Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14801 al 14820 
AsuntoAutor
=?utf-8?B?MzQvMTMg Alexande
35/13 - VIAJANDO: Alexande
36/13 - Os epicent Alexande
37/13 - Mali - El Alexande
=?utf-8?B?MzkvMTMg Alexande
=?utf-8?B?MzgvMTMg Alexande
40/13 - El bombard Alexande
=?utf-8?B?NDEvMTMg Alexande
42/13 - Malí - Gue Alexande
=?utf-8?B?NDUvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDQvMTMg Alexande
45/13 - Cómo acaba Alexande
=?utf-8?B?NDYvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDcvMTMg Alexande
=?utf-8?B?NDgvMTMg Alexande
49/13 - De la igua Alexande
50/13 - CFP - RGS- Alexande
MONSANTO TIENE LUZ Geóg. Ho
=?utf-8?B?NTEvMTMg Alexande
RE: Notici asdelCe miguel a
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15116     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 42/13 - Malí - Guerras necesarias (Lluis Bassets)
Fecha:Domingo, 20 de Enero, 2013  08:00:17 (-0800)
Autor:Alexander von Humboldt <cehumboldt @.........ar>

NCeHu 42/13

Mali

"No es una guerra por la energía, tal como reza un típico reproche antibelicista, sino una guerra en la que está en juego la seguridad energética de los europeos"

Guerras necesarias

El presidente francés ha enviado a su ejército a Malí porque no había otra respuesta posible

El País
Madrid, 20 ENE 2013

 

Es clásica la diferenciación entre guerras necesarias y guerras de elección. Las primeras se definen porque no hay otra opción: la guerra es el único camino para evitar un mal mayor que está perfectamente garantizado en caso de no hacer nada. Las guerras optativas responden a una decisión política que conduce a preferir la guerra a la diplomacia, las sanciones o la negociación.
 La que ha emprendido Francia en Malí pertenece al primer tipo, las guerras necesarias, aunque buena parte de los países europeos y de la comunidad internacional parecen comportarse como si fuera del segundo, una guerra opcional francesa en la que no se juegan sus intereses. No es así. El presidente francés ha mandado sus aviones y sus soldados a Malí porque no había otra respuesta posible al avance de las columnas insurgentes. Nada se podía negociar ni nadie había con quien negociar. Ningún papel puede jugar la diplomacia, ni nada puede disuadir a las katibas islamistas de que sigan cometiendo crímenes de guerra y de lesa humanidad, atacando y expulsando a la población e imponiendo la sharía islámica más rigurosa como método de dominación.
La guerra cuenta con la cobertura legal interna del Gobierno de Bamako, que ha pedido la intervención militar urgente para evitar que los rebeldes islamistas del norte lleguen a la capital y se apoderen del país entero. También con cobertura multilateral internacional, a través de la resolución 2085 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, aprobada por unanimidad el pasado diciembre, con los votos de Rusia y China.
La guerra necesaria es una guerra justa. Lo es la causa, bien delimitada por la propia resolución de las Naciones Unidas, de restaurar la integridad territorial de Malí y evitar así que el país saheliano se consolide en un Estado terrorista. Cabe calificarla de defensiva, tanto para los malienses que sufren el régimen de terror islámico implantado en el norte y la amenaza de su extensión al sur, como para los países vecinos e, incluso, los europeos, tal como ha demostrado su extensión a Argelia por la acción sangrienta de la banda de Mojtar Belmojtar en la planta gasista de In Amenas. No es una guerra por la energía, tal como reza un típico reproche antibelicista, sino una guerra en la que está en juego la seguridad energética de los europeos.
La mayor paradoja de esta guerra es que sea Francia sola quien la libre, como si esta crisis fuera un tema regional, de calibre menor para Estados Unidos y para la Alianza Atlántica, comprometida en cambio en el lejano Afganistán. No lo es en absoluto para la Unión Europea, que se enfrenta a ella cuando todavía no ha terminado de salir de la crisis del euro y tiene evidentes dificultades para reconocerse y actuar como agente de estabilidad y seguridad, no ya en el mundo, sino meramente en el entorno regional donde se hallan los grifos del petróleo y del gas que llega a los hogares europeos.