Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14634 al 14653 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH Esteban
Re: NoticiasdelCeH Susana
Re: NoticiasdelCeH Mariela
Re: NoticiasdelCeH Felipe V
FW: NoticiasdelCeH Vicente
=?utf-8?B?R0VPUEVS =?utf-8?
739/12 - Obama, el Noticias
740/12 - la Batall Noticias
741/12 - Actividad Noticias
742/12 - Seminario Noticias
743/12 - "Argentin Noticias
744/12 - Portugal Noticias
745/12 - Ilusão cr Noticias
746/12 - Pasajeros Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
Disculpas Vicente
747/12 - Argentina Noticias
748/12 - PARA LOS Noticias
749/12 - El reto d Noticias
750/12 - Antes de Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14989     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 776/12 - El ocaso del sueño americano (Quinta y úl tima parte)
Fecha:Domingo, 2 de Diciembre, 2012  20:23:34 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 776/12
 
 

El ocaso del sueño americano

(Quinta y última parte)

                                                       

 

Alfredo César Dachary

 

 

El triunfo de Barack Obama en la reelección de la presidencia de Estados Unidos es un mensaje más que nos recuerda los profundos cambios que se han dado en ese país a lo largo del siglo XX, lo cual ha terminado transformando hasta la estructura demográfica y étnica del mismo.

Este país fue, durante el siglo que duró su hegemonía absoluta, una democracia que se restringía a los blancos denominados WASP (blancos, anglosajones y protestantes), hasta fines de los sesenta, en que suprimió legalmente el apartheid al que estaban sometidos los norteamericanos descendientes de los antiguos esclavos negros, pero siguieron salvo pocas excepciones viviendo en la pobreza, como lo demostró el huracán Katrina en New Orleans.

Los inmigrantes ricos no han tenido problema, pero la gran mayoría eran mexicanos y pobres y sobre ellos se ha mantenido una cacería y persecución sin que se haya logrado una legislación justa sobre el tema. De allí que no nos llama la atención que la gran mayoría del voto blanco haya tenido un tinte racista, o sea, preferencia para el candidato Republicano, y los jóvenes, mujeres y minorías optaron por Obama.

Pero ocurre que hoy los inmigrantes y especialmente los verdaderos americanos, o sea, los nacidos en América, pero que ideológicamente se les dice hispanos para recordarles el origen colonial, comienza a ser una minoría creciente, junto a los negros, amarillos y otros grupos, todos sojuzgados y la gran mayoría de una situación media para abajo, han comenzado a votar.

De allí que las elecciones son un recordatorio, al igual que durante el imperio romano, que los que vienen de fuera pueden cambiar el destino político de una nación y más de un imperio que se alimenta de la gran inmigración, por ello este triunfo es un adelanto más del ocaso del mundo blanco (WASP), que es también el eje del sueño norteamericano.

Mientras el tema central de la campaña política era la economía, los dos candidatos sumados gastaron en sus campañas cinco mil millones de dólares, despilfarro con el que se podría proveer de agua potable a todos los habitantes del planeta y de instalaciones sanitarias a 900 millones.

Estas grandes sumas de dinero provienen de los grupos de presión que en 2011 otorgaron nada menos que 3.3 mil millones de dólares para ayudar a determinar el rumbo del país o sacar ventajas para sus grandes corporaciones.

Pero la sociedad empieza tarde a despertar del “sueño americano” y ese enfrentarse a la realidad cruda, o sea, a una difícil situación en el futuro cercano se expresa en un gran descontento, donde el 68% de la población dice estar descontenta con la situación, mientras que sólo el 30% está contenta.

La proporción del descontento aumenta cuando se trata de analizar los políticos y allí hay entre 77 y 83% que desconfía del Congreso y una mayor desconfianza, un 85%, es sobre los medios y las noticias.

 Estados Unidos es la primera economía del mundo, pero detrás de esta afirmación hay un tema grave y es que pierde terreno rápidamente, ya que al final de los años sesenta, su producto nacional bruto constituía el 36% del total mundial, hoy representa sólo el 21%.

 Pero la reducción de su presencia en el PIB mundial no es similar a sus inversiones militares ya que gasta más de 700 mil millones de dólares en defensa, lo que es 43% del total mundial, y esto considerando que tiene sólo el 4.5% de la población, y es cinco veces mayor que la inversión de China.

  A esto hay que añadirle los gastos para seguridad nacional, servicios secretos y otros rubros, incluidos las ventajas para los veteranos de guerra, cuya suma asciende a 250 mil millones de dólares. Todo esto se traduce en que Estados Unidos invierte unos 110 millones de dólares por hora en armamentos, es decir, para defensa la inversión es de 2,100 dólares por habitante, el que es superado sólo por una de las dictaduras más fundamentalistas, los Emiratos Árabes Unidos, con 2,600 dólares, seguido por Israel, que es el tercero en la lista, con 1,900 dólares.

Pero a su vez, la industria de nuevas tecnologías para nuevos armamentos es un rubro de mucha importancia en la economía de Estados Unidos, ya que en el terreno de venta de armamentos 45 de las 100 grandes empresas de armamentos están establecidas en Estados Unidos, y este país con una población que apenas supera el 4% de la población mundial, exporta el 30% de las armas, seguido por  Rusia con 24%, Alemania con 9% y Francia, con 8%. ¿Es Estados Unidos una economía de guerra?

 El colapso de la Unión Soviética, en 1992, dejó a Estados Unidos sin enemigos poderosos aparentes y según lo planteaban ellos esa era la situación ideal ya que el objetivo del poder militar es evitar que aparezca un nuevo enemigo en el escenario mundial y que las emergentes potencias traten de suplantar en esa función a la ex URSS ni a nivel regional ni mucho menos a nivel mundial.

Hoy, la República Popular de China es el gran adversario, porque invirtió su estrategia ya que primero está superando a Estados Unidos como potencia económica, y luego con ese poder comienza a expandirse como potencia militar. Eso es lo que ha frenado a Estados Unidos, que no puede acusarla de hacer un “capitalismo más efectivo que el de ellos” y atacarla, sino que está buscando una provocación como la que ha montado Japón, palero de Estados Unidos, con las islas chinas que pretende ocupar a través de una falsa venta de la propiedad.

 Estados Unidos ha pasado de la guerra psicológica a preparar una más efectiva y para ello se ha posicionado en 16 países o zonas marítimas alrededor de China, desde Tayikistán, Kirguistán, Afganistán, Pakistán, el Mar de Omán, el Océano Indico, el Estrecho de Malaca, Australia, las Filipinas, el Océano Pacífico, Taiwán, Corea del Sur, India, Bangladesh, Sri Lanka, y Nepal, a los que se pueden sumar nuevas bases en Tailandia, Vietnam y las Filipinas, para poder rodear e intentar asfixiar al país que los venció en la lucha “con las reglas  del sistema”: el propio capitalismo hoy global.

A ello hay que sumarle que el  60% de la flota de guerra de Estados Unidos está estacionada en la región, se puede deducir y no es exagerado apuntar que China está rodeada y aparentemente acorralada por el poder militar que no pone en duda la democracia o dictadura, sólo desea mantener la hegemonía en el mundo a costa de un 65% de pobreza de los habitantes del planeta, es  la “otra ética”, la de los poderosos que nunca se acostumbran a perder.

Estados Unidos tiene más de 700 bases o facilidades militares fuera de su país  en el exterior, en su “zona de influencia” nuestra América Latina, después de sesenta años se hizo de nuevo operacional la cuarta flota de guerra, además de las bases en Colombia, Costa Rica, Panamá y Paraguay, entre otras.

  Desde el 2008, el Pentágono creó Africom (Mando África de Estados Unidos) que es un nuevo comando militar encargado de coordinar las operaciones a llevar a cabo en el continente africano, que se va consolidando a través maniobras conjuntas, “ejercicios” regularmente con por lo menos 17 países africanos, además de la “ayuda directa” al entrenar grupos de militares en 34 de los 54 países africanos.

Todo esto tiene un justificativo, la visión mesiánica y fundamentalista de los norteamericanos, que domina a la sociedad media, muy mal informada y manipulada, que consideran que si pierden la hegemonía, dejan de ser lo que ellos creen que son, “el país elegido por Dios”.

Y una prueba que ese cambio es inevitable, es que en la primera semana de noviembre, parece que la reelección de Barack Obama es un poder para administrar el retroceso de Estados Unidos y la pérdida de la hegemonía total que tiene consolidada desde la mitad del siglo XX al final del mismo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acaba de publicar un estudio titulado “Una mirada a 2060: Una visión global del crecimiento a largo plazo”, donde afirma que China será la primera economía  en 2016 y la India estaría superando a Japón entre los países con mayor PIB.

 Este organismo, instrumento del capitalismo globalizador y cómplice de la actual situación de asimetría y pobreza mundial, que está dirigido por un representante de la periferia, el mexicano José Ángel Gurria, sostiene que “Estados Unidos cederá su lugar como la economía líder más grande del mundo a China hacia 2016”.

El estudio económico mundial sostiene que para los próximos 50 años, que China representará el 28% de la producción de 42 economías hacia el 2030, y que la India, estaría por desbancar a Japón y en el 2030, el país indio representará 11% de la producción de 42 importantes economías.

La OCDE sostiene asimismo que para el 2025, el PIB combinado de China y la India excedería al del G7, grupo de las siete grandes economías desarrolladas y con ello el hueco en el nivel de vida entre mercados emergentes y economías avanzadas se habrá estrechado hacia 2060, resumió el organismo internacional.

El secretario general de la OCDE, Gurría, señaló: “La crisis económica con la que hemos estado viviendo durante los cinco años pasados será vencida, pero el mundo que nuestros niños y nietos heredan puede ser crudamente diferente del nuestro”.

Todas las transiciones son sangrientas, como fue la caída del imperio británico, la anterior a Estados Unidos y las grandes guerras y atrocidades contra los pueblos que pretendían independizarse, de esto no nos podremos salvar, porque forma parte del ritual del poder cuando el ocaso llega.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx