Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13954 al 13973 
AsuntoAutor
Más de 1200 fotogr Geóg. Ho
260/12 - PROGRAMA Noticias
261/12 - EL GOBIER Noticias
262/12 - Actualida Noticias
263/12 - La juven Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v =?utf-8?
264/12 - Formación Noticias
265/12 - LIBRO "30 Noticias
266/12 - " CAMBIO Noticias
267/12 - Pasajeros Noticias
268/12 - Pasajeros Noticias
269/12 - XX Congre Noticias
270/12 - Oferta de Noticias
271/12 - AAG Annua Noticias
272/12 - Hasta el Noticias
273/12 - Pasajeros Noticias
274/12 - Agrotóxic Noticias
275/12 - Até dia 1 Noticias
276/12 - El amansa Noticias
277/12 - Articulac Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14259     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 276/12 - El amansamiento del cuerpo y la mente
Fecha:Domingo, 10 de Junio, 2012  20:57:41 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 276/12
 

 

El amansamiento del cuerpo y la mente

 

Alfredo César Dachary

 

Varios escritores han descrito el futuro mejor que muchos futurólogos, con la diferencia que lo hacían desde un presente muy cercano y sus predicciones se hicieron realidad rápidamente, no había que esperar como ocurrió con el gran Julio Verne, que fue un verdadero historiador del futuro que llegó.

George Orwell escribió su famosa novela, ensayo o reflexión a fines de los cuarenta, cuatro décadas después el gran hermano entraba por la televisión a los hogares y controlaba desde las computadoras a los cibernautas; la sociedad iba camino a una manipulación mayor que la que había vivido en las épocas grises del oscurantismo.

Guy Debord, en 1967, publicó su libro de ensayo sociológico: “La sociedad del espectáculo”, en momentos en que la sociedad del consumo se imponía como el gran modelo de control material e ideológico de la sociedad. Todo es un gran espectáculo, en el cual participamos activamente desde el lugar que creemos nos toca y, por ello, lo defendemos.

Ambos autores son muy diferentes ideológicamente, pero muy cercanos en sus resultados; ambos predijeron un oscuro mañana, Orwell como futuro y Debord como presente, ambos acertaron, no tenían la vista nublada.

 

Volver a lo puntual, dejar lo general

         Estoy en el subterráneo, en la sala de espera de un aeropuerto o en un café; estoy en los nuevos no lugares, los lugares públicos a los que se accede consumiendo, y la gran mayoría como dirigidos por el gran hermano están dominados por una pequeña cajita, que le llaman celular, que es entre confesionario y diccionario, entre la información y el entretenimiento, es todo.

         Todos están en silencio, hasta que de pronto uno, que no tiene idea de las reglas de urbanidad, estalla en palabras altisonantes como en su escritorio o puesto, respondiendo aunque todos escuchen algo que no sabemos que es, reproche o solicitud.

Todos están silenciosos, unos leen las noticias, ¡para qué los diarios si el gran hermano nos manda cada dos o tres horas las noticias más importantes para él!; es el censor de nuestra corta inteligencia y sabe que nos dará la cuota perfecta, lo trágico, lo morboso y lo peligroso, porque así nos han amaestrado.

         Sigue el silencio, se pasó de las noticias al jueguito, la caja idiota sigue siendo el centro y el usuario, porque éste lo usa como su centro de experimentación, sigue agarrado siguiendo las órdenes del gran hermano, juegos inacabables donde la velocidad es síntoma de violencia y de tiempo que pasa rápidamente, como las noticias y luego muere.

         De pronto, un grupo de jóvenes se ponen frente a mí y los miro y escucho, están hablando entre ellos pero a través de la cajita, ya la palabra y mirarse a los ojos es algo obsoleto, lo vacío del diálogo, una manifestación de sandeces, exige mucha precisión, por ello los mensajes son rápidos, pero en otro idioma. Se trata del nuevo idioma del neoalfabetismo, letras que significan palabras; el amansamiento, no cabe duda, que ha sido muy exitoso.

         De golpe un grupo se separa de esta procesión de solitarios y se encamina a un autoaislamiento de todo, algo parecido a una meditación, se colocan los grandes auriculares y dejan la sala y entran en su música, la cual ya está memorizada y sólo la acompañan con suaves movimientos, es ideal cuando están en la sala, pero la “moda” es hacerlo en la calle o cuando se maneja.

         Aislarse de los ruidos de la ciudad, de la gente que los rodea, de los olores que no percibe, de los aromas que no disfruta; el hombre solo y aislado, que disfruta de su monotonía es ese nuevo ser que algunos le dicen el mejor amaestrado, un dócil sujeto que sólo es manipulado por sonidos artificiales, escenas violentas, lenguajes a medias, desconectado del mundo porque sólo conoce una sola relación efectiva: el consumo.

 

El carnaval de la vida

         El carnaval es un pequeño tiempo en el año donde los papeles se invierten, los pobres aparecen como ricos, los tímidos abusan de su ingenio a través de la protección de la máscara, los solitarios obtienen compañía; todo cambia, pero como un sueño a los tres días viene el despertar.

         Máscaras y disfraces son la esencia exterior del carnaval, buscar cambiar a través de la diversión, el baile y el canto son el lenguaje de este mundo corto; ser diferente al resto del año es el alma del carnaval, que luego se da en pequeñas dosis en los viajes que realizamos, donde cambiamos la rutina por la novedad.

          Pero el resto del año, ¿por qué ser diferentes? Antes las comparsas eran de carnaval hoy son de la mayoría de los días, son los que siguen a un equipo que se visten como los jugadores y salen a festejar el triunfo o comer la derrota por las calles, a veces se pintan la cara otras no pero son una comparsa efectiva, alegra y rompe la monotonía.

         Pero no todos participan y el gran hermano no puede negarles el placer de ser comparsa todo el año al hombre o mujer y por ello le impone una moda, que son disfraces cambiantes por temporada, algo que viene de casi dos siglos atrás, pero que ahora es diferente, porque requiere el sello de calidad que sólo lo da el gran hermano.

         No es lo mismo un reloj que un Rolex, un jean de un supermercado o la feria que una marca de boutique, allí aparece la justicia a través de las falsificaciones y así las comparsas de diferentes clases aparecen como homogéneas, justicia de la economía criminal: la falsificación como negocio y la frustración como consumo.

         Pero hay más, ya no se puede salir solo a la calle, se debe llevar un cartel que nos diga quiénes somos, qué pensamos, qué queremos, por qué estamos aquí, y de golpe nos transformamos en algo que antes era un oficio de pobres el “hombre sandwich”, el que se ponía adelante y atrás de él un cartel para anunciar algo; hoy ya es pieza de museo, pero nosotros que sacamos ropas llenas de marcas y frases o logos somos los nuevos hombres sandwich, pero masivos, la procesión que maneja el gran hermano.

 

Volver al pasado

         Cuando leemos los viajes de Cook en las islas del Pacífico, nos llama la atención el comentario de esos hombres naturales del lugar que tenían la cara marcada con cortes que le daban un aspecto muy salvaje, y el cuerpo pintado, todo ello para sus fiestas o los grandes eventos, desde una guerra a un sepelio.

         Hoy las señales no son diferentes, el tener un tatuaje significa algo más que ser un buen amansado, es pertenecer a algún grupo o mostrar la admiración por alguien o algo; es ser de una tribu urbana, pero tribu al fin, es volver al buen salvaje que debía tallarse el cuerpo para encontrar belleza o temor, ¿regresamos o simplemente no hemos salido de allí?

         El disfraz requiere de máscaras; éstas que ayer eran hechas por cada sujeto hoy están en el mercado, miles de tinturas, de pinturas, de cremas de colores y olores son necesarios para adornar nuestra comparsa, la que sigue en la calle de la vida todo el año, a pesar que ya terminó el carnaval.

 

El fin de lo privado

         Ayer, el hogar era algo sagrado, un centro personal y familiar cerrado, al  que sólo entraban los familiares y los muy amigos, los otros encuentros eran en los lugares públicos de antes: la plaza, el parque, el café o la playa, para no decir a la salida de misa.

         Hoy el hogar dejó de ser privado, ya es público, es un gran partido, con un árbitro o guía, que se prende a la mañana temprano, primero para asustarnos: el mundo está muy mal; luego para alentarnos: hay que ser positivos; luego para ordenarnos: este día va a llover y va a hacer frío y, por último, para aconsejarnos como consumir. La televisión es la ventana donde entran estos entrometidos a ordenarnos la vida.

         Hay otros que ya la superaron y la prefieren por Internet, ya que la gama de opciones puede ser mayor, allí en la caja de pandora están todas las respuestas a nuestras pobres preguntas, las que aún nos deja hacer el gran hermano.

         Hoy la pequeña cajita, el celular, sintetiza todas, se está reduciendo en tamaño para ampliarse en oportunidades, se está adecuando, de manera que pronto se podrá meter en nosotros y allí termina la historia del amansamiento, ya que el capítulo siguiente es la inteligencia artificial o la robotización; al final ya estamos acostumbrados y, para colmo, nos gusta.