Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14765 al 14784 
AsuntoAutor
1/13 - XV ENCUENT Noticias
2/13 - México - El Noticias
3/13 - GEÓGRAFOS D Noticias
4/13 - FERROCARRIL Noticias
5/13 - 2012: el añ Noticias
6/13 - La bancarro Noticias
7/13 - México - El Noticias
Brazilian Geograph Hélio Ca
8/13 - GEÓGRAFOS D Noticias
9/13 - Obama dá si Noticias
10/13 - Brasil - A Noticias
11/13 - VIAJANDO: Noticias
12/13 - Borrando p Noticias
13/13 .- A privata Noticias
14/13 - Breve hist Noticias
15/13 - ESPECIALIS Noticias
16/13 - Cuadernos Noticias
17/13 - VIAJANDO: Noticias
PETROGLIFOS DEL RÍ Geóg. Ho
18/13 - Islandia.. Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15082     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 11/13 - VIAJANDO: Rumbo al NOA con Manolito
Fecha:Miercoles, 2 de Enero, 2013  19:05:09 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 11/13
 
 

Rumbo al NOA con Manolito

 

Febrero de 1986. Nuevamente Jorge nos invitó a pasar las vacaciones con él en su auto Manolito, pero en esa oportunidad, en el Noroeste Argentino. Él viajaría primero con Omar Gejo, y nosotros, Roberto, Alicia, Fernanda y yo, iríamos en su coche unos días más tarde.

Partimos desde Buenos Aires muy temprano con el auto super cargado porque llevábamos todos los elementos para acampar. Tomamos la ruta nacional número nueve, también conocida como la Panamericana, y así atravesamos el norte de la provincia de Buenos Aires y el sur de la de Santa Fe. Por un lado pasamos por el cordón industrial más importante del país, donde además de metalúrgicas, había fábricas de automóviles y talleres ferroviarios; y por el otro, por una zona donde una gran cantidad de vacas Holando Argentina, las ideales para la industria láctea, se alimentaban con pastos verdes muy tiernos. Entre los centros de producción, a las nenas lo que más les llamó la atención fue la llamita permanente de la refinería ESSO de la ciudad de Campana, próxima al final del oleoducto proveniente de la provincia de Salta. Al llegar a Rosario, la segunda ciudad del país en cantidad de habitantes, aunque diez veces menor que la ciudad de Buenos Aires con su conurbano, decidimos bordearla, y así continuar por las grandes extensiones de campo, donde predominaban los maizales. Y tras un día agotador, hicimos noche en Rafaela, en un restorán-hotel de la ruta, frecuentado por camioneros. Ergo, con comida abundante, simple, y muy barato.

Ya a las cinco de la mañana, con las nenas dormidas, salimos nuevamente a la ruta, y nos dirigimos hacia el noroeste de la provincia de Santa Fe. Cuando se despertaron, a media mañana, desayunamos en Ceres, localidad de producción lechera con ciertas limitaciones respecto del área bonaerense, pero de todos modos, bastante destacada. Y luego, empalmamos con la ruta nacional número 34, una larguísima recta que atravesaba por el sur toda la provincia de Santiago del Estero. Allí sentimos el calor como nunca. Las condiciones habían cambiado radicalmente. Era una región desolada. Con escasísima vegetación xerófila y achaparrada. Algunos que otros ranchos de adobe, que demostraban pobreza extrema. Y a la vera del camino, cada tanto,  mujeres que ofrecían sus servicios sexuales a los camioneros, solo protegidas por algunos lienzos atados a algún esporádico árbol.

Pasado el mediodía almorzamos en un restorán de ruta cercano a la capital de la provincia, y raudamente continuamos camino. Pasando Las Termas de Río Hondo, el panorama comenzó a mejorar, pero al llegar a los alrededores de San Miguel de Tucumán, si bien el paisaje había cambiado, la pobreza solo se había convertido en urbana, pero era tan dura como la rural santiagueña.

Ya tarde nos instalamos en un hotel y nos dispusimos a descansar, a pesar del intenso calor y la humedad, que los ventiladores no podían aliviar. Y toda la noche, un grillo instalado en la puerta de la habitación, nos acompañó con su canto.

 Al día siguiente, con la intención de conocer la ciudad, en una calle céntrica, pregunté a un transeúnte:

-Disculpe señor, ¿podría usted decirme dónde queda la “Casa de Tucumán”?

A lo que el hombre, risueñamente me contestara:

-Querrá decir usted la “Casa Histórica o la Casa de la Independencia”, porque aquí todas las casas son de Tucumán. (Risas).

Para mis hijas era increíble poder conocer el edificio que habían visto desde muy chicas en libros y láminas escolares. Luego las llevamos a recorrer los hermosos parques que tenía la ciudad, y reanudamos el viaje al día siguiente.

El tramo que faltaba era aun largo, aunque mucho más agradable. Al salir de la provincia de Tucumán ingresamos a la de Salta, pasando por la localidad de Rosario de la Frontera, para recién a la noche llegar a la capital provincial, donde nos estaban esperando nuestros amigos. Compartimos con ellos unas espectaculares empanadas salteñas, con carne cortada a cuchillo, papa, cebolla y huevo duro; y después de planificar el recorrido que haríamos juntos, nos fuimos a dormir en un hotel muy característico de la región, que contaba con un patio central y todas las habitaciones a su alrededor.

 

 

Ana María Liberali