Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13981 al 14000 
AsuntoAutor
284/12 - POLÍTICAS Noticias
285/12 - DIFUSÃO T Noticias
286/12 - Pasajeros Noticias
287/12 - ¿Amansado Noticias
288/12 - PRÓRROGA Noticias
289/12 - Até dia 3 Noticias
290/12 - Pasajeros Noticias
291/12 - VIAJANDO: Noticias
292/12 - Pasajeros Noticias
294/12 - ABORDAGEN Noticias
293/12 - XX Congre Noticias
295/12 - QUESTÕES Noticias
296/12 - VIAJANDO: Noticias
297/12 - Pasajeros Noticias
298/12 - VIII JORN Noticias
299/12 - O USO DA Noticias
El mito del desier Gerardo
300/12 - Os comple Noticias
301/12 - Pasajeros Noticias
RE: Notici asdelCe Vicente
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14281     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 297/12 - Pasajeros de Proa: Asociación Portuguesa de B eneficencia y Socorros Mutuos de Comodoro Rivadavia
Fecha:Martes, 19 de Junio, 2012  11:00:54 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 297/12
 
 

Asociación Portuguesa de Beneficencia y Socorros Mutuos de Comodoro Rivadavia

 

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS:

 

Las primeras presencias.

 

La comunidad portuguesa de Comodoro Rivadavia, tiene el orgullo de ser la continuidad de una presencia multisecular en la Patagonia: Sus antecesores ilustres, fueron Dom Fernando de Magalhaes, el primer europeo que recorrió estas costas allá por 1521, y que las bautizara  Patagonia, en la aventura quizás más audaz que la humanidad haya encarado y poco después, en 1535, otro portugués, al servicio del Rey de España, Dom Simón Sotomaior llegó hasta la Bahí­a Gil, en el Golfo San Jorge, y fundó la provincia de Nueva León.        

Transcurrieron varias centurias hasta que -por la misma ruta abierta- otros portugueses volvieron para  redescubrir estas comarcas y asentarse en ellas, en la búsqueda de un porvenir que se les negaba en su patria. Dom Sebastián Peral fue el primer portugués que en 1901 inició la corriente inmigratoria hacia Comodoro Rivadavia. Uno a uno, fueron llegando los primeros herederos de aquellos osados navegantes.

Ya en los comienzos del pequeño poblado, los lusitanos formaron una incipiente comunidad dispuesta a contribuir -con su trabajo- a forjar la pujante ciudad futura.



Los primeros pasos.


Los portugueses, en su mayorí­a provenientes de la región del Algarve, llena de sol deslumbrante, playas relucientes, cielos limpios y campos de almendros y olivares, continuó su lento fluir hacia estos parajes  desolados. Se adaptaron a estas tierras secas  y ventosas, a los rigores de su clima, pero añorando su tierra lejana y querida.

Ese sentimiento los unía, y pronto se decidieron a dar vida a la institución que reunirí­a a todos los paisanos: La Asociación Portuguesa de Beneficencia y Socorros Mutuos de Comodoro Rivadavia.
Fue fundada el 7 de octubre de 1923, por una Asamblea, presidida por don José Guerreiro. Además de su objetivo mutualista, pretendí­a contener social y culturalmente a los numerosos inmigrantes lusitanos y trascender a toda la comunidad comodorense. Al tiempo que daban cobertura a sus asociados, colaboraron con las instituciones de bien público: Casa del Niño, Hospital Municipal, clubes locales que se iban creando para cubrir los requerimientos de la población.



Los primeros ladrillos.


Los portugueses contribuyeron al crecimiento de la ciudad que les dio cobijo. Cultivaron la tierra. Levantaron casas, edificios, iglesias.  Ningún oficio les fue extraño: hubo herreros, albañiles, carreros, pescadores, labriegos, almaceneros, tenderos, peluqueros, zapateros, mecánicos, electricistas, pintores, panaderos, petroleros. Fueron emprendedores, constantes, sufridos, industriosos, colaboradores, solidarios.

Un ejemplo es su primera sede: Adquirieron un terreno, en febrero de 1927, y a los pocos meses ya habí­an construido e inauguraban el salón que serí­a la sede por mucho tiempo, en calle Belgrano 756. 

image

Esta sede se amplió,  y ha sido el orgullo de los asociados, en cuyas instalaciones se reuní­an y planificaban las hermosas fiestas patrias, del 5 de octubre, dí­a de la República Portuguesa.
El espí­ritu laborioso del portugués se complementa con su fervor patriótico y su alegría de vivir. Esto aflora en especial cuando recuerda a su querido Portugal. La nostalgia de la saudade lo impulsa a revivir las tradiciones. Son inolvidables las fiestas de Gala que preparaban para conmemorar el 5 de octubre.
La gran afluencia de público los impulsó a dar un trascendental paso: Adquirir un salón de fiestas. La Asamblea del 6 de setiembre de 1942, aprobó un unánimemente la moción de su entusiasta Comisión Directiva y adquirieron el edificio del Cine Rex, ubicado en la calle San Martín 755. Otro gran logro, fruto de la unión y la cooperación. La compra se pudo hacer, gracias a un empréstito  interno: un bono, que fue adquirido por cada socio, y que la Entidad rescató más tarde. Todos colaboraron para que la Institución se materializara en lo que se convirtió en un sí­mbolo de la ciudad: el tradicional y popular Salón Luso de la calle San Martí­n.

image




Los primeros frutos

El Salón Luso, durante seis décadas, fue escenario de fiestas de gala, de bailes populares, de actos culturales, de recitales famosos, de los célebres e inolvidables bailes de carnaval, de romerí­as, de conciertos, de actos y ceremonias públicas, de noches de teatro, de veladas cinematográficas, de bailes estudiantiles, de encuentros de tango, de conferencias, en fin, de todo hecho cultural que aconteciera en la ciudad. Por sus escenarios pasaron artistas consagrados y aficionados vocacionales, que deleitaron con su arte a la concurrencia siempre numerosa y agradecida, no solo de la comunidad lusitana, sino de todos aquellos que se contagiaban del espí­ritu alegre y emprendedor de los portugueses.

Un símbolo  de ese espí­ritu continúan siendo los grupos de baile folclórico portugués. Surgieron con los primeros festejos patrios y continuaron formándose permanentemente pasando de padres a hijos y nietos, su arte tradicional. Hoy son sus nietos  y bisnietos los que con tesón, amor, y dedicación, ensayan cada paso, cada movimiento, cada mudanza, cada giro de las danzas folclóricas portuguesas, tan alegres y coloridas, tan evocativas. Dirigidos siempre por generosos voluntarios, cuya única paga son los aplausos, han llegado a una perfección tal, que han merecido el elogio de entendidos tanto en sus actuaciones locales como en otras ciudades y en Portugal, donde tuvieron el privilegio de actuar. Son el mejor legado de la Asociación.



El legado.


Trabajar, construir y contribuir al progreso de la ciudad, y brindarse a la comunidad, fue siempre el objetivo que orientó el accionar de la Asociación Portuguesa. En sus más de ocho décadas de presencia en la ciudad, fueron muchas las jornadas de intensa y desinteresada acción solidaria de sus asociados. El fruto de ese esfuerzo, no siempre es tangible, pero muchas obras materiales, tales como las siguientes:

·    El Salón Luso, en San Martín 755, con sus locales para el dictado de cursos del idioma portugués, artes y artesaní­as, y el funcionamiento de consultorios.

image

 

·    En Belgrano 756, la moderna y hermosa sede, con el jardí­n portugués, el azulejado, el quincho y Salón de fiestas Amalia Rodrigues, la renovada biblioteca Guerra Junqueiro y salón cultural en el primer piso.

image

 

·    En Avda. Portugal el monumento al inmigrante portugués, que luce las tradiciones políticas y heroicas lusitanas, fruto de la inspiración del artista inmigrante portugués José Manuel Calico,

image

 

Presente y proyección.

                                                                                                               
“Obras son amores” expresan los integrantes de la Asociación Portuguesa en la obra que se inauguró oficialmente en octubre del año 2003. Nuevas instalaciones dedicadas a la Secretarí­a, Biblioteca, Consulado y Salón Cultural.

Sugestivamente, después de 60 años se volvía a la sede primitiva con la necesidad de brindar más comodidad y confort a los asociados, especialmente a los más jóvenes.

Es el fruto del trabajo permanente, silencioso y mancomunado de los asociados, que sienten la necesidad de contribuir al progreso de la comunidad.

Que se identifican orgullosamente con este Comodoro generoso pero que  jamás olvidan su noble estirpe lusitana.



Sí­ntesis cronológica.


El 7 de octubre de 1923 fue constituida por los primeros inmigrantes que llegaron -a partir de 1902- a estas lejanas tierras desérticas de la Patagonia Argentina, recién pobladas (1901), a 2.000 kilómetros de Buenos Aires.

Los objetivos eran dar ayuda a los compatriotas: asistencia médica y medicinas; y festejar las fechas históricas portuguesas (10 de junio, 5 de octubre).


Para cumplir esos objetivos fueron dando los siguientes pasos:

1. En 1923 formalizaron la Institución: Asociación Portuguesa de Beneficencia y Socorros Mutuos.

2. En 1927 construyeron la primera sede social propia, en Belgrano 756.

3. En 1934 inauguraron la Biblioteca “Guerra Junqueiro”.

4. Entre 1930 y 1963, contrataron servicios médicos y centros médicos, y tenían convenios para derivar enfermos graves a Buenos Aires.

5. Entre 1930 e 1963, tenían servicios funerarios para atender a los asociados.

6. En 1946 se compró el Salón de Fiestas, que serí­a el célebre SALÓN LUSO, en San Martín 757, y que marcó rumbos en las fiestas de carnaval en la historia de Comodoro Rivadavia, constituyéndose en el Salón de la ciudad por muchos años.

7. En 1953 se hizo la remodelación de las instalaciones de la sede social.

8. En 1958 se remodelaron las nuevas oficinas, en los altos del Salón Luso.

9. En 1982, se remodela el Salón Luso.

10.  En 1986 se concretó la inauguración del Quincho y Salón de Fiestas “Amalia Rodrigues”. Se habilitó un consultorio médico gratuito para todos los asociados sin obra social, atendido ad honorem por el Dr. José María Amado, en San Martí­n 757.

11.  En 1988 la Asociación Portuguesa propone la unificación de todas las comunidades extranjeras de la ciudad, para festejar y conmemorar el día del inmigrante. Se funda así la Federación de Comunidades Extranjeras -19 asociaciones- . Su primer Presidente fue el Dr. José María Amado, entonces presidente de la Asociación Portuguesa. En la  actualidad, los festejos del día del inmigrante se han convertido en la fiesta popular más importante y grande de la Patagonia.

12.  En 1998, la Asociación construyó e inauguró el Monumento al inmigrante Portugués, en la Avenida Portugal.

13.  En 2002, inaugura la Nueva Sede, oficinas para Secretaría, y oficinas para el Consulado Honorario, Salón Cultural Luis Vaz y el patio y jardí­n Portugués, convirtiéndose en un hito arquitectónico en el centro neurálgico de la ciudad.

 

Nuevos objetivos.

 

En la actualidad, los objetivos fueron mudando con el transcurso del tiempo: Las necesidades de salud fueron disminuyendo al ser asumidas por el Estado y las Instituciones especializadas, de manera que la Asociación Portuguesa pone más esfuerzo en la difusión de las tradiciones, la cultura, la historia, la lengua de la Patria Madre, para mantener la portugalidad heredada de nuestros mayores.



http://asocportuguesa.com