Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14068 al 14087 
AsuntoAutor
339/12 - Pasajeros Noticias
340/12 - VIAJANDO: Noticias
341/12 - Pasajeros Noticias
342/12 - VIAJANDO: Noticias
343/12 - Unión de Noticias
344/12 - ŕLTIMO PL Noticias
=?ISO-8859-15?Q?Re rogeo
345/12 - Isla Cedr Noticias
346/12 - O EIXO BR Noticias
347/12 - ESTUDO DO Noticias
348/12 - ďRECURSO Noticias
349/12 - TERRITÓRI Noticias
350/12 - Pasajeros Noticias
351/12 - ULTIMO PR Noticias
Impuesto a las gan Vicente
352/12 - Grecia - Noticias
353/12 - Foro de S Noticias
354/12 - VIAJANDO: Noticias
355/12 - Pasajeros Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14417     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)
Fecha:Miercoles, 18 de Julio, 2012  18:40:53 (-0700)
Autor:Pablo Biondi <pabiondi @.........ar>

Atentos los pobres argumentos  del amigo PEDRO, (as√≠ en may√ļsculas como el resalta los paragr√¡fos m√¡s importantes..--), resulta dif√≠cil creer sus pleonasmos simiescos.-

Esta es la hora de los seudoprogresistaas como VCD que considera al Kichnerismo un equipo progresista. Cada dia hay mas "transfugas " y  el mejor ejemplo es Vervisky y su "Boletin Oficial" (pag 12). NUNCA fui peronista pero NUNCA fui gorila, por eso viendo el panorama de gente joven, madura y de mucha edad que MIENTEN y ROBAN no puedo aceptar lo que dice VCD.
                                                   PEDRO


De: Vicente Di Cione <vdicione@hotmail.com>
Para: Esteban Merca <estebanm1870@gmail.com>; HUMBOLDT <humboldt@elistas.net>
Enviado: domingo, 15 de julio de 2012 14:39
Asunto: RE: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)

Esteban, es un ejercicio ....vano pretender intercambios de este tipo, que adem√¡s est√¡n afectados por un estilo de moderaci√≥n notoriamente sesgada. Soy senil desde 1969, es decir, un a√Īo despu√©s del mayo franc√©s de 1968. En aquel entonces ten√≠a 25 a√Īos. Ahora tengo 68. Convengamos que desde ese a√Īo a la fecha, la senectud o senilidad de muchos (m√¡s de 4.000 seguro) posibilit√≥ profundizar y extender la democratizaci√≥n pol√≠tica y social de muchos √¡mbitos, incluyendo el sindical. Hoy esos muchos estamos o dentro o acompa√Īando criticamente al FPV. No estamos diciendo: "hasta aqu√≠ llegamos". Vamos por mucho m√¡s....pero con la gente y d√≥nde est√¡ la gente, la que no se limita a la m√≠tica "clase obrera" y evitando saltar de la nada a la nada. El socialismo no es un estado de la sociedad, es un movimiento que tiene muchos rostros. Son las coyunturas las que definen a las posiciones liberales y socialistas o de izquierda y de derecha. Esta perspectiva es muy diferente a las de aquellos que se manejan con absolutismos conceptuales formales y que confunden "asalariados" con "clase obrera". Sugiero que mires atentamente a los videos y, por supuesto, las marchas. Las posiciones autodenominadas (destaco la autodenominaci√≥n) clasistas est√¡n llenas de peque√Īos burgueses travestidos en obreros y en muchas coyunturas su movimientismo revolucionario abstracto los lleva a sumarse activamente a las posiciones de derecha. Sabemos que la historia avanza por el lado "negativo". Pero cuando la negatividad se sostiene solo por ser "negativo", no hay muchas diferencias con la negatividad de la derecha gorila.  Es evidente que ambos estamos en universos conceptuales y pr√¡cticos muy diferentes y relativamente inconmensurables. Para tu universo Cristina es reaccionaria. Para mi universo el tuyo es infantilismo con pr√¡cticas objetivas que, dentro de mi universo, son tipicamente gorilas. De todos modos hay muchas posiciones intermedias, muchas claramente socialistas, que est√¡n acompa√Īando criticamente al FPV.
Saludos. Vicente (Di Cione)
www.vdc.geoamerica.org

Date: Sun, 15 Jul 2012 13:24:11 -0300
Subject: Re: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)
From: estebanm1870@gmail.com
To: vdicione@hotmail.com
CC: humboldt@elistas.net

Vicente, te prevengo de otra "enfermedad", senil, que es la del conformismo, en tu caso pretender convencer de que lo mejor que puede esperarse es este gobierno que apenas ha "derramado" con algunas pol√≠ticas muy moderadas una partecita de todos los recursos que amas√≥ gracias al ajuste de 2002, mientras pag√≥ generosamente la deuda y fue socio (s√≠, socio) del boom sojero que le dio amplios recursos, as√≠ como se benefici√≥ ampliamente de un crecimiento que m√¡s que a cualquier "modelo", se debe al formidable incremento de la ganancia capitalista que permiti√≥ la ca√≠da del salario de 2002. Desde el PTS -ni desde el FIT- hay ningunas ilusiones con  el Moyanismo, pero mucho menos con un gobierno que se pele√≥ con este bur√≥crata porque no le garantiza un acompa√Īamiento ciego de las pol√≠ticas de ajuste contra el salario, las cuales vergonzosamente se hacen aduciendo "privilegios" de los asalariados en un pa√≠s donde la renta financiera, o la de las mineras amigas del gobierno que destruyen los glaciares, no est√¡n gravadas. Pensalo, fijate cu√¡l es la "enfermedad" que hoy muestra los peores achaques.

Les comparto a todos el √ļltimo editorial de La verdad obrera.

INTERNA PERONISTA, RUPTURA DE LA CGT Y LUCHA DE CLASES

Los frentes de tormenta del kirchnerismo

Fecha: Jueves 12 de julio de 2012

Mir√¡ todos los videos de la Conferencia Nacional de Trabajadores del 8 de Julio enTvPTS

La crisis pol√≠tica entre el gobernador bonaerense y la Casa Rosada viene escalando. Y lo seguir√¡ haciendo mientras Scioli no baje sus pretensiones presidenciales. Largada la carrera por su sucesi√≥n, Cristina pelea contra el peronismo y por el peronismo. ‚ÄúContra el peronismo‚ÄĚ, ya que dispara a los que se le oponen, como Scioli y Moyano; ‚Äúpor el peronismo‚ÄĚ, porque no se trata de romper el PJ sino de doblegar a gobernadores o intendentes, que puedan querer pasarse a la oposici√≥n.
Desde la provincia m√¡s importante del pa√≠s, Scioli busca aglutinar las quejas de varios dirigentes pejotistas contra la dependencia del Ejecutivo y la injerencia de ‚ÄúLa C√¡mpora‚ÄĚ. La coalici√≥n gobernante corre el peligro de estrecharse al calor de esta guerra y reafirma a la vez el riesgo, para la gobernabilidad de la rep√ļblica burguesa, de que una interna peronista siempre puede decantar en crisis nacional. Con la oposici√≥n patronal desdibujada, el kirchnerismo cumple el papel de ser gobierno mientras otro sector peronista se prepara como recambio gubernamental.
En esta guerra uno y otro bando se disputan base social. La tensi√≥n se traslada a los intendentes que dependen de los recursos nacionales y provinciales. La inquietud alcanza a los gobernadores, apretados ante la amenaza de los retiros de fondos que provee el Estado. En esta salsa de la ‚Äúrealpolitik‚ÄĚ las lealtades se cocinan seg√ļn las conveniencias dinerarias. Por estos d√≠as, Dar√≠o D√≠az P√©rez, intendente de Lan√ļs, hizo su ‚Äúnumerito‚ÄĚ defenestrando al gobernador y haciendo p√ļblico que CFK quiere que Scioli se vaya de la provincia. En respuesta crecen los rumores de que el gobernador busca incorporar a Lavagna como mega asesor econ√≥mico. Moyano se alist√≥ incondicionalmente con Scioli denunciando como ‚Äúdestituyente‚ÄĚ a la conspiraci√≥n cristinista contra el gobernador, argumento que Scioli utiliza para victimizarse.
Mientras ellos se pelean, est√¡n en juego las condiciones de vida de 550.000 trabajadores estatales y docentes que, al cierre de esta edici√≥n, cumpl√≠an un paro de 48 horas contra el pago en cuotas del aguinaldo. La medida de lucha se endureci√≥ con cortes totales en puntos emblem√¡ticos de la provincia. Pero la respuesta a sus demandas no llega.
La interna peronista se juega con el salario de trabajadores que cobran en promedio $3.000 por mes. Una demostraci√≥n m√¡s del car√¡cter patronal de las distintas alas del peronismo y de los intereses que defienden los dirigentes de la CGT, tanto el opositor Moyano como los ‚ÄúGordos‚ÄĚ e ‚Äúindependientes‚ÄĚ, hoy bajo el ala de Cristina Fern√¡ndez. En la provincia de Buenos Aires se juega una pulseada decisiva para los trabajadores de todo el pa√≠s. Para que triunfen hay que apoyarlos y exigir un plan de lucha unificado (ver p√¡gina 5).
Dos CGT, subordinadas al Estado y a los políticos patronales
El martes 10 se reuni√≥ el sector antimoyanista que design√≥ al metal√ļrgico Antonio Cal√≥ como candidato a Secretario General a ser votado en un Congreso en octubre. Por su parte, Moyano se proclamar√¡ este jueves como l√≠der de la CGT. La ruptura es un hecho y ambas centrales reclamar√¡n para s√≠ el estatus de Central √ļnica reconocida.
Detr√¡s de la pelea, en la que la pol√≠tica ‚Äúsindical‚ÄĚ de CFK diezm√≥ de aliados al moyanismo, se vislumbra el objetivo presidencial de imponer una nueva relaci√≥n con los sindicatos.
El ‚Äúmodelo‚ÄĚ sindical peronista se basa en la estatizaci√≥n de las organizaciones obreras, mediante prebendas y corrupci√≥n de los dirigentes, que deben garantizar la disciplina y promover la ideolog√≠a de ‚Äúarmon√≠a‚ÄĚ entre las clases. La subordinaci√≥n al Estado de los sindicatos es adem√¡s una caracter√≠stica com√ļn en el desarrollo, o m√¡s correctamente en la degeneraci√≥n de las modernas organizaciones gremiales. Los grandes grupos capitalistas digitan la vida econ√≥mica y para hacerlo requieren del auxilio del Estado. De aqu√≠ surge la estatizaci√≥n de las organizaciones obreras para convertirlas en d√≥ciles colaboradoras del capital. Las burocracias hacen lo imposible, en palabras y hechos, para demostrar a los patrones, sus pol√≠ticos y sus gobiernos, que son indispensables y dignas de confianza.
A la subordinaci√≥n habitual de los sindicatos argentinos al Estado -que incluye el cobro compulsivo de la cuota sindical, el manejo de los bur√≥cratas de las obras sociales, la potestad del Ministerio de Trabajo de digitar a las organizaciones obreras y una ley de Asociaciones Profesionales que es un cat√¡logo para perpetuar a los dirigentes-, en los ‚Äė90 se agreg√≥ que una parte de la burocracia se hizo part√≠cipe de los negocios capitalistas. Mientras, los trabajadores eran flexibilizados, crec√≠a el trabajo en negro y la desocupaci√≥n.
Desde 2003, N√©stor Kirchner sum√≥ m√¡s beneficios para los dirigentes: un aporte ‚Äúsolidario‚ÄĚ por convenio firmado y m√¡s poder en el manejo de las obras sociales. Moyano fue su hijo privilegiado. El ex presidente lo encumbr√≥ para garantizarse gobernabilidad. As√≠ el camionero engord√≥ su gremio de nuevos afiliados, fue reelecto al frente de la CGT en 2007, extendi√≥ su poder a hipermercados, transporte de caudales, peajes, granos y ampli√≥ su presencia en la rama de combustibles. En cada disputa por encuadramiento de afiliados Carlos Tomada fall√≥ a su favor. Hoy para CFK se trata de desandar lo andado y restarle poder. El moyanismo ya perdi√≥ el aval de varios gremios gracias a la amenaza de restar fondos a las obras sociales. Pero adem√¡s, como Cristina incluso desconf√≠a de sus aliados en la nueva CGT oficialista, la pol√≠tica podr√≠a apuntar m√¡s all√¡. Se habla del retaceo de $ 12.000 millones de las obras sociales hasta para los sindicatos cristinistas, una caja que ahora maneja la ultra K, Beatriz Liliana Korenfeld, desde la Superintendencia de Servicios de Salud. Seguramente, la Presidenta utilizar√¡ estos fondos para amenazar a quien se atreva a sacar los pies del plato. El kirchnerismo utilizar√¡ la estatizaci√≥n de las organizaciones obreras, para actuar como un √¡rbitro bonapartista, seguir gobernando y bajarle el pulgar o premiar a quien le jure lealtad y le garantice una baja conflictividad.
Lucha de clases y lucha política
Para los luchadores obreros y populares, para la juventud combativa, est√¡ planteado poner en el norte de su militancia, cuatro tareas fundamentales. La primera tiene efectos concretos inmediatos y apunta al triunfo de los trabajadores estatales y docentes que est√¡n peleando en la provincia de Buenos Aires. Hay que exigir un plan de lucha unificado en primer lugar a todos los gremios estatales y docentes bonaerenses, a la CGT de Moyano, a la CTA Micheli y a la CTA de Yasky, para acabar con el ajuste de Scioli y CFK, contra el pago en cuotas del aguinaldo, contra la ley de emergencia econ√≥mica, para que la crisis la paguen los capitalistas. Las otras tres responden a problemas claves de todo el per√≠odo: por sindicatos sin bur√≥cratas, por una asamblea nacional clasista y por un partido de trabajadores sin patrones.
Las perspectivas anuncian a mediano plazo m√¡s crisis pol√≠ticas y un agudizamiento de la crisis econ√≥mica producto del desgaste del modelo K‚ÄĚ y el impacto de la crisis mundial. El hecho relevante es que un sector de los trabajadores ha pasado a la oposici√≥n, como se vio en la marcha a Plaza de Mayo convocada por Moyano. Estamos ante un inicio de ruptura pol√≠tica con el peronismo kirchnerista. La pelea por una asamblea nacional clasista, para constituir un polo nacional de lucha consecuente y de organizaci√≥n de todos los sectores antiburocr√¡ticos (que podr√≠a reunirse en un gran estadio) plantea en el camino la lucha por echar a la burocracia de los sindicatos. Se trata de pelear para que las organizaciones obreras se conviertan en herramientas para la lucha de clases, contra el gobierno, las patronales y su Estado. Para hacerle frente a la crisis capitalista y que paguen los empresarios y no los trabajadores (ver p√¡g 3).
Los burócratas de todas las centrales sindicales juegan para los políticos patronales: Cristina Kirchner, Scioli o el sojero Binner. Para que los trabajadores no sean utilizados a favor de los intereses de sus verdugos, es necesario construir un partido propio, de los explotados, para que sus aspiraciones y objetivos, pesen en la vida política nacional. Estos son los principales desafíos que nos propusimos miles de trabajadores y trabajadoras el 8 de julio en la Conferencia obrera nacional del PTS.

POR SINDICATOS SIN BUR√ďCRATAS, POR UN PARTIDO DE TRABAJADORES SIN PATRONES

M√¡s de 4.000 participantes colmaron Ferro

Fecha: Jueves 12 de julio de 2012

Mir√¡ todos los videos de la Conferencia en TvPTS

Ver videos
  • VIDEO: RESUMEN ESPECIAL DE LA CONFERENCIA
El domingo 8 de julio se reunieron en el micro-estadio de Ferro m√¡s 4.000 mil compa√Īeros. Convocados por las consignas ‚Äúsindicatos sin bur√≥cratas y un Partido de Trabajadores sin patrones‚ÄĚ, participaron trabajadoras y trabajadores - muchos de ellos delegados clasistas ‚Äď junto a j√≥venes y militantes de todo el pa√≠s, que act√ļan en 143 sindicatos de 14 provincias.
Ferro ya estaba lleno desde hace un rato. Entonces la conferencia comenz√≥ con la presentaci√≥n de la Mesa qu√© la presidir√≠a. Para ello, subieron en primer lugar Jos√© Montes, referente de la hist√≥rica lucha contra la privatizaci√≥n del Astillero R√≠o Santiago; Ra√ļl Godoy, obrero de Zanon bajo control de sus trabajadores, y diputado electo del Frente de Izquierda y de los Trabajadores en Neuqu√©n; Claudio Dellecarbonara, referente del ala clasista del Cuerpo de Delegados del Subte, y Javier ‚ÄúPoke‚ÄĚ Hermosilla, el dirigente de la Comisi√≥n Interna de Kraft que encabeza la oposici√≥n contra la burocracia de Daer.
Cada una de las presentaciones fue acompa√Īada por los cantos de los miles de trabajadores y trabajadoras presentes, junto a la Juventud del PTS: ‚ÄúSe va a acabar / se va a acabar / la burocracia sindical‚ÄĚ. Lo mismo sucedi√≥ cuando se present√≥ a los cerca de 30 dirigentes que se sumaron al escenario.
Un escenario representativo del avance de la izquierda clasista
En representaci√≥n de obreras y obreros de la alimentaci√≥n de Kraft, PepsiCo, Stani, Felfort y otras de f√¡bricas de la alimentaci√≥n, subieron dos delegadas y luchadoras por los derechos de las mujeres trabajadoras, Lorena Gentile y Catalina Balaguer.
Hern√¡n ‚ÄúBocha‚ÄĚ Puddu, expulsado por el SMATA C√≥rdoba por defender a los contratados, represent√≥ a los obreros automotrices de distintas f√¡bricas que estaban presentes. Eduardo Ayala, dirigente de la agrupaci√≥n Bord√≥ de gr√¡ficos y la comisi√≥n interna de Donnelley (ex Atl√¡ntida), lo hizo en nombre de gr√¡ficos de Cedinsa, Printpack, World Color y otras empresas.
Lo siguieron Guillermo Betancourt y Oscar ‚ÄúChiche‚ÄĚ Hern√¡ndez, dos destacados luchadores metal√ļrgicos de Siderca-Campana y Siderar-San Nicol√¡s, que representaban a compa√Īeros de distintas empresas del gremio.
Se invit√≥ a subir a la mesa a Flavio Bustillo y Andr√©s Padellaro, referentes de la lucha contra la tercerizaci√≥n en el Ferrocarril Roca. Fue el momento en que la Juventud del PTS salud√≥ a los compa√Īeros cantando en homenaje a Mariano Ferreyra: ‚ÄúA Mariano Ferreyra lo vamos a vengar / con la lucha y la huelga general‚ÄĚ.
Se sumaron Franco Villalba, delegado de Alicorp (ex Jab√≥n Federal) que encabez√≥ la Lista Bord√≥ en las elecciones del Sindicato de Obreros Jaboneros, obteniendo el 37% en las f√¡bricas del Gran Buenos Aires; Carlos Artacho, delegado de base del FOETRA Buenos Aires, acompa√Īado por trabajadores de Telef√≥nica, Telecom, empresas contratistas y call centers.
Carlos ‚ÄúCharly‚ÄĚ Platkowski, delegado de LAN Argentina, subi√≥ en representaci√≥n de los aeron√¡uticos de LAN, HAS, Aerol√≠neas Argentinas, Pertenecer e Intercargo.
Como parte de la importantísima participación de delegados y activistas estatales, subieron al escenario las delegadas de la Junta Interna del INDEC, Ana Laura Lastra y del IOMA de La Plata, Luana Simioni.
Lleg√≥ el turno de presentar a las delegaciones que llegaron de otros puntos m√¡s lejanos del pa√≠s. Acompa√Īados por el canto de ‚Äúaqu√≠ est√¡n, estos son / los obreros sin patr√≥n‚ÄĚ, la delegaci√≥n de Neuqu√©n, que inclu√≠a a obreros ceramistas de Zanon, Stefani, Del Valle, obreros industriales de Aqualic, Papelera Molarsa, textiles, de la fruta, de los Hospitales m√¡s importantes de la provincia, y estatales de distintas dependencias, estuvo representada por el compa√Īero Secretario Adjunto del Sindicato Ceramista de Neuqu√©n, Andr√©s ‚ÄúChaplin‚ÄĚ Blanco, Jorge Medina, dirigente de la lucha de Aqualiq, junto a Yazm√≠n Mu√Īoz y Graciela Fra√Īol, delegadas de ATEN y dirigentes de la Agrupaci√≥n Negra.
Por la provincia de Tucum√¡n, ocuparon su lugar en la mesa Carlos Meli√¡n, delegado de la industria del citrus que vino acompa√Īado de trabajadores de UATRE y la Alimentaci√≥n, y Ver√≥nica Jerez, referente de la memorable lucha provincial de los autoconvocados de la salud.
Desde Jujuy lleg√≥ una importante delegaci√≥n de trabajadores de los ingenios azucareros, de la sider√ļrgica Altos Hornos Zapla, juntos a estatales, municipales, docentes y trabajadores de limpieza, que fueron representados en la mesa por el delegado de los trabajadores municipales, del hist√≥rico SEOM, Alejandro Vilca.
Humberto, joven boliviano, subi√≥ como representante de los trabajadores inmigrantes presentes en la Conferencia, ocupados en la construcci√≥n, el trabajo dom√©stico y los talleres textiles. Desde las tribunas comenz√≥ entonces el grito de ‚Äúla clase obrera es una y sin fronteras‚ÄĚ, que contagi√≥ todo el estadio. El mismo canto recibi√≥ tambi√©n al dirigente de la f√¡brica Brukman, obrero textil e integrante de la asamblea Coro Mayta de la comunidad boliviana, Yuri Fern√¡ndez.
Alicia Navarro Palacios, miembro de la Comisión Directiva de Ademys, se sumó en representación de las docentes de Ademys y UTE de la Ciudad de Buenos Aires, de numerosas seccionales del SUTEBA bonaerense, de la UEPC de Córdoba y de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén.
De la provincia de Mendoza, que particip√≥ de la conferencia con una delegaci√≥n de trabajadores de prensa, obreros vitivin√≠colas, estatales y docentes, se sum√≥ a la Mesa la delegada docente Nora Brucoleri, quien encabez√≥ la Lista Marr√≥n en su gremio, que obtuvo m√¡s del 20% de los votos en las √ļltimas elecciones.
En representaci√≥n de los participantes de la provincia de La Pampa, se sum√≥ la compa√Īera docente Claudia Lupardo; de la provincia de Entre R√≠os, y la delegada tambi√©n docente Mariana Saint-Paul. Desde Rosario y Villa Constituci√≥n, su sum√≥ un trabajador metal√ļrgico que vino acompa√Īado por docentes y estatales.
Como parte de una delegaci√≥n de la provincia de Santa Cruz, de trabajadores municipales y docentes, subieron al escenario el minero de R√≠o Turbio Ram√≥n P√¡ez y Estela, empleada municipal.
Hern√¡n Perriere, delegado del SUTEBA, hizo lo mismo como parte de la delegaci√≥n llegada desde las ciudades de Bah√≠a Blanca, Ingeniero White, Puerto Madryn y Tres Arroyos, en representaci√≥n de la delegaci√≥n de trabajadores de la UOCRA, Comercio y el Polo Petroqu√≠mico. Finalmente, el docente Gustavo Piscini subi√≥ al escenario como parte de la delegaci√≥n de Mar del Plata, que incluy√≥ trabajadores metal√ļrgicos, telef√≥nicos y de la educaci√≥n.
Militantes de 14 provincias
Por √ļltimo, desde la mesa, se salud√≥ a los compa√Īeros y compa√Īeras de distintos lugares del pa√≠s que estaban presentes que, adem√¡s de los gremios antes nombrados, tambi√©n inclu√≠an a choferes de colectivo de la UTA, trabajadores portuarios, de aguas gaseosas, bancarios, de correos; obreros de la carne, fosforeros, de la industria del vidrio, del pl√¡stico, camioneros, de las principales f√¡bricas de la industria del neum√¡tico como FATE y Firestone, del emblem√¡tico gremio de Luz y Fuerza de C√≥rdoba; j√≥venes trabajadores cerveceros, empleados de Comercio, trabajadores del gremio qu√≠mico, lecheros de ATILRA, trabajadores del casinos, obreros papeleros y compa√Īeras del sindicato de trabajadoras dom√©sticas. Adem√¡s, se salud√≥ la presencia de referentes de las organizaciones invitadas, entre ellas Mar√≠a del Carmen Verd√ļ y otros compa√Īeros miembros de la Correpi (Coordinadora contra la Represi√≥n Policial e Institucional), compa√Īeros de la AEDD (Asociaci√≥n Ex Detenidos Desaparecidos), y de la Asamblea Popular Carlos Coro Mayta.
Al finalizar la lectura de la lista de participantes, el estadio se uni√≥ en un solo canto, ‚ÄúUnidad de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode‚ÄĚ. Con la participaci√≥n de militantes de 14 provincias que act√ļan en 143 sindicatos, se daba inicio a la Conferencia Nacional de Trabajadores convocada por el PTS.
En estas p√¡ginas reflejamos los principales discursos e intervenciones, los testimonios de los compa√Īeros y compa√Īeras que llegaron desde distintos puntos del pa√≠s, y las resoluciones de la conferencia.

DESPU√ČS DE LA CONFERENCIA NACIONAL DE TRABAJADORES

Una nueva etapa con grandes desafíos

Fecha: Jueves 12 de julio de 2012
Por: Laura Lif y Fernando Rosso

Mir√¡ todos los videos de la Conferencia Nacional de Trabajadores del 8 de Julio enTvPTS

La masiva Conferencia Nacional de Trabajadores se realizó en un momento de inflexión en la escena política y de la lucha de clases internacional y nacional.
El combate de los mineros en el Estado Espa√Īol evidencia dos cuestiones. Por un lado, la profundidad de la crisis, con un nuevo y brutal ajustazo; y por el otro, la no menos profunda respuesta obrera que retoma las mejores tradiciones de su historia de lucha, pese a los l√≠mites que imponen las burocracias sindicales. Nuestros compa√Īeros de Clase Contra Clase del Estado Espa√Īol est√¡n interviniendo activamente en los apasionantes acontecimientos y en la primera fila del combate junto a los heroicos mineros (ver contratapa).
En nuestro pa√≠s, la combinaci√≥n de la crisis econ√≥mica, que golpea con ritmos a√ļn no catastr√≥ficos, pero que se hace sentir bajo la forma de una fuerte desaceleraci√≥n; y las peleas internas de la coalici√≥n gobernante, comienzan a tener como resultado los inicios de una escisi√≥n y ruptura de sectores de la clase obrera con el gobierno (ver p√¡g. 2).
En este momento particular, la Conferencia reuni√≥ a referentes y activistas de lo m√¡s destacado de la vanguardia clasista, con fuerza en las principales concentraciones obreras del pa√≠s. Desde los luchadores del Ingenio La Esperanza en Jujuy, pasando por los trabajadores del citrus de Tucum√¡n, los automotrices de C√≥rdoba, representantes de las distintas f√¡bricas de esa gran concentraci√≥n del proletariado argentino que es la zona norte del Gran Buenos Aires, de los servicios estrat√©gicos como el subte o el ferrocarril, hasta dirigentes de los mineros de R√≠o Turbio, obreros inmigrantes y una amplia delegaci√≥n de la vanguardia neuquina, encabezada por los legendarios ceramistas (ver p√¡g. de 7 a 13)
En un marco en el que ni el mismo gobierno, que cuenta con todo el aparato del Estado, sus de funcionarios y militantes rentados, ni las burocracias sindicales y sus aparatos con inmensos recursos, logran ampliar su capacidad de movilizaci√≥n; que los clasistas y militantes revolucionarios del PTS hayan realizado una Conferencia obrera con m√¡s de 4 mil compa√Īeros y compa√Īeras, un domingo de fin de semana largo, es m√¡s que significativo. Pero adem√¡s, el √©xito de la Conferencia se vio en la cantidad y calidad de las y los dirigentes obreros que mostraron en sus discursos (que expresaban su propia pr√¡ctica pol√≠tica), estar en las ant√≠podas de una perspectiva meramente corporativa o sindicalista. Se pudo constatar su desarrollo hacia verdaderos ‚Äútribunos populares‚ÄĚ, que levantan en su lucha cotidiana las demandas de toda la clase trabajadora y sobre todo de los sectores m√¡s oprimidos (la mujer obrera, los inmigrantes, la juventud, los compa√Īeros y compa√Īeras LGTBI), que tambi√©n tuvieron su representaci√≥n en Ferro.
Una batalla política fundamental
El mismo √©xito de la Conferencia en la situaci√≥n que se abre en el movimiento obrero deja planteado los nuevos desaf√≠os. La campa√Īa de agitaci√≥n votada por ‚Äúsindicatos sin bur√≥cratas y un Partido de Trabajadores sin patrones‚ÄĚ, resumi√≥ las ideas fuerza para ir a batallar en el seno de la clase trabajadora y la juventud contra las propuestas de los que enfrentan al gobierno pero desde alternativas pol√≠ticas patronales. 
La oposici√≥n al gobierno no se reduce hoy s√≥lo a la vanguardia del ‚Äúsindicalismo de base‚ÄĚ, sino que comienza a incluir a sectores m√¡s amplios (como los camioneros o los 550 mil estatales en lucha de la provincia de Buenos Aires), y mientras los bur√≥cratas sindicales quieren arrastrar esa fuerza detr√¡s de alguna variante patronal, el desaf√≠o es sembrar la idea de construir un Partido de Trabajadores, que para nosotros debe adoptar un programa revolucionario y socialista como salida estrat√©gica de respuesta a la crisis. Un primer desaf√≠o actual es convencer a amplios sectores de trabajadores, que se multiplican al calor de su experiencia con un gobierno cada vez m√¡s antiobrero, de una idea elemental: no hay que subordinarse a nuevos fraudes pol√≠ticos patronales, de los que son serviles las burocracias sindicales. Como Moyano que afirm√≥ en Plaza de Mayo que ‚Äúel peronismo no morir√¡ nunca‚ÄĚ y ‚Äúque los obreros y los patrones somos todos trabajadores‚ÄĚ para ir detr√¡s de un nuevo proyecto peronista encolumnado con Scioli;  como Micheli que apoya al ‚Äúsocialista‚ÄĚ sojero Binner. La posibilidad o no de concreci√≥n de ese partido depender√¡ de la lucha viva y la relaci√≥n de fuerzas. Esta batalla es una obligaci√≥n hoy y facilitar√¡ el camino para fortalecer las filas de los revolucionarios con aquellos que avancen en  la ruptura consciente con las variantes patronales y abracen las ideas y el programa revolucionario y socialista. El Frente de Izquierda es un punto de apoyo importante, necesario pero no suficiente, si no se plantea esta perspectiva mayor. La unidad de las principales fuerzas que se reivindican revolucionarias plantea igualmente la labor ineludible de convencer a las decenas de miles que comienzan su experiencia con el peronismo kirchnerista de la perspectiva de independencia pol√≠tica de clase, que vaya m√¡s all√¡ del terreno electoral.
Nuestra tarea inmediata combina en una misma jerarquía, la participación activa en las luchas, como lo hacemos ahora en la pulseada de la provincia de Buenos Aires contra el ajuste sciolista (del cual es cómplice cínico el gobierno nacional); con la pelea por convencer a los trabajadores de la necesidad de un Partido de Trabajadores.
Nuevas tareas y nuevas fuerzas
La Conferencia con m√¡s de 4 mil compa√Īeros y compa√Īeras fue la actividad m√¡s importante dentro de un intenso despliegue e intervenci√≥n pol√≠tica del PTS en las √ļltimas semanas. Las Juventudes realizaron un acto con m√¡s de 1200 compa√Īeros en Capital y m√¡s de 250 en C√≥rdoba y Rosario, en todos contaron con la presencia de militantes revolucionarios y dirigentes estudiantiles de Chile. Adem√¡s fuimos parte sustancial de la columna clasista que fue con sus propias banderas a la plaza en el paro convocado por la CGT de Moyano.
Esta amplia intervenci√≥n y la misma Conferencia muestran las fuerzas de las que partimos. Con dirigentes, cuadros y nuevos militantes para responder a los desaf√≠os  que el momento presente y los tiempos por venir le plantean a la izquierda revolucionaria.
La participaci√≥n de un cualitativo sector de j√≥venes trabajadores, en su gran mayor√≠a precarios, mostr√≥ su potencialidad y disposici√≥n a organizarse. Y dej√≥ planteado un desaf√≠o al conjunto de la Juventud del PTS: construir una fuerte juventud obrera y estudiantil. La unidad de la juventud precarizada, la juventud estudiantil combativa, con los sectores obreros organizados en las principales concentraciones de la industria y los servicios, muestran una potencialidad y una din√¡mica imparable para avanzar en la construcci√≥n de un poderoso partido revolucionario (ver Suplemento ‚ÄúRevoluci√≥n‚ÄĚ).
Pero lejos estamos de conformarnos con lo conquistado. A trav√©s de las principales consignas que vot√≥ la Conferencia: ‚Äúsindicatos sin bur√≥cratas y un Partido de Trabajadores sin patrones‚ÄĚ, pretendemos que los miles que organizamos hoy se abran paso hacia decenas de miles, para prepararnos para llegar a millones cuando la realidad plantee esa posibilidad. Intervenir en la lucha de clases y acompa√Īar activamente la experiencia de sectores de las masas con las distintas variantes del peronismo. 
No se trata sólo de comprender y analizar periodísticamente el momento histórico, hay que traducirlo en programa de acción, en tareas y en fuerza militante con capacidad de incidir decisivamente en la realidad para transformarla.
La izquierda revolucionaria, para no ser testimonial o un puro discurso, debe demostrar capacidad y creatividad para conquistar fuerza material: dirigentes y fracciones en las principales concentraciones obreras y entre los sectores m√¡s oprimidos de la sociedad. Multiplicar los dirigentes obreros y juveniles, como los que se expresaron en Ferro que superan en su propia pr√¡ctica la fragmentaci√≥n y todo tipo de corporativismo funcional al rol adjudicado por la clase dominante, que pretende que los obreros se limiten como mucho a la lucha sindical, pero jam√¡s se eleven a la batalla pol√≠tica. No alcanza con proclamar de manera fatalista la crisis del gobierno y del sistema, hay que demostrar ser necesarios. Nos sentimos orgullosos de contar con dirigentes que hablan con voz propia y con pasi√≥n militante, como la que inundo a la Conferencia de Ferro. Que encarnan aspectos de la intencionalmente negada experiencia hist√≥rica de la clase trabajadora y de las mejores tradiciones de la juventud. La Conferencia Nacional de Trabajadores mostr√≥ esa potencialidad, pero es s√≥lo un inicio, los primeros pasos y las primeras tareas que la historia vuelve a plantear, como oportunidad y como perspectiva concreta a todos los que vibraron al calor de los discursos y los debates de esa intensa jornada.






2012/7/15 Vicente Di Cione <vdicione@hotmail.com>
Hola, comparto un texto de Alfredo Zaiat sobre la cuesti√≥n salarial en Argentina, con el significativo t√≠tulo de "Salario Real".
 
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-198734-2012-07-15.html 
 
Reitero 5 cuestiones fundamentales.
1) En general, no estoy en contra de las mejoras salariales de la inmensa mayor√≠a de la poblaci√≥n y tampoco a favor de cargas impositivas sobre los salarios de los sectores populares. Si estoy de acuerdo con matener el impuesto a los ingresos salariales (el t√©rmino ganancia no me parece ideol√≥gicamente adecuado) altos. A tal efecto no me caben dudas que hay que elevar el piso de los salarios imponibles.
2) Las cuestiones salariales no pueden analizarse abstractamente, es decir, sin tener en cuenta las sobredeterminaciones estructurales y coyunturales internas y externas.
3) Los ingresos salariales no determinan en si mismos situaciones de clase, tal como lo sostienen algunas agrupaciones que se quedaron en el "marxismo b√¡sico de primer grado". Tampoco hay que confundir luchas reivindicativas con luchas antisist√©micas. Los que cursaron marxismo b√¡sico de primer grado deber√≠an recordar que los aspectos salariales subjetivos, entre ellos las relaciones de clase, son fundamentales. El precio de la fuerza de trabajo (de eso hablaba Marx en el marxismo b√¡sico de primer grado) no solo est√¡ determinado por su "valor" objetivo (tiempo de trabajo socialmente necesario para reponer la fuerza de trabajo), sino tambi√©n por el "valor" subjetivo, el que lamentablemente no fueron considerados por Marx adecuadamente, pero si por muchos marxistas posteriormente, entre ellos el extra√Īamente tan poco recordado Antonio Pesenti e, indirectamente, Antonio Gramsci (un autor demasiado "complicado" para los que solo hicieron el curso de marxismo b√¡sico para primer grado.
4) El salario real, en las sociedades en las que predomina el "modo de producci√≥n capitalista", est√¡ compuesto de dos "partes" intimamente ligadas: a) el salario que las unidades empleadoras (capitalistas y no capitalistas) pagan para garantizar la concurrencia mercantil cotidiana de la fuerza de trabajo (las necesidades "asociadas" inmediatamente a la fuerza de trabajo) y b) el salario para cubrir las "necesidades disociadas" de las relaciones salariales inmediatas, tales como vivienda, salud, educaci√≥n, recreaci√≥n, etc. La satisfacci√≥n de las necesidades disociadas crecieron considerablemente en el per√≠odo de postconvertibilidad, adem√¡s de ampliarse cuaitativamente. ("Necesidades asociadas" y "necesidades disociadas" son expresiones introducidas por Christian Topalov en "Ganancias y Rentas Urbanas".
5) En las sociedades contempor√¡neas, a√ļn cuando inevitablemente (dado el desarrollo desigual y combinado) toda la vida social est√¡ atravesada por las relaciones capitalistas de producci√≥n (y distribuci√≥n, cambio y consumo), no todo es capitalismo. Luego tambi√©n hay una fuerte subdeterminaci√≥n del capitalismo por el complejo entramado de relaciones no-capitalistas, subdeterminaci√≥n que se expresa fundamentalmente en la sociedad pol√≠tica y la composici√≥n org√¡nica del Estado.
 
Para ahondar en cuestiones te√≥ricas sobre los tres aspectos, me parece que es importante superar el marxismo b√¡sico de primer grado, releyendo el texto de Marx "Salarios, ganancias y precios", el de Lenin de 1920 ("Izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo" e incluso los textos de Astarita disponibles en su blog. Cordiales saludos.
Vicente (Di Cione)
www.vdc.geoamerica.org
 
Las cuestiones conceptuales salariales las trato m√¡s detenidamente en "Pol√≠ticas de ajuste, desarrollo urbano y pol√≠ticas sociales"
http://www.geobaires.geoamerica.org/sin/vdicione_global_ajuste.pdf 
 

From: telesig@chubut.inta.gov.ar
To: humboldt@eListas.net
CC: vdicione@hotmail.com
Date: Thu, 12 Jul 2012 14:24:55 -0300

Subject: Re: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)

Buenas.
Por qu√© el planteo de Astarita es ofensivo? Es marxismo b√¡sico, de "primer grado". La contradicci√≥n capital/trabajo mediada por el salario no se resuelve redistribuyendo el salario entre los trabajadores.
Quiz√¡s el reclamo est√¡ incompleto. Deber√≠a ser: "eliminaci√≥n del impuesto a las ganancias a todos los trabajadores asalariados".
Si como dice Vicente, solo el 3% de los impuestos a las ganancias son los que aportan los trabajadores, y el 97% lo aportan las grandes empresas, y seg√ļn su nota al pie "El impuesto se justifica fundamentalmente por cuestiones de principios y tienen poco que ver con cuestiones presupuestarias, a pesar del ‚Äúcosto pol√≠tico‚ÄĚ relativamente alto en algunos √¡mbitos", entonces ¬¿qu√© le cuesta al gobierno dejar de percibir ese 3%?
 
Saludos,
Santiago.-
 
----- Original Message -----
Sent: Friday, July 06, 2012 1:02 AM
Subject: RE: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)

Hola, es posible, como alguno lo ha sostenido, que no hay que perder tiempo contestando a ciertas expresiones pol√≠ticas ensoberbecidas y profundamente religiosas travestidas en teor√≠as revolucionarias. Esto posiblemente sea visto como una ofensa. Pero el texto de Rolando Astarita es para mi y muchos otros claramente ofensivo. Como no soy "ingl√©", salgo a contestar con su mismo aire, el cual, supongo, se corresponde con el estilo pol√©mico que caracterizaron a las controversias en el campo socialista desde sus albores. A tal efecto agrego un peque√Īo texto incluido en mis "Apuntes de geograf√≠a y ciencias sociales". Muchas gracias. Saludos. Vicente
 
APUNTES DE GEOGRAFIA Y CIENCIAS SOCIALES
 
 
* La izquierda, el impuesto a las ganancias sobre los salarios y la teoría del valor[1]
 
Vicente Di Cione[2]


[1] Texto sujeto a revisiones. Se agradecen los comentarios.
[2] UBA ‚Äď FFyL ‚Äď Dto. Geograf√≠a

 
 
Los argumentos a favor de la eliminaci√≥n del impuesto a las ganancias que gravan a los asalariados procedentes de algunos grupos pol√≠ticos de izquierda,  omiten aspectos que son esenciales, entre ellos la progresividad general del impuesto a las ganancias y el nada despreciable dato de que del conjunto de los asalariados, en Argentina, solamente el 19 % tienen que pagar el impuesto. El 19 % de los que pagan se traducen en menos del 3 % del total de impuestos a las ganancias que recauda la Naci√≥n. El resto, el 97 %  corresponde a las empresas o personas jur√≠dicas y a los aut√≥nomos.[1]
Otro aspecto mitigado en los argumentos a favor de la eliminaci√≥n proveniente de algunas posiciones de izquierda, como el PO y el resto de la coalici√≥n del Frente de izquierda es haber soslayado, sorprendentemente, el an√¡lisis de clase dentro de la categor√≠a de asalariados. Es extra√Īo que para algunos que se dicen marxistas, todos los ‚Äúasalariados‚ÄĚ constituyen la misma clase, consider√¡ndolos en general  explotados por un solo tipo de agente, los capitalistas, sin considerar que un porcentaje significativo de los asalariados de "altos ingresos" son en rigor agentes asociados a los beneficios de la explotaci√≥n de clases due√Īas de los medios de producci√≥n. Los ejecutivos, desde los CEOs para abajo, incluyendo el privilegiado cuerpo de capataces, son la extensi√≥n org√¡nica ejecutora, utilizando el lenguaje, por ejemplo, de Rolando Astarita, de la clase explotadora. Si esta caracterizaci√≥n es cierta, no cabe ninguna duda que el impuesto a los salarios altos grava fundamentalmente al conjunto de los actores sociales que comparten la extracci√≥n de plusval√≠a, y no la producci√≥n de plusval√≠a. A nadie se le escapa que dentro de los asalariados hay tambi√©n procesos de diferenciaci√≥n y clasificaci√≥n en funci√≥n de los privilegios salariales, privilegios que solamente se obtienen o por calificaci√≥n o por cumplir un rol importante en la gesti√≥n de la explotaci√≥n a favor de las clases propietarias.
Otro tema que soslayan los marxistas como Rolando Astarita, es el hecho de que en las sociedades reales, y no las sociedades idealistas que suelen publicitar religiosamente en volantes y prensas "de clase", hay muchas m√¡s clases que las simplificaciones que sostienen la dicotom√≠a asalariados ‚Äď capitalistas. Tales an√¡lisis no advierten que Marx en su espesa obra capital, por razones de construcci√≥n te√≥rica y sin que esa teor√≠a fuera completada, solo hizo referencia a tres clases fundamentales: los proletarios (en rigor fuerza de trabajo), los capitalistas (burgueses) y los terratenientes. Tal simplificaci√≥n tuvo la finalidad de exponer la racionalidad de los capitalistas y no la racionalidad m√¡s amplia y diversa de las sociedades complejas (reales). Por tal motivo solo se aboc√≥ al an√¡lisis del proceso de trabajo y el proceso de producci√≥n del modo de producci√≥n capitalista, como as√≠ tambi√©n la reproducci√≥n simple y ampliada de "cada capitalista" o de cada unidad de capital, objetivado (y subjetivado) en las empresas capitalistas.
Pero sabemos que las sociedades como Argentina son mucho m√¡s que la combinaci√≥n de esas tres clases y resulta un esfuerzo de falsificaci√≥n muy grande de la realidad tratar de incluir al "resto" de la sociedad dentro de ese esquema tri√¡dico de clasificaci√≥n. Entre las clases excluidas hago referencia, adem√¡s de la necesaria ‚Äúreclasificaci√≥n‚ÄĚ de los asalariados del sector privado, a los "asalariados" del sector p√ļblico (administrativos, fuerza de "seguridad", docentes, t√©cnicos, funcionarios, legisladores, etc), a los cuentapropistas, a los campesinos, los cooperativistas, las amas de casa, el personal dom√©stico, los jubilados, los ni√Īos y adolescentes y el resto de la poblaci√≥n no-econ√≥micamente activa.
Si se parte de la complejidad del proceso de clasificaci√≥n, es decir, de la diversidad de clases que surgen a partir de la din√¡mica hist√≥rica y geogr√¡fica de la confrontaci√≥n entre actores desiguales, combinados y contradictorios, las cuestiones inherentes a la g√©nesis, aportaci√≥n y distribuci√≥n de los impuestos, tendr√¡n una complejidad acorde, complejidad que conlleva a revisar muchas cuestiones que la izquierda tradicionalmente sostiene sobre las clases sociales y, consecuentemente, sobre las cuestiones de la teor√≠a del valor trabajo, del valor y de la plusval√≠a. Dado que el impuesto est√¡ asociado al valor y al plusvalor, analizo solo estos y dejo de lado el car√¡cter pol√≠tico de los procesos de construcci√≥n de las clases en el interior de las luchas de clases.
Es necesario deconstruir cr√≠ticamente la noci√≥n de plusval√≠a. La plusval√≠a no es solo lo que va a parar a la acumulaci√≥n de los empresarios (cualquiera sea el tama√Īo) y para su consumo y el de sus familias, sino tambi√©n aquella parte del "plustrabajo" que se utiliza para el desarrollo m√¡s o menos sostenible del conjunto de la sociedad. Buena parte de esa plusval√≠a, cuyo tama√Īo depende de los diferentes reg√≠menes econ√≥mico-pol√≠ticos, vuelve a los sectores que la generan, los trabajadores, sean o no asalariados, a trav√©s de diferentes pol√≠ticas sociales de sostenimiento de las condiciones generales de reproducci√≥n de lo que se llama "fuerza de trabajo", es decir, m√¡s sencillamente, a los trabajadores/asalariados (hay trabajadores que no son asalariados), pero tambi√©n se distribuye entre los sectores que no perciben salarios, ni rentas y tampoco ganancias.
 
La plusvalía tiene muchos rostros o momentos o componentes, entre los cuales, por sus implicancias en las argumentaciones sobre los impuestos y otros ingresos fiscales, se destacan los siguientes:
 
- la que se apropian directamente los empresarios para su utilización productiva e improductiva (acrecentamiento del capital, consumo privado).
- la que se apropia la sociedad a través de las políticas impositivas y arancelarias de los estados y que administran los gobiernos de turno.
 
En la √ļltima pueden diferenciarse:
 
- la que vuelve a los trabajadores (fuerza de trabajo) bajo la forma de ‚Äúsalario social‚ÄĚ y que satisfacen necesidades asociadas al trabajo inmediatamente y necesidades disociadas de la relaci√≥n cotidiana.
- la que se distribuye a la poblaci√≥n no asalariada y ‚Äúexcluida‚ÄĚ de la percepci√≥n de rentas (la poblaci√≥n marginal, excedente, el ej√©rcito industrial de reserva o, en general, el ej√©rcito asalariado de reserva)
- la que se redistribuye bajo la forma de subsidios sin retorno a los sectores empresariales de cualquier rango (Pymes, grandes empresas, cuentapropistas, farmer, etc.).
- la que, en expresi√≥n de los que se oponen al impuesto a los salarios, ‚Äúva a parar al gobierno‚ÄĚ y que, en rigor, se destina al funcionamiento de la gobernanza de las tres escalas jurisdiccionales (nacional, provinciales y municipales) incluyendo las universidades sostenidas por el ministerio de educaci√≥n.
 
En esta √ļltima hay que diferenciar:
 
- la que se destina al pago de los agentes p√ļblicos, incluyendo las fuerzas de ‚Äúseguridad‚ÄĚ y los agentes elegido (autoridades, legisladores
- la que se destina a las obras y servicios p√ļblicos generales, constitutivas en su mayor√≠a el equipamiento e infraestructura urbana, entendida como el conjunto de dispositivos necesarios para garantizar la vida en sociedad (la socializaci√≥n y la socialidad).
 
Cada régimen político o modelo combina y distribuye los rostros, formas o momentos de la totalidad de la plusvalía de diferentes modos. Hay modos que, abreviando, son populares y otros impopulares, que favorecen la acumulación capitalista en general o de algunos sectores en particular. El gobierno de CFK encarna a los gobiernos populares y a los sectores del trabajo en general, mal que le pese a cierta izquierda notoriamente infantil propensa a la pura negatividad sistémica.
Al omitir la consideraci√≥n de los aspectos se√Īalados y al forzar la construcci√≥n metaf√≠sica de la sociedad de clases, tal como la realizan algunos marxistas, trae consecuencias "alienantes" y conducen al desarrollo de pol√≠ticas activas relativamente ciegas y, en cierto modo, irresponsables con los mismos actores que pretenden representar.
 
 Ver m√¡s en www.vdc.geoamerica.org/pub/ap_izquierda_impuestos_valor.pdf


[1] El impuesto se justifica fundamentalmente por cuestiones de principios y tienen poco que ver con cuestiones presupuestarias, a pesar del ‚Äúcosto pol√≠tico‚ÄĚ relativamente alto en algunos √¡mbitos.


From: noticias@centrohumboldt.org
To: humboldt@elistas.net
Date: Sun, 1 Jul 2012 16:51:12 -0300
Subject: NoticiasdelCeHu 334/12 - Argentina: CK, un discurso reaccionario (Rolando Astarita)

NCeHu 334/12

Argentina: CK, un discurso reaccionario
Rolando Astarita
 
 


En el d√≠a de ayer la presidenta Cristina Kirchner atac√≥ duramente el reclamo de eliminar el impuesto a las ganancias a los asalariados. Su argumento central fue que el impuesto a las ganancias afecta a una minor√≠a, el 19% de un total de 9 millones de trabajadores. Agreg√≥ que aquellos que reclaman contra este impuesto adoptan posturas ego√≠stas, t√≠picas de los liberales (Abal Medina acot√≥ que pelear contra este impuesto ‚Äúes oligarqu√≠a, no es peronismo‚ÄĚ). CK tambi√©n dijo que el impuesto deb√≠a mantenerse para defender las cuentas p√ļblicas. No mencion√≥ siquiera las asignaciones familiares, que es otro de los reclamos centrales.  En s√≠ntesis, la idea central que se transmite es que los trabajadores que m√¡s ganan deben ser solidarios con los que menos ganan. CK tambi√©n sostuvo que en Europa est√¡n asombrados porque en Argentina los aumentos salariales son superiores al 20%; y atribuy√≥ la muerte de varios gendarmes en un accidente de tr√¡nsito a la lucha de los trabajadores.
Como no pod√≠a ser de otra manera, el discurso de CK ya ha sido objeto de varias y fundadas cr√≠ticas. En primer lugar, porque est√¡ reconociendo que el 81% de los asalariados recibe menos de 5500 pesos por mes, que es el m√≠nimo (para solteros) que no es afectado por ganancias. Para aquellos que viven en el exterior, digamos que se trata de poco m√¡s de 1220 d√≥lares mensuales (si tomamos en cuenta el tipo de cambio oficial), y el nivel de precios en Argentina es similar al que existe en EEUU.  Este salario es considerado entonces ‚Äúde privilegio‚ÄĚ por los K partidarios y el gobierno. En segundo lugar, se ha se√Īalado que CK pasa por alto que se est√¡ produciendo un ‚Äúajuste‚ÄĚ de salarios, por v√≠a de la inflaci√≥n. Como indica Ismael Berm√ļdez, en Clar√≠n, desde 2007 la inflaci√≥n fue del 147% y el gobierno aument√≥ el m√≠nimo no imponible en apenas el 72%. As√≠, se reban√≥ una parte de los aumentos salariales conseguidos (seg√ļn el c√¡lculo de Berm√ļdez, el aumento salarial real desde 2007 habr√≠a sido de solo el 4,8%). Lo peor es que cada vez son m√¡s los trabajadores afectados por esta medida. Hoy, con un ingreso de 10.000 pesos mensuales, ‚Äúganancias‚ÄĚ se lleva un aguinaldo completo. Pero adem√¡s, es de mala fe hablar solo del aumento nominal de los salarios, y no mencionar la inflaci√≥n. Si un gremio cierra un aumento salarial por el 21%, y la inflaci√≥n es del 25%, habr√¡ experimentado una ca√≠da del salario real del 4%. Esto es elemental, y cualquiera lo sabe. En cuanto a vincular las muertes provocadas por un accidente de tr√¡nsito con las luchas salariales, es simple incoherencia mental de la presidenta. Pero es funcional a su intento de meter miedo en la gente, para que no vaya a la movilizaci√≥n, y degradar las acciones sindicales.
Todo esto se ha dicho ya, aunque no est√¡ de m√¡s repetirlo. Sin embargo, hay otro aspecto que quisiera se√Īalar, que tiene que ver con el contenido ideol√≥gico del mensaje de CK. Se refiere a su pedido de que los trabajadores que reciben mayores ingresos sean ‚Äúsolidarios‚ÄĚ y renuncien a pelear contra la ca√≠da de sus salarios (v√≠a ganancias). Pues bien, se trata de un discurso reaccionario, y por donde se lo mire.
Empecemos diciendo que es un hecho que hist√≥ricamente en el capitalismo hubo diferencias salariales, y por eso el movimiento obrero ha luchado para que los que m√¡s ganan no bajen sus salarios, y de ser posible, los aumenten. Y para que los que menos ganan, aumenten los suyos. Toda la historia de las luchas de clases, en el mundo y en este pa√≠s, estuvo recorrida por este prop√≥sito. Muchos e importantes combates de la clase obrera fueron protagonizados por trabajadores relativamente bien pagados, pero recibieron el apoyo del conjunto del movimiento. Es que todo avance de un sector de la clase obrera frente al capital debe ser le√≠do como un paso que mejora las condiciones para pelear del resto. Para no irnos m√¡s lejos, recordemos que las grandes luchas del SMATA de C√≥rdoba en los fines de los 1960 y los 1970 fueron protagonizadas por trabajadores que recib√≠an uno de los salarios m√¡s altos del pa√≠s. Y esas luchas abrieron senderos por los que pudo luego mejorar la posici√≥n del conjunto de la clase obrera frente al capital. Decir que los mec√¡nicos no deb√≠an luchar para ser solidarios con los trabajadores de menos salarios, es un argumento que solo se puede explicar por el empe√Īo en defender los intereses de la clase dominante. De la misma manera, entre los gremios que m√¡s se movilizaron en 1975, con el Rodrigazo, estaban los mec√¡nicos, y tambi√©n los metal√ļrgicos, que ganaban relativamente bien. De nuevo, alguien podr√≠a haber dicho que estaban defendiendo ‚Äúprivilegios‚ÄĚ. Pero lo cierto es que la movilizaci√≥n por el Rodrigazo fue el intento m√¡s importante de frenar la ofensiva que ya estaba lanzando el capital y el estado contra el trabajo, como respuesta a la crisis que se hab√≠a iniciado a mediados de los 70.
En fin, con el argumento que est√¡ esgrimiendo el gobierno K y sus defensores, habr√≠a que plantear que ning√ļn trabajador con un salario superior al m√≠nimo deber√≠a movilizarse ‚Äúpara ser solidario con sus compa√Īeros de menores salarios‚ÄĚ. Por supuesto, no hay manera de defender este discurso desde posturas ‚Äúprogresistas‚ÄĚ o de ‚Äúizquierda‚ÄĚ. ¬¿A qui√©n se le ocurre plantear que un sector de los trabajadores debe renunciar a una parte de su salario para elevar el de otro sector de la clase trabajadora? La lucha del trabajo debe centrarse en arrancar una mayor parte del valor producido, que hoy el capital se apropia bajo la forma de plusval√≠a. Por otra parte, sostener que debido a la crisis los trabajadores deben resignar posiciones, es llamarlos a someterse a los dictados del capital. La ‚Äúreceta‚ÄĚ t√≠pica del capital, y del estado, frente a las crisis, es desvalorizar la fuerza de trabajo para sostener la valorizaci√≥n del capital. Por eso, la clase obrera hist√≥ricamente opuso resistencia, y defendi√≥ sus posiciones. La pelea por aumento de salarios (es lo que est√¡ implicado en la disputa por ganancias y por las asignaciones familiares), haya o no haya crisis, es una pelea por la redistribuci√≥n del valor agregado. Un valor que ha sido generado por el trabajo asalariado, y del cual la clase capitalista, y los funcionarios del capital, se apropian gratuitamente.
Con esto en vista, los socialistas planteamos que los trabajadores no deben redistribuir ingresos al interior de la misma clase (de los que tienen mayores salarios a los que menos tienen), sino obligar a una redistribuci√≥n del ingreso entre el capital y el trabajo. El planteo de los K-defensores, y del Gobierno, apunta a dividir a la clase obrera, y provocar enfrentamientos en su seno. Los ‚Äúmarxistas‚ÄĚ que ocupan altos cargos, o los ‚Äúizquierdistas‚ÄĚ (PC, ex PC y similares) que se alinean con este discurso, cumplen as√≠ un rol bien definido. Desde este enfoque, no se cuestiona la divisi√≥n del ingreso entre el capital y el trabajo, sino la divisi√≥n en el seno del trabajo (al pasar, ¬¿no se asombran en Europa cuando se muestran los √≠ndices de distribuci√≥n del ingreso en Argentina, y en Am√©rica Latina?).
La posici√≥n de los marxistas entonces es la opuesta. Apoyamos toda lucha que arranque algo del bot√≠n apropiado por los explotadores. Es en este respecto que he planteado la necesidad de incorporar a los reclamos el combate contra el trabajo en negro y precarizado. Aclaremos que deber√≠a abarcar el reclamo de acabar con los contratos basura que se hacen desde el mismo Estado, o grandes empresas, y que formalmente pasan por ‚Äúblanqueados‚ÄĚ. Un trabajador que firma, a√Īo tras a√Īo, un contrato ‚Äúde locaci√≥n de servicios‚ÄĚ, sin recibir aguinaldo ni paga por vacaciones, y que est√¡ obligado a aportar como ‚Äúaut√≥nomo‚ÄĚ (aunque est√© bajo relaci√≥n de dependencia asalariada) est√¡, en los hechos, precarizado. Pero claro, de esto no dijo palabra CK, tan preocupada por ‚Äúego√≠smos‚ÄĚ y ‚Äúdesigualdades‚ÄĚ.
Por todo esto, es necesario unificar, levantando los intereses m√¡s generales del trabajo contra el capital.  Y agregamos que en tanto exista el trabajo asalariado habr√¡ explotaci√≥n. Por eso, no solo cuestionamos el reparto de la torta, sino tambi√©n ponemos el acento en qui√©n hizo la torta. La torta (esto es, el valor agregado que se divide en salarios y beneficios) fue generada por el trabajo, pero una parte es apropiada graciosamente por los due√Īos de los medios de producci√≥n. Decir que es ‚Äúneoliberal‚ÄĚ luchar por el salario es propio del discurso que busca disimular este fundamento √ļltimo sobre el que se levanta la civilizaci√≥n burguesa: la explotaci√≥n del hombre por el hombre.

Rolando Astarita
es profesor de ciencia económica en la Universidad de Buenos Aires.
http://rolandoastarita.wordpress.com/2012/06/27/ck-un-discurso-reaccionario/



--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt 









--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt 




Dominio Gratis y Hosting Ilimitado
Mas Barato de lo Que Imaginas SSL, IP Fija, cPanel y 200 Scripts
+ Cupón de Adwords por $80 USD
www.digitalserver.la
¬¿Quieres ver tu publicidad aqu√≠?





--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt 







--
Esteban

http://puntoddesequilibrio.blogspot.com/






--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a 
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt 






--------------------------------------------------------------------- 
Tu direcciÔ¿Ĺn de suscripciÔ¿Ĺn a este boletÔ¿Ĺn es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envÔ¿Ĺa un mensaje a 
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt