Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14461 al 14480 
AsuntoAutor
632/12 - NUEVO LIB Noticias
633/12 - Aparición Noticias
Re: NoticiasdelCeH Patricia
Re: NoticiasdelCeH mariela
634/12 - Boletín e Noticias
635/12 - Serie de Noticias
636/12 - Pasajeros Noticias
637/12 - Espacio c Noticias
638/12 - V Jornada Noticias
639/12 - Pasajeros Noticias
640/12 - PROGRAMA Noticias
641/12 - MERIDIANO Noticias
642/12 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH regina m
643/12 - EL REGRES Noticias
644/12 - O REGRESS Noticias
RE: NoticiasdelCeH Silvia S
CRISTÓBAL COLÓN EN Geóg. Ho
645/12 - VIAJANDO: Noticias
646/12 - REFLEXIÓN Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14797     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 656/12 - Preppers: ¿focos rojos en la sociedad norteam ericana?
Fecha:Sabado, 20 de Octubre, 2012  16:01:52 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 656/12
 
 

Preppers: ¿focos rojos en la sociedad norteamericana?

                                                                          

 Alfredo César Dachary

 

 

El fin de la segunda guerra mundial dejó a Estados Unidos en una situación excepcional de poder económico y militar, lo que se expresó en la consolidación de la hegemonía mundial de esa nación, que en esa época tenía como único enemigo a la URSS, China, Corea del Norte y los denominados países del Este, a los que englobaban en el término unitario de países comunistas.

Estos “años dorados” duran todos los cincuenta y los sesenta, aunque al final de esta última década, ya emergían los graves problemas sociales no resueltos, desde el fin de la discriminación racial, un verdadero apartheid, los jóvenes que rechazaban la guerras en países que no conocían, como era Vietnam, antes fue Corea. En general, el incremento de los medios de comunicación, de los viajes y los grandes cambios sociales como la revolución femenina provocaron una gran rebeldía en esta generación conocida como los baby boomers.

Los jóvenes querían un mundo diferente y fundamentalmente más libertad, luego de la oscura década del macartismo y la emergencia de una amenaza planetaria con una gran guerra nuclear que podría barrer en forma definitiva con la vida en el planeta.

Esto llevó a que la combinación de miedo e ignorancia, fermentada por los medios de comunicación, generara nuevas fobias, que ya se venían gestando desde la época de la guerra con la “amenaza de un ataque o invasión desde Japón”, siendo ésta la del colapso nuclear para la gran mayoría o de la llegada de seres de otros planetas, para una minoría más alienada.

La paranoia actual en el 2012, no es nueva, es más bien cíclica y tiene su lugar de mayor desarrollo en Estados Unidos, que posee una sociedad con la gran capacidad de transformar estas fobias paranoicas en grandes negocios, ya que es una sociedad consumista, que incluso se alimenta de sus fantasías con tal de tener “objetivos”.

Estas amenazas se dan en diferentes grupos de la sociedad desde los ultra fanáticos religiosos a gente violenta que piensan que todo termina en guerra o todos los ciudadanos son enemigos entre sí, siempre hay un líder para lograr estas utopías de consumo sofisticado, un Mesías, ¿pero por qué le ocurre esto al país más poderoso y con mejor nivel de vida del planeta?

Durante la guerra fría, el enemigo era visible y la amenaza era efectiva, una guerra nuclear, lo cual no justifica pero le daba claros referentes a los que consideraban que podría haber un enfrentamiento. El conflicto de los misiles soviéticos asentados en Cuba puso por primera vez al mundo ante una guerra nuclear que no podía ser parcial, ya que afectaría a todo el planeta.

En 1995, un joven norteamericano Timothy McVeigh, condecorado por su actuación en la guerra del Golfo, hizo explotar una bomba en un edificio federal en Oklahoma, en el hecho murieron 168 personas incluidos varios niños, lo cual generó una profunda indignación en la sociedad norteamericana. Había enloquecido este “héroe”, o como dijo en el juicio, se sentía avergonzado por participar en la masacre de soldados iraquíes que se habían rendido, se sentía ofendido por la masacre de Waco en la que las fuerzas del gobierno masacraron a 76 hombres, mujeres y niños, y luego generaron un incendio para ocultar la masacre.

¿Qué significaba esto? Que el gobierno federal había vuelto las armas contra los propios ciudadanos, traicionando así las libertades “básicas” de libertad religiosa, libertad de armarse y de defenderse. El gobierno había traicionado los valores básicos para muchos ciudadanos, principalmente los anglosajones, que ven a negros, amarillos, latinos y otros como diferentes y de difícil adecuación a su modelo de vida.

De 1995 al 2001 se incrementaron los atentados dentro de Estados Unidos por ciudadanos que se creían lesionados en sus derechos y no veían la acción del Estado. Esta situación que genera el 11-S es el punto de partida de una guerra inacabada contra el “terrorismo” afuera de Estados Unidos, y comienza a crecer el “patriotismo neofascista”, una especie de organizaciones paramilitares como las que se dieron en Colombia, Venezuela, Guatemala y El Salvador, entre otros, promovidas por “El gran hermano”.

Según el Southern Poverty Law Center que supervisa estos movimientos  sostiene que para el 2009 había 512 grupos activos y un año antes sólo 149 y los grupos de defensa anti-inmigrante pasaron de 173 a 309. Para Mark Potok, que dirige esta asociación, se ha dado una “explosión de grupos de milicias y movimientos patriotas antigubernamentales en general”.

Y  más adelante afirma, “se trata de un movimiento que percibe al Estado  como el principal enemigo público y se deja convencer sobre teorías de presuntos complots”, por ello “el Estado es parte de una conspiración malhechora que decidió eliminar a los estadounidenses”. Para este experto, la subida de un primer presidente negro que coincide con la gran crisis financiera, el desempleo y el endeudamiento le han seguido dando oxígeno a estas posiciones extremistas.

Obama con su proyecto de salud, algo elemental y vigente en el Estado del bienestar europeo, es acusado de socialista, como ocho décadas atrás se juzgó mal al gran presidente Franklin Delano Roosevelt, el creador de New Deal, eje de la recuperación y expansión de Estados Unidos para salir de la crisis del 29.

Joseph Lieberman, Presidente del Comité del Senado para la Seguridad interior en el 2010, sostenía que “la radicalización de las izquierdas y las derechas han aumentado la posibilidad de que Estados Unidos sea víctima del terrorismo hecho en casa”.

Para los expertos en seguridad del Estado, estos grupos paramilitares aparentemente amorfos  se han convertido en un riesgo sin precedente  en cuanto a que no todos funcionan bajo las ordenes de un mismo líder, ya que son movimientos gestados en las bases de las comunidades que no tienen un comando central y carecen de una estructura a nivel nacional, llama por ello la atención que su organización es la “tradicional” en células.

Aquí entran los preppers, que son también gente que ha dejado de creer en el Estado, como un organismo que da respuestas a una situación crítica, por ello los preppers son asociaciones de personas o en forma familiar, que buscan una salida individual diferente del resto de la comunidad, partiendo de la base de dos cosas que ellos consideran se están dando en estos momentos: un debilitamiento del Estado, camino a una disolución, porque el país ha perdido el rumbo y los diferentes grupos de la población inmigrante buscan su salida; y segundo, porque para ellos existe la situación combinada con el auge del terrorismo, lo cual llevaría a un gran caos al país, del cual el Estado no podrá salir.

Al final los “Preppers” coinciden con el principal geopolítico de Rusia, que sostiene que Estados Unidos se caerá hacia adentro y desde adentro se generarán las contradicciones, algo que se ha dado en la mayoría de los imperios pero que en este caso la situación es diferente. El individualismo y el libertinaje, sin la menor solidaridad, generan estos grupos de gente que piensan en sí y que por ello son tan extremistas, que creen que cualquier situación fuera de sus ideas es un síntoma de crisis del Estado.

Para el 2010 se consideraba que había unos 4 millones de preppers y su auge se ha reflejado en una serie de industrias que fabrican lo que éstos más requieren en su preparación para enfrentar el colapso futuro, desde agua embotellada a alimentos enlatados y generadores de energía.

En este proceso de alienación inducida, donde los medios especialmente Hollywood juegan un papel fundamental, el Estado también tiene su parte, ya que la manera de que la sociedad aguante la profunda crisis económica y la caída de la hegemonía que ya es evidente debe también obligarlos a pensar en lo apocalíptico o el fin del mundo, una forma de entretener a una sociedad consumista que ha hecho de la seguridad un tema de cotidianidad.

Así el gobierno ha decretado todos los meses de septiembre como “mes nacional de preparación”, período fijado por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y que está orientado a que todos los ciudadanos y sus familias  estén preparados para emergencias o desastres. 

La preparación que se ha dado antes en otras situaciones de crisis como las dos guerras y la crisis del 29 se enfrentan hoy a una sociedad diferente en cuanto a la respuesta. Durante la Segunda Guerra Mundial se crearon los jardines de la victoria que aportaban un 40% de los vegetales que el país necesitaba; hoy las nuevas generaciones no pueden pensar en ello porque son adictos a los enlatados, a la comida congelada y todas las formas de alimentos a los que somete un gran gigante como Walmart.

Por ello, los preppers son consumistas obsesivos que buscan orientar su consumo a una nueva meta al perder la fe en su país, pero a la vez son los que ya dejaron de creer en el contrato social, donde la comunidad ya no existe, sólo el grupo que pretende sacar un pasaje hacia el Apocalipsis con regreso.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx