Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13921 al 13940 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH elianbab
233/12 - Pasajeros Noticias
Re: NoticiasdelCeH Silvia R
234/12 - Argentina Noticias
235/12 - Pasajeros Noticias
236/12 - Crisis es Noticias
237/12 - VIAJANDO: Noticias
238/12 - Tres acto Noticias
239/12 - Pasajeros Noticias
240/12 - NUEVO LIB Noticias
241/12 - Pasajeros Noticias
242/12 - Ganadería Noticias
243/12 - VIAJANDO: Noticias
244/12 - Pasajeros Noticias
245/12 - Minería A Noticias
246/12 - Pasajeros Noticias
247/12 - Evolución Noticias
La Plata: Conferen Jeronimo
248/12 - Pasajeros Noticias
249/12 - 17 años d Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14215     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 238/12 - Tres actores, ninguna obra
Fecha:Domingo, 20 de Mayo, 2012  11:39:39 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 238/12
 

 

 

Tres actores, ninguna obra

 

 “Para ir delante de los demás, se necesita ver más que ellos.” José Martí.

                                                                          

 

  Alfredo César Dachary

 

Estamos a pocas semanas de que se den las elecciones para presidente, gobernadores y una parte de los legisladores en México, pero ésta no es una jornada electoral más, sino un encuentro con el destino, el futuro o la esperanza, luego de un sexenio con más de 50,000 muertos y muchos desaparecidos.

Ante la gravedad del reto, la sociedad aún aletargada por este brusco despertar del 2006 que terminó en la erección de un presidente cuestionado electoralmente pero que era la antesala del sexenio más sangriento en la historia política del México moderno, hoy se enfrenta a un gran vacío de propuestas y mucho más de ideas para poder transformar el que fuera el país líder de América Latina en una democracia con desarrollo y una mayor equidad.

La historia de la política ha sido, entre otras cosas, la historia del espectáculo, desde los faraones y sus pirámides testigos de su inmortalidad a los grandes desfiles de las legiones romanas cada vez que el poder lo necesitaba o los triunfos le habían generado nuevas colonias.

Esto siguió hasta el siglo XIX, cuando los grandes desfiles del nuevo imperio francés o alemán recordaban el espectáculo de grandeza de las legiones romanas, hasta que la pérdida del poder de los reyes dejó a éstos sólo con la función del espectáculo y a los políticos con el ejercicio del poder.

Hoy, sin reyes, tenemos a los políticos en la doble función gobernar y mantener el espectáculo, base de los baños de pueblo que les permiten ser reconocidos y votados cuando es necesario, más no siempre recordados una vez que termina el reinado, y mucho menos cuando éste ha sido negativo para la sociedad.

En plena “veda política”, creación artificial del grupo de los aduladores, vuelve nuevamente el rey al espectáculo diario de las inauguraciones que se fueron dando cada pocas horas en la gran geografía del país, y que emergieron como verdaderos “milagros”, que le permitieron justificar su largo período en el poder y autocalificarse como excepcional.

Esto no sería posible si no fuera porque la sociedad de hoy está controlada por un poder muy grande, el mediático, que viene a ser una manera de “recolonizar cerebros”, antes se hablaba de “lavado de cerebros”, quizás porque había muchos, y con ello la propaganda es la reina no sólo de la política sino de la vida.

El político debe tener Twitter, para estar diariamente junto a la sociedad, un reducido número de ciudadanos que lo siguen; deben tener Facebook para ser más popular y colocar elementos que lo hagan parecer humano, o escribir correos electrónicos, algo ya viejo pero que es bien recibido porque se “acuerdan de uno, incluso del nombre”.

En este escenario, en México hay tres actores aparentemente de líneas políticas diferentes aunque en la práctica, los tres coinciden en tres cosas:

·         Querer el poder por encima de todo

·         Transformar al país aunque no digan como

·         Creer en la democracia hasta que pierden.

Decir que hay tres líneas políticas es un abuso semántico, en realidad habría dos o quizás una sola, ya que los tres tienen tras de sí la tragedia de su partido y pasado político y, por delante, las alianzas y los favores recibidos, los compromisos asumidos y todo lo demás que exige el propio poder.

Al heredero del PRI se lo puede definir como un político moderno ya que fue construido a partir del mundo mediático, que lo acompañó y arropó durante su vida como gobernador del Estado de México, es joven, para el cargo y de “buena presencia”, algo fundamental pensando en la imagen y sus dotes.

Representa lo moderno hasta el momento en que eligieron los candidatos a diputados y senadores entre los miembros sobrevivientes del viejo partido, que sufrió una profunda transformación política e ideológica durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari.

Éste es el candidato que tiene las mayores posibilidades de triunfar, ante el desgaste de dos sexenios negativos, que aumentaron la pobreza y la inseguridad, generaron una sociedad más asimétrica, menos abierta, como han sido los herederos de Gómez Morín, aunque éste es un hombre con historia y dignidad, como el General Cárdenas, hombres de principios hoy olvidados.

Por ello es que ante la avalancha de fracasos de estos doce años, al PAN no le quedó de otra que buscar una cara amable, que le dé un giro a nuestra dramática realidad, buscar una mujer que hoy en América Latina y el propio Estados Unidos están en el poder, desde la Secretaria de Estado Hillary Clinton a Dilma Rousseff en el liderazgo de la nueva potencia mundial, Brasil, aunque querer compáralas con ella puede ser una falta de respeto a ambas políticas excepcionales.

La mujer más poderosa de la Unión Europa es Angela Merkel, la que dirige el Fondo Monetario Internacional es la francesa Christine Lagarde, o la presidenta que plantó al sistema y no paga la deuda de Islandia, Johanna Sigurdardottir, y tantas más, que son poderosas no sólo por ser mujer sino por su grandes dotes, como hoy lo es la actual vicepresidente de España, una joven madre y talentosa política.

No se trata de que sea mujer sino, la más preparada, ilustrada y, en este caso, la historia corta de Josefina Vázquez Mota, no va por allí, ya desde el comienzo mostró una concepción muy conservadora y fuera de la realidad,  mostrando cosas comunes que son atractivas pero no hacen una política de Estado.

Su viaje al sur fue muy poco acertado, ya que en la reunión de la derecha dura que encabezó Vargas Llosa y en la que fue el ex presidente Fox y Josefina, (además viajó a Argentina a entrevistarse con la presidenta Cristina Fernández, con quien no creo coincida en nada) tuvo el error de decir en una entrevista que admiraba a la política del dictador Pinochet.

El tercero en discordia es Andrés Manuel López Obrador, que le toca volver al ruedo por segunda vez, pero ahora ya no como un luchador social, sino como un político coptado por los famosos Chuchos, a los cuales les ha tomado el discurso de quedar bien con todos y aparecer como una ovejita, algo diferente al desafiante del 2006.

El cambio de estrategia lo ha dejado fuera de la jugada en todos los ángulos, para más de lo mismo ya hay dos, hace falta un tercero que quiera cambiar, lo cual no frece el actual líder de MORENA, salvo en la desubicación histórica que querer hablar de moral como si esto fuera una cuestión de creencias o de ética, algo que hace mucho es ajeno a la política.

El representante de las izquierdas, no se sabe de quién es al final, porque se presenta como un socialdemócrata en momentos en que la socialdemocracia ha caído derrotada en Europa por hacer de comparsa del capitalismo global, las otras izquierdas nada tienen que ver con los partidos de la alianza, especialmente el PRD, que ha demostrado en más de dos décadas una historia de conflictos por el poder interno que lo descoloca en el panorama político mexicano.

Falta de una discusión de fondo, de plataformas que no estén hechas por publicistas que escriben lo que la gente quiere leer o hablan de lo que la gente quiere escuchar, de políticos que piensan en base a las encuestas y no plantean en base a una plataforma.

La política actual será una batalla que se librará en los medios, no sólo las grandes televisoras, pilar fundamental del sistema ya que trasmiten el mensaje de amansamiento, de despolitización o de sujeción al milagro del mercado: el consumo, las veinticuatro horas de día, o sea pan y circo, para evitar que la gran mayoría de pobres pueden exigir mejores “oportunidades”, más allá de la limosna oficial.

En este panorama, no cabe duda que el que tiene mayores oportunidades de triunfo es el PRI, ya que los errores del pasado han quedado minimizados frente a la tragedia del presente, y el tercero en disputa en vez de volver a lo que lo hizo fuerte, abandona el enfrentamiento para hacerse un candidato socialdemócrata fuera del tiempo histórico.

El México del 2012, que algunos catastrofistas sostienen es el año del fin del mundo, deberá enfrentar un cambio que no llegue a tanto, sólo nos conformamos que no sea el fin de la esperanza, porque esta sociedad no se lo merece.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx