Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14581 al 14600 
AsuntoAutor
724/12 - "Gaza" en Noticias
725/12 - Argentina Noticias
726/12 - Pasajeros Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
Ante el paro del 2 Esteban
Re: NoticiasdelCeH Eliana G
Re:El 20 paremos p Esteban
727/12 - Argentina Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
LAS BARRAS BRAVAS Vicente
728/12 - Argentina Noticias
729/12 - Argentina Noticias
730/12 - Castigo c Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
Re: NoticiasdelCeH Esteban
731/12 - Europa im Noticias
Re: NoticiasdelCeH Eliana G
Re: NoticiasdelCeH Pedro Cu
Sismicidad históri Geóg. Ho
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14890     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Re:El 20 paremos por nuestros reclamos
Fecha:Lunes, 19 de Noviembre, 2012  20:17:20 (-0300)
Autor:Esteban Mercatante <estebanm1870 @.....com>

DECLARACIÓN DEL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES SOCIALISTAS

El 20 paremos por nuestros reclamos

Fecha: Jueves 15 de noviembre de 2012

LA CGT que lidera Hugo Moyano convocó junto a la CTA Micheli y la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo a un paro general por 24 horas para el próximo martes 20 de noviembre. Después de idas y venidas, la medida se haría sin movilizar a Plaza de Mayo, como se había planteado en un principio. Las demandas convocantes son el repudio a que los trabajadores paguemos el impuesto a las Ganancias, la eliminación de los topes a las asignaciones familiares y su universalización, el 82% móvil para los jubilados, el rechazo a la antiobrera ley de ART (que votaron juntos el oficialismo kirchnerista con el PRO de Macri), la cancelación de la deuda que el Estado tiene con las obras sociales sindicales y el pago de un adicional de $4.000 a los trabajadores como compensación por la falta de actualización del mínimo no imponible. El anuncio de Cristina decretando que no se aplicaría el impuesto a las ganancias sólo al medio aguinaldo de diciembre y por única vez, mientras nos robaron parte de nuestro salario durante todo el 2012, es un insulto a todos los trabajadores. Ni siquiera modifican el mínimo no imponible y sólo otorgan migajas, con un “perdón” del impuesto sobre el medio aguinaldo, con lo que pretenden evitar que aumente la bronca.

El grueso de estas demandas son sentidas por gran parte de los trabajadores que acuerdan en que hay que hacer algo para imponerlas. Nuestros agravios no son sólo estos. La inflación anual supera al 25% y se ha comido gran parte de los aumentos paritarios, el trabajo “en negro” llega al 35%, y el 80% de los jubilados cobra la mínima ($1.920). El sistema de transporte público desquiciado lleva a crímenes sociales como el de Once y la infraestructura de servicios básicos en manos de privatizadas que hacen negocios con subsidios millonarios y no invierten un peso, provoca desastres como el apagón masivo que sufrió la población de Buenos Aires. Mientras tanto los resortes estratégicos de la economía continúan en manos del capital imperialista y la deuda externa supera los 180 mil millones de dólares. A esto se suma la nefasta “ley antiterrorista” y el aumento de la persecución y represión a los que luchan: es claro que necesitamos un paro nacional que sea el inicio de un plan de lucha contra la política de este gobierno, que mientras se desgasta y pierde apoyo popular busca congraciarse con los empresarios que se la siguen “llevando en pala”.

Por la justeza de los reclamos planteados, llamamos a tomar el paro en nuestras manos, a impulsar piquetes y hacer todo para que la medida sea lo más exitosa posible, ya que de esta manera estaremos más fuertes para enfrentar a las patronales y los ataques del gobierno. Debemos exigir a los convocantes que se realicen asambleas en sus sindicatos, no sólo para garantizar el paro, sino también la masividad y contundencia de los piquetes.

Lamentablemente, la fecha del paro recién se confirmó una semana antes y las acciones para garantizar su efectividad están en veremos. Esto conspira contra el éxito de la medida ya que los burócratas que dirigen los gremios enrolados en la oficialista CGT “Balcarce” (como los metalúrgicos de la UOM, los mecánicos del SMATA, la UOCRA, los choferes de la UTA, los empleados de comercio, los de la alimentación del STIA y de la Federación o los estatales de UPCN por nombrar los más importantes) se oponen al paro y van a carnerearlo. Lo mismo los gremios enrolados en la CTA de Yasky, especialmente los sindicatos docentes afiliados a CTERA. Una cosa es que la base de estos gremios simpatice con el paro y otra generar las condiciones para que pueda superar el boicot de sus direcciones, algo que no impulsan Moyano y Micheli. Para que el paro sea exitoso debería estar precedido por una intensa campaña y la realización de asambleas en los lugares de trabajo, que permitan imponer el paro en los sindicatos alineados en las centrales oficialistas y organizar la presencia numerosa de trabajadores en los piquetes y movilizaciones. Tenemos que lograr que la base de estos sindicatos participe del paro y las acciones de la jornada.

¿Por qué Moyano y Micheli conspiran contra el éxito de la medida llamada por ellos mismos y llaman al paro en forma tibia y burocrática? Se debe a los compromisos que tienen con distintos sectores de la oposición patronal, que si algo no quieren es que se exprese la fuerza de la clase obrera con sus métodos de lucha: Moyano con sectores del peronismo de adentro y afuera del gobierno y Micheli con el FAP de Binner.

Mientras el gobierno de Cristina se viene desgastando desde su triunfo en las elecciones presidenciales de octubre del año pasado, las patronales preparan variantes de recambio, partiendo que se vuelve casi imposible una “re reelección”. En el seno del propio bloque gobernante apuestan por figuras como Scioli o el intendente de Tigre, Sergio Massa, con un perfil acorde a los sectores más conservadores del peronismo (como De la Sota). En la oposición juegan a que Macri encabece un espacio más claramente derechista y Binner sea cabeza de una fuerza con perfil “centroizquierdista” pero completamente inofensiva para los intereses patronales, como es el gobierno de Santa Fe. Los cacerolazos y movilizaciones que protagonizaron el 13 de septiembre y el 8 de noviembre los sectores de las clases medias más permeables a buscar una salida por derecha al desgaste gubernamental han sido funcionales al fortalecimiento de alternativas de este tipo. El gobierno, por su parte, busca crear una falsa polarización con Macri, mientras a la vez pacta con el derechista jefe de gobierno de la Capital leyes antiobreras en el Congreso y negociados inmobiliarios en la Legislatura de la Ciudad. Es imperioso que la clase obrera, donde crece el descontento por los descuentos del “impuesto al salario” y por la inflación, haga su entrada en escena y modifique el tablero de fuerzas político, donde los políticos millonarios y corruptos del gobierno se presentan como la representación política de los trabajadores y los sectores empobrecidos y los políticos igualmente corruptos y millonarios de la oposición pretenden hacerlo con las clases medias.

Desde el PTS, integrante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), vamos a poner nuestras fuerzas entre los sectores combativos y antiburocráticos para que los trabajadores intervengan con una política independiente en la actual situación. Como venimos diciendo: ni con el gobierno antiobrero de Cristina, ni con los opositores patronales como Macri o Binner. Frente a la convocatoria al paro, llamamos a realizar asambleas en los lugares de trabajo para garantizar el éxito de la medida. En los sindicatos alineados con las centrales oficialistas, como el STIA (alimentación) de Daer, el SMATA, la UOM o los gremios docentes como SUTEBA, tenemos que exigir asambleas para imponer a estos dirigentes vendidos la participación en la medida de fuerza.

El programa que levantamos para impulsar el paro parte de exigir la anulación de la ley antiobrera de ART y del impuesto al salario, la exigencia de un plus de fin de año, un salario mínimo igual a la canasta familiar, el 82% móvil y el fin del trabajo en negro y precario.

Hay que levantar las reivindicaciones más sentidas de la población para darle una salida desde los trabajadores. Para terminar con los crímenes sociales como el de Once, hay que echar a la mafia de patrones, funcionarios y burócratas que se la llevan con pala, mientras millones de usuarios arriesgan sus vidas viajando como ganado, y nacionalizar todo el transporte bajo administración de los trabajadores. Para que no haya una sola familia sin techo o arruinada por los temporales es necesario un verdadero plan de obras públicas que garantice servicios públicos y vivienda digna para todos. Para acabar con los apagones, hay que renacionalizar sin pago las empresas eléctricas y ponerlas a funcionar bajo control de trabajadores y usuarios. Hay que darle la espalda a los dirigentes de la Mesa de Enlace sojera (como Eduardo Buzzi de la Federación Agraria) y en cambio pelear por los reclamos de los peones rurales, expropiar a los terratenientes y a la gran patronal agraria. Convocamos a la unidad de la izquierda y los luchadores antiburocráticos para imponer una gran jornada de pelea en las calles de toda la clase trabajadora que sea el inicio de un plan de lucha nacional.

LAS BATALLAS DEL PTS EN EL ESCENARIO NACIONAL

Construir una izquierda de los trabajadores

Fecha: Jueves 15 de noviembre de 2012

Por: Jonatan Ros , Laura Lif

Como explicamos en el número anterior de La Verdad Obrera, existe una nueva situación para los trabajadores. Desde la asunción del segundo mandato del gobierno de CFK, la presidenta no hizo más que tirarse contra los gremios y los obreros, como se vio el lunes en Villa Constitución. La negativa a subir el mínimo no imponible, el efecto de la inflación sobre el salario, junto a otras medidas como la Ley de ART, está llevando a que cientos de miles de trabajadores en blanco comiencen a ver al gobierno como lo que es verdaderamente, un gobierno anti-obrero. La “disidencia” que constatamos en amplios sectores del pueblo trabajador empieza a llegar a una parte de los trabajadores sindicalizados que fueron durante estos años una parte muy importante de la base social y política del kirchnerismo. Ya no sólo se expresa el descontento entre los sectores precarios y los más explotados, perdedores del “modelo”, sino en parte de los trabajadores en blanco que ven cómo el gobierno “nacional y popular” desprecia sus reclamos. La ruptura de Moyano con los K y el paro del 20 no es más que una expresión, quizá la más evidente, de este fenómeno.

El “cacerolazo” de las clases medias acomodadas está desgastando al gobierno y fortaleciendo alternativas por derecha dentro y fuera del peronismo, pero al mismo tiempo genera un clima de amplia politización. Sin sentirse identificados con las clases medias “chetas”, parte de los trabajadores pueden percibir que es posible enfrentar al gobierno aunque desde otro ángulo. Ahí está la oportunidad de la izquierda obrera y socialista.

La burocracia sindical llega a esta situación en estado calamitoso. No se trata sólo de los “gordos” que son directamente impresentables o el propio Yasky que parece más un funcionario que un dirigente sindical, sino también los opositores de la CGT de Moyano que descubrieron que los K eran anti-obreros luego de casi 10 años de matrimonio. Ni hablar de Micheli que no es más que “la piel y los huesos”. Su capacidad de movilización es tan grande que dependen muchas veces...de la CCC, Barrios de Pie y el MST.

Condiciones para la escisión

Comienzan a generarse las condiciones para lo que Gramsci llama un “momento de escisión”, una separación política de una parte de los trabajadores con el gobierno que se da sin que la oposición patronal, logre atraer a los trabajadores y con una burocracia desprestigiada y debilitada. El tiempo que tarde en convertirse en lucha abierta y generalizada dependerá del desarrollo de la crisis económica o de los ataques de las patronales o del propio gobierno contra los trabajadores. Pero lo que no está asegurado, y por eso batallamos, es que este proceso de experiencia con el gobierno termine en una ruptura por izquierda, superadora de la confianza en la conciliación entre trabajadores y patrones (y en su momento también milicos) que es la esencia del peronismo.

Con esta perspectiva, se abre la posibilidad cierta de construir una verdadera Izquierda de los Trabajadores, fracciones de izquierda del movimiento obrero formada no sólo por los compañeros más combativos y democráticos sino también por los más conscientes políticamente. La idea de que la clase trabajadora puede no sólo luchar por sus demandas inmediatas por fábrica o por gremio sino también pesar en la vida nacional, enfrentar al gobierno y hacer una política de clase puede abrirse paso y hacerse carne en los sectores avanzados. Lo que comienza no es sólo una coyuntura sino una etapa marcada por la decadencia del kirchnerismo y su distanciamiento de sectores cada vez más amplios de los trabajadores. Esto tenderá a expresarse en múltiples hechos de aquí en más en los que deberemos intervenir con un programa independiente para organizar a los sectores avanzados de la clase obrera y la juventud.

Las agrupaciones obreras y el ejemplo de la Marrón Ceramista

Para responder adecuadamente a esta situación, tenemos el objetivo de seguir desarrollando las agrupaciones clasistas que construimos en común con trabajadores sin militancia partidaria en muchos sindicatos y fábricas, pero buscando que se involucren y se posicionen sobre los grandes problemas políticos del país, para que enfrenten no sólo a los empresarios y burócratas sino también al gobierno y la oposición patronal. Tomamos como ejemplo a la Agrupación Marrón de los ceramistas de Neuquén que organizaron Zanon, recuperaron el Sindicato, son solidarios con los trabajadores antiburocráticos de otros gremios como los docentes de ATEN (donde acaba de ganar la oposición antiburocrática) y participan de política abiertamente votando a sus candidatos para las listas del FIT y conquistando diputados obreros. Además en la Agrupación Marrón militan en común los compañeros del PTS junto con independientes, codo a codo y con un método de funcionamiento democrático. Aspiramos a que las agrupaciones que hoy existen en los demás gremios se den esta orientación.

El Frente de Izquierda y la Asamblea Nacional de Trabajadores

El FIT, actualizando su programa y clarificando las diferencias políticas que surgieron en la última etapa (en especial con Izquierda Socialista) puede transformarse en una herramienta táctica de gran importancia porque las mismas elecciones serán un momento de politización donde la izquierda podrá dar saltos si es que sabe orientarse adecuadamente. Para nosotros de lo que se trata es de fusionar a la izquierda revolucionaria con los sectores avanzados de la clase trabajadora y ayudar a que se organicen políticamente. Por eso nos damos el objetivo de que las agrupaciones obreras, el movimiento de mujeres y de la juventud tomen en sus manos la lucha política para no limitarnos a una agitación exterior y superficial sobre los trabajadores y la juventud para conseguir un apoyo electoral desligado de la construcción de una Izquierda de los Trabajadores.

Al mismo tiempo que desarrollamos las agrupaciones clasistas, esta nueva situación plantea la necesidad de construir ampliamente una alternativa a la burocracia sindical. Por eso, llamamos a todos los trabajadores, delegados e internas antiburocráticas a preparar una gran Asamblea Nacional de Trabajadores, un reagrupamiento de todos los sectores combativos, para constituir un polo alternativo a las CGTs y las CTAs. Para luchar por un programa independiente y que levante las demandas obreras y populares, impulsando la democracia de las asambleas y los plenarios de delegados con mandato contra la burocratización de los sindicatos (común a todas las “centrales”). Esto es necesario porque al frente de la enorme mayoría de las organizaciones obreras se encuentran burócratas cobardes que tienen como objetivo político apoyar a alguna variante patronal.

Partido de Trabajadores para derrotar a los capitalistas

El PTS ha logrado una relativa inserción en la clase trabajadora en estos años. Pero esto tiene que ser la base para dotarnos de nuevos y superiores objetivos claramente políticos. Sólo así podremos generar las condiciones para poner en pie el partido de trabajadores revolucionario que necesitamos para derrotar a los capitalistas cuando la crisis se abra plenamente. En la Conferencia de Ferro hemos planteado la necesidad de que las agrupaciones clasistas, los movimiento de mujeres y juveniles peleen junto con nosotros por “Sindicatos sin burócratas y un Partido de Trabajadores sin patrones” que es la forma transicional que adquiere en un país como el nuestro donde no hay tradición de independencia de clases la pelea por un partido en la vanguardia obrera y estudiantil que sólo podrá triunfar si adopta un programa y estrategia claramente revolucionaria.