quien no veía desde hacía tiempo; y a volver a caminar por Posadas, ciudad por la que sentía un cariño muy especial, no solo por haber vivido allí, sino por haber nacido Alicia, mi primera hija, treinta años atrás.

Todo había transcurrido con absoluta tranquilidad, y ya emprendía el viaje de regreso. Emilce me acompañó a la terminal, y subí en el piso de abajo al ómnibus de la empresa Crucero del Norte.

En los dos asientos de adelante había dos señores algo corpulentos, con cabello muy corto, que parecían pertenecer a alguna fuerza de seguridad. Mientras tanto, una rubia de muy buen físico, despedía a uno de ellos tirándole besos desde la plataforma.

Y de repente, otra mujer, acompañada por dos o tres personas y con un niño en brazos, se acercó a toda velocidad al micro, subió y comenzó a insultar a uno de esos hombres.

Cuando uno de los choferes advirtió la situación, la invitó a que se bajara, pero ésta solo lo hizo para dejar al hijo al cuidado de sus acompañantes, para regresar con  toda la furia y comenzar a pegarle con la cartera a su marido que permanecía impertérrito. Ni los dos conductores juntos podían contra ella, quienes se ligaron un par de puñetazos.

Los insultos a viva voz continuaban, por lo que comenzaron a bajar los pasajeros del piso superior para ver lo que pasaba. El micro debía partir y ya llevábamos demasiados minutos de atraso, por lo que algunos hombres, a quienes al principio la escena les había causado gracia, intervinieron y lograron que la mujer bajara.

Una vez que se cerraron las puertas, ella siguió manifestando su indignación agrediendo a la rubia que había permanecido absorta observando el episodio. El marido, lejos de preocuparse, viendo que “sus dos mujeres” se tiraban de los pelos, empezó a reírse a las carcajadas.

¡Y allí sí que se armó! Algunas de las pasajeras sentadas a su alrededor, indignadas por el proceder de este hombre, también lo increparon y hasta una de ellas, haciendo una defensa de género, llegó a escupirlo. Él se secó con un pañuelo, pero no acusó recibo.

A poco de andar, el ómnibus paró para que bajáramos a cenar. Todos pensamos que iba a quedarse a bordo. Pero todo lo contrario, ocupó una mesa con su compañero y permaneció sin inmutarse a pesar de todos los comentarios en voces altas y bajas, que se hicieron durante la comida.

Entonces, algunas mujeres decidieron vengarse por lo acontecido, no dejándolo dormir en todo el viaje. Y fue así que, a pesar de que el destino de su viaje iba a ser Buenos Aires, al llegar al sur de Entre Ríos, le pidió a los choferes que le permitieran descender lo antes posible. Y las malas lenguas murmuraron que tal vez en la terminal de Retiro, lo estuviera esperando alguna otra amante.

 

 

Ana María Liberali