Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13621 al 13640 
AsuntoAutor
=?utf-8?B?MTcvMTIg Alexande
18/12 - Publicacio Alexande
RE: Notici asdelCe Vicente
=?utf-8?B?MTkvMTIg Alexande
=?utf-8?Q?RE:_Noti Vicente
=?utf-8?B?MjAvMTIg Alexande
=?utf-8?B?MjEvMTIg Alexande
=?utf-8?B?MjIvMTIg Alexande
=?utf-8?B?MjMvMTIg Alexande
24/12 - FRUTAS MIL Alexande
=?utf-8?B?MjUvMTIg Alexande
26/12 - VIAJANDO: Alexande
=?utf-8?Q?RE:_Noti Hernan C
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
27/12 - Publicació Alexande
=?utf-8?B?UmU6IE5v Pedro Cu
otra visión del ar Alejandr
=?utf-8?B?MjgvMTIg Alexande
--España-- Muere oriol to
=?utf-8?B?MjkvMTIg Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13910     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:=?utf-8?Q?RE:_Notici?= =?utf-8?Q?asdelCeHu_?= =?utf-8?Q?19/12_-_Di?= =?utf-8?B?ZXogYcOxb3MgZGU=?= =?utf-8?B?c3B1w6lzLCBzZSA=?= =?utf-8?Q?desarrolla?= =?utf-8?B?IHVuIOKAmGFyZ2Vu?= =?utf-8?Q?tinazo'_mu?= =?utf-8?Q?ndial_(Jor?= =?utf-8?Q?ge_Altamir?= =?utf-8?Q?a)?=
Fecha:Miercoles, 11 de Enero, 2012  20:22:15 (+0000)
Autor:Vicente VDC <vdicione @.......com>

Hola: adjunto una declaración d el grupo Argumentos aparecido hoy en Página/12. Aun que polemiza con el Grupo Plataforma, creo que hay alguna s reflexiones sobre las relaciones entre la sociedad civil, la sociedad política y el estado que son pe rtinentes al artículo de Altamira. Los fenómenos, tales como las movilizaciones sociales tipificadas en el "argentinazo", no admiten lecturas lineales simplist as que anuncian resoluciones unilaterales "revolucionaria s" cuasi mecanicistas del tipo que suelen hacerlas los co mpañeros del PO. Hay muchos tipos de revolucones y, aunq ue pueda parecer una herejía, de muchas crisis de sale t ambién tristemente con las "revoluciones" que reali za el  mismo capitalismo y/o por las mayorías  populares que suelen tener un sentido crítico más inmediato y realista. Hace casi medio siglo que M. A glieta nos sugirió, refiriendose a las transformaci ones político-económicas, retomando las historicidades políticas de más de un siglo y medio
pensar y asumir las transformaciones mediante una sucesión política de  las formas de "regulación" del modo de producción capitalista. Algunos han pretendido ver en la noción so lo las formas de regulación que lleva a cabo los poderes capitalistas para salir de sus crisis. Pero otros interp retan que hay formas de regulación populares anticr isis que no son demasiado orgánicas al liberal ismo y  neoliberalismo estrictamente capitalista. De ntro de la perspectiva de la regulación la noción de revolución está implícita como momento subordinado a la relación de fuerzas existentes entre el campo popul ar y el campo antipopular. Lo que importa, por lo tanto, no es la regulación abstracta, sino los sentidos revoluc ionarios o no revolucionarios de la regulación. Esta per spectiva es la que, nos parece a muchos más de 30.000, & nbsp;la que hace posible cotidianamente la política sin colgar las prácticas del vacío histórico y, consideran do las determinaciones locales, geográfico.
Cordial es saludos. Vicente (Di Cione).
 

“A rgumentos para una mayor igualdad”

Comparta esta nota con u n amigo

E-Mail de su am igo < /TD>
Su nombre
Su E-Mail
 

 Por Alejandro Grimson , Victorio Paulón, Jorge Gaggero, Florencia Abbate *

Esta carta pretende escapar a una falsa polarización. Quienes firman Plataforma, quienes adhieren y promueven Carta Abierta y quienes firmamos estos “Argumentos” a firmamos desear que la Argentina sea una sociedad más ig ualitaria. ¿Cómo es posible que nuestro diagnóstico ac erca de lo que sucede en el país sea tan distante del de Plataforma?

El pensamiento crítico, que reivindica mos, distingue entre cualidades diferentes, se adentra co n cuidado en procesos complejos. No descalifica a los adv ersarios o a quienes piensan diferente: construye argumen tos. Quienes firmamos este texto creemos que es urgente d esplegar un debate franco, que busque reconocer los matic es y complejidades del proceso actual.
Cuando se par te de una presuposición, por ejemplo que este gobierno e s calamitoso o maravilloso, y de ello se deriva que todo lo que haga ese gobierno tendrá esa misma cualidad, se e stá renunciando al análisis político y a la principal función de la crítica, que es la capacidad de distingui r.
Los firmantes de Plataforma 2012, con algunos de los cuales hemos compartido muchas luchas, parten de una idea que consideramos equivocada: este gobierno es nefast o y sólo hace cosas nefastas. Vamos a detenernos en las principales afirmaciones:
1 “Se ha profundizado la desigual dad”. Esto no puede afirmarse y menos aún al pasar. Lo s compañeros saben que hay distintas formas de estudiar la distribución del ingreso y que en cualquiera de ellas la desigualdad no se ha profundizado desde 2003 a la act ualidad. La Asignación Universal, la ampliación de las jubilaciones, la reducción del trabajo precario (aún mo desta para los objetivos que deben plantearse) ayudaron a eso. Las tan vapuleadas retenciones y el Impuesto a las Ganancias (aunque está pendiente una reforma impositiva) mejoran la distribución. Además, leyes como el matrimo nio igualitario o del peón rural reducen otras desiguald ades. Nos parece muy preocupante que se realice una afirm ación tan grave sin análisis ni datos. ¿Acaso Platafor ma no pretende convencer a los que piensan distinto?
2 Vemos con idéntica preocupación a la de los compañeros que d esde los hechos del Parque Indoamericano en 2010 y la rep resión en Formosa, comience a agrietarse una de las gran des conquistas democráticas posteriores a los asesinatos de Kosteki y Santillán. Nos referimos a la máxima, tan criticada por los medios masivos, de que la policía con curra sin armas a las protestas sociales. El primer quieb re fue el asesinato de Fuentealba, con evidente responsab ilidad de la policía provincial, que produjo una protest a de la CTA y de la CGT (incluyendo paro de actividades). El asesinato de Mariano Ferreyra, con gran repercusión, está siendo investigado y produjo la inédita consecuen cia de un secretario general gremial preso. Ese hecho par ece no existir para Plataforma. Por nuestra parte, consid eramos imprescindible que el gobierno nacional tenga una política consecuente con su política de derechos humano s en relación con los asesinatos ocurridos en Jujuy, San tiago del Estero, Formosa y otras provincias. Una políti ca que logre retrotraernos a la situación previa a los p rimeros muertos en protestas en las provincias. Creemos f irmemente que es necesario que todas las organizaciones s ociales, sindicales y de derechos humanos tomen esta cues tión como central en su agenda. Ese es el desafío no sà ³lo para el Gobierno, sino también para muchos actores d e la sociedad argentina.
3 Todos los gobiernos, de izquierda o de derecha, construyen relatos. La pregunta no es si lo s intelectuales se sienten interpelados por esos relatos. La pregunta crítica es qué habilitan y qué obstruyen dichas narraciones. Honestamente, entre quienes apoyan la s principales medidas de los últimos años, vemos énfas is bastante distintos, comentarios críticos, disputas re levantes e irrelevantes. La crítica a la ley antiterrori sta ha sido la muestra más reciente de lo que afirmamos: hay un debate público. No vemos un discurso único, sal vo que así parezca el acuerdo profundo en enfrentar los discursos de aquellos economistas que quieren llevar a es te país a los años noventa.
4 Existen disputas por la legit imidad política muy asociadas con los procesos de distri bución económica. Y esas luchas son verdaderamente comp licadas. No sólo porque una corriente progresista, que h a tenido diferentes capítulos en la historia del país, siga creyendo que las mayorías populares están engañad as, dado que han manifestado su apoyo a pesar de la supue sta “profundización de la desigualdad”. También, y principalmente, porque los poderes económicos y corporat ivos son mucho más reales de lo que un lector de la Plat aforma podría suponer. En su texto no mencionan sus tens iones con el Gobierno: esas tensiones serían “puro rel ato”. Pero todos hemos visto actuar a los grupos rurale s, eclesiásticos, a los medios, a transnacionales, fondo s buitre y gobiernos extranjeros. ¿Qué fueron esos hech os? ¿Pura ficción?
5 Hoy se despliega en el país una tensi ón y una disyuntiva entre una concepción neodesarrollis ta, que en el fondo cree que mayores formas de inclusión y justicia serán alcanzadas gracias al crecimiento econ ómico y una concepción igualitarista que cree en un des arrollo integral, económico, social, ambiental y cultura l. Para evaluar hacia dónde nos lleva una ley o una polà ­tica, no es suficiente mirar quién la vota: es impresci ndible analizar sus efectos o no de transformación socia l.
6 Que haya acciones y metodologías del Gobierno que no co mpartamos (el Indec, la minería contaminante) no nos lle va a creer que exista hoy en la Argentina la posibilidad de una construcción de izquierda que insista en desconoc er los avances logrados en estos años. Un pensamiento cr ítico comprometido con lo que hay que lograr, pero tambi én con lo logrado, intervendrá activamente en el debate acerca de lo que falta, que es un avance cualitativo en todos los terrenos de una mayor igualdad.
Quienes cr een que nos encontramos ante el demonio y que todo lo que vivimos es solamente una fantochada, una puesta en escen a, cometen el error de persistir en un análisis que elud e los temas centrales de las políticas del Gobierno y ta mbién hacen silencio ante el papel de los poderes a los que se enfrenta. Ese error profundiza la idea de que hay dos trincheras. Cuando tengamos un debate con matices, pe rcibiremos que no serán los mismos los argumentos de los compañeros de Carta Abierta (que no pueden ser califica dos como “voceros del Gobierno”) que los de Plataform a, pero tampoco los de sus integrantes. Quien conoce a la s personas por sus trayectorias, sus hechos y sus dichos sabe que es bueno siempre juntarse, con el riesgo de que en el entusiasmo transmitido de unos a otros esa ausencia de matices pueda terminar en rejunte.
* También fi rman, entre otros, Roberto Pianelli, Alicia Azubel, Sandr a Arito, Eduardo Menajovsky, Claudio Ingerflom, Luisa Val enzuela, Norma Díaz, Paula Abal Medina, Rita Segato, Gus tavo Tieffenberg, Jorge Sarquis, Osvaldo Pedroso, Gerardo Aboy Carlés, Hugo Rapoport, Karina Bidaseca, Ariel Lupo , Laura Malosetti, Marta Dujovne, Jorge Kors, Nicolás Es cobari, María G. Rodríguez, Damián Pierbattisti, Aleja ndro Falco, Estela Maidac, Alexandre Roig, José Lipovetz ky, Nicolás Freibrun, Eduardo Smalinsky, Alcides Chiesa, Liliana Lukin, Víctor de Zavalía, Horacio Feinstein, A na Cambours de Donini, Sonia Otamendi, Leda Schiavo, Seba stián Pereyra, Hugo Germano, Gabriel Noel, Daniel Mundo, Pablo De Biase, Ana Castellani, Martín Plot, Gustavo Da lmazzo, Juan Lo Bianco, Sergio Caggiano, Irma Zacaria, Ju an Luis Fornero, Débora Gorbán, Cora Arias, Tukuta Gord illo, Graciela Jacob, Ariel Wilkis, Philip Kitzberger, Ge neración Política Sur, Juan Carlos Marín.
< DIV class=pienota>

Date: Wed, 11 Jan 2012 08:39:34 -0800
From: cehumboldt@...
To: hu mboldt@...
Suotect: NoticiasdelCeHu 19/12 - Di ez años después, se desarrolla un ‘argentinazo' mundi al (Jorge Altamira)

NCeHu 19/12

Diez años después, se d esarrolla un ‘argentinazo' mundial

< DIV>

Jorge Alt amira

Prensa Obrera 12 08

Buenos Aires, 5/1/12

COPETE: 
< EM>El artículo que sigue fue solicitado por la Nueva Cor riente de Izquierda de Grecia en ocasión del décimo ani versario de la crisis argentina de 2001.

Diez años atrás, el pueblo de Argentina se arrogó un derecho que no tiene reconocido por la Consti tución Nacional: revocó, por medio de la acción direct a, el mandato de un gobierno electo. El intento de ‘pro teger' a las clases medias mediante el estado de sitio fu e respondido con una enorme rebelión popular. Entre el ⠀˜peligro' de los de abajo y la confiscación de los de a rriba, los sectores medios eligieron su campo. La renunci a veloz del gobierno permitió mantener la continuidad ju rídica del Estado, mediante un gobierno designado por el Congreso. Una década más tarde, este derecho de revoca toria sigue presente en la conciencia popular e incluso e n la del régimen político. Los cortes de ruta, las mani festaciones sin autorización, las ocupaciones de empresa s, universidades y colegios son cotidianos. La conmemorac ión del décimo aniversario reunió alrededor de treinta mil personas -sin la presencia de ningún contingente de l oficialismo ni de la oposición patronal.

La bancarrota de Argentina, hace diez años, es un caso de modelo ‘puro' de disolución de las rela ciones sociales capitalistas: hacia allí converge la cri sis mundial actual. Fue un Lehman Brothers ‘avant la le ttre': la devaluación del peso fue una expresión del de rrumbe económico, no una ‘salida' a la crisis, la cual emergió por otras circunstancias. Produjo una bancarrot a total del sistema bancario, la caída vertical de la pr oducción, una virtual desaparición de la moneda y una d esocupación en masa (un 60 por ciento entre desocupados y subocupados). La quiebra financiera del Estado obligó a los Estados federales a emitir moneda propia -catorce m onedas diferentes- y, en algunos casos, emergió el trueq ue. La unidad política del Estado operó como el recurso último de supervivencia del capital.

El default, la devaluación del peso y la caída del gobierno consumaro n un golpe de Estado por parte del FMI y de la burguesía argentina. El primero financió, durante 2001, una fuga de capitales de alrededor de 50 mil millones de dólares, los que quedaron exentos del default. La burguesía naci onal obtuvo la desvalorización de sus deudas en pesos y ventajas comerciales. La desvalorización económica (el PBI, en valor, cayó de 300 mil a menos de 100 mil millon es de dólares) sirvió como premisa de la recuperación de la economía desde mediados de 2002, pero solamente po rque la crisis quedó confinada a las fronteras nacionale s y se desarrolló una irrupción enorme de China en el m ercado mundial de alimentos y minerales. Lo mismo ocurrià ³ con toda América del Sur, cuyas monedas estuvieron sob revaluadas durante toda la década. En el marco de una cr isis mundial, como ocurre en la actualidad, esto no hubie ra sido posible.

El oficialismo asegura que resolvió el problema de la deuda externa debido a que consiguió una quita del 75 por ciento. Falso. La refinanciación af ectó, en primer lugar, solamente a la mitad de la deuda -la contraída con los acreedores privados. En segundo lu gar, la deuda refinanciada estaba inflada por la acumulac ión de intereses usurarios impagos de los rescates de 20 01. En tercer lugar, la refinanciación del kirchnerismo incluye un bono que se ajusta al crecimiento del PBI, que ha dado rendimientos extraordinarios en los diez último s años. La deuda pública, en 2011, supera en 25 mil mil lones de dólares a la anterior a la crisis. Para pagar l a deuda renegociada, el gobierno procedió a la confiscac ión de fondos del fondo de pensiones del Estado, de la a sistencia médica a los jubilados, del Banco Central y de otras cajas del Estado. La deuda externa ha sido convert ida, en casi un 60 por ciento, en una deuda pública inte rna, la que será refinanciada en forma indefinida -lo cu al equivale a una confiscación de los jubilados. Ahora q ue esta política confiscatoria se encuentra agotada, el gobierno ha anunciado un aumento extraordinario (300 por ciento) de impuestos y de tarifas de servicios, acompaña do por el anuncio de un congelamiento relativo de salario s frente a una inflación anual del 30 por ciento. Esto d emuestra que Argentina aún sigue en default. No debe ext rañar que, a poco de ganar las elecciones, el gobierno e nfrente la peor crisis política desde 2003: ruptura con la burocracia sindical y con numerosos gobernadores de pr ovincia.

La bancarrota de 2001 no ha sido superada en términos estructurales. El Congreso acaba de renovar la ley de emergencia económica de hace una década; el sis tema bancario se ha reducido en una tercera parte; la pob lación que se encuentra por debajo del nivel de pobreza sigue en el 30/35 por ciento anterior a la bancarrota; el promedio de salarios es de 3200 pesos (520 euros), la mi tad del costo de una canasta familiar; los subsidios a lo s servicios públicos, otros tipos de subsidios y las exe nciones impositivas consumen el 40 por ciento del presupu esto. Como la deuda pública y la deuda externa siguen si endo impagables, hay gestiones activas para reanudar el e ndeudamiento internacional. El aumento de impuestos y tar ifas, junto con la reducción relativa de los salarios ha n llevado a un choque con los sindicatos. La quiebra polà ­tica que ha irrumpido en el oficialismo, a pocos días d e su triunfo electoral, ha reforzado la tendencia bonapar tista del régimen político -es decir la etapa previa de una crisis final.

Ninguna nación puede salir de la bancarrota económica sin repudiar la deuda externa, o se a sin romper con todas las relaciones políticas (naciona les e internacionales) que la sustentan. El repudio a la deuda plantea, en Europa, la ruptura con la Unión Europe a y desataría una situación revolucionaria, la que tamp oco se limitaría a un solo país. Tomada en su conjunto, la bancarrota de la UE plantea la toma del poder por los trabajadores y la Unidad Socialista de Europa, incluida Rusia. Un retorno al orden de cosas precedente no sólo e s inconcebible, sino que reforzaría la opresión de los países ‘periféricos' por parte del imperialismo e inc luso desataría una guerra inter-imperialista. Nosotros p lanteamos la Unidad Socialista de América Latina, inclui do Puerto Rico.

< FONT size=3 face="">La bancarrota de 2001 le ofreció una nueva oportunidad al nacionalismo burgués, gracias tamb ién al seguidismo de la izquierda democratizante (lidera da por el partido Comunista, que hoy se encuentra dentro del gobierno) y de sindicatos integrados al Estado. Su fr acaso es incuestionable, porque no ha modificado, sino qu e ha acentuado la dependencia del capital internacional. La intervención del Partido Obrero en el Argentinazo (co n la consigna "que se vayan todos" y por "una asamblea co nstituyente convocada por un gobierno de trabajadores") s entó las bases de un desarrollo político ulterior sin p recedentes, que se manifestó primero en la organización del movimiento de desocupados y luego en la conquista de numerosos cuerpos de delegados en las fábricas, así co mo de centros y consejeros en las universidades y colegio s. En las elecciones recientes, el Frente de Izquierda ob tuvo el mayor porcentaje de votos de la izquierda en el à ºltimo cuarto de siglo, con un programa revolucionario (r epudio de la deuda, expropiación de los bancos, nacional ización sin pago de recursos básicos, control obrero de la producción, gobierno de trabajadores). En numerosas ciudades alcanzó el 6 por ciento de los votos. En alguna s (Salta, Capitán Bermúdez), el 14 y el 18 por ciento. Se desarrolla una perspectiva política revolucionaria, e n el marco de una crisis definitiva del gobierno y de una crisis mundial imparable.

El Argentinazo fue un "pre-ensayo gener al".






BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPA� A - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya hace s en la red
beruby

-----------------------------------------
----------------------------
Tu direcci�n de suscripci
�n a este bolet�n es humboldt-alta@...
Para
 darte de baja, env�a un mensaje a 
humboldt-baja@...
tas.net
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.ne
t/lista/humboldt







< u>BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby pu edes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red< br> beruby
o§¶óŸwÞ4áݹkgzéÏ:鮹i½ß