Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14941 al 14960 
AsuntoAutor
149/13 - México - Noticias
150/13 - Argentina Noticias
151/13 - Argentina Noticias
152/13 - Una elecc Noticias
153/13 - En la ele Noticias
154/13 - Un papa e Noticias
155/13 - Un golpe Noticias
156/13 - Bulgaria Noticias
157/13 - Inquietud Noticias
158/13 - VIAJANDO: Noticias
159/13 - DIPLOMATU Noticias
160/13 - ESPECIALI Noticias
161/13 - Brasil - Noticias
MERCADO DE ARMAS A Geóg. Ho
162/13 - VIAJANDO: Noticias
163/13 - ESPECIALI Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Yuri San
164/13 - Curso de Noticias
165/13 - ESPECIALI Noticias
BUENOS AIRES, ARGE Geóg. Ho
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15258     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 158/13 - VIAJANDO: ¡No me tucumanées!
Fecha:Lunes, 18 de Marzo, 2013  07:34:53 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 158/13
 

 

 

¡No me tucumanées!

 

Febrero de 1989. Un mes muy particular para la economía argentina. La inflación crecía al galope y el tipo de cambio peso-dólar, también. Por lo tanto cobramos nuestros sueldos, compramos dólares y emprendimos un viaje al Noroeste Argentino en auto. Teníamos la intención de ir cambiando la moneda extranjera solo en la medida de las necesidades.

Salimos un jueves a la mañana muy temprano en un FIAT relativamente nuevo. Roberto manejaba, Omar era el copiloto, y en el asiento de atrás íbamos Marisol Gejo y yo. Tomamos la Panamericana, y después de atravesar la zona lechera de la provincia de Buenos Aires, ingresamos a la de Santa Fe. Atravesamos una zona de campos verdes con mucho ganado pastando y luego, enormes extensiones de maizales y otros cereales variados. Hicimos noche en Rafaela, y antes de que amaneciera, regresamos a la ruta. Cuando se hizo de día  desayunamos en Ceres, otra de las cuencas lecheras santafecinas, relacionada con SANCOR, una de las principales empresas lácteas argentinas, que como su nombre lo indica aunaba la producción lechera del norte de las provincias de Santa Fe y Córdoba.

 Durante toda la mañana circulamos por la ruta nacional número 34, que atraviesa la provincia de Santiago del Estero por el sur, en sentido este-oeste, y almorzamos en Santiago Capital. Y en las primeras horas de la tarde, estábamos entrando a la provincia de Tucumán. Pero a poco de andar, nos encontramos varados en una larga fila que partía de un control policial provincial. La cola avanzaba muy lentamente, y no lográbamos saber de qué se trataba. Lo único que podíamos ver a lo lejos era que algunos autos quedaban detenidos. El calor era descomunal y la humedad también, lo que nos ponía más impacientes de lo que se suele estar en esos casos. Primeramente pensamos que se trataría de la retención de vehículos que no estaban en condiciones de circular, pero a medida que nos acercábamos, veíamos que por el contrario, los autos incautados presentaban muy buen estado.

Al fin llegó nuestro turno. Los policías nos hicieron bajar. Revisaron todo y no encontraron nada en qué basarse para quedarse con el coche. Entonces recurrieron a la documentación, y adujeron que sospechaban de que la firma de la tarjeta verde no fuera la legítima. ¡No lo podíamos creer! ¡¿Cómo alguien a simple vista podía afirmar semejante barbaridad?! ¡Pero fue así! Era viernes por la tarde y nos dijeron que debíamos acompañarlos hasta el Departamento de Policía de San Miguel de Tucumán, y que el vehículo quedaría en su poder hasta el lunes, día en que se podrían comunicar con Buenos Aires para saber si la firma del funcionario no estaba falsificada. Lo obvio era que necesitaban de buenos autos para sus salidas del fin de semana, pero no teníamos a quién quejarnos, y encima, corríamos el riesgo de que además de todo nos detuvieran. Así que procedimos a vaciar el coche, no solo de nuestro equipaje sino que le quitamos la rueda de auxilio, la caja de herramientas y el extinguidor, lo que no les causó ninguna gracia, pero debíamos prevenirnos de que encima, nos robaran elementos tan caros como imprescindibles.

Fuera de nuestros planes pasamos el fin de semana en la ciudad de Tucumán, que no es para nada recomendable en período estival, ya que el smog contribuye a aumentar aún más la elevada temperatura que la caracteriza. Y el lunes, al regresar al Departamento de Policía por el auto, alguien llamó a Buenos Aires, donde supuestamente le dijeron vía telefónica, que la firma de la tarjeta verde era auténtica. ¡Totalmente confirmada la trampa que nos habían tendido!

Antes de continuar viaje tuvimos que cambiar algunos dólares, pero la devaluación había sido tan feroz en esos pocos días, que recuperamos en pesos todo lo que habíamos gastado en hotel y comidas en el fin de semana.

Seguimos rumbo al norte con el objetivo de arribar a la provincia de Salta, pero al llegar al límite, otro control policial tucumano nos aguardaba. En este caso paraban a los autos y mientras un agente “revisaba” gomas, faros y otros detalles, otro ofrecía rifas. Se trataba del sorteo de un tambor de combustible que se entregaría en un pueblo perdido al mes siguiente. De hecho era una especie de coima blanqueada, pero accedimos a “colaborar” con la autoridad, antes de que encontraran algún pretexto para hacernos pasar otra noche en una provincia donde todos tienen fama de ladrones, siendo el “hazme reir” de sus vecinos, mediante el dicho “NO ME TUCUMANÉES”, cuando alguien encuentra lo ajeno antes de que el dueño lo pierda. Y no era que confiáramos en la policía, pero nunca habíamos imaginado que el nivel de corrupción fuera tan descarado.

Finalmente pudimos pasar a Rosario de la Frontera, principal ciudad del sur de la provincia de Salta; y a la noche ya estábamos en Salta Capital, desde donde, al cabo de unos días iniciaríamos una gran recorrida por todo el Noroeste de nuestro país.

 

 

Ana María Liberali