Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13801 al 13820 
AsuntoAutor
145/12 - Brasil - Noticias
146/12 - Primera C Noticias
147/12 - Bahía de Noticias
Viejas fotografías Geóg. Ho
148/12 - XIV ENCUE Noticias
Re: NoticiasdelCeH Ana Gior
149/12 - Pasajeros Noticias
La misteriosa hist Geóg. Ho
150/12 - TALLER IN Noticias
151/12 - Pasajeros Noticias
152/12 - Brasil - Noticias
153/12 - Brasil - Noticias
154/12 - Universid Noticias
155/12 - Pasajeros Noticias
Contacto con organ Jeronimo
156/12 - Pasajeros Noticias
157/12 - Brasiil - Noticias
158/12 - La Geogra Noticias
Re: NoticiasdelCeH Viviana
159/12 - Göran The Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14088     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 147/12 - Bahía de Banderas: el turismo y sus incógnitas
Fecha:Domingo, 25 de Marzo, 2012  16:40:23 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 147/12
 

Bahía de Banderas: el turismo y sus incógnitas

 

 Alfredo César Dachary

 

A comienzos del nuevo siglo, entre 2001 y 2002, realizamos el trabajo “Bahía de Banderas a Futuro, construyendo el porvenir” con un grupo de colegas del Centro Universitario de la Costa y con el auspicio de la Universidad de Guadalajara y de la Asociación de Empresarios de Bahía de Banderas, una alianza que nos dejó una interesante experiencia.

Uno de los temas centrales que emergió de este estudio, y que aún está vigente, es el de la conurbación, que veíamos como prioritario, ya que se impactaba en la articulación de la bahía como un destino. El sector empresarial también lo visualizó como un tema central para garantizar un mejor apoyo a todo el destino y una racionalidad en el manejo de los recursos, no sólo municipales sino del ordenamiento de esta vasta zona en plena expansión.

De allí emergió la propuesta de un organismo regional, respetando los Municipios, para poder supervisar el desarrollo de este destino turístico en expansión a partir de un Plan Maestro, ya que la región es compartida por dos Estados con tres Municipios, dos del lado de Jalisco y uno del lado de Nayarit.

En esa época, Puerto Vallarta era el destino principal y Bahía de Banderas, como municipio reciente, un destino en proceso de expansión, pero ya era claro que había condiciones para que creciera y ocurriera lo que hoy es una realidad, que el destino de lado nayarita tiene más éxito y mayores posibilidades de futuro, en estos momentos.

En la primera década del siglo XXI, Puerto Vallarta comenzó a resentir los costos de dos décadas anteriores de crecimiento, que habían generado un  importante crecimiento y éxito del sector turístico pero con una sociedad asimétrica y con un alto costo ambiental, que afectaba su imagen y minaban a una sociedad, mayoritariamente de gente inmigrada, de encontrar un camino alternativo ante los problemas que se evidenciaban.

Puerto Vallarta había consumido su frente de playa y la mayoría eran hoteles, departamentos, condominios y casas, todas o la gran mayoría de visitantes por largas temporadas, tanto mexicanos como norteamericanos. Así mismo, Puerto Vallarta era el destino más exitoso en la expansión del modelo de tiempos compartidos, un modelo que unos consideraban como una salida y otros como una de las causas de la crisis del destino. 

La solución territorial en el sector del turismo fue víctima de la falta de voluntad política, lo cual se reflejó en el divorcio entre la expansión de Puerto Vallarta y el de Cabo Corrientes, lo cual significa, el cierre del crecimiento del modelo de turismo masivo, dejando a la zona de Nayarit como el último y posiblemente mejor escenario para la expansión del turismo mismo.

Hoy, frente al comienzo del Tianguis, que tiene como sede a la ciudad de Puerto Vallarta, nos enfrentamos a un triunfo que puede terminar siendo “pírrico”, o sea, se gana tanto como se pierde más, ya que el desarrollo del turismo ha dado un giro y la desunión y “competencia entre las partes del destino” están en la base de esta situación. ¿Qué ha pasado?, ¿por qué en una década cambia radicalmente el escenario del turismo en Bahía de Banderas?

Puerto Vallarta como destino y no como sociedad intentó enfrentar la emergencia de Nayarit en la bahía, como una competición y no como una complementación, ya que tiene escenarios diferentes, historias distintas y, por ello, oportunidades en ambos casos, en vez de entenderlo como una carrera.

Puerto Vallarta es una ciudad, o sea, además del turismo tiene desarrollada una centralidad económica, social y de servicios, que le da el liderazgo por muchas décadas en esta región, porque es la sede de la educación superior, media y tecnológica con casi dos décadas de experiencia, del sector financiero, de los servicios médicos y todos los demás que conforman el gran clúster del turismo en su versión más ampliada, porque no se trata de número de habitantes sino de una sociedad.  

No cabe duda que del lado nayarita, la expansión de Bucerías y su conurbación con la Cruz de Huanacastle, al norte y el Tondoroque y Mezcales al sur, formarán en el mediano plazo una gran ciudad mayoritariamente lineal, donde se verán dos territorios divididos por la carretera, la zona turística y la ciudad de apoyo.

La expansión urbana de la bahía es cada vez mayor con lo que ello implica, una sociedad más compleja, mayoritariamente joven, que requiere de servicios y demás apoyos y, que ante la imposibilidad de seguir el ritmo del crecimiento, se generan deudas sociales, una debilidad en los destinos, que décadas atrás afectaron a Acapulco y hoy son un lastre en Cancún, donde la ciudad dormitorio de Puerto Juárez, capital de la pobreza, alberga dos tercios de la población de ese mega destino.

No se trata de una competición dentro de un país, ya que los Estados son parte de un destino común que es México, por donde fluyen todos sus ciudadanos, ya sea para disfrutar del tiempo de descanso como para buscar nuevos horizontes de trabajo. Las diferencias políticas siempre son coyunturales en una democracia, por los cambios de partidos en el poder, ya sea municipal, estatal y nacional, por lo que lo único que une a todos es el país y la esperanza de que todos aporten a su grandeza y a una sociedad más equitativa.

El hecho que la balanza del desarrollo del turismo se incline a un lado u otro es siempre coyuntural, porque el turismo es una actividad muy compleja donde cualquier elemento extraño la altera y la afecta, desde un terremoto a la inseguridad que hoy vivimos como corolario de una guerra no querida.

El proceso de crecimiento del turismo es muy diferente al de desarrollo del turismo. Este último obtiene del primero la expansión de la actividad líder, el turismo, pero se diferencia del mismo, porque sus avances se pueden ver reflejados en la sociedad, donde es fundamental el factor regulador, aunque no asfixiante del Estado.

El crecimiento genera una revolución territorial, un desplazamiento de grandes contingentes de personas del Estado hacia estas regiones en expansión y, con ello, se crean nuevas necesidades de educación, de salud, de vivienda y de servicios, de racionalidad urbana, de transportes eficientes y responsables, de las cosas fundamentales que se reflejan luego en los indicadores de desarrollo humano, desde la equidad de género a la esperanza de vida.

Es allí donde siempre emerge el problema y las grandes limitaciones de estos modelos intensivos, aunque necesarios en países que no pueden generar empleo sino a partir de poner en valor su capital natural, cultural, humano y social, ya que son aportaciones que fácilmente pueden sufrir afectaciones que inciden en toda la población, como ocurre con los impactos ecológicos.

Por ello, decíamos que los avances en crecimiento tiene su costo oculto; tras las luces de la inauguración que son la respuesta a la nueva sociedad que los construyó y que exigirá de diferentes maneras compartir la calidad de vida que vendemos, para no generar un país de privilegiados y desarrapados.

Ese tiempo que viene, luego de las luces del éxito, es el de construir el destino real, en el cual es fundamental la presencia de los actores más dinámicos, el empresariado que generó el auge, la sociedad civil que pretende exigirlo y un Estado que debe equilibrar las demandas de lo deseable con la realidad de lo posible.

Hoy estamos en la construcción de este destino de Bahía de Banderas, que sería deseable como desarrollo mexicano y no como destinos estatales; mañana este destino se expandirá hacia el sur, en el corredor Costa Alegre, hoy frenado por muchas circunstancias, y hacia el norte por la Riviera Nayarit, un reto que puede ser la salida a miles de mexicanos que están dispuestos a quedarse a trabajar en México y a los que no se les puede fallar.

Entre los sectores de empresas de servicios hay competencia, una regla fundamental del mercado, pero también hay complementación. En la producción hay especialización y articulación, la base de los clúster; en el turismo, una industria compleja lo hay más, por ello el universo de este destino, hoy Bahía de Banderas, mañana al gran corredor del Pacífico mexicano, es complementarse y articularse en lo que hoy es nuestra salida de mediano plazo más viable ante un mundo cambiante donde el sector terciario ha tomado la hegemonía.

Vecinos de la economía mayor del mundo y con un mercado nacional que puede dar una importante respuesta, muchos esperamos que la competencia inicial se transforme en una alianza de gran fortaleza, porque siempre los éxitos son coyunturales y ya los hemos visto en el sector turismo y otros más. Por ello esperamos que más allá del Tianguis, Bahía de Banderas mantenga la posición de ser uno de los grandes destinos de México y del mundo.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx