Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 14021 al 14040 
AsuntoAutor
313/12 - VIAJANDO: Noticias
314/12 - Pasajeros Noticias
315/12 - Participa Noticias
316/12 - MOVILIDAD Noticias
317/12 - Expansión Noticias
Re: NoticiasdelCeH Norma Pe
Re: NoticiasdelCeH Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
Aportes para el pr Gerardo
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
325/12 - LIBRO DE Noticias
324/12 - VULNERABI Noticias
323/12 - Pasajeros Noticias
320/12 - Trayector Noticias
319/12 - Pasajeros Noticias
322/12 - VIAJANDO: Noticias
321/12 - EXCLUSÃO Noticias
318/12 - Argentina Noticias
RE: Notici asdelCe Carlos A
326/12 - PROCESOS Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14288     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 302/12 - VIAJANDO: Comida de alto vuelo...
Fecha:Miercoles, 20 de Junio, 2012  10:30:40 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 302/12
 
 

 Comida de alto vuelo...

 

En abril de 2001, por invitación de Joël Le Bail,  viajé a Francia como parte de las actividades de intercambio entre la Universidad de la Bretagne Occidentale y la Nacional de Mar del Plata, donde yo me desempeñaba.

Me enviaron el pasaje para un vuelo de Air France que me llevaría hasta Paris, y desde allí tomaría el tren hasta la ciudad de Brest, puerto atlántico, donde debía realizar mis actividades académicas.

Partimos de Ezeiza a las seis de la mañana y en poco tiempo comenzó la turbulencia mientras sobrevolábamos el cielo brasileño por lo que no sirvieron absolutamente nada. Pero al llegar a océano abierto las condiciones meteorológicas mejoraron y comenzaron los preparativos para el almuerzo.

Había dos menúes, uno francés en base a pato a la naranja, y el otro griego, musaca, que consistía en una especie de lasaña pero hecha con berenjenas en lugar de pasta. Y si bien me agradaban ambos platos, elegí el pato que me pareció delicioso.

 Pero ese no era el parecer general. La mayoría de los pasajeros, que eran argentinos y españoles, rechazaron todo, y tras quejarse por lo absurdo de servir un plato griego, pidieron algo alternativo. Mi compañero de asiento, que era español, reclamó: “¡Yo quiero pollo…, no quiero hacer turismo gastronómico. El pollo es universal!”-dijo en voz alta. Entonces repartieron sándwiches a todos los quejosos y la siesta calmó los ánimos.

Al llegar la tarde, solo ofrecieron infusiones o bebidas frescas, ya que el acompañamiento previsto había sido el reemplazante de los almuerzos. Pero todos sentían hambre y volvieron a quejarse. Las azafatas, desesperadas, ofrecieron los pocos sándwiches que les quedaban a quienes les gritaban más fuerte, pero en poco tiempo ya no tenían más nada para repartir, y comenzó el caos…

Los españoles se desplazaban de un lado al otro del avión, gritando: –“¡¿Cómo puede ser que Air France se quede sin comida?!” Las madres argentinas optaron por hacer tango: “¡Mis niños necesitan alimentarse!”, reclamaban angustiadas…

Hasta que el comandante, para intentar evitar mayores desbordes, tomó la peor de las decisiones. Puso el cartel de “AJUSTARSE LOS CINTURONES” y anunció turbulencia. Todos volvieron a sus asientos con bronca, pero se calmaron un rato, hasta que pasaron más de cuarenta minutos y el avión ni se movía. Nunca pudo ser más placentero el viaje… Entonces, cuando todos nos dimos cuenta de que lo de la turbulencia no era cierto, comenzó la verdadera turbulencia adentro del avión. ¡No quieran pensar lo que pueden ser argentinos y españoles juntos protestando, con la soberbia subida a su máxima expresión! Se potenciaban unos a otros y hasta ingresaron a la cabina e insultaron a los pilotos, diciéndoles, entre otras cosas, que con eso no se debía jugar… ¡Tuvieron que amenazarlos con ser detenidos al llegar!

Y en esas condiciones aterrizamos felizmente, ya de noche, en el aeropuerto Charles De Gaulle.

 

 

Ana María Liberali