Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14694 al 14713 
AsuntoAutor
782/12 - VIAJANDO: Noticias
783/12 - Niemeyer: Noticias
784/12 - "Mi vida" Noticias
785/12 - Pasajeros Noticias
786/12 - Sequía en Noticias
787/12 - O alfaiat Noticias
788/12 - Óscar Nie Noticias
789/12 - Incendio Noticias
790/12 - La izquie Noticias
791/12 - "La IV In Noticias
792/12 - CAMPAMENT Noticias
793/12 - LAS ISLAS Noticias
794/12 - Pasajeros Noticias
795/12 - Argentina Noticias
796/12 - A 25 años Noticias
797/12 - La más re Noticias
798/12 - Hamás cel Noticias
799/12 - Los feste Noticias
800/12 - Hamas pro Noticias
801/12 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15007     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 791/12 - "La IV Internacional denuncia el carácter imp erialista de la Unión Europea" / Ref. 768 y 790
Fecha:Sabado, 8 de Diciembre, 2012  08:21:05 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 791/12

“La IV Internacional denuncia el carácter imperialista de la Unión Europea”

Prensa Obrera 1251
 
Buenos Aires, 6 diciembre, 2012

(Tesis programáticas de la CRCI 2004)

La Unión Europea ha fracasado en su intento de crear un capital específicamente europeo en oposición a los capitales norteamericanos y japoneses e incluso con referencia a los capitales nacionales de los respectivos estados europeos, o sea franceses, italianos, alemanes o incluso griegos… La coalición que tiene lugar entre diversos pulpos económicos de nacionalidades diferentes tiene, casi unánimemente, un carácter transitorio. Es la manifestación del choque de unos bloques nacionales contra otros, que se disgregan, a su turno, con cada manifestación de la crisis económica en general. Los estados nacionales son más que nunca las herramientas de los monopolios en la lucha por la supremacía en el mercado mundial.

(…) Bajo la presión de la crisis económica mundial y de las luchas de los trabajadores, sin embargo, las tendencias centrífugas tienden a imponerse cada vez más sobre las centrípetas. La utilización de las rivalidades nacionales por parte del capital financiero norteamericano tiende a fracturar a la Unión Europea. El crecimiento de esta lucha interimperialista condiciona el conjunto de la crisis política mundial. Desde los Balcanes, Rusia y el Cáucaso hasta el lejano Oriente, Irak y Palestina, las crisis, los enfrentamientos nacionales y las guerras expresan, cada vez más, la creciente oposición entre los capitales y estados europeos, que están también divididos entre ellos, y el norteamericano. Las manifestaciones de una tendencia a la dislocación de la Unión Europea se han acentuado, sembrando la confusión entre quienes la consideraban irreversible y le aseguraban un progreso infinito.

(…) Las tendencias centrífugas y el choque creciente con el imperialismo norteamericano han afectado los ritmos de desarrollo de las crisis políticas, con especial impacto en el viejo continente. Esta tendencia de conjunto condena al ridículo a quienes abogan por completar el desarrollo de la Europa imperialista con una “construcción más democrática”. La penetración de los monopolios europeos en los países del este ha reforzado la tendencia imperialista de la UE, agudiza la competencia entre los pulpos internacionales, acentúa la disolución social creciente en los Balcanes y el este y potencia la ofensiva del capital y de sus Estados contra las condiciones del proletariado del oeste.

(…) La IV Internacional denuncia el carácter imperialista de la Unión Europea y de sus propósitos de expansión oriental; destaca que el imperialismo plantea una tendencia a la reacción política y no a la democracia; señala que ha fracasado en el intento de superar el escollo histórico de las fronteras nacionales para desarrollar las fuerzas productivas, y aun más, que ha creado escollos adicionales que tienen que ver con su artificialidad histórica; y pone de manifiesto que la tendencia imperialista y la tendencia a acentuar sus contradicciones conducen a un agravamiento de la lucha de clases en el interior de Europa. Este conjunto de factores refuerza la tendencia a crisis políticas de envergadura en los países europeos e incluso a que se plantee una cuestión de poder. La IV Internacional inscribe en este marco a la crisis política de abril de 2001 en Francia, cuando se produjo una licuación política de los partidos tradicionales de la derecha y de la izquierda, en combinación con grandes movilizaciones de masas, en especial de la juventud. Quedó al desnudo, en esa crisis, el agotamiento de la democracia imperialista. Sobre esta base la IV Internacional denuncia el carácter reaccionario de la consigna por una Unión Europea democrática y social y plantea la total vigencia de la unión del proletariado europeo por la expropiación del capital y el establecimiento de los Estados Unidos Socialistas de Europa.