Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13341 al 13360 
AsuntoAutor
1088/11 - VIAJANDO Noticias
1089/11 - Localiza Noticias
1090/11 - Pasajero Noticias
1091/11 - BUSQUEDA Noticias
1092/11 - Moviliza Noticias
1093/11 - La lucha Noticias
1094/11 - Las elec Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
1095/11 - ¿Africa Noticias
1096/11 - OS IMPAC Noticias
1097/11 - CIDADES Noticias
1098/11 - VIAJANDO Noticias
1099/11 - Moderniz Noticias
1100/11 - O Impost Noticias
1101/11 - VIAJANDO Noticias
1102/11 - Do Desen Noticias
La larva se doctor Geóg. Ho
1103/11 - Noam Cho Noticias
1104/11 - Tariq Al Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13613     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1080/11 - VIAJANDO: El Chimborazo
Fecha:Miercoles, 26 de Octubre, 2011  05:41:55 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 1080/11
 

 

 

El Chimborazo

 

Yo decidí estudiar Geografía cuando solo tenía quince años. Era el año 68 y estaba cursando el tercer año de la escuela secundaria cuando la Prof. Alicia Giudice de Solari, quien dictaba Geografía de América, me generó un gran interés por estudiar sistemáticamente lo que mi padre me había enseñado a partir de sus viajes. Fue ella quien por primera vez me habló de Humboldt y del Chimborazo.

Y a partir de 1971, ya cursando la carrera de Geografía en la Universidad de Buenos Aires, el Prof. Horacio Difrieri primero y otros docentes después, reforzaron mi interés por conocer al gran coloso ecuatoriano, en especial a partir de la lectura de las obras de Alexander von Humboldt.

 

 

El Chimborazo con niebla

 

 

Y recién en 1995, volviendo de Cuba de día y con muy buen tiempo, lo pude ver. De lejos, pero ahí estaba, imponente, destacándose entre los demás.

Luego en varias ocasiones, siempre volando hacia y desde el hemisferio norte lo volví a ver, incluso de noche durante un plenilunio, pero todavía estaba pendiente poder llegar hasta él.

 

 

 

 

El Chimborazo entre nubes

 

 

En junio de 1802, Alexander von Humboldt, noble prusiano interesado en las ciencias, Aimé Bonpland, médico francés aficionado a las plantas, Carlos Montúfar, un joven aristócrata quiteño comenzaron el ascenso del Chimborazo junto con un indio que les ofició de guía.

 

 

 


En junio de 1802, Humboldt y sus compañeros ascendieron al Chimborazo

 

 

El Chimborazo era considerada, en ese entonces, la montaña más alta del mundo. Los tres exploradores habían dejado diminuto al campamento base, las mulas, el arenal y al guía indígena cuando llegaron a los glaciares del gigante andino.

 

 

 

 

Los glaciares del gigante andino

 

 

El Chimborazo mide 6310 ms/n/m. Al mediodía del 23 de junio tuvieron que interrumpir el ascenso. La temperatura era de 3ºC bajo cero. Sentían nauseas y vértigo... Habían alcanzado los 5452m marcando un record de altitud.

 

 

 

 

Cumbre del Chimborazo cubierta por las nubes

 

 

No llegaron a la cumbre pero pudieron verla. Por el mal tiempo, las falencias del equipo disponible en aquella época, y confundidos por el cansancio y la altitud realizaron sus mediciones rápidamente.

Hasta ese momento solo los indígenas apacentadores de ganado, cazadores, recolectores ocasionales o buscadores del hielo glaciar habían subido a las heladas montañas, pero ninguno había superado los 5000 msnm.

 

 

 

 

El aire comienza a enrarecerse al superar los 4500 metros de altura

 

 

“Transportamos instrumentos hasta una altura considerable aunque estábamos rodeados por una bruma densa y muy incómodos por lo enrarecido del aire. El punto donde nos detuvimos para observar la inclinación de la aguja imantada parece más elevado que todos aquellos a los que ningún hombre había llegado escalando las montañas, pues es superior en 100 m al Mont-Blanc, sitio al que llegó Saussure, el más sabio e intrépido de los viajeros, luchando con mayores dificultades de las que nosotros habíamos vencido para dominar aquella parte del Chimborazo”, relata Humboldt.

 

 

La bruma densa es característica de todas las épocas del año

 

 

La admiración que el joven Humboldt sintió por el coloso se manifiesta en el siguiente relato: “Cuando después de largas lluvias aumenta súbitamente la transparencia del aire, a orillas del Mar del Sur aparece el Chimborazo en el horizonte como una nube que se destaca de las demás cimas de la cadena de los Andes, como se levanta sobre los monumentos antiguos que rodean el Capitolio aquella cúpula majestuosa del inmortal genio de Miguel Ángel.”

 

 

Chimborazo (6310 msnm)

 

 

Pero no solo Humboldt se sintió atraído por el Chimborazo, sino que Simón Bolívar tras haberlo escalado, se inspiró para escribir su ensayo intitulado “Mi Delirio por el Chimborazo”, en 1822:

“Yo venía envuelto en el manto de Iris, desde donde paga su tributo el caudaloso Orinoco al Dios de las aguas. Había visitado las encantadas fuentes amazónicas, y quise subir al atalaya del Universo. Busqué las huellas de La Condamine y de Humboldt; seguílas audaz, nada me detuvo; llegué a la región glacial, el éter sofocaba mi aliento. Ninguna planta humana había hollado la corona diamantina que pusieron las manos de la Eternidad sobre las sienes excelsas del dominador de los Andes. Yo me dije: este manto de Iris que me ha servido de estandarte, ha recorrido en mis manos sobre regiones infernales, ha surcado los ríos y los mares, ha subido sobre los hombros gigantescos de los Andes; la tierra se ha allanado a los pies de Colombia, y el tiempo no ha podido detener la marcha de la libertad. Belona ha sido humillada por el resplandor del Iris, ¿y no podré yo trepar sobre los cabellos canosos del gigante de la tierra?

¡Si podré!

Y arrebatado por la violencia de un espíritu desconocido para mí, que me parecía divino, dejé atrás las huellas de Humboldt, empañando los cristales eternos que circuyen el Chimborazo. Llego como impulsado por el genio que me animaba, y desfallezco al tocar con mi cabeza la copa del firmamento: tenía a mis pies los umbrales del abismo. Un delirio febril embarga mi mente; me siento como encendido por un fuego extraño y superior. Era el Dios de Colombia que me poseía.”

 

 

Monolito en homenaje a Simón Bolívar y placas a andinistas desaparecidos

 

 

Desde que habíamos pisado suelo ecuatoriano mi ansiedad por llegar al Chimborazo iba en franco ascenso. Y estando en Riobamba tuvimos que esperar a que el tiempo mejorara para poder subir. Contratamos un remise con chofer-guía, que una mañana nos llamó para avisarnos que podríamos salir en ese mismo momento porque se estaba despejando y nunca se sabía por cuánto tiempo, ya que enero no es el mejor mes para visitarlo, sino a partir de junio, tal cual lo hiciera la expedición de Humboldt.

Con el auto llegamos hasta los 4800 msnm, lugar donde está el primer refugio. La temperatura, bajísima y la emoción, muy grande.

 

 

 

 

Con Martín en el Chimborazo a los 4800 msnm

 

 

Los primeros en llegar a la cumbre fueron el inglés Edward Whymper y los italianos Louis y Jean Antoine Carrell, el 4 de enero de 1880. Y como muchos dudaban de este buen éxito, Whymper subió otra vez ese mismo año con los ecuatorianos David Beltrán y Francisco Campaña.

A pesar de que se considere al Everest (8848m), el monte más alto del mundo, esto es medido en relación al nivel del mar. Pero respecto del centro de la tierra, lo es el Chimborazo (6310m), debido a que al encontrarse casi en la línea del Ecuador, el ensanchamiento del globo en ese lugar le permite tener una diferencia de más de 2 km respecto del primero. Tomando este criterio, la distancia entre el centro de la tierra y la cumbre del Chimborazo, sería de 6384 km y 687 m, mientras que la del Everest solo de 6382 km y 467 m.

 

 

Cartel informativo en el primer refugio

 

 

Entramos al refugio y tomamos sendos cafés bien calientes para mitigar el frío. Mientras tanto, iban ingresando otros que regresaban desde el segundo refugio, 200 m más arriba. Estaban congelados pero fascinados por la experiencia. La mayor parte de ellos eran europeos.

 

 

Camino hacia el segundo refugio

 

 

El trecho que quedaba hasta el otro refugio se debía hacer escalando, ya que la llegada de autos es posible hasta donde estábamos. Nosotros no teníamos equipo para hacerlo, pero las condiciones del tiempo estaban cambiando y se estaba dando la orden de no seguir subiendo, incluso para quienes estaban bien equipados.

 

 

La niebla comenzó a cubrir todo nuevamente

 

 

En pocos minutos las nubes lo estaban tapando nuevamente y el peligro de perderse en la neblina se acentuaba. Son muchos los que perdieron la vida en el intento de llegar a la cumbre, por eso la indicación de no continuar en el ascenso y de descender con mucha precaución.

 

 

Las nubes tapan rápidamente la cumbre

 

Durante el descenso no vimos absolutamente nada, o tal vez hayamos visto mucho. Porque eso también forma parte del goce de subir a una montaña; y fue entonces cuando recordé una cita de Lin Yutang en su libro “La Importancia de Vivir”:

“Una amiga mía, una dama norteamericana, me contó cómo fue con algunos amigos chinos a una colina de las cercanías de Hangchow, con el fin de no ver nada. Era una mañana brumosa, y al subir la colina la niebla se hacía cada vez más densa. Se oía el suave golpeteo de las gotas de humedad en el césped. No se veía nada más que la niebla. La dama norteamericana estaba desalentada. ‘Pero tiene que seguir con nosotros; hay una vista maravillosa allí en lo alto,’ insistieron sus amigos chinos. Siguió subiendo, y al cabo de un rato vio a la distancia una peña muy fea, envuelta en nubes, que había sido anunciada como una gran vista. ‘¿Qué es eso?’, preguntó. ‘Es el Loto Invertido’, respondieron sus amigos. Algo mortificada, se disponía a emprender el descenso. ‘Pero hay una vista aun más maravillosa desde la cima’, le dijeron. Tenía casi ya empapado el vestido, pero había renunciado a la lucha y siguió el ascenso. Por fin llegaron a la cumbre. Les rodeaba por todas partes un conjunto de nieblas y brumas, apenas visible en el horizonte el contorno de distantes montañas. ‘Pero si aquí no hay nada que ver’, protestó la amiga. ‘Precisamente. Subimos para no ver nada’, le respondieron sus amigos chinos. Muchos viajeros que ven cosas no ven nada en realidad, y muchos que no ven nada ven mucho”.

 

 

Subimos para no ver nada…

 

 

Por momentos la niebla se abría y se divisaban los estratos que dan cuenta de su historia. Que nos hablan de su origen y de su actividad pasada. Saber verlos es poder llegar al alma del “Dios del Hielo” o del “Viento Sagrado de la Luna”, como lo expresa su nombre.

 

 

Estratos con coladas de lava y fósiles del Chimborazo

 

 

Llegando al valle, continuamos dentro de la Reserva de Producción Faunística Chimborazo donde con algo de suerte se pueden divisar lobos y conejos e incluso, en casos excepcionales, pumas y hasta cóndores.

 

 

Reserva Faunística Chimborazo

 

 

He cumplido con un viejo sueño. La intuición geográfica o la femenina me habían indicado que sería algo especial, pero nunca imaginé que tanto. No existen ni palabras ni imágenes que puedan expresar la sensación de estar en este lugar. Porque como afirmara Humboldt: “A la naturaleza hay que sentirla; quien sólo ve y abstrae puede pasar una vida analizando plantas y animales, creyendo describir una naturaleza que, sin embargo, le será eternamente ajena”.

 

 

Ana María Liberali

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby