Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13781 al 13800 
AsuntoAutor
128/12 - Domitila Noticias
129/12 - Bolivia l Noticias
130/12 - ¡Hasta la Noticias
131/12 - BOLIVIA: Noticias
132/12 - 'Si me pe Noticias
133/12 - Argentina Noticias
134/12 - Nunca um Noticias
135/12 - "Geografí Noticias
136/12 - "geografí Noticias
137/12 - Domitila, Noticias
138/12 - Rusia: ¿p Noticias
INVITACIÓN MIERCOL Pablo Si
139/12 - XII Coloq Noticias
Re: NoticiasdelCeH Susy Leó
140/12 - PASAJEROS Noticias
Re: NoticiasdelCeH Jussara
141/12 - PASAJEROS Noticias
142/12 - PASAJEROS Noticias
143/12 - Aziz Ab'S Noticias
144/12 - Brasil - Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14054     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 117/12 - VIAJANDO: Chichicastenango
Fecha:Sabado, 10 de Marzo, 2012  14:57:44 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 117/12
 

 

 

Chichicastenango

 

Tanto en Guatemala como en otros países latinoamericanos, los mercados no ofrecen solamente mercancías, sino que constituyen verdaderas expresiones culturales irrepetibles. Y el de Chichicastenango no es uno más de ellos, sino que se destaca tanto por concentrar las artesanías de todos los alrededores como por la diversidad de lenguas de los pueblos originarios; y tal vez, sea el más colorido de todos.

La ciudad forma parte de la región maya y es el centro comercial más importante del área. Todos los jueves y domingos se puede asistir a esta grata cita y, además de las compras, es interesante conversar con sus protagonistas. Por todo esto, allí fuimos.

Pero al llegar no nos recibieron amigablemente. Por ser blanquitos y vestir jeans con camisa y zapatillas, comenzaron a gritarnos: -“¡Gringos, váyanse, go home!” En Argentina se les decía gringos a los italianos, pero no como algo despectivo. En cambio, para los latinoamericanos del norte, la expresión parecería venir de “green go”, que estaría relacionado con “verdes váyanse”, referidos al ejército norteamericano. No hicimos caso, y cuando algunos advirtieron que hablábamos en español, se disculparon.

En el mercado predominan los textiles, en particular las telas y las blusas de dama, con diseños muy típicos del lugar. Hay gran variedad de trabajos en madera, como bastones, esculturas y máscaras pintadas con colores vibrantes, para los bailarines indígenas y ceremonias importantes. Artículos de alfarería y muchos elementos ornamentales…

Además de la belleza de lo ofrecido, estando en ese momento en Argentina con el dólar en paridad uno a uno con el peso, los precios nos resultaban extremadamente bajos, por lo que me vi tentada a hacer varias compras.

Y fue así como me interesé por  una remera de muy buena calidad que solo costaba cinco dólares. Acepté el precio y cuando iba a pagar, el vendedor rápidamente la guardó.

Le dije: -“La voy a llevar.”

A lo que enojado me contestó: -“Si usted no me hace otra oferta, no se la doy. ¡Usted me quita las ganas de vender!”

¡No lo podía creer! ¡Yo que no estoy acostumbrada a regatear!!!!

Entonces una mujer que estaba cerca me dijo: -“Ofrézcale dos dólares.”

El hombre replicó: -“¡Cuatro!”

Yo le contesté: “¡Tres!”

Y poniéndola en una bolsita, gritó: - “Deme los tres y llévesela”.

La prenda resultó excelente, al punto que mi madre la ha usado a lo largo de más de quince años.

Contigua al mercado se encuentra la iglesia de Santo Tomás, de cuatrocientos años. Se trata de una práctica de sincretismo entre la fe católica y las religiones originarias. Los chamanes realizan rituales en la iglesia, que incluyen incienso, velas y hasta el sacrificio de gallinas para honrar y suplicar a los dioses. Por otra parte, el templo tiene en su arquitectura influencia maya. Sus escaleras representan el calendario maya, que contaba con dieciocho meses de veinte días.

También pueden visitarse museos y hacer varios circuitos históricos en las inmediaciones, pero nosotros decidimos volver antes de que oscureciera.

Al llegar a Guatemala Capital nos enteramos que habían ametrallado a varios músicos de una orquesta que se desplazaban por una de las carreteras. Pero lo que no estaba claro era si se trataba de un atentado, un asalto o un “pequeño error”. Y ante estos hechos, nos pareció adecuado abandonar prontamente este país tan hermoso como peligroso.

 

 

Ana María Liberali