Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14801 al 14820 
AsuntoAutor
=?utf-8?B?MzQvMTMg Alexande
35/13 - VIAJANDO: Alexande
36/13 - Os epicent Alexande
37/13 - Mali - El Alexande
=?utf-8?B?MzkvMTMg Alexande
=?utf-8?B?MzgvMTMg Alexande
40/13 - El bombard Alexande
=?utf-8?B?NDEvMTMg Alexande
42/13 - Malí - Gue Alexande
=?utf-8?B?NDUvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDQvMTMg Alexande
45/13 - Cómo acaba Alexande
=?utf-8?B?NDYvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDcvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDgvMTMg Alexande
49/13 - De la igua Alexande
50/13 - CFP - RGS- Alexande
MONSANTO TIENE LUZ Ge骻. Ho
=?utf-8?B?NTEvMTMg Alexande
RE: Notici asdelCe miguel a
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
P醙ina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15117     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu =?utf-8?B?NDUvMTMgLSBTZSByZXVuacOzIGxhIENSQ0kgZW4gQXRlbmFz?=
Fecha:Domingo, 20 de Enero, 2013  09:04:16 (-0800)
Autor:Alexander von Humboldt <cehumboldt @.........ar>

NCeHu 43/13

 

Entre los d铆as 12 y 18 de diciembre se desarroll贸 una nueva reuni贸n de la Coordinadora por la Refundaci贸n de la Cuarta Internacional (CRCI), la segunda del a帽o, luego de la que tuviera lugar en mayo pasado. En ambos casos, la cita fue en Atenas -centro de la crisis capitalista mundial, de la resistencia popular y de los virajes pol铆ticos m¡s intensos ocasionados por esta crisis. La actividad culmin贸 con un acto en el Polit茅cnico, al que asistieron alrededor de doscientas personas.

La cuesti贸n pertinaz que asedia a la CRCI es, sin lugar a dudas, la de la intervenci贸n internacional de la izquierda revolucionaria en el tumultuoso per铆odo abierto por la crisis. Las m煤ltiples tendencias en que se divide la izquierda combativa mundial han ignorado simplemente el asunto. En una buena parte de los casos, esa izquierda existe como sucursal (grup煤sculos) de algunos partidos m¡s desarrollados en sus respectivos pa铆ses: se trata de la quintaesencia de un enfoque sectario y, por sobre todo, de aparato. La CRCI, por el contrario, contin煤a siendo un laborioso trabajo de reagrupamiento internacional de fuerzas sobre la base de un programa. Representa, en forma condensada, el 煤nico m茅todo que podr¡, a t茅rmino, reconstruir la IV Internacional como una Internacional de la clase obrera. Por eso existe en ella una conciencia m¡s aguda de la dificultad para desarrollar una intervenci贸n internacional en la crisis en curso, que en las sectas es sustituida por la verborragia y la autoproclamaci贸n.

El tema de una intervenci贸n internacional volvi贸 a ser el tema dominante de la reuni贸n que acaba de tener lugar, pero que viene siendo discutida -aunque sin resultados pr¡cticos- desde 2006. Durante la guerra imperialista contra los Balcanes y la desintegraci贸n de Yugoslavia, desde 1997 en adelante, el EEK (el partido griego de la CRCI) se hab铆a empe帽ado en una acci贸n internacional con la creaci贸n del Centro Christian Rakovsky -el nombre del revolucionario internacionalista, oriundo de los Balcanes, que se luego se distingui贸 como Comisario del Pueblo en la Revoluci贸n Rusa. El aplastamiento de la resistencia al imperialismo y la disgregaci贸n de Yugoslavia sellaron negativamente una experiencia que habr¡ de renovarse con el cambio de esas circunstancias. De cualquier modo, los sucesos revolucionarios notorios en el Medio Oriente, el involucramiento de Turqu铆a en esa crisis y las intervenciones armadas del imperialismo ponen a la experiencia del Centro Rakovsky como un antecedente y un jal贸n para una renovada iniciativa internacional.

Si desde mediados de la d茅cada pasada, la cuesti贸n de la acci贸n pr¡ctica internacional figura en forma sistem¡tica en la agenda, ello se debe, en primer lugar, a que advertimos antes que nadie la inminencia de la crisis mundial y sus alcances catastr贸ficos. Una de las iniciativas que pretend铆a dar forma a esta orientaci贸n fue la salida de El Obrero Internacional. No es para nada redundante insistir en este punto, porque, contempor¡neamente, en base a una caracterizaci贸n que rechaza la declinaci贸n del capitalismo y su tendencia a la cat¡strofe (y que le da un car¡cter unilateral a la disoluci贸n de la Uni贸n Sovi茅tica y a la restauraci贸n del capitalismo), la mayor铆a de la izquierda mundial se ha orientado hacia la disoluci贸n en movimientos 鈥榩luralistas鈥, que deb铆an combinar el marxismo con otras doctrinas sociales, y a diluir el rol hist贸rico del proletariado en un arco铆ris de 鈥榤ovimientos sociales鈥 (en Argentina, el pigmeo Proyecto Sur). Estos sectores se encuentran en una crisis completa y, precisamente por ello, desarrollan un esfuerzo desesperado por subirse al carro de fen贸menos como el 鈥渟ocialismo del siglo XXI鈥 (e incluso el kirchnerismo) o la 鈥淰 Internacional鈥 propuesta por Ch¡vez, as铆 como tambi茅n al reciente ascenso electoral de la izquierda pro-Uni贸n Europea de Grecia.

D铆gase, apropiadamente, que todo el m茅todo de nuestra corriente internacional est¡ presidido por lo que es la cuesti贸n estrat茅gica fundamental del marxismo: la tendencia del capital a la crisis y a la disoluci贸n social sobre la base de su propio desarrollo, y a la creaci贸n, como 煤ltimo t茅rmino, de situaciones revolucionarias (y contrarrevolucionarias).

El n煤cleo de las contradicciones y crisis de la CRCI reside, precisamente, en la dificultad para construir un puente entre esta situaci贸n objetiva, por un lado, y su propia capacidad de acci贸n e incluso de comprensi贸n de la situaci贸n hist贸rica presente, por el otro. La CRCI no ha logrado unificar su acci贸n internacional, de acuerdo a lo que prescribe su estatuto y su programa. Ahora incluso es necesario que sea capaz de actuar como un frente 煤nico de lucha y ganar para este frente a nuevas fuerzas en acci贸n. El impasse de la CRCI, como organizaci贸n de acci贸n, refleja el aislamiento de las masas de sus miembros -o al menos el de la mayor铆a de ellos. La transici贸n pol铆tica entre los reclamos de la situaci贸n hist贸rica objetiva, de un lado, y la capacidad de intervenci贸n revolucionaria internacional, del otro, deber¡ producirse, en forma relativamente conjunta, en el plano nacional e internacional.

La reuni贸n de mayo
Para superar este impasse, en mayo pasado las organizaciones que integran la Coordinadora asumieron el compromiso de avanzar en un plan de acci贸n. Tendr铆a como centro la convocatoria a una Conferencia Europea contra la austeridad de la Troika y por los Estados Unidos Socialistas de Europa. El Partido Obrero concret贸 una Conferencia Latinoamericana, en septiembre pasado, para contribuir a la preparaci贸n de la Conferencia europea.

En la reuni贸n de mayo se abri贸, adem¡s, un debate sobre la situaci贸n griega, que hab铆a entrado en un per铆odo nuevo como consecuencia del derrumbe de los partidos tradicionales y el ascenso de Syriza -esta 煤ltima un producto de sucesivas divisiones, a derecha y a izquierda, del partido comunista. El ascenso brusco de Syriza al primer plano, incluso con la posibilidad de ganar las elecciones y formar un 鈥淕obierno de Izquierda鈥, ha sido una de las primeras expresiones del viraje pol铆tico que promete la crisis mundial. Los virajes pol铆ticos -como lo es por sobre todo la revoluci贸n egipcia- ser¡n los factores necesarios (aunque no suficientes) que cambiar¡n de modo cualitativo la correlaci贸n de fuerzas entre las clases e impulsar¡n el crecimiento de la izquierda revolucionaria. En este sentido, la cuesti贸n griega -si se la puede llamar as铆- se integra a la del protagonismo internacional de la izquierda y la reconstrucci贸n de la IV Internacional.

Esta cuesti贸n fue abordada por medio de una pol茅mica intensa, despu茅s de mayo, porque en aquella reuni贸n hab铆a quedado confinada a un tema de propaganda dentro de la intervenci贸n electoral del EEK. Como las condiciones proscriptivas vigentes impidieron esta presentaci贸n, la orientaci贸n del voto hacia otras listas pas贸 a ocupar el primer lugar. En la CRCI, las posiciones divergieron entre el apoyo a un frente centrista con escaso apoyo electoral (Antarsya) y el voto a Syriza, con el planteo de un Gobierno de Izquierda que rompiera con la Uni贸n Europea y promoviera la Unidad Socialista de Europa, el cual se apoyara en la formaci贸n de comit茅s de acci贸n y de f¡brica -o sea no un gobierno parlamentario, como inequ铆vocamente defiende Syriza (鈥榬uptura democr¡tica鈥), sino extraparlamentario de la izquierda. La finalidad estrat茅gica de este planteo no es la reforma de Syriza, sino el desplazamiento de un gobierno de Syriza por un gobierno de trabajadores.

La situaci贸n pol铆tica en Grecia, en la reuni贸n de diciembre, ya no es la de mayo y junio, fundamentalmente porque la burgues铆a se ha valido del tiempo transcurrido para seguir con su pol铆tica de ajuste y, al mismo tiempo, tender un puente hacia Syriza para 鈥榚stabilizar鈥 lo que, meses antes, se hab铆a convertido en una crisis de poder. Los gobiernos de Europa, Estados Unidos y hasta el sionismo se han empe帽ado en una acci贸n de asimilaci贸n pol铆tica de Syriza, para no ser 鈥榯omados por sorpresa鈥 de nuevo. Syriza hab铆a puesto expectativas en cambiar el rumbo de la UE por medio de una suerte de bloque 鈥渒eynesiano鈥 con el imperialismo franc茅s, a trav茅s del 鈥榮ocialista鈥 Hollande, y, eventualmente, con el de Italia, en caso de una victoria electoral del Partido Democr¡tico. El r¡pido hundimiento del reformismo de Hollande y la subordinaci贸n del centroizquierda italiano a Monti han desnudado las falacias del proyecto de Syriza -m¡s all¡ de sus notorias limitaciones.

El escenario de mayo -con otras formas y nuevos protagonistas- puede, sin embargo, replantearse (ver reportaje a Savas Matsas).

La CRCI, su car¡cter y tareas
La reuni贸n que acaba de concretarse en diciembre 煤ltimo no sald贸 este debate, lo cual solamente ocurrir¡ con el desenvolvimiento ulterior de la crisis mundial, no 煤nicamente en Grecia. Entre mayo y hoy, la llamada 鈥渁rgentinizaci贸n鈥 de Grecia se ha extendido a Espa帽a, Italia y Portugal. La reuni贸n de diciembre apenas pudo abordar la cuesti贸n en lo que respecta a la evoluci贸n de otro de los centros de la crisis mundial: el que se procesa en el mundo ¡rabe.

La reuni贸n decidi贸, por tercera o cuarta vez, convocar a una Conferencia Europea para junio pr贸ximo en Italia. La fecha, distante, no est¡ acorde con las urgencias de la situaci贸n mundial; el lugar, un balneario de Italia, es por completo inadecuado y podr铆a acabar en una reuni贸n de familia. Abogaremos por adelantar la fecha -para que la campa帽a por su realizaci贸n no se demore- y para convocar la conferencia en Roma o en otra capital europea que concite el inter茅s y la intervenci贸n de los luchadores ajenos a la CRCI.

La campa帽a fue formalmente lanzada en el acto p煤blico ya mencionado en Atenas, con la participaci贸n de los integrantes de todos los partidos asistentes al plenario de la CRCI (N茅stor Pitrola y Pablo Rieznik por el PO). Est¡ previsto continuar esta actividad mediante la difusi贸n p煤blica de la resoluci贸n adoptada en la reuni贸n, con la organizaci贸n de mesas redondas y nuevas iniciativas. Se vot贸 la participaci贸n en el llamado Foro Social Mundial que se realizar¡ en marzo en T煤nez. El EEK de Grecia propuso organizar tambi茅n, como preparaci贸n de la Conferencia Europea, una Conferencia sobre Medio Oriente, cuyas caracter铆sticas se definir铆an en las pr贸ximas semanas.