Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13601 al 13620 
AsuntoAutor
1/12 - XIV ENCUE Noticias
2/12 - 2012: ¿el a Noticias
3/12 - 2011 y desp Noticias
4/12 - ARGENTINA - Noticias
5/12 -ARGENTINA - Noticias
6/12 - La limpieza Noticias
7/12 - "Se abre un Noticias
8/12 - México - Ch Noticias
9/12 - Una vuelta Noticias
10/12 - "En Perú h Noticias
Re: NoticiasdelCeH Lic. Jor
11/12 - ESPECIALIS Noticias
12/12 - VIAJANDO: Noticias
13/12 - Perú - Hum Noticias
14/12 - Perú - El Noticias
Brazilian Geograph Hélio Ca
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
Zumbido en Costa R Geóg. Ho
15/12 - Estados Un Alexande
16/12 - Coloquio A Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13890     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 5/12 -ARGENTINA - Crisis en la "fábrica" de docto res (Nora Bär)
Fecha:Lunes, 2 de Enero, 2012  06:46:53 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 5/12

ARGENTINA

Ciencia / El Conicet, bajo el peso de su propio éxito

Crisis en la "fábrica" de doctores

 Nora Bär | LA NACION

Buenos Aires, 31/12/11

El doctor en Historia y docente de la UBA Fabián Harari convocó esta semana a la prensa para denunciar discriminación por parte de la comisión evaluadora que le negó su ingreso en el Conicet. También en los últimos días, becarios doctorales que vieron frustradas sus posibilidades de iniciar la carrera científica organizaron manifestaciones frente a la sede del organismo.

Ambos hechos revelan problemas que el acelerado crecimiento de los últimos años contribuyó a potenciar y otros de más larga data.

Las denuncias de Harari, que afirmó que se lo persigue por sus ideas marxistas, son por lo menos discutibles. Como aclaró un comunicado del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, no cumple con los requisitos vigentes: trabajos publicados en revistas con referato [evaluación por pares] externo e independiente.

"Todas las publicaciones excepto una o dos -subraya el documento-, son de carácter «endogámico» (...): editoriales y revistas que tienen una relación directa con el autor." Quince de los 17 trabajos se publicaron en la editorial Razón y Revolución, la revista Razón y Revolución , y la publicación Anuario Ceics (de la cual el autor es miembro del consejo editorial al menos hasta el número de 2009), que pertenecen a la misma institución en la que milita, "lo cual indica que no fueron sometidas a la compulsa necesaria (...) entre pares, variados y plurales, de la comunidad académica".

La de Harari es una situación particular, pero la protesta de los becarios que el sistema no podrá absorber (904 que se presentaron a la carrera del investigador y 726, a becas posdoctorales; el 62,3% y el 48,8% de los postulantes, respectivamente) responde a una combinación de fallas en la comunicación, falta de coordinación y hasta sesgos culturales que inquietan al engranaje central de nuestra maquinaria científica.

Hace ya dos años hubo quienes plantearon que pretender que sigan ingresando indefinidamente 1500 becarios y 500 investigadores por año es insostenible. Y que se corre el riesgo de preparar "cerebros para la exportación".

Paradójicamente, hoy la situación parece ser precisamente la inversa: muchos científicos están retornando y los hay incluso que no quieren dejar el país para completar su formación en centros avanzados. ¿Estamos ante una "inflación" de doctores?

La pregunta no es banal y responderla exige nada menos que redefinir el papel de los investigadores en la sociedad.

Actividad privada

Para el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, los científicos tienen que empezar a pensar que la formación que reciben no sólo debe servirles para el ingreso a la carrera del investigador, sino también para desarrollarse en la actividad privada, y para aportar su conocimiento y sus capacidades a la gestión del Estado.

Con una dotación rejuvenecida, afirma, la tasa de crecimiento de la carrera del investigador debería rondar el 10%. "Esto implica unos 650 ingresos anuales repartidos por disciplinas y áreas geográficas -dice-. Es decir, que las chances de un becario van a volver a ser las históricas (aproximadamente uno de cada tres o cuatro)."

Según el ministro, el doctorado debe concebirse como la última etapa de la formación universitaria, aquella en la que "se adquiere la capacidad de obtener y procesar información en forma independiente". Y esto debería ser útil para hacer investigación, pero también para analizar la realidad y resolver problemas en cualquier otro ámbito. Y -algo que los científicos pocas veces contemplan- para convertirse en creador de puestos de trabajo.

Para facilitar este viraje, dice Barañao, se están implementando programas de "doctores en empresas", inserción de grupos de investigación en universidades públicas de reciente creación y en zonas de vacancia (universidades e institutos del interior). "Entre dos postulantes que obtengan igual calificación -destaca-, se le dará prioridad al que pueda desplazarse a centros del conurbano o del interior."

Y agrega: "En el caso particular de las ciencias biomédicas hay problemas adicionales. El área insume casi el 50% de los recursos tanto humanos como financieros, con una alta concentración en la zona metropolitana y las grandes ciudades. A pesar de esto, son muy escasos los efectos demostrables de esta inversión en la calidad de la atención médica o en el desarrollo de nuevas terapias. Más aún, poco de la información producida es accesible a los médicos. No parece tener sentido seguir retroalimentando este estado de cosas automáticamente y estamos promoviendo cambios".

Como dijo hace cuatro años, Barañao está empeñado en "pasteurizar" la ciencia: resolver la contradicción entre la investigación de alta competitividad con impacto en publicaciones internacionales, y la aplicada, con posibilidades de transferencia a la práctica médica y a la tecnología.

Pero a juzgar por el desconcierto de los becarios, voluntaria o involuntariamente estas líneas de acción no quedan del todo claras. Entre otras cosas porque, a pesar de los planes del Ministerio, muchas comisiones evaluadoras del Conicet cultivan un fuerte sesgo hacia la investigación básica, y subvaloran las actividades científicas de transferencia.

"Conicetitos"

"Es cierto que el Conicet podría ser en parte un organismo de formación de investigadores o profesionales orientados a ser absorbidos por otras instituciones -dice Ana María Vara, docente de la Universidad Nacional de San Martín e investigadora en temas de ciencia y sociedad-. Pero entonces debería estar conversando con esas instituciones, públicas (universidades, ministerios) o privadas (empresas, nacionales o extranjeras) para ver qué necesitan. Y adecuar sus criterios. Sin embargo, no lo está haciendo: en el otorgamiento de las becas, sigue sólo los criterios de «calidad académica» en el sentido más estrecho. [Por otra parte] esos nuevos criterios, como la voluntad de privilegiar el interior y el conurbano, no se explicitan antes de las convocatorias ni se traducen en los puntajes... Desde el comienzo, todos los becarios son «conicetitos», todo está dado para que sólo les preocupe publicar papers ."

Para Vara, muchas de las conductas que están en tela de juicio subsisten porque el Conicet es el único organismo en su tipo, se autorregula, y los científicos no tienen que rendir cuentas más que a sí mismos, algo que puede favorecer decisiones sesgadas.

"Sobre todo en las ciencias sociales, frecuentemente rige un sistema corporativo con pautas muy rígidas para el conjunto y excepciones para algunos", subraya Vara.

A fines de los noventa, cuando los científicos emigraban en masa y el Conicet estaba al borde de la inanición, la prioridad era mantenerlo con vida. Hoy, con mejores presupuestos y equipamiento, investigadores que son requeridos y colaboran con los centros más importantes del planeta, y participan en experimentos que exploran las fronteras del conocimiento, tal vez sea el momento de poner la lupa sobre estos puntos para que pueda desarrollar toda su potencia.


Un problema sin resolver en todos los continentes

El equilibrio entre la oferta y la demanda de doctores es un problema sin resolver en todo el planeta. A tal punto, que no hace mucho mereció un número especial de la revista Nature . Según un informe firmado por David Cyranoski, Natasha Gilbert, Heidi Ledford, Anjali Nayar y Mohammed Yahia, sólo en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el número de doctores creció 40% en sólo diez años, entre 1998 y 2008.

"Los científicos que obtienen un título de doctor se sienten orgullosos con justa razón: ingresan en una elite académica. Pero ya no es tan elite como era", escriben.

Japón, afirman, es uno de los peores países en los cuales graduarse. Después de hacer un esfuerzo por triplicar el número de doctores, éstos no encuentran lugar fácilmente ni en las universidades ni en la industria. De los 1350 que obtuvieron su título en 2010, sólo la mitad tenía trabajo al egresar.

En China, se graduaron 50.000 en 2009 en todas las disciplinas. Pero muchos critican su falta de calidad y no son bien aceptados internacionalmente. En Singapur también se registró una gran expansión en los últimos años: los programas de doctorado crecieron un 60% en un lustro. La mayoría trabaja fuera de la academia.

En los Estados Unidos, el segundo productor mundial de doctores, las posiciones académicas vienen cayendo y la industria no alcanza a absorberlos. Sólo el 2% obtiene una plaza para realizar un posdoctorado. Las estadísticas sugieren que cada vez más doctores deben aceptar puestos de trabajo que no requieren esa calificación.

En Alemania la tasa de doctorados se estancó y el trabajo en la industria aparece como una buena opción.

En Egipto, los estudiantes de doctorado se habían duplicado entre 1998 y 2009, pero muchos se quejan de que su formación es "mediocre".

Y en la India, hay planes para preparar 20.000 doctores por año para 2020. Pero incluso después de graduarse tienen pocas oportunidades académicas y la mayoría busca un puesto en la industria..






BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby