Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13921 al 13940 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH elianbab
233/12 - Pasajeros Noticias
Re: NoticiasdelCeH Silvia R
234/12 - Argentina Noticias
235/12 - Pasajeros Noticias
236/12 - Crisis es Noticias
237/12 - VIAJANDO: Noticias
238/12 - Tres acto Noticias
239/12 - Pasajeros Noticias
240/12 - NUEVO LIB Noticias
241/12 - Pasajeros Noticias
242/12 - Ganadería Noticias
243/12 - VIAJANDO: Noticias
244/12 - Pasajeros Noticias
245/12 - Minería A Noticias
246/12 - Pasajeros Noticias
247/12 - Evolución Noticias
La Plata: Conferen Jeronimo
248/12 - Pasajeros Noticias
249/12 - 17 años d Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14218     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 241/12 - Pasajeros de Proa: De Europa al Chaco: Colectividades, Mutualismo y Mantenimiento Cultural
Fecha:Lunes, 21 de Mayo, 2012  00:46:11 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 241/12
 

De Europa al Chaco:

Colectividades, Mutualismo y Mantenimiento Cultural

 

 

Beck, Hugo H.

Instituto de Investigaciones Geohistóricas -Conicet- Facultad de Humanidades - UNNE

 

 

1.     LA INMIGRACIÓN EUROPEA AL CHACO: SUS CAUSAS Y LOS CAMBIOS DEMOGRÁFICOS PROVOCADOS

 

En el período intercensal 1914-1947 el Chaco experimentó un crecimiento extraordinario, el más alto de toda la Argentina en esa misma época. En dicho período el Territorio decuplicó su población, pasando de 46.274 a 430.555 habitantes. El crecimiento anual medio por cada 1.000 habitantes fue del 48,8, seguido por Formosa con el 43 y Misiones con el 39, duplicando al 20,4 del promedio nacional.

Las áreas de mayor crecimiento demográfico entre 1920 y 1934 fueron el centro y el sudoeste del territorio (departamentos Martínez de Hoz Napalpí, y Campo del Cielo), con cifras que multiplicaron por ocho y aún por diez los valores de 1920. Estos distritos recibieron el 90% de los 14.894 europeos ingresados al Chaco por cuenta del Estado en el decenio 1920-1930 (esta cifra no incluye al alto número de los colonos llegados por sus propios medios).

A esta inmigración de origen europeo y al ingreso de habitantes de otras provincias argentinas, sumados a un alto crecimiento natural, se debió el impactante aumento demográfico chaqueño.

Las localidades y zonas rurales de influencia más beneficiadas en esa etapa fueron Presidencia Roque Sáenz Peña, con el 34% del total; Villa Angela 18%, Charata 17% y Las Breñas 8%. Otros pueblos cercanos a éstos (Campo Largo, Cote Lai, Corzuela, General Pinedo, Machagai y Quitilipi) sumaron conjuntamente un 7,5% de dicha cifra.

Si bien hasta la década de 1920, los italianos y españoles constituyeron la mayoría de los inmigrantes, desde este año y hasta 1930 las nacionalidades ingresadas por cuenta del Estado fueron: polacos 24%; italianos 22%; yugoslavos 13%; búlgaros 11%; españoles 9%; alemanes 8%; checoslovacos 7%, y rusos, lituanos y ucranianos sumaban 2%. No obstante, según datos del Censo territorial de 1934, en la suma total, españoles e

italianos constituían las colectividades más numerosas.

En su obra más reciente sobre la emigración de alemanes hacia Latinoamérica, Jean Pierre Blacpain nombra tres causas fundamentales de la misma: desobediencia política, miseria económica y estímulos del país de destino, -en sus propias palabras: “le refus, la necessité et les invitations” (el rechazo, la necesidad y la invitación)-.Esta apreciación puede hacerse extensiva a todas las nacionalidades que abandonaron Europa con destino a América en el período entreguerras, sólo que la necesidad y la invitación tuvieron un impacto mayor que las causas políticas.

 

 

2. LAS NACIONALIDADES

 

-Italianos y españoles

Los italianos y los españoles, ingresados al Chaco en los tempranos tiempos de la fundación de las colonias orientales, llevaban hacia 1920 -década en la que se trasladaron al centro del territorio- un largo período de adaptación al nuevo espacio geográfico. Otros contingentes provinieron de la provincia de Santa Fe (San José de la Esquina, Firmat, etc.), donde se había producido el movimiento conocido como el “Grito de Alcorta”; de Olavarría (Buenos Aires) y otros llegaron directamente desde el viejo continente, incentivados por la campaña para fomentar el cultivo algodonero que organizó el ministro de agricultura de la nación Tomás Le Bretón.

Los italianos se organizaron en Resistencia en torno a la "Societá Italiana di Mutuo Soccorso Unione e Fratellanza", fundada el 1 de mayo de 1891, con carácter mutual y nacionalista, constituyendo ésta la primera sociedad extranjera en el Chaco. En las primeras décadas del siglo XX fundaron otra sede en el interior del Territorio, en la localidad de Presidencia Roque Sáenz Peña, y poco más tarde, el 4 de agosto de 1929, también en Charata.

La colectividad española fundó el 12 de junio de 1910 en Resistencia la "Asociación Española de Socorros Mutuos", que tenía la representatividad de la colectividad y estaba vinculada a España por intermedio de la Asociación Patriótica Española de Buenos Aires, y mantenía tratados de reciprocidad con todas las sociedades Españolas de Socorros Mutuos de la América del sur.

Los españoles apuntalaron los cimientos de Presidencia Roque Sáenz Peña, y en julio de 1925 organizaron en esta localidad su Asociación de Socorros Mutuos.

El 25 de mayo de 1928, con presencia del gobernador del territorio, inauguraron el edificio de su sede, y al año siguiente obtuvieron personería jurídica. En la década de 1920 los españoles organizaron en Sáenz Peña romerías que alcanzaron notable éxito, figurando entre los números más salientes las corridas de toros, frente a la plaza central.

 

-Checoslovacos

Al final de los años veinte se cernían sobre la sociedad checa graves amenazas, primero la de una crisis económica y luego la política expansionista del nazismo alemán. En la etapa que se extiende entre ambas guerras mundiales aconteció la última emigración checa a América. Debido a la introducción del sistema de cuotas en Estados Unidos en los años 1923-24, los checos optaron por los países del sur, especialmente Argentina y Brasil. Arribaron a estas playas emigrantes de Checoslovaquia y también numerosas personas de origen checo y eslovacos provenientes de otros paises, principalmente de los Balcanes y de Austria.

Según las estadísticas checoslovacas entre 1923 y 1930 partieron hacia la Argentina 24.382 checos y eslovacos. Introducidas algunas limitaciones en 1931 bajó el número, y entre ese año y 1936 llegaron tan sólo 2.984 personas de Checoslovaquia.

La mayoría de los checoeslovacos emigrados al Chaco eran, en realidad, checos, provenientes de la región de Moravia meridional. Instalados en Sáenz Peña, los miembros de esta colectividad fueron los primeros en organizar su institución social. En 1917 fundaron la Sociedad Checoeslovaca de Socorros Mutuos Slavia, y en 1926 la Unión Gimnástica Sokol, que desarrolló una plausible obra deportiva entre jóvenes de la colectividad.

En 1927 comenzó a funcionar la primera escuela eslovaca en la casa del colono Stefan Laci. El maestro era pagado con el aporte de cada uno de los 23 alumnos que asistían a ella.

En 1930 al visitar Presidencia Roque Sáenz Peña, el doctor Ratislav Kocourek, enviado por el Instituto del Extranjero de Praga, convocó a todos los checos y eslovacos para fundar una escuela checoeslovaca, que comenzó a funcionar en el Hotel Moravia. Además, ese mismo año se creó una escuela rural en los alrededores de la colonia Bajo Hondo, en Pampa Galpón, en la chacra de Jan Dicka.

En la zona de Las Breñas se agruparon en Pampa Suárez (o "Pampa Checa"), donde trataron de crear una escuela checa dirigida por el maestro Elías Layo. Aunque el intento no prosperó, lograron fundar en la chacra de José Verbik la biblioteca "Moravan", donde pudieron compartir la lectura de textos en idioma checo.

En 1934 los colonos checos formaron la "Sociedad de Agricultores Chaqueños", y ese mismo año fundaron un semanario titulado "Venkov Cakensky", cuyo director propietario fue el señor Carlos Kazimour.

La minoría eslovaca, por su parte, fundó la Sociedad Eslovaca de Educación y la Sociedad Eslovaca Artística.

 

-Polacos

La emigración polaca masiva del período 1870-1914 motivada en gran parte por persecuciones políticas, continuó en el período entreguerras pero fundada en causas puramente económicas. El desempleo en las ciudades y el exceso de la mano de obra campesina motivó que -pese a la independencia política lograda en 1918- continuara la emigración organizada por el propio Estado.

Emigraron tanto los polacos como las "minorías" (judíos, ucranianos). La mayor parte fue a Europa Occidental, Estados Unidos y Canadá, aunque también fue importante el número de los que arribaron a América del Sur. Entre 1918 y 1939 Argentina recibió 110.000 polacos, Brasil 40.000, Paraguay 12.000 y Uruguay más de 10.000 (aunque muchos de ellos en tránsito hacia la Argentina).

Los territorios nacionales de Misiones y Chaco fueron el destino final de muchos de ellos. Al principio vinieron con el objeto de trabajar en la construcción de los ramales ferroviarios Barranqueras - Metán y Santa Fe-Formosa. Posteriormente, constituyeron un buen número de colonos agrícolas en las jurisdicciones de Charata, Las Breñas y Sáenz Peña.

 

-Búlgaros

El período de emigración búlgara más intensa a la Argentina tuvo lugar entre 1920 y 1930, decayó luego de la crisis y se animó nuevamente hacia 1937-38, para extinguirse paulatinamente en el decenio siguiente.

Bulgaria era un país eminentemente agrícola que atravesaba una situación crítica de sobrepoblación rural. En la elección de la Argentina como país de destino desempeñaron un papel de primer orden las campañas propagandísticas organizadas por las compañías marítimas para reclutar el mayor número de pasajeros. El lugar de procedencia correspondió a las provincias del norte, Vratza, Pleven y Shumen, donde se había focalizado la propaganda.

Entre 1923 y 1929 fueron internados en el Chaco por cuenta del Estado 1.166 búlgaros. Una característica notable de este grupo fue que casi ninguno de los mayores de 14 años era analfabeto. El índice de analfabetismo entre ellos era menor que el promedio de los demás grupos de inmigrantes europeos.

Predominaba entre los búlgaros la religión ortodoxa, aunque también hubo grupos significativos de católicos (que en 1932-33 fueron mayoría) y protestantes.

Llegados al Chaco en los primeros años de la década de 1920, se radicaron preferentemente al principio en Sáenz Peña, desde donde se dispersaron a otras colonias cercanas. Apenas instalados en la zona rural de Las Breñas los maestros Mito Matoff y Juan Cristoff abrieron escuelas bilingües.

En 1929 los búlgaros fundaron el Club Cultural Búlgaro Macedónico para mantener encendida la llama de la tradición, costumbres y todo el acervo cirílico. Contaba con obras teatrales, un conjunto musical y una completa biblioteca de autores de esa nacionalidad.

En Sáenz Peña, el intento por organizar la colectividad realizado el 24 de mayo de 1935, festividad de los Santos Cirilo y Metodio, fracasó por desaveniencias entre quienes pretendían que la Sociedad fuera de tipo socio-cultural y deportiva y un grupo menor de tendencia comunista que, impresionados por el convulsionado mundo político que se vivía en Europa Central y Oriental, quería darle contenido político. Recién después de la Segunda Guerra Mundial, en 1953, se organizó la colectividad búlgara de Sáenz Peña con el nombre de "Jristo Botev", en homenaje al poeta y revolucionario que luchó en el siglo XIX contra la dominación turca.

 

-Yugoslavos

Hablar de yugoslavos durante los años '20 puede parecer algo forzado, considerando que el Estado que congregó a los eslavos del sur -llamado primero Reino de los Servios, Croatas y Eslovenos y después de 1931 Reino de Yugoslavia-, fue una formación ficticia nacida a raíz de los tratados que pusieron fin a la Gran Guerra.

Este país se componía de un 48% de servios (ortodoxos), 25% de croatas y 9% de eslovenos (católicos y de tradición occidental), entre las nacionalidades mayoritarias. Muy pronto la coexistencia entre estos pueblos se hizo particularmente difícil. Problemas de orden económico y político fueron las causas de una importante emigración entre 1920 y 1930. Argentina fue uno de los países de preferencia para estos eslavos del sur. Se calcula que hacia 1939 había 150.000 croatas en la Argentina, distribuidos en la provincia de Buenos Aires y en los territorios de la Patagonia y del Chaco. Aquí se afincaron preferentemente en Sáenz Peña y su zona de influencia (Campo Largo, Corzuela y Quitilipi) y en Las Breñas.

Otros eslavos venidos de la región de Montenegro ocuparon desde 1917 gran parte de la Colonia José Mármol, al sur de Sáenz Peña, que desde entonces tomó el nombre de "La Montenegrina". En 1927 fue constituida allí la Sociedad de Beneficiencia "Durmitor", nombre de una montaña de Montenegro. Eran sus fines propender al bien común de los asociados, creando escuela, local social, suministros, iglesias y toda clase de actos que elevasen el nivel social de sus componentes. En la escuela preveía la labor de dos educacionistas del Consejo Nacional de Educación y otro que enseñara el idioma servio-croata-esloveno.

Los hijos de los inmigrantes croatas recibieron clases dictadas por una maestra venida de Croacia, pagada por los propios colonos.

En Sáenz Peña los yugoslavos organizaron su asociación denominada "Jugoslavensko Prosvjetno Drustvo" (Asociación Cultural Yugoslava).

En la organización inicial de la Sociedad Yugoslava de Socorros Mutuos les cupo un lugar preponderante a los croatas. Posteriormente, los servios fueron ocupando diversos cargos en la conducción, y en la actualidad un descendiente de esta nacionalidad preside la misma.

 

-Alemanes

El grupo germano estuvo representado fundamentalmente por inmigrantes alemanes, venidos, algunos, directamente de Alemania y otros, desde las estepas del sur de Rusia. Los primeros se instalaron preferentemente en el área de Charata y Las Breñas, en tanto que el grupo denominado rusos-alemanes, alemanes de Rusia o alemanes del Volga fue el fundador de las colonias Castelli y La Florida en el noroeste chaqueño (1931). Habían ingresado al país desde fines del siglo XIX asentándose primero en el sudoeste bonaerense y en el Territorio Nacional de La Pampa de donde emigraron a raíz de la intensa sequía que azotó la región.

El 25 de julio de 1920 los alemanes fundaron la filial Charata de la Unión Germánica Argentina, entre cuyos objetivos figuraban, además del mutualismo, cultivar el idioma y propagar los progresos intelectuales y científicos alemanes, y fomentar activamente la amistad entre Alemania y Argentina.

Respondiendo al artículo segundo de la Unión Germánica Argentina, fue fundada en 1933 la Escuela Alemana (Deutsches Schulhaus) bajo la conducción pedagógica del maestro Joseph Stadler, un austríaco oriundo del Tirol. Esta escuela contó con un internado. Los niños en horas de la mañana concurrían a la escuela primaria Nº 77 y luego por la tarde recibían clases de idioma alemán e historia de su país.

Hacia 1935 funcionaban en el Chaco trece escuelas alemanas particulares con maestros alemanes pagados por la colectividad. Actualmente en Castelli se promueve el conocimiento de la historia y la cultura de los alemanes del Volga por medio de dos programas radiales en emisoras de la localidad.

 

CONCLUSIONES

El fenómeno mutualista de base étnica fue en el Chaco -al menos al principio y sobre todo en áreas urbanas más importante que el cooperativismo, ya que la predilección por la solidaridad étnica era probablemente más fuerte que la predilección por la solidaridad de clase (agricultores).

Las sociedades de ayuda mutua funcionaron como agencias de seguros, centros de actividades sociales y salvaguardas de por lo menos algunas formas de la cultura del viejo mundo.

Estas entidades eran de carácter policlasista y nuclearon desde empresarios o profesionales hasta agricultores pobres y simples trabajadores no calificados. Esa coexistencia de sectores medios y bajos de trabajadores manuales y no manuales está de acuerdo con la supremacía de la solidaridad étnica sobre la solidaridad de clase.

En ellas no cabe hablar de "élite dirigente" sino que quienes las conducían eran elegidos casi espontáneamente por ser las personas que conocían mejor el idioma español y las leyes argentinas, que tenían más contacto con las autoridades del territorio o simplemente habían tenido un rol más protagónico en los momentos de la fundación de la asociación.

Estas instituciones mutualistas, las escuelas propias de cada colectividad, la fluida relación epistolar con los familiares del viejo continente y las festividades religiosas y familiares, constituyeron los esfuerzos más visibles realizados por los inmigrantes en pro del mantenimiento de sus respectivas pautas culturales.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

- AVRAMOV, Rumen. La emigración búlgara en Argentina (1900-1940). (En: Estudios Latinoamericanos, Varsovia, Academia de Ciencias de Polonia, Nº 13, 1990)

- BECK, Hugo H. Los alemanes del Volga en el Chaco. Su integración social y cultural. En: Academia Nacional de la Historia, Noveno Congreso Nacional y Regional de Historia Argentina. 1996.

- LEPKOWSKI, Tadaeus. La presencia de la emigración polaca en América Latina y la política cultural de Polonia en este continente. (En: Estudios Latinoamericanos; Varsovia, Academia de Ciencias de Polonia, Nº 4, 1978).

- LUKAC DE STIER, Maja. Aportes de la colectividad croata a la República Argentina. (En Studia Croática, Bs. As. Vol 3, 1986).

- MEDING, Holger M. Etnicidad, identidades y migraciones de los colonos de habla alemana en Misiones. (En: Estudios Migratorios Latinoamericanos, Nº 31, dic. 1995).

- MILOVICH, Catalina. La Montenegrina. Rcia, Nuestra Cultura, 1997.

- OPATRNY, Josef. Algunos problemas del estudio de la emigración checa a América Latina. (En: Estudios Migratorios Latinoamericanos, Nº 27, ago. 1994).

- ZENOFF, Omar Héctor. Memorias de Las Breñas y su gente. Desde los orígenes hasta 1939. Rcia, Meana y Meana. 1994.

 

 

www.unne.edu.ar