Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13854 al 13873 
AsuntoAutor
185/12 - Pasajeros Noticias
186/12 - Pasajeros Noticias
187/12 - Pasajeros Noticias
188/12 - Pasajeros Noticias
189/12 - Turismo y Noticias
190/12 - Brasil re Noticias
191/12 - Pasajeros Noticias
192/12 - SEGUNDA C Noticias
193/12 - La “expro Noticias
194/12 - Los desaf Noticias
195/12 - El estado Noticias
196/12 - ¿Cómo imp Noticias
La Evaluación de I Geóg. Ho
Gestión Ambiental Geóg. Ho
197/12 - Geopolíti Noticias
Sobre las Islas Ma Daniel A
RE: NoticiasdelCeH Liliana
LAS MALVINAS Y POR Geóg. Ho
198/12 - Argentina Noticias
199/12 - El petról Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14141     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 186/12 - Pasajeros de Proa: El origen de las familias sanjuaninas
Fecha:Sabado, 14 de Abril, 2012  01:40:01 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 186/12
 

El origen de las familias sanjuaninas

 

Apellidos del siglo XX

 

 

Italianos, españoles, ingleses.

Muchos inmigrantes vivían en San Juan al llegar el siglo XX.

 

http://www.sanjuanalmundo.org/articulos/imagenes/noticias/santiago_graffigna.jpg

Santiago Graffigna

 

Comenzaba un nuevo siglo y San Juan vivía una etapa de progreso ante la fuerza creativa de inmigrantes que llegaban desde distintas partes del mundo. Algunos ya llevaban un tiempo instalados y podían mostrar el fruto del trabajo y la perseverancia, que estaba cambiando el modelo productivo de la provincia.



Los italianos


Cuando el siglo nacía ya estaba instalada en la provincia una importante colonia italiana, de la que se nutría la más poderosa fuerza industrial. Basta mencionar algunos nombres para advertir la importancia de esos inmigrantes de las últimas décadas del siglo anterior: Santiago Graffigna, Juan y Bartolomé Del Bono, Francesco Campodónico, Juan Meglioli, fuerte industrial que en 1921 fuera asesinado junto al gobernador Amable Jones.

Junto a ellos había otros apellidos que llegarían a ser importantes en la vida de San Juan, como el ingeniero Angel Cantoni y sus hijos nacidos en la Argentina: Federico, Aldo y Elio; Antonio Zunino, Carlos Varesse, Aquiles Galleti, Luis Luraschi, Antonio Nesman, Corino Bianchi, Yannello, Beretta, Gnecco, Solimano, Galvarini, Leonardelli, Bacigaluppo, Grandi, Yossa, Manini, Lanteri, Anzellotti y Maffezzinni.




La colonia española


También había una muy importante colonia española entre los que acababa de llegar el malagueño Salvador López Peláez, José María Lahoz, Cremades, Cernuda, Villamayor, Usín, Mugnos, Francisco Segovia y Luis Ugarte, que llegaría a ser un industrial de nota. La colonia francesa integraba apellidos como Laval, Rosselot (que llegó en 1.820), Vidart, Tascheret, Sabatié, Begué, Perrotat, Tourres, Laplagne, don Emilio Langlois (un químico de la Universidad de París que pronto se destaca en la vitivinicultura), don Domingo Driolet que fuera importante viñatero y bodeguero, Enrique Lannes, un profesor que se casó con Mercedes Barboza, Bonduel, Dubos y Saint Avit.



Inmigración árabe


La inmigración árabe también había comenzado y ya estaban en San Juan Miguel, Antonio, Elías y José Marún, Miguel y Salomón Samaja, Pablo Pósleman, Jorge Bacha, Jorge Saleme, Ramón Barud. Simón Sefair, Alejandro Norte, Moisés Yapur, Felipe Mattar, Elías Bacha, Pedro Pósleman, Daniel Flores, Vicente Yunes, Francisco Amado, Salomón Carubín, los hermanos Daher, Elías Assaf, Elías Abichacra, los hermanos Saleme, los Nehim, Jorge Saffe, Elías Fraifer, Abdo Pures, los hermanos Rachid y los Nacif, todos ellos llegados en el 89.



Luego se habían agregado otros, en los años siguientes como José y Domingo Fager, Salomón Marún, los Nazara, Jorge Samat, Félix Dorgan, José Jettar y Salomón Cassab. Antes de terminar el siglo ya vivían en la provincia también Miguel Daroni, los Ahún, Antonio y David Fagale, Julio Nehme y otros parientes de familias que habían emigrado en la década anterior.

Había una familia judía, los Chait, que pronto tendrían una importante casa comercial y se sumaba gente que llegaba desde todas partes como el austriaco Juan Sarich, el serbio bosnio Gambetta, Nozica, Miscovich, Barac, Bubica, Chuk y Curubeto.



Y también ya estaban radicados algunos apellidos ingleses y alemanes, como los Aubone, los Yanzón (que llegaron en 1745 y deriva del inglés Janson), Rawson, Keller, Tierney, Young, los Jones, Wilkinson, Suizer (el apellido original era Schweizer), los hermanos Rosenthal (fundadores de la industria cervecera), Kellemberg, Olson, Krause, Lund, entre otros.



Esa mezcla ya constituía el San Juan de principios de siglo, a lo que se sumaban apellidos que se remontaban a la colonia, como los Jufré, Lemos, Villegas, Mallea, Moyano, Nuñez, Gil, Ruiz, Sánchez, Fernández, Lucero, Gómez, Contreras, Cardozo, Flores, Pinto, Díaz, Videla, Morales, Puebla, Quiroga, Maradona, Godoy, Guevara, Sarmiento y Oro.




Los primeros siglos de vida


En el siglo XVII ya aparecían apellidos como los Cano, Bustamante, Pereira, Riveros, Irrazábal, Rubio, Clavel, Camargo, Castro, Laciar, Larrínaga, Camacho, Aguilera, Angulo, Tello, Funes, Reta, Carrizo, Aballay, Aguilar.



En el siglo XVIII se habían incorporado apellidos muy sanjuaninos como los de Garramuño, Barboza, Azócar, Mariel, Nievas, Delgado, Ríos, Antúnez, Dávila, Recabarren, Coria, Ormeño, Firmapaz, Guardiola, Garay, Bolaños, Chena, Perona, Aberastaín, Zapata, Albarracín, De la Roza, Alvarado, Peralta, Campillay, Domínguez, Baigorrí, De León, Sugasti, Falcón, Alvarez, Durán, Gigena, Escudero, Yacante, Zagarra, Navarro, Arce, Escudero, Atencio, Cornejo, Pedrozo, Caballero, Argüello, Rojo, Cortínez, Espínola, Benavídez, Figueroa, Merlo, Yanzi, Galaburrí, Maurín, Leguiza, Pastrán, Cortez, Esquibel, Andino, Páez, Ramos, Cruz, Echezarreta, Cabeza, Arrieta, Gutiérrez, Costa, Pineda, Porcel, Del Carril, Santa María, Cáceres, Cobas, Monla, Gallo, Olivarez, Agüero, Guerrero, Chirino, Toro, Morcillo, Mosquera, Arancibia, Cabrera, Reynoso, Leites, Astorga, Furque, Ponte, Yakin, Andrada, Zárate, Larrosa, Rodríguez, Ponce, Sepúlveda, Sotomayor, Giménez, Vila, Ocampo, Requena, Savalla, Moreno, Chaves, Torres, Estrella, García, Pacheco, Poblete, Aráoz, Ortega, Ceballos, Echenique, Toranzo, Rocha, Vera, Robledo, Rosas, Hernández, Ferrer, Lloveras, Elizondo, Balaguer, Largacha, Bravo, Rivera, Soto, Narvaez, Alday, Burgos, Bazán, Rodeas, Ortiz, Uribe, Ureta, Sosa, Mathus, Martinez, Vidal, Arancibia, Ramírez, Pujador y Ranez.

 



El siglo XIX


En el siglo XIX ya aparecen otros apellidos conocidos como Borrego, Uliarte, Espín, Espinosa, Castañeda, Pringles, Zalazar, Vargas, Varas, Laspiur, Pensado, De la Presilla, Aguiar, Becerra, Herrero, Monárdez, Basualdo, Vega, Mendizábal, Gallardo, Mendieta, Oyarzábal, Paredes, Moya, Brihuega, Oviedo, Silva, Villafañe, Quinteros, Laspina, Arias, Luna, Olguín, Robles, Orellano, Marcó, Pérez, Molina, Romero, Fonseca, Barragán, Luengo, Mira, Cabral, Coll, Barriga, Latorre, Doncel, Ibarra, Murúa, Bosque, Montilla, Yornet, Vallejos, Carrera, Usín, Vallecillo, Bayugar, Otazú, Moncunill, Cabrera, Montero, Espada, Boero, Illanes, Trincado, Martín, Serrano, Victoria, Muro, Arreghi, Mendoza, Bosque Aranda, Cordón, Echagüe, Icazati, Bosque y Barón.