Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14821 al 14840 
AsuntoAutor
=?utf-8?B?NTIvMTMg Alexande
54/13 - El caos y Alexande
53/1º3 - Brasil - Alexande
=?utf-8?B?NTUvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NTYvMTMg Alexande
57/13 - VIAJANDO: Alexande
=?utf-8?B?NTgvMTMg Alexande
59/13 - ¿España se Noticias
60/13 - La ideolog Noticias
61/13 - Cruzada co Noticias
62/13 - VIAJANDO: Noticias
63/13 - Stalingrad Noticias
64/13 - A cidade q Noticias
65/13 - VIAJANDO: Noticias
66/13 - O PCF e a Alexande
=?utf-8?B?NjcvMTMg Alexande
68/13 - Justicia y Noticias
69/13 - IV Congres Noticias
70/13 - "El desplo Noticias
RE: Notici asdelCe Anabela
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15141     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 65/13 - VIAJANDO: A Puerto Rico por el EGAL
Fecha:Martes, 5 de Febrero, 2013  02:27:49 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 65/13
 

 

A Puerto Rico por el EGAL

 

En el aeropuerto de Miami me encontré con Mayra Puigdomenech, profesora de la Universidad Nacional de Río Cuarto, con quien volé hasta San Juan de Puerto Rico, para concurrir al Encuentro de Geógrafos de América Latina, que se realizaba durante esa semana.

La única empresa aérea que hacía ese trayecto era American Airlines, que se había hecho cargo de la construcción del aeropuerto de la ciudad de San Juan, lo que ponía de manifiesto con sendos carteles.

Apenas llegamos tomamos un taxi hasta el hotel donde debíamos reunirnos  con el resto de la delegación de Río Cuarto, entre quienes estaban Ricardo Agüero, Jorge González, María Cristina Valenzuela y Elina Sosa, que habían viajado unos días antes.

El hotel se encontraba en un barrio alejado del Centro. Estaba protegido por gruesas rejas, lo que daba la sensación de que el lugar no fuera muy seguro. En la puerta se encontraban algunos hombres negros quienes nos hablaron en un inglés poco entendible. Nos hicieron pasar y nos señalaron la conserjería, que estaba casi en el fondo del salón. Nos atendió una mujer mayor tan seria como amable. Nosotras nos presentamos y le preguntamos por los otros pasajeros de Río Cuarto, a lo que muy preocupada nos contestó: -“Eso mismo quisiera saber yo. Tendrían que haber venido hace dos días, pero aun no aparecieron.”

No solo que nos sorprendimos sino que nos asustamos. Ellos mismos nos habían reservado habitación a nosotras allí, pero no teníamos contacto desde varios días atrás, por lo que decidimos dejar las valijas y salir a buscarlos.

Nos dirigimos al hotel donde tenía lugar el EGAL. ¡Nada que ver con el nuestro! Era lujoso y bonito, con mucha ornamentación tropical, muy alegre y que a la vez generaba una sensación de calma y relajación. Nos acreditamos y buscamos a nuestros amigos por todas partes. Pero la cantidad de participantes y de salas era tan grande que no dábamos con ellos por ninguna parte. Y cuando, por fin, los encontramos, nos contaron lo que les había ocurrido. Al llegar al hotel, vieron en la puerta a una cantidad de personas no demasiado confiables, y ni siquiera se animaron a ingresar. De hecho, cada vez que entrábamos y salíamos de nuestra habitación, que justamente daba al lobby, un grupo de personas permanecía en los sillones con las piernas en alto, otros hablaban a los gritos, riéndose a las carcajadas, otros fumaban marihuana... Ellos saludaban, nosotras contestábamos y todo bien. Resultaron ser trabajadores sociales de una universidad jamaiquina, quienes también estaban asistiendo a un congreso internacional. La conserje se disculpó por la presencia de esos pasajeros, pero aseguró que la penarían si no aceptara hospedar a gente “de color”.

El EGAL estuvo coordinado por José Seguinot Barbosa, un especialista en SIG y en Geografía Médica de la Universidad de Puerto Rico. Como en todos estos eventos, los brasileños fueron mayoría, a pesar de grandes ausencias que dejaron muchas comisiones vacías; pero por otra parte, también fue destacada la participación de geógrafos de toda la región, incluso cubanos, contrariamente a lo que muchos pudieran pensar. Hubo presentaciones muy interesantes y como siempre, uno de los propósitos esenciales fue la de establecer relaciones con colegas de otros países.

Y al margen de todo lo que normalmente significara un EGAL, el de Puerto Rico tuvo un plus de gran importancia, como fue la creación de la UGAL (Unión Geográfica de América Latina). Todo surgió a partir de reunirnos representantes de Argentina, Chile, Colombia, México y Puerto Rico, que tras haber hecho un diagnóstico de la problemática que nos aquejaba, consideramos que debíamos crear una organización supranacional para aunar esfuerzos y trabajar mancomunadamente, comprometiéndonos a dar ingreso a asociaciones geográficas de los demás países de América Latina.

El Comité Constituyente quedó conformado por Ángel David Cruz Báez de la Sociedad de Geógrafos de Puerto Rico, como presidente; por Ana María Liberali del Centro de Estudios Alexander von Humboldt, como vicepresidente; y por Rodrigo Barreto González de la Asociación Colombiana de Geógrafos, Evelio Valeiras Mini de la Sociedad de Geógrafos de Puerto Rico, Alberto Mendoza Morales de la Sociedad Geográfica de Colombia, Vicente Peña Manjarrez de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Irene Ana María García Pérez de la Universidad Nacional de México, y por Francisco Ferrando Acuña de la Sociedad Chilena de Ciencias Geográficas, como vocales. Encontrándose entre los asistentes Rodolfo Espinosa López de la Asociación Colombiana de Geógrafos y Maritza Barreto Orta de la Universidad de Puerto Rico.

Por otra parte tuve el honor de ser nombrada Miembro Honoraria de la Asociación de Geógrafos de Puerto Rico. Di a conocer un nuevo número de la revista Meridiano, y presenté la ponencia que había preparado con Omar Gejo. Así que se trató de un Encuentro muy productivo. Pero todo esto significó que prácticamente estuviera todo el tiempo “encerrada”. Y si bien casi todas las noches habíamos ido a bailar en grupo, prácticamente no había caminado la ciudad, por lo que a posteriori dediqué unos días para poder conocerla y recorrer parte de la isla.

 

 

Ana María Liberali