Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14021 al 14040 
AsuntoAutor
313/12 - VIAJANDO: Noticias
314/12 - Pasajeros Noticias
315/12 - Participa Noticias
316/12 - MOVILIDAD Noticias
317/12 - Expansión Noticias
Re: NoticiasdelCeH Norma Pe
Re: NoticiasdelCeH Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geůg. Ho
Aportes para el pr Gerardo
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
325/12 - LIBRO DE Noticias
324/12 - VULNERABI Noticias
323/12 - Pasajeros Noticias
320/12 - Trayector Noticias
319/12 - Pasajeros Noticias
322/12 - VIAJANDO: Noticias
321/12 - EXCLUS√O Noticias
318/12 - Argentina Noticias
RE: Notici asdelCe Carlos A
326/12 - PROCESOS Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14323     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: NoticiasdelCeHu 313/12 - VIAJANDO: Paris en primavera
Fecha:Lunes, 25 de Junio, 2012  12:37:46 (-0600)
Autor:Geůg. Homer DŠvila <hdavila @..........com>
En respuesta a:Mensaje 14314 (escrito por Noticias del CeHu)

Siempre leo con atenci√≥n los relatos o descripciones geogr√¡ficas de los viajes de Ana Mar√≠a, son muy enriquecedores.

Esos relatos tambi√©n muestran una geograf√≠a que pocos saben hacer con maestr√≠a, ac√¡ en Costa Rica le llamamos Cr√≥nica.¬†
En el caso costarricense hemos tenido dos grandes cronistas, Ricardo Fern√¡ndez Guardia qui√©n detallo much√≠simo sobre la historia de una Costa Rica que ya no existe; y Miguel Salguero, otro padre de la Cr√≥nica, un verdadero maestro en el relato de sucesos, viajes, historia y geograf√≠a.

Raz√≥n por la cual, me parece que las descripciones geogr√¡ficas de Ana Mar√≠a son valiosas en el tanto que se retrata una parte de la realidad de una regi√≥n, lugar o pa√≠s.

Saludos desde San José.

Atte:

Ge√≥g. Homer D√¡vila Guti√©rrez
Ge√≥grafo. M√¡ster en geolog√≠a.
Consultor ambiental-
Geo Group Resources & Projects S.A.
 Ced. Jurd.# 3-101-554779
Telf: (506) 8871-6236
San José, Costa Rica.


  
Geograf√≠a de Costa Rica fue fundada en 2010, en San Jos√© Costa Rica, como una instituci√≥n para la divulgaci√≥n del conocimiento geogr√¡fico y para el crecimiento de las investigaciones en geograf√≠a.
Copyright ¬© 2010. Geograf√≠a de Costa Rica.: Espacio y Sociedad Todos los derechos reservados. Geograf√≠a de Costa Rica es una marca registrada de Geo Group Resources & Projetc S.A. ¬ģ Marcas registradas. Geograf√≠a de Costa Rica declina toda responsabilidad sobre materiales no solicitados.
Geo Group Resources & Projects S.A.
Ced jurd. # 3-101-554779
San José, Costa Rica. C.A.
Telf: (506) 8871-6236



POL√ćTICAS-ANTISPAM

SE LLAMA SPAM, CORREO BASURA O SMS BASURA A LOS MENSAJES NO SOLICITADOS E INVASIVOS, USTED HA RECIBIDO ESTE MENSAJE O CORREO POR QUE USTED O ALGUIEN CERCANO A USTED O HASTA TERCEROS LO SOLICITARON. QUEREMOS BRINDAR UN SERVICIO DE PUBLICIDAD SANA SIN OFENDERLO A USTED O A SU FAMILIA CON EL CONTENIDO BRINDADO, NOS COMPREMETEMOS A EVITAR EL ENVIO DE CONTENIDO INVASIVO O IMPROPIO EN ESTOS CORREOS PUES CONTAMOS CON PRACTICAS DE MERCADEO ETICAS Y RESPONSABLES. ESE DERECHO A SER EXCLUIDO DE LAS LISTAS USTED LO PUEDE EJERCER DE INMEDIATO Y ES AUTOMATICO,
El spam tanto de correo como de contenido web nos perjudica a todos, ya que hace de Internet un entorno mucho menos eficaz de informacion.


Para borrarte de esta lista por favor haganoslo saber enviandonos un correo a: geogroupsa@geogroupcr.com



El 25 de junio de 2012 12:01, Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org> escribió:
Estimada Norma y dem√¡s Miembros de la Red:
 
Los relatos de viajes siempre han sido de mi inter√©s, as√≠ como cuentos, poes√≠as, canciones, chistes¬†y tantos otros elementos que he incorporado muchas veces a mis clases de Geograf√≠a. Por eso, y por pedido de varios colegas, hace un tiempo que me he puesto a escribir los propios. Pero solo env√≠o a la red algunos de ellos, los que me parecen de mayor inter√©s geogr√¡fico, sin por eso pretender considerarlos como trabajos acad√©micos ni nada que se le parezca, por lo cual ni los firmo con mi t√≠tulo profesional ni aparecen en mi curriculum. ¬¡Lo m√¡s importante que hice en mi vida est√¡ fuera de mi CV!
Por lo tanto, quienes est√©n interesados en m√¡s relatos pueden ingresar a mi blog www.viajandode.com, hacer comentarios y ampliar o corregir lo que all√≠ est√¡ escrito.
 
Por otra parte, tambi√©n me interesar√≠a recibir escritos de todos ustedes, para incorporarlos a mis recursos did√¡cticos, para enviarlos por la red si me dan permiso para ello, o simplemente para disfrutarlos mientras descanso.
 
Mi correo particular es: amliberali@hotmail.com
 
Un cordial saludo y muchas gracias por los comentarios, muchos de los cuales han llegado a mi casilla privada.
 
Ana María
 
 

 
----- Original Message -----
Sent: Monday, June 25, 2012 10:25 AM
Subject: Re: NoticiasdelCeHu 313/12 - VIAJANDO: Paris en primavera

Ana María me encanta que ahora escribas cuentos....soy profesora de geografía jubilada y estoy haciendo lo mismo.Si me envias tu correo te envío algunos de mis cuentos.Gracias

De: Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org>
Para: humboldt@eListas.net
Enviado: Domingo, 24 de junio, 2012 11:57 P.M.
Asunto: NoticiasdelCeHu 313/12 - VIAJANDO: Paris en primavera
NCeHu 313/12
 
 
Paris en primavera
 
Desde el aeropuerto Charles De Gaulle me dirigí a la Gare du Nord (Estación del Norte). Ya era de noche y preferí hospedarme en un hotel cercano. Eso me permitiría tener facilidad de movimientos, ya que desde allí tendría acceso a todo tipo de locomoción. Es decir que primó la posición al sitio. El barrio no era muy agradable, tenía el estilo del de  Constitución en Buenos Aires…
Estaba cansada y sent√≠a hambre‚Ķ No eran todav√≠a las once de la noche, pero todo estaba cerrado. Y a pesar de la desolaci√≥n del lugar volv√≠ a caminar hacia la estaci√≥n. Encontr√© un bar de copas. Todos estaban sobre una barra tomando diferentes bebidas alcoh√≥licas. De todos modos entr√© y ped√≠ un s√¡ndwich de jam√≥n y queso con una gaseosa. Me miraron raro pero cumplieron con mi pedido. ¬¡Era el desubique! Y el colmo de un ge√≥grafo es desubicarse. Pero mi est√≥mago pudo m√¡s.
Regresé al hotel. Ya era la medianoche, y por la ventana vi cómo cerraban el prostíbulo de enfrente. Se iban todas las trabajadoras y el jefe. Llavearon todo, se despidieron y todo terminaba a esa hora.
Encend√≠ el televisor y estaban haci√©ndole una nota a la cantante inglesa Jane Birkin, quien junto con Serge Gainsbourg, en 1969 fuera la int√©rprete del famoso tema Je t‚Äôaime, moi non plus, que fuera traducido como ‚ÄúYo te amo, yo tampoco‚ÄĚ, y prohibido por el Papa por tratarse de la grabaci√≥n de un acto sexual. Justamente eso le gener√≥ m√¡s ventas en todo el mundo, y mis amigos y yo no hab√≠amos sido la excepci√≥n. Ahora se encontraba muy desmejorada y haciendo un recordatorio de su vida, coment√≥ la verg√ľenza que le hab√≠a dado grabar ese tema, pero su esposo la hab√≠a presionado para que lo hiciera. Vi otros programas de car√¡cter pol√≠tico y me dorm√≠.
A la ma√Īana bien temprano pas√© al desayunador. Me sirvieron un caf√© con leche con croissants (un poco m√¡s grandes que las medialunas argentinas), pero la gran diferencia era que estaban secas. Entonces me quej√©. Y la respuesta fue que si las quer√≠a frescas, deb√≠a consumirlas por la tarde; porque el pastelero no se iba a levantar a la madrugada para que yo las comiera esponjosas. Que el sindicato no lo permit√≠a. Ergo, las moj√© en el caf√© con leche y las com√≠ sin chistar. Y mientras tanto me puse a leer el diario en el cual una de las noticias de primera plana era el comienzo de una huelga del Sindicato de Trabajadoras del Amor, debido a la muerte de algunas merectrices en los √ļltimos d√≠as.
Tom√© el metro y fui hasta la iglesia de Notre Dame y luego camin√© por la ribera del Sena donde compr√© algunos pa√Īos de pinturas con motivos parisinos. Y desde all√≠ a¬† la Societ√© de Geographie a conversar con el Prof. Jean Basti√©, quien continuaba siendo su presidente, y despu√©s, a recorrer el Boulevard Saint-Germain.
Luego de un refinado almuerzo regres√© el sector hist√≥rico, el que ya hab√≠a conocido unos a√Īos atr√¡s. Ahora pod√≠a disfrutar un poco m√¡s de los paseos, en especial de los Champs- √Člys√©es y de los principales monumentos, no solo porque la temperatura era sumamente agradable sino porque la ciudad estaba florecida y no la invad√≠an turistas de todo el mundo como me hab√≠a pasado durante¬†el mes de julio. Pero sobre la torre Eiffel volv√≠ a tener la misma impresi√≥n que la primera vez, que es un mont√≥n de hierro sin gracia alguna, pero tal cual el Obelisco de Buenos Aires, se ha convertido en el √≠cono de la ciudad a nivel mundial.
Continu√© caminando y visitando lugares famosos y cuando me sent√≠ cansada entr√© a un bar enfrente del Arco del Triunfo con el fin de tomar un refrigerio. Y cuando estaba terminando mi merienda, de pronto veo frente a m√≠, una laucha‚Ķ Primero qued√© paralizada, pero como el roedor no se mov√≠a, recurr√≠ r√¡pidamente a mi diccionario para saber c√≥mo se lo llamaba en franc√©s, y le grit√© al mozo: ‚Äú-¬¡Un souris! ¬¡Un souris!‚ÄĚ
El mozo vino tranquilamente y no s√© si para que me calmara, o para que no se generara p√¡nico en el resto de los comensales, me contest√≥ sonriente: -‚ÄúC‚Äôest notre mascotte.‚ÄĚ Fuera o no cierto lo de la mascota, el asunto es que r√¡pidamente pagu√© y abandon√© el lugar.
Desde all√≠ fui al cine. Daban la pel√≠cula ‚ÄúTrafic‚ÄĚ, que trataba de la problem√¡tica de la droga en la frontera entre M√©xico y los Estados Unidos. Estaba doblada al franc√©s, y debido a que a la empleada de la boleter√≠a le hab√≠a hecho repetir varias veces lo que me dec√≠a, de muy mala manera, me dijo que no la viera porque no la iba a entender. Le dije que no ten√≠a problemas de comprensi√≥n, salvo que no pronunciaran correctamente, que era su caso. Me vendi√≥ la entrada de mala gana, y ante mi pregunta, me confirm√≥ que era portuguesa.
Al día siguiente estaba lloviendo, pero me compré un paraguas y salí a caminar igual. La lluvia era muy finita lo que todo tenía un encanto especial…
Deambul√© por una zona de casas de moda, y de pronto vi en una vidriera varios modelos de pilotos que me gustaron. Me acerqu√© y descubr√≠ que pese a que eran similares, los precios variaban bastante entre unos y otros. Entonces entr√© a la boutique y ped√≠ tocarlos para determinar la calidad, comprobando que todos eran absolutamente impermeables. Entonces le pregunt√© a la vendedora a qu√© se deb√≠a la diferencia de precio, y ella me dijo que los m√¡s caros inclu√≠an el mismo modelo hecho a medida para mi perro.
-‚Äú¬¿Pour mon chien?‚ÄĚ ‚Äďle pregunt√© asombrada.
-‚ÄúOui, Madame, pour votre chien‚ÄĚ, contest√≥ ella.
Yo le dije que no ten√≠a perro, entonces ella me dijo que pod√≠an hacerlo para mi gato. Y cuando le aclar√© que tampoco ten√≠a gato, insisti√≥ en que le diera las medidas de mi mascota, cualquiera que fuera‚Ķ Y no pudo creer que no tuviera ninguna. Compr√© entonces el m√¡s econ√≥mico y cuando sal√≠ a la calle observ√© que mucha gente llevaba perros de diferentes razas y tama√Īos, con los conjuntos id√©nticos a los de sus amos. ¬¿Vida de perros?
Entr√© a un bar y ped√≠ en el mostrador: -‚ÄúUn caf√© au lait avec croissants‚ÄĚ. La chica me dijo que no me entend√≠a. Lo repet√≠ y tampoco‚Ķ Lo volv√≠ a decir cuidando m√¡s la pronunciaci√≥n y se√Īalando la figura que estaba en un inmenso cartel. ¬¡Tampoco‚Ķ! Entonces, como me di cuenta de que era mala onda, fui a la caja y expliqu√© lo que pasaba. El cajero me dijo que la disculpara porque era espa√Īola. Y cuando √©l estaba por ordenar mi pedido, volv√≠ hacia ella y en perfecto espa√Īol le grit√©: ‚Äú¬¡Quiero un caf√© con leche con croissants, est√ļpida!‚ÄĚ Se puso colorada y sin decir palabra r√¡pidamente trajo todo. Me dio mucha bronca, porque contrariamente a lo que suele decirse, no hab√≠a tenido ning√ļn inconveniente con los franceses, muy por el contrario, intentaban entenderme si pronunciaba mal. Y en muchos casos, aceptaban que lo dijera en ingl√©s. Pero los √ļnicos problemas los hab√≠a tenido con dos inmigrantes agrandadas, tal cual ocurre con cierta gente del Interior cuando va a vivir a Buenos Aires, y se vuelve realmente insoportable con sus comprovincianos.
Por la tarde hice algo que es habitual en m√≠ cuando quiero recorrer a fondo ciudades que no conozco, y es tomar √≥mnibus urbanos hasta el fin de su recorrido. As√≠ hice con varias l√≠neas pudiendo ver varios barrios y suburbios que no figuraban en ning√ļn folleto tur√≠stico, adem√¡s de observar comportamientos y conversar con la gente de la calle. Y en una de esas idas y venidas le pude tomar una fotograf√≠a al Moulin Rouge, el afamado cabaret parisino.
Cuando oscureci√≥, el √≥mnibus comenz√≥ a perder los ¬†pasajeros que ven√≠an de la zona c√©ntrica, subiendo solo prostitutas, travestis y j√≥venes drogados muy agresivos. Pronto ingres√≥ a un gran parque de m√¡s de ochocientas hect√¡reas que no contaba con iluminaci√≥n alguna. ¬¡Justo en la Ciudad Luz! ¬¡Una boca de lobo! Se trataba del Bois de Boulogne (Bosque de Bolonia), algo semejante a los Bosques de Palermo en Buenos Aires, con diferentes atracciones y reserva de animales. Cuando llegamos a la terminal de la l√≠nea le pregunt√© al conductor si pod√≠a regresar en el mismo coche porque me daba temor bajarme. Me dijo que no habr√≠a problema, pero ¬¡c√≥mo se me ocurr√≠a pasear por esa zona a las nueve de la noche!
Ya en el hotel vi un programa de preguntas y respuestas, y con satisfacción advertí que había un nivel de instrucción muy parejo, no solo entre hombres y mujeres, sino también entre mujeres profesionales y amas de casa. También había visto que en el metro y en los ómnibus muchas mujeres iban leyendo diarios o libros al mismo nivel que los hombres, cuyo nivel de lectura se notaba muy por encima de otros países.
A la ma√Īana siguiente fui hasta la Gare De Lyon, una de las seis estaciones de Paris, desde donde sal√≠an los trenes hacia Marsella, ciudad que pretend√≠a conocer. Pero al llegar all√≠ me encontr√© con la novedad de¬†que el personal del ramal sur estaba en huelga debido al despido de algunos operarios. La estaci√≥n era un caos, porque est√¡bamos en Semana Santa, que para muchas actividades en Francia se toma la semana entera y para otras, hasta quince d√≠as. Hab√≠a familias con ni√Īos, mascotas y mucho equipaje, pero solo se quejaban los turistas, en especial los espa√Īoles. La mayor√≠a de los franceses se interiorizaba sobre los motivos de la ‚Äúgreve‚ÄĚ, y considerando que era justo, sacaban pasajes para otros destinos.
Y cuando yo ya hab√≠a decidido quedarme en Paris unos d√≠as m√¡s, fui a un cyber a revisar mi correo y me encontr√© con la invitaci√≥n de mi amiga Alejandra Bonazzi, para que fuera a pasar la Semana Santa a su casa en Suiza. As√≠ que inmediatamente acept√© y tom√© el tren rumbo a Neuch√Ętel.
 
 
Ana María Liberali
 
 


--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a 
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt 


--------------------------------------------------------------------- 
Tu direcciÔ¿Ĺn de suscripciÔ¿Ĺn a este boletÔ¿Ĺn es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envÔ¿Ĺa un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt



--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt