Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14301 al 14320 
AsuntoAutor
503/12 - Por que a Noticias
504/12 - Brasil - Noticias
505/12 - Segunda C Noticias
506/12 - Pasajeros Noticias
507/12 - ¿Trastabi Noticias
508/12 - Paremos l Noticias
RE: Notici asdelCe Miguel C
509/12 - Rumbo al Noticias
510/12 - Brasil - Noticias
511/12 - Planos de Noticias
512/12 - Sudáfrica Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pedro Cu
513/12 - Trotsky, Noticias
V Jornadas Regiona Alejandr
514/12 - Social-de Noticias
515/12 - Quintana Noticias
516/12 - Chile - 4 Noticias
517/12 - XIV ENCUE Noticias
518/12 - XIV ENCON Noticias
519/12 - Getúlio e Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14617     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 515/12 - Quintana Roo: ¿turismo por la paz? (201 2-2014)
Fecha:Sabado, 25 de Agosto, 2012  19:37:11 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 515/12
 
 

Quintana Roo: ¿turismo por la paz? (2012-2014)

                                                                          

Alfredo César Dachary

 

En junio del 2012, la Organización Mundial por la Paz (OMPP) entregó un reconocimiento doble al Estado de Quintana Roo, al gobernador Roberto Borge lo designa como embajador vitalicio de esa organización y al Estado como capital mundial del turismo por la paz.

Esta organización de la sociedad civil se define como una institución sin fines de lucro y su función será preservar la vida humana en el planeta y fuera de él. Así mismo, esta organización se ajustará a los lineamientos de las Naciones Unidas, organismo madre y regente que, junto a sus países miembros, determina y propone los destinos de nuestra humanidad, ¿no veo al turismo aquí?

La OMPP tendrá como fin específico proponer el alto al fuego en todo el planeta y promover el diálogo pacífico, dentro de los infinitos caminos hacia una cultura de paz duradera y el bienestar general.

Vivimos en una sociedad donde la corrupción y la mentira, la falta de ética y demás carencias que hacen a la sana convivencia, justifican cualquier tipo de tema u acción que aparentemente sería positiva, aunque en realidad puede ser también un buen negocio.

Hay “instituciones serias”, para eso tienen nombres en inglés y dicen pertenecer a organismos de la ONU, que anualmente organizan eventos donde una persona por cinco mil dólares puede recibir una presea, como el mejor en su especialidad, diploma y una cena de gala.

Hay hoy nuevas maneras de ascender al mundo de las luces de neón pagando el valor que éstas tienen, desde publicar un libro pagado por el autor para promoverse a recibir un doctorado honorífico logrado por presiones o a un costo elevado.

Hacer una crítica de esto lo pone al que la realiza en la vereda de enfrente del resto de los que trabajan el tema, porque eso se hace para promover el destino, así como se puede lograr un premio a la sostenibilidad o una medalla a las mejores prácticas turísticas, sobre esto no hay límites, la corrupción de los “honores” ya rebasó a la de los “valores”.

Hace dos décadas y media un grupo de antropólogos de Dinamarca estuvieron haciendo un estudio cuando estaba emergiendo Cancún (la Riviera Maya aún no existía) y el objetivo era muy concreto: medir durante un ciclo de diez años los efectos de las transformaciones de la población maya que trabajaban en la región y que habían abandonado la zona de selva, su alimentación tradicional y vestimenta.

El estudio muy amplio con un largo trabajo de campo para reconstruir la “vida antes del turismo” y luego la posterior, llegó a resultados que prendían un foco rojo en el Estado, los mayas estaban empezando reducir su talla y presentaban una serie de carencias que reflejaban un desbalance entre alimentación y el duro trabajo de la construcción.

Este grupo de antropólogos y sus pares mexicanos coincidían en el estudio y en algo más, que Cancún y el turismo generan el mayor proceso de aculturación de un pueblo en México, quizás mayores que los que se dieron durante la colonia.

El turismo ha generado riqueza, no cabe duda, pero su distribución sigue siendo la de la media del país, o sea, una asimetría profunda, y según el estudio oficial del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social  (CONEVAL), el joven Estado tiene en el 2010 un 23.8% de toda la población que no es pobre y por ello no tiene alguna de las vulnerabilidades que genera la pobreza.

El 76.2% son pobres en diferentes niveles, por carencia social el 37.0%, por ingresos 4.6% y los pobres que quedan de este grupo son un 34.5%, una media de no pobre mayor que el Estado de México que es del 18.6% y menor que el DF que es del 30.5%.

Cuando uno de cada cinco ciudadanos no puede evadir la pobreza, estamos ante una sociedad, un país y un estado de una asimetría mayor, que es el caso de México y por no ser excepción se repite en Quintan Roo, donde su capital económica Cancún, tiene su gran ciudad de pobres, la colonia Puerto Juárez, como Acapulco tiene a Ciudad Renacimiento.

Para el censo del 2010, el Estado de Quintana Roo tenía una población total censada de 1.325,578 habitantes y el municipio de Benito Juárez donde está la ciudad de Cancún 661,176, el rezago educativo es del 18.2%, o sea, abarca a 244,100 ciudadanos y 372,000 quintanarroenses carecen de acceso a los servicios de salud, siendo el 27.8% del total.

El 53.6% de la población no tiene acceso a la seguridad social y esto son 718,800 ciudadanos y 289,300 pobladores no tiene acceso a la vivienda y 241,400 quintanarroenses tiene carencias en el acceso a la alimentación, todos estos datos son de CONEVAL.

Definitivamente el presidente de la OMPP, Carlos Peralta, o no conoce bien la situación o simplemente se trata de otro sello que queda en un sello, porque entre las características por la cual Quintana Roo superó a New York, París, Roma y Dubái, entre otras, es por su calidez y hospitalidad de la gente, parece que fuera de los turistas no hay gente y la calidad de vida de éstos no incide en la calidad del destino, la típica visión limitada que ya tuvo efectos en Acapulco y está llegando a otros grandes destinos como Cancún.

Leyendo los comentarios de los turistas o viendo las nuevas series donde se promociona a Cancún como el paraíso de los jóvenes spring breakers, vemos que comparar a éste con Roma, New York o París es, además de una broma, una falta básica de respeto a la población y a la inteligencia de la gente.

Es un premio de promoción, se aceptan cosas que no son ciertas, todo sea por promover el destino, para enfrentar la crisis, ¿es válido eso o es una estrategia como una puerta falsa que sale hacia la caída?

Cancún es un éxito de la política del Estado en crear un centro turístico, pero también es un fracaso del mismo Estado al no frenar el deterioro de las playas, de los ecosistemas, de la sociedad en general; se dejó libertad absoluta para que las “fuerzas del mercado”  ajusten a la sociedad.

 

En un reportaje del 2008, sobre Cancún, realizado por El Universal (10/01/08) la descripción es muy gráfica e impactante, que ya al comienzo sostiene que “…como esclavos en pleno siglo XXI centenares de personas son utilizadas para edificar en Quintana Roo lujosos hoteles…”.

La gran inmigración de pobladores mayas de todo el sureste, explotados, humillados, extorsionados por la policía, contagiados de enfermedades por una prostitución sin control mientras viven su “sueño mexicano”, que los ha llevado a la pérdida de la identidad, que se inicia con la pérdida de su ropa tradicional, la comida que es remplazada por el pan Bimbo y la Coca Cola, la pérdida de la lengua y la discriminación, de estos supervivientes de todos los modelos de explotación.

El deterioro de la salud por el incremento del dengue, incluido el hemorrágico, que es la típica enfermedad social ya que se da mayoritariamente en las zonas marginadas, es un ejemplo; otro además de la hepatitis B que al igual que el sida se contagia vía relaciones sexuales. De enero a julio del 2012 se han cuadruplicado los casos de dengue en relación con 2011 en todo el país, según los registros del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (Cenavece) de la Secretaría de Salud Federal, y Quintana Roo figura entre los estados más afectados.

Según un reportaje del www.diarioimagenquintanaroo.com la explotación laboral infantil es una realidad en Cancún, donde propios y extraños utilizan a niñas y niños para garantizar buenas ventas, colgándose de la condición de los menores en su mayoría provenientes de Chiapas, Tabasco y Veracruz. Para Gabriela Loya Pérez, del Programa de Atención a Menores en Alto Riesgo la preocupación es que los niños se coloquen en la zona hotelera o ciudad, para mostrar sus productos y pedir de manera insistente que los compren o incluso les den una limosna.

Se calcula que el 50% de la población de Cancún vive en colonias irregulares, enfrentadas al lujo de la zona hotelera, sin servicios frente al dispendio de éstos, lo que hizo que en el 2005, cuando pasó el huracán Wilma, emergiera el saqueo y el pandillaje.

Para el 2006 (hoy quizás sea el doble) había 1,744 expendios legales de bebidas alcohólicas, más de 500 narco tienditas y 264 escuelas, para esa época se tenían registrado 88 pandillas.

Según el estudio realizado por el Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM) que dirige Lydia Cacho, en una encuesta en esta región turística, el 74% de las mujeres reconoció que los esposos o concubinos golpean a sus hijos, en exceso. Mientras que la Fundación de Apoyo Infantil (FAI), asociada a Save the Children, reveló que el 95% de los niños son golpeados por los padres.

Como síntesis de este cuadro, Cancún tiene uno de los altos índices de suicidios de México, el 11.1 por cada cien mil y la media del país es de 8.1, de las 800 personas que se han quitado la vida en el Estado de 2006 a la fecha (2012), un total de 309 corresponden a este destino turístico. Ante esta situación fue necesario abrir en Cancún una clínica de atención de la depresión, en la que cinco psicólogos atienden a aproximadamente 1,500 personas, desde niños a adultos mayores.

Esta situación nos hace acordar al presidente Obama, Premio Nobel de la Paz que este año vio como un partido de futbol por televisión, junto a sus asesores la ejecución de Osama Bin Laden, en Paquistán, todo sea por el espectáculo y el show debe continuar.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx