Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13341 al 13360 
AsuntoAutor
1088/11 - VIAJANDO Noticias
1089/11 - Localiza Noticias
1090/11 - Pasajero Noticias
1091/11 - BUSQUEDA Noticias
1092/11 - Moviliza Noticias
1093/11 - La lucha Noticias
1094/11 - Las elec Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
1095/11 - ¿Africa Noticias
1096/11 - OS IMPAC Noticias
1097/11 - CIDADES Noticias
1098/11 - VIAJANDO Noticias
1099/11 - Moderniz Noticias
1100/11 - O Impost Noticias
1101/11 - VIAJANDO Noticias
1102/11 - Do Desen Noticias
La larva se doctor Geóg. Ho
1103/11 - Noam Cho Noticias
1104/11 - Tariq Al Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13629     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1093/11 - La lucha por la tierra
Fecha:Sabado, 29 de Octubre, 2011  13:58:05 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 1093/11

 

La lucha por la tierra.

Notas desde Argentina.

 

 Alfredo César Dachary

 

         La lucha por la tierra “no pasa de moda”; un recurso finito y aumento de la población es la fórmula para que esté vigente en todas las sociedades. Emiliano Zapata es el gran ícono de América en la moderna lucha por la tierra, que desde México se hizo bandera en la primera década del siglo XX. Le anteceden los que quisieron recuperar la soberanía de sus pueblos, como lo fue Túpac Amaru.

Esta lucha, en América Latina, ha tenido muchos hitos. Así, la reforma agraria mexicana fue fruto de la primera revolución del siglo XX y llevada a su máxima posibilidad por el General Lázaro Cárdenas en los años treinta, pero cuatro y media décadas después comenzó a ser desmontada por su propio partido con el neoliberal Carlos Salinas de Gortari.

 En la década de los cincuenta, la reforma agraria boliviana irrumpe sobre la marcha de una revolución popular y cinco décadas después el segundo presidente hijo del pueblo aymara, nación originaria de América, Evo Morales, la ratifica y amplia con la propuesta del “buen vivir”.

 El primer presidente de América hijo de un pueblo originario fue Benito Juárez en México y a mitad del siglo XIX fue el que le expropió las tierras a la iglesia, el gran terrateniente y esclavizador de los campesinos; dos décadas después fue revertida por Porfirio Díaz que creó los grandes latifundios con las tristemente célebres tiendas de raya y los peones acasillados, los esclavos modernos.

La lucha por la tierra sigue hoy pero en otros escenarios y en la primera década del siglo XXI, los alimentos retoman un papel preponderante con el auge de la población mundial que incrementa su consumo, liderados por los países que forman el BRIC (Brasil, Rusia, India y China), mientras Estados Unidos deriva grandes cantidades de alimentos, principalmente maíz, para elaborar etanol, un proceso que permitió acelerar el encarecimiento y escasez de los granos básicos en el mercado mundial.

 Los “pool de siembra” extensivos operan como grandes consorcios internacionales para producir masivamente granos, especialmente la soja, el oro verde del mercado agrícola mundial; ello ha significado dos grandes movimientos: por un lado, la concentración de la tierra y la expulsión de campesinos que no pueden competir con los grandes grupos del poder alimentario, y por otro, un gran impacto en el ambiente, algo no menor, que reduce la productividad de las tierras agrícolas.

Hoy los países con grandes necesidades de granos y potencialidades económicas, los desarrollados, están comprando o rentado millones de hectáreas en el mundo para poder producir y alimentar a sus poblaciones; ello genera un nuevo elemento en el mundo de las tierras, la recolonización vía la compra o renta de tierras en los países más pobres o aquellos en que las leyes lo permiten sin grandes limitaciones.

En Sudamérica hay tres países que están atrayendo capitales para este tipo de inversión: Brasil, el país con mayor expansión económica y una frontera agrícola que se amplia en forma permanente, lo cual genera conflictos internos entre los grupos ecologistas y productivistas, entre latifundistas y campesinos sin tierras. Por su parte, Paraguay un país en gran crecimiento económico, sin distribución social, pero con mercado de tierras que hoy se lo compiten inversionistas, brasileños, argentinos, uruguayos y de Estados Unidos.

Y en tercer lugar, el caso de Argentina, que es muy significativo por ser un país cuyo capital natural principal son las tierras de vocación agrícola y junto con Brasil es uno de los que tiene mayor expansión en su frontera agropecuaria, lo cual genera grandes contradicciones interiores, principalmente con los pueblos originarios y los productores pequeños.

En este marco de conflicto, se plantea en Argentina una ley de tierras, que vendrá a reemplazar a la tradicional reforma agraria, una forma de recuperar este recurso, pero esta vez con una estrategia diferente elaborada de una manera distinta, para el colosal choque que se da en el siglo XXI por los últimos bolsones de recursos naturales por parte de los grandes grupos de poder.

En la base de esta propuesta está el Plan Estratégico Agroalimentario  2010 - 2020, que se orienta a responder a este grave problema planteando una nueva ruralidad, buscando un equilibro entre la producción, lo social y el territorio desde la perspectiva ambiental y el mismo fue elaborado en base a la consulta y los aportes de 500 encuentros con las 53 Facultades nacionales, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental (SENASA) y los aportes de CEPAL,  FAO y PNUD.

La Argentina agroexportadora que creó la poderosa oligarquía argentina, que gobernó entre 1880 y 1945, pero que estuvo vigente más años y volvió de la mano de los militares y el neoliberalismo, ha sido definida por uno de sus ideólogos de una manera clara como para entender que es lo que hay que cambiar.

Para Mariano Grondona, un ícono de la derecha intelectual argentina, el modelo agroexportador se formó a partir de “… una Argentina culturalmente francesa, alemana en su ejército, inglesa en su marina, demográficamente española e italiana, inglesa en su estilo rural y el comercio, victoriana en sus valores éticos y romana en sus valores religiosos. Dejando que el gaucho quedara en el fondo de su alma, como un fiscal insobornable, la Argentina sería la Europa en América…”.

Este modelo hoy obsoleto, se ha alejado de la realidad nacional y sólo ha quedado en las mentes de los últimos nostálgicos del eurocentrismo, que hoy recuerdan una Europa que ya no existe y el mundo que se ha transformado y dejado atrás al occidentalismo como eje ya que éste se desplaza hacia el Asia.

Hoy Argentina es un botín para un mundo que se encarrila a una gran lucha por la soberanía alimentaria y en esa lucha hay 17 millones de hectáreas en manos de extranjeros, según datos que da la Federación Agraria Argentina, grandes latifundios que se han logrado en muchos casos con la expulsión de los pueblos originarios.

El magnate italiano de las industrias de la moda, Luciano Benetton, tiene un millón de hectáreas en la Patagonia, mientras que el “ecologista” norteamericano Douglas Tompkins con casi 400 mil hectáreas en zonas estratégicas de Argentina, como en los esteros del Iberá, sobre el acuífero guaraní, la mayor reserva de agua dulce del continente.

En otro grupo de latifundistas destacan el norteamericano Ted Turner y el inversionista británico Joe Lewis, que son parte de los “exóticos” compradores de tierra, con fines no siempre claros.

En el otro extremo, están los grupos financieros trasnacionales que compran o rentan para formar los pool de siembra: Calyx Agro Ltd. es una firma creada por la cerealera Louis Dreyfus en el 2007 y que opera con tierras en el corazón productivo del Mercosur.

El magante australiano John Kahlbetzer tiene 110,000 has de tierras para su pool de siembra y adquirió también 40,000 de tierras fiscales en el norte. Otro grupo importante es The Capital Group que posee el 40% del grupo El Tejar y controla gran parte de las tierras en la cuenca del río Salado y en la pampa húmeda.

La empresa estatal china Heliongjiang explota 300,000 hectáreas en la provincia de Río Negro, lo cual ha generado un conflicto muy grande al interior de la sociedad, ya que además tiene la concesión de la mina de hierro de Sierra Grande y otra de aluminio.

La nueva ley de tierras está orientada a evitar que se extranjerice la propiedad del territorio, a fin que dentro de unos años terminen expulsando a los locales, como ocurrió con Norteamérica respecto de la mitad del territorio de México en la primera mitad del siglo XIX; hoy las condiciones son diferentes pero el apetito de tierras está aumentado por la nueva coyuntura mundial.

El criterio nuevo que está en juego en esta legislación sobre tierras es que se la considere un recurso no renovable y, por ende, de interés público, si bien no lo es en principio, el uso intensivo de hoy no acaba con la tierra pero si con su productividad.

 


alfredocesar7@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

 

 

 

 




BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby