Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13921 al 13940 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH elianbab
233/12 - Pasajeros Noticias
Re: NoticiasdelCeH Silvia R
234/12 - Argentina Noticias
235/12 - Pasajeros Noticias
236/12 - Crisis es Noticias
237/12 - VIAJANDO: Noticias
238/12 - Tres acto Noticias
239/12 - Pasajeros Noticias
240/12 - NUEVO LIB Noticias
241/12 - Pasajeros Noticias
242/12 - Ganadería Noticias
243/12 - VIAJANDO: Noticias
244/12 - Pasajeros Noticias
245/12 - Minería A Noticias
246/12 - Pasajeros Noticias
247/12 - Evolución Noticias
La Plata: Conferen Jeronimo
248/12 - Pasajeros Noticias
249/12 - 17 años d Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14220     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 243/12 - VIAJANDO: Descansando en Londres
Fecha:Lunes, 21 de Mayo, 2012  21:10:13 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 243/12
 

 

Descansando en Londres

 

La estadía en Rusia no había sido muy feliz, tanto por la mala organización del congreso como por las manifestaciones de corrupción y la mala onda de la gente. De hecho, la palabra que más oí fue “niet” (no), que era la respuesta que generalmente se escuchaba ante cualquier pedido. Y para completarla al llegar al aeropuerto de Moscú debía tomar el vuelo de British Airways rumbo a Londres, pero los controles sobre el equipaje los hacía el personal de Aeroflot, ¡y me rompieron uno de los ganchos de la mochila! Protesté pero me contestaron en ruso de mala manera y tuve que subir al avión para no perderlo.

Como en todos los vuelos, British llevaba azafatas inglesas y del país de donde partía o de donde iba. Y como no tenía aspecto de inglesa y estaba profundamente dormida, vino a despertarme de manera poco amable la rusa, para que me pusiera el cinturón de seguridad porque había turbulencia. Y eso contribuyó a aumentar mi mal humor que había sido casi constante durante toda la semana anterior. Entonces decidí quedarme unos días en Londres (London) para que me mimaran un poco antes de regresar a mis tareas cotidianas en Buenos Aires.

Londres es lo opuesto a Moscú en relación al trato de la gente. Allí la palabra más escuchada es “sorry” (disculpe), por lo que yo me siento muy bruta y maleducada, cosa que traté siempre de revertir para estar más a tono con los demás.

Para comenzar, al llegar al aeropuerto de Heathrow, fui a reclamar por la rotura del gancho de mi mochila. Me hicieron ver que fue un descuido de Aeroflot. Yo repliqué que eso no era problema mío porque yo se la había entregado al personal de British. Me dijeron que esperara porque debían hacer unas consultas. Y cuando se me estaba yendo la paciencia por la demora, me llamaron y me entregaron dinero en efectivo por el valor equivalente a una mochila nueva. ¡Primera caricia del día! Luego busqué un hotel económico y encontré una superoferta en un hotel muy bueno en un barrio paquete, que le hacía un precio especial a los pasajeros de British, ¡y además hospedarse allí sumaba millaje!

La habitación era diminuta pero con todas las comodidades y una decoración muy delicada, de excelente gusto. Y como en casi todo Londres, no estaba permitido fumar prácticamente en ningún lugar del hotel, lo que me resultaba sumamente agradable. Además había carteles que decían que en caso de incendio no se gritara fuego, se cerrara la puerta y con calma se avisara en conserjería. Eso es flema británica.

A la mañana siguiente salí a caminar por la ciudad. Se la veía hermosa con sus balcones llenos de flores y el cielo muy azul. Pero, además, la temperatura era elevada. Y a la tarde llegó a 30ºC, ¡increíble para los ingleses! Estaban enloquecidos, y muchos de ellos se quedaron en plena city con el torso descubierto.

Tomé uno de esos famosos ómnibus rojos para visitar barrios que no conocía. Al subir le pedí el ticket al chofer, y ante mi sorpresa, me miró con disgusto porque no lo había saludado, diciéndome: -“¡Good morning, Madam!” (¡Buenos días, Señora!) Me disculpé, lo saludé y me dio el boleto. El vehículo llevaba bastante gente parada, pero apenas alguien rozaba a alguno, inmediatamente decía: -“¡Sorry!” (¡Disculpe!). A poco de andar conseguí asiento en la planta alta por lo que podía observar todo y tomar fotografías con gran comodidad.

Londres es una ciudad muy cosmopolita, aunque no tanto como Nueva York, porque no hay casi latinoamericanos, pero sí gente del resto del mundo. Por lo tanto subían al ómnibus personas procedentes de la India, Pakistán, Nigeria, Kenia y de muchas otras de sus colonias, todos con sus vestimentas originales, y nadie se sorprendía. He visto muchas mujeres vestidas en función del hiyab, que es el código islámico y consistía en tapar la mayor parte del cuerpo, inclusive con un velo que ocultaba su rostro; así como muchos hombres con túnicas y turbantes que tenían diferentes significados. Cada uno iba vestido como mejor le parecía pero esa libertades no se podían expresar de la misma manera para realizar una protesta o un discurso público salvo en el “speakers’ corner” (rincón de oradores), y hasta cierto punto…

Como había prometido llevarles a mis hijos Joaquín y Enrique música negra, fui al barrio de Brixton. Allí había muchas casas donde vendían discos e instrumentos, pero también muchos otros productos a un precio más bajo que en las áreas turísticas del Centro. Sin duda que nada guardaba ni la elegancia ni el orden del resto de la ciudad. Para los que provenimos de un país subdesarrollado, seguía siendo muy superior a lo que estamos habituados, pero para el londinense medio eso era considerado un espanto. Mientras yo estaba caminando por allí, de pronto se oyó un grito de “¡A thief! ¡A thief!” (¡Un ladrón! ¡Un ladrón!). Rápidamente la policía detuvo a un negro que acababa de quitarle algo a una señora. Y a todos les pareció escandaloso.

Al día siguiente fui a la casa de Franco, mi pariente italiano. Disfruté de una larga sobremesa en el jardín con él y su esposa, muy suave y delicada, bien inglesa ella. Ya sus hijos no vivían con ellos, la niña en Italia y el chico en Australia. Hablamos un poco de todo y nos despedimos hasta otro momento. Les insistí en que vinieran a visitarme a Buenos Aires, pero como él trabajaba en British Airways y tenía posibilidades de viajar en el Concorde junto con los ejecutivos de la Shell y otros magnates por el estilo, elegía solo los destinos a los que llegaba ese avión. Y venir a América del Sur le significaba trece horas de vuelo, que no estaba dispuesto a soportar.

Todavía teníamos paridad uno a uno peso-dólar por lo que durante todo el viaje había comprado un montón de cosas. En San Francisco, discos de grupos de rock, objetos con los típicos tranvías, y remeras con imágenes de la ciudad; en Moscú, también varias prendas con motivos alegóricos, láminas, juguetes, las tradicionales muñecas rusas (Matrioshkas o mamushkas) de diferentes tamaños, discos de rock ruso, elementos religiosos, frascos de caviar rojo y negro; y en Londres, medias, bandejas y otros elementos con el mapa de la red del metro de Londres, pequeños ómnibus rojos de dos pisos, y otros objetos con motivos tradicionales. Y a todo eso le iba sumando publicaciones de diverso tipo, por lo que llamé a una empresa de taxis para que me llevara al aeropuerto. Cuando lo hice, desde el otro lado del teléfono me advirtieron que el auto haría el trayecto en una hora y media, y que no iba ni arriesgarse el chofer ni arriesgarme a mí si quisiera ir más rápido, por lo que me recomendaban que tomara el tren con el que llegaría en solo treinta minutos. ¡No lo podía creer! Que ellos perdieran un viaje por ser tan honestos. Les dije que tenía suficiente tiempo y demasiado equipaje como para ir en tren por lo que aceptaba el servicio a pesar de lo que demorara. Entonces me fueron a buscar en uno de esos coches negros típicos, con amplio espacio donde pude estirar mis piernas y distenderme a pesar del tránsito.

Subí al avión y después de una suculenta cena, como era mi costumbre, le pedí a la azafata los cubiertos como recuerdo, ya que eran metálicos y con mango azul celeste. De tantos vuelos, ya había formado un juego completo. Me dormí y a las seis de la mañana llegué a Ezeiza donde me esperaban mis seres queridos con muchas ansias para que les contara todas las experiencias vividas.

 

 

Ana María Liberali