Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14561 al 14580 
AsuntoAutor
705/12 - España - Noticias
706/12 - 14N - La Noticias
707/12 - Portugal Noticias
708/12 - Pasajeros Noticias
709/12 - Pasajeros Noticias
710/12 - Gaza - La Noticias
711/12 - Israel co Noticias
712/12 - El ocaso Noticias
713/12 - Pasajeros Noticias
714/12 - Hamas se Noticias
715/12 - XXII Encu Noticias
716/12 - Repudiamo Noticias
717/12 - Alto a la Noticias
718/12 - Salto cua Noticias
719/12 - As Israel Noticias
Re: NoticiasdelCeH jorge pa
720/12 - Israel ap Noticias
721/12 - ¿Bombarde Noticias
722/12 - Pasajeros Noticias
723/12 - El interi Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14861     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 702/12 - El ocaso del sueño americano (2da. Parte)
Fecha:Domingo, 11 de Noviembre, 2012  01:41:05 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 702/12
 
 

El ocaso del sueño americano

(2da. Parte)

 

"Se supone que la democracia te da la impresión de que tienes opción, como entre analgésico X y analgésico Y. Pero los dos son sólo aspirina". Gore Vidal.

 

                                                                           Alfredo César Dachary

 

         Para Arianna Huffington, que en el 2005 creó The Huffington Post uno de los sitios web más seguido a nivel mundial, la caída de la clase media en su país, Estados Unidos, es consecuencia de una política de abandono de la misma por parte de la clase política y no es un tema actual sino un largo camino que hoy es más notable por su aceleración.

         La escritora tomó como referente lo sostenido por Elizabeth Warren, presidenta de la Comisión del Congreso para la supervisión del programa de asistencia a las entidades financieras afectadas por la crisis (TARP), que entre otras cosas dice:

·         Uno de cada cinco estadounidenses está desempleado o subempleado.

·         Una de cada nueve familias no puede pagar la cuota mínima mensual de la tarjeta de crédito.

·         Una de cada ocho hipotecas está en ejecución judicial.

·         Uno de cada ocho ciudadanos vive de cupones de alimentación.

·         Más de 120,000 familias declaran la quiebra cada mes.

·         La crisis económica ha destruido más de 5 billones de dólares en fondos de pensiones y cuentas de ahorro.

Estos números, que de por sí impresionan, son el resultado de estas últimas y largas cuatro décadas, a partir de los setenta, en que comienza a darse el fin del auge de la economía de la gran abundancia que se había dado en Estados Unidos y que había comenzado a permear a Europa occidental a través del estado del bienestar.

La clase media es uno de los grandes inventos sociales del capitalismo, ya que genera la expectativa de ascenso que antes no existía y con ello un nivel de vida más digno y mayores posibilidades para los hijos, un cuento de hadas que ha durado poco.

Según un estudio realizado por Emmanuel Saez de la Universidad de California en Berkeley, entre 1921 y 1970, el 10% más rico de la población estadounidense y el 90% compartían ganancias por igual; entre 1971 y 2008 el ingreso para ese 90% declinó en la misma medida en que aumentó para el grupo de más altos ingresos.

La reducción en el último cuarto del siglo XX de la clase media provoca que la generación siguiente, la actual, tenga niveles de vida a los que se registraban 30 años antes de la segunda guerra mundial, ajustados a una nueva realidad. Todos estos datos han sido elaborados y sacados a la luz en gráficos interactivos por el Economic Policy Institute.

En Europa hay también un asombro por el hecho social sin precedentes de la desaparición de la clase media y su transformación en una clase de masas, según lo plantean Massimo Gaggi y Edoardo Narduzzi, autores del libro: “El fin de la clase media”. Coincidentemente, los dos grandes polos del poder hegemónicos, Estados Unidos y la Unión Europa han tomado un camino en paralelo de reajustar su estructura de clase para adecuarla al nuevo modelo del capitalismo global, violentamente asimétrico y profundamente inmoral.

Paul Krugman, al abordar este tema, lo hace desde uno general, que es el negocio del fatalismo, la creencia de la gente que lo que dice no está sucediendo, es una forma de evitar conocer la verdad, hasta que ésta llega de manera violenta al ciudadano medio.

La desigualdad avanza irremediablemente en la sociedad norteamericana y en otras tantas del mundo, y según el economista y premio Nobel, al ver hoy los impuestos y el sistema de seguridad se puede medir esta enorme brecha, pero éstos no son los únicos indicadores de esta polarización en ascenso.

Esto choca con la sociedad norteamericana que emerge tras el triunfo de la segunda guerra mundial y la transformación de ese país en el hegemónico: una sociedad muy igualitaria, es la generación de la edad de oro de Baby Boomers, el auge de la clase media y, con ella, un modelo de vida: el American Way Life.

Pero el sueño comienza a diluirse en la década siguiente, los setenta, y se inicia una etapa de desigualdad, que Krugman la definió en la política como un vuelco a la derecha conservadora, pero la sociedad no lo entiende y lo siguió apoyando, diluyendo las responsabilidades por esta nueva situación. Para este columnista de The New York Times hay una serie de hechos que coinciden y que son:

·         Un cambio tecnológico sesgado que aumenta la demanda de trabajadores altamente calificados.

·         Un aumento del comercio internacional con importaciones crecientes de productos trabajo-intensivo, que reducen la demanda de trabajadores menos educados.

·         La inmigración similar en sus efectos al comercio internacional.

·         Un valor real del salario mínimo en caída libre con impacto en la parte baja de la distribución.

·         Una sindicalización mermada que contribuye a entender el cambio distributivo.

·         Sistema impositivo que refuerza la creciente desigualdad.

Si a ello le sumamos la gran diferencia entre los ingresos de los trabajadores y los ejecutivos, el proceso de deslocalización de la industria norteamericana en el extranjero, el tema es más complejo pero nos permite entender este retroceso social al que se está llegando y que llevó a que Franklin D. Roosevelt necesitara de una guerra mundial para sacar adelante al país.

El último estudio del Pew Research Center plantea que desde 1971 al 2011, la clase media se redujo de un 61% a un 51%, y en la primera década del siglo XXI, este retroceso fue de tres puntos, el cual es elevado dada la gran población que tiene los Estados Unidos.

Este retroceso se expresa no sólo en tamaño sino también en ingresos y lo más grave es que esta clase está perdiendo la fe en el futuro, lo cual compromete el destino de un país donde el patriotismo es uno de los cimientos del poderío de la nación.

En la primera década del siglo XXI, que el estudio denomina la década perdida de la clase media, el 51% de los adultos tenía un ingreso anual entre 39,418 y 118,255 dólares. ¿Cuáles son las causas para este estudio, que además de la encuesta se complementa con entrevista a expertos? Adrian Nazari, ejecutivo de crédito de CreditSesame, sostiene que una de las causas fundamentales fue el mercado inmobiliario, primero perdieron sus casas y luego su capacidad de crédito se vio mermada. Cuando la clase media no tiene acceso a créditos a bajo interés las brecha entre los ingresos y la deuda se hace mayor.

Durante la primera etapa de la crisis, la de las subpymes (2007-2009) al entrevistar a los ciudadanos, éstos responden de manera muy diferente. Un 62% considera que la mayor culpa por estos problemas la tiene el Congreso; en otros casos hay un 54% que responsabiliza a los bancos y demás instituciones financieras. Un 47% cree culpable a las empresa, un 44% habla de la herencia negativa que dejo el presidente Bush, un 34% habla de la responsabilidad de Obama, un 34% por la competencia desde el exterior y sólo un 8% se hace responsable como clase media.

Lluis Bassat, subdirector de El País, sostiene que mientras la clase media de Estados Unidos se reduce, la de los países del BRIC  (Brasil, Rusia, India y China) se amplía, una coincidencia difícil de digerir en un mundo competitivo, hecho que coincide con el comienzo de la pérdida de la hegemonía mundial de Estados Unidos.

Esta crisis analizada por el Pew Researche Center habla de que los ingresos medios de esta clase han tenido una reducción media de un 5% de 72,956 a 69.487 dólares, pero su riqueza media (activos – endeudamiento) se ha reducido más, hasta un 28%, de una media de 129,582 a 83,150 dólares.

Joaquín Estefanía, periodista y ex director de El País, en su último libro, define a la crisis que estamos viviendo como un ajuste, a fin de reducir la clase media, lo que se está dando en Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, un modelo que no podemos ver sin perturbarnos, ya que luego pasará de diferentes maneras a las economías menos desarrolladas.

El capitalismo mundial enfrenta una doble crisis, la de la hegemonía planteada por el BRIC con China a la cabeza y la limitante de recursos mundiales si la población mejora su situación. Los recursos se han seguido transformado en un bien cada vez más preciado tanto como para seguir promoviendo nuevas guerras, que ha sido la manera “natural” en que los países poderosos realizan los ajustes y las diferencias entre países y modelos.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com