Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13981 al 14000 
AsuntoAutor
284/12 - POLÍTICAS Noticias
285/12 - DIFUSÃO T Noticias
286/12 - Pasajeros Noticias
287/12 - ¿Amansado Noticias
288/12 - PRÓRROGA Noticias
289/12 - Até dia 3 Noticias
290/12 - Pasajeros Noticias
291/12 - VIAJANDO: Noticias
292/12 - Pasajeros Noticias
294/12 - ABORDAGEN Noticias
293/12 - XX Congre Noticias
295/12 - QUESTÕES Noticias
296/12 - VIAJANDO: Noticias
297/12 - Pasajeros Noticias
298/12 - VIII JORN Noticias
299/12 - O USO DA Noticias
El mito del desier Gerardo
300/12 - Os comple Noticias
301/12 - Pasajeros Noticias
RE: Notici asdelCe Vicente
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14284     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu El mito del desierto patagónico
Fecha:Martes, 19 de Junio, 2012  21:03:09 (-0300)
Autor:Gerardo Mario de Jong <gerardodejong @.....com>

01 - El mito del desierto patagónico
por Gerardo Mario de Jong
 

Existen muchos mitos en torno a la Patagonia, entre ellos, aquel que considera a esta región como un desierto[1]. Muchos Argentinos, que miran el país desde la región metropolitana, sienten cierta aprensión ante una región que aún con excedentes generosos en materia de disponibilidad de agua y sustento para las familias, no goza de la ubicuidad de recursos de este tipo que contiene la región pampeana: en seis de las siete regiones que componen el territorio nacional argentino, los recursos son inmensos pero no ubicuos. Los espacios intermedios, de menor densidad de población, lucen vacíos para la mirada del habitante urbano de la gran Buenos Aires. A ello ha contribuido una importante bibliografía que habla de los grandes espacios vacíos que la caracterizaron en el pasado y que, ahora, requiere del visitante un cierto esfuerzo para reconocer en los rasgos del presente. Por ejemplo, a aquellos que se dejaron influir por esa imagen, les costara reconocer la Patagonia en sus alrededor de 100.000ha de cultivos frutícolas intensivos del valle del río Negro y de los valles inferiores de los ríos Limay y Neuquén, todo ello en la provincias norpatagónicas de Río Negro y Neuquén, región a la que se ha dado en llamar “Comahue”.[2] Mucho más le costará verificar que el área urbana, cabecera de la misma, es una conurbación de aproximadamente 500.000 habitantes (cifra que puede variar un poco, según el criterio de corte territorial que se adopte) desarrollada en torno a la ciudad de Neuquén. Es, asimismo, difícil encontrar el vacío patagónico en la enorme cantidad de establecimientos de producción ganadera (ovinos, vacunos, caprinos) o en las áreas que ofertan maravillosos atractivos turísticos, o en los fantásticos recursos energéticos de sus yacimientos petroleros y, muchos más que deberían ser estudiados, diagnosticados y planificados (esa gran carencia del presente político).

 

Provincia

Población (2010)

Superficie (km2)

Densidad hab./km2

Chubut

509.108

224.686

2,27

Neuquén

551.266

94.078

5,86

Río Negro

638.645

203.013

3,15

Santa cruz

273.964

243.943

1,12

Tierra del Fuego

127.205

21.478

5,92

Región Patagonia

2.100.188

787198

2,67

Fuente: INDEC, cifras provisionales.

 

Por otra parte, la región tiene una densidad de 2,7 h/km2, con un total de 2.100.188 habitantes en 2010. Obviamente, no se trata de una alta densidad de población, pero decididamente no puede ser catalogada como un desierto. Más aún, regiones de Australia, otras de Siberia y ciertas regiones del centro de Asia, tienen una densidad menor. Para el mentado observador de ojos aprehensivos, se sugiere visitar los valles patagónicos a los efectos de percibir una realidad que no varía con el Noroeste, Cuyo, Centro y Noreste de la República Argentina. Más aún, la hermana pobre en cuanto a su población, la provincia de Tierra del Fuego, es la más densamente poblada de esta rica región. En el otro extremo, la provincia más grande, la segunda en tamaño del país, tiene la más baja densidad. Este fenómeno no es un problema de atractivos en materia de recursos para ser puestos en valor, sino que por lo contrario, responde a varias causas, dos de ellas geográficamente estructurales: el mal uso del recurso tierras que llevó a la desertificación de vastas superficies y el genocidio de la población tehuelche a manos de los primeros terratenientes del sur de la provincia.

 



[1]En enero de 2004, la revista National Geographic, medio pseudo-científico de divulgación, famoso por sus inexactitudes, sospechado también de recibir financiamiento del Departamento de Estado de los EEUU, trata de instalar la imagen del desierto patagónico en el imaginario mundial. Publica un artículo sobre la Patagonia, con bonitas fotografías, donde desliza que la región patagónica ‘Nunca ha sido un país ni un Estado, sino más bien una región libremente definida (como si no fuese libre cuando pertenece a Estados que, además, son NACIONES!) y que comparten dos países, Chile y la Argentina…’.

[2] Voz indígena sin traducción exacta, a la que se le ha intentado dar el significado de “divisadero”.