Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13734 al 13753 
AsuntoAutor
90/12 - Buenos Air Noticias
RE: Notici asdelCe Vicente
Re: NoticiasdelCeH Alejandr
91/12 - VIAJANDO: Alexande
92/12 - Circular J Alexande
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pablo Si
93/12 - Argentina Noticias
94/12 - Argentina Noticias
95/12 - Argentina Noticias
96/12 - Argentina Noticias
97/12 - Brasil - S Noticias
=?utf-8?B?OTgvMTIg Alexande
=?utf-8?Q?RE:_Noti Vicente
99/12 - Israel inv Noticias
100/12 - "No pasar Noticias
101/12 - ¿Qué inte Noticias
102/12 - Rusia - U Noticias
103/12 - Nuevo lib Noticias
104/12 - El refer Noticias
105/12 - Irão (Alb Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14022     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 91/12 - VIAJANDO: De la Nueva a la Antigua Guatemala
Fecha:Jueves, 1 de Marzo, 2012  06:58:14 (-0800)
Autor:Alexander von Humboldt <cehumboldt @.........ar>

NCeHu 91/12
 

 

 

De la Nueva a la Antigua Guatemala

 

Nueva Guatemala de la Asunción se encuentra en el valle de la Ermita a casi 1600 msnm, lo que permite que a pesar de estar en la franja tropical, sus temperaturas sean primaverales durante todo el año. Desde allí pueden verse los volcanes Agua, Fuego y Acatenango y ha sido parcialmente destruida por varios terremotos, siendo el último, el de 1976, el que tiró abajo no solo varias reliquias arquitectónicas sino también una gran cantidad de edificaciones modernas.

La ciudad se caracteriza por contar con un lugar central alrededor del cual, una serie de anillos forman las diferentes zonas, que están numeradas desde el uno hasta el veinticinco. Las zonas 1, 2 y 3 corresponden al Centro Histórico donde se encuentran varios edificios del gobierno, la Catedral Metropolitana  y diversas construcciones que corren el riesgo de colapsar; mientras que en las zonas 4, 5, 9, 10, 11, 13, 14 y 15 se sitúan los sectores comercial y financieros de nivel internacional; la industria se concentra en la zona 12; y en las demás zonas predominan los barrios residenciales de diferentes niveles socio-económicos, algunos de ellos, privados.

Salimos a caminar por la Zona 10, que es la llamada Rosa, donde hay importantes hoteles, bares y restoranes, y que en teoría se decía tranquila. Sin embargo, ver custodios armados en todas partes y que cada señor con portafolios anduviera con un guardaespaldas con arma larga a su lado, no nos parecía indicar que el lugar fuera demasiado seguro.

Y de pronto…, una moto pasando a gran velocidad, un hombre tirado sobre la vereda…, y niños gritando: -“¡Un muertito…, hay un muertito!!!!” Y el resto de la gente sintiéndose molesta solo por tener que esquivarlo al caminar… El método era el siguiente: ¡primero tiraban y después revisaban a la víctima para ver si había algo para robarle…!!!! La policía venía, tomaba las impresiones digitales, la ambulancia se lo llevaba y todo volvía a la normalidad. Bueno…, la normalidad era esa.

En ese entonces, enero del ’96, mi cámara fotográfica era bastante grande, por lo que no la saqué de mi bolso. No quería destacar aun más mi condición de turista y poder ser blanco de un atraco. Así que recorrí las bonitas avenidas y llegué a la Torre del Reformador, en la zona 9 sin animarme a tomar una sola foto.

La Torre del Reformador es una réplica de la Torre Eiffel, tiene una altura de casi setenta y dos metros y ha sido construida en hierro galvanizado. Data de 1935 para conmemorar el centésimo aniversario del nacimiento de Justo Rufino Barrios, quien fuera presidente de Guatemala e instituyera un sinnúmero de reformas. Actualmente constituye un símbolo de la ciudad como el Obelisco en Buenos Aires.

Continuamos nuestro recorrido por las zonas contiguas ingresando a algunos comercios. Y todo igual, con custodios como en Argentina solo hay en los establecimientos militares. Cada consultorio de médico, dentista o estudio jurídico con un hombre armado en la puerta. Pero lo más sorprendente fue entrar a una juguetería y ver cómo desde el piso superior, un guardia apuntaba hacia abajo con una ametralladora.

Tomar un taxi también era un trámite. Solo pidiéndolos desde el hotel y con muchas restricciones, pasaban por nosotros. Y además, había zonas a las que ninguno quiso llevarnos, como el caso de la Colonia La Florida, en la zona 19.

Finalmente decidimos ir a Antigua Guatemala, también conocida como “Ciudad de las perpetuas rosas.” ¡No se podía creer! Un verdadero oasis de hermosura y tranquilidad. Totalmente cuidada, limpia, sin peligros aparentes… Turistas de todo el mundo por las calles, que en muchos casos asistían a las clases de idioma español que se dictaban en todas partes.

La mayoría de los edificios pintados de blanco, con gran número de ruinas, de iglesias, museos; y sin anuncios que rompieran la armonía del conjunto arquitectónico renacentista español y fachadas barrocas. Ni las cadenas de comidas rápidas tenían grandes carteles sino algo muy sobrio y acotado. Al sur el volcán del Agua o Hunapú y al norte el cerro de la Cruz, le daban un marco paisajístico singular. Allí sí pude tomar muchísimas diapositivas.

Su nombre original era Santiago de los Caballeros de Guatemala y fue la tercera sede de la capital del llamado reino de Guatemala que comprendía a los actuales países de Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica así como los estados del sur de México: Chiapas, Quintana Roo… Pero después de los terremotos de Santa Marta, ocurridos el 29 de julio de 1773, fue traslada al sitio de la actual Nueva Guatemala, a 40 km de allí y más alejada del volcán. En 1979 ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Después de pasar todo el día en Antigua decidimos regresar a la Nueva, subiendo a alguno de los buses que pasaban con sus guardas asomados por la puerta golpeando fuertemente al vehículo con la mano y gritando el lugar de destino: -“¡Guate…! ¡Guate…! ¡Guateeeee…!!!!” Primero no entendíamos por qué lo hacían, si a la vez, todos llevaban sendos carteles en su parte superior delantera; pero más tarde comprendimos que muchos de los pasajeros no los sabían leer.

 

 

Ana María Liberali