Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13141 al 13160 
AsuntoAutor
917/11 - AGRICULTU Noticias
918/11 - MUDANÇAS Noticias
En memoria de la m Júlio Mo
Re: NoticiasdelCeH Elias An
919/11 - LA CIUDAD Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
920/11 - El M-15: Noticias
921/11 - Los suces Noticias
922/11 - Los estud Noticias
923/11 - Pasajeros Noticias
El premio Milton s Carvajal
924/11 - LA CIUDAD Noticias
Enviado desde Hola Gerardo
EGAL 2011 Lilliam
El conocimiento ge Geóg. Ho
NoticiasdelCeHu El Emilce C
925/11 - 30 DE AGO Noticias
=?utf-8?Q?_Comunic Emilce C
926/11 - Pasajeros Noticias
927/11 - BOLETIN N Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13454     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 941/11 - VIAJANDO: A Mérida por el EGAL
Fecha:Jueves, 8 de Septiembre, 2011  09:57:21 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 941/11
 
 

 

 

A Mérida por el EGAL

 

En abril de 2003 se hacía en Mérida - México, el IX Encuentro de Geógrafos de América Latina. Pero mis posibilidades de asistir eran prácticamente nulas. No tenía ningún financiamiento y tampoco ahorros personales. La crisis de 2001 con la consecuente devaluación del peso respecto del dólar imposibilitaba por completo salidas al exterior, al margen de no estar aun repuestos ni las instituciones ni los particulares de todas las consecuencias de ese sacudón.

Y dada esta situación no había enviado ninguna ponencia, dado que no está en mí aparecer en un programa del que no vaya a participar. Pero cuando faltaba ya poco para que se venciera el plazo de recepción de presentaciones, me llegó una carta de British Airways, donde decía que debido al millaje acumulado por mis viajes en años anteriores, el Executive Club me concedía un pasaje gratis a Europa. Al principio no hice caso, dado que no podía viajar a Europa sin llevar dinero para mantenerme allí, pero pasados unos días se me ocurrió llamar y plantear mi necesidad de viajar a México. Del otro lado del teléfono me dijeron que como la aerolínea es miembro de “One World”, podían ofrecerme el vuelo gratis a México por American Airlines hasta Cancún vía Miami, y que además, me sobrarían millas para otra ocasión. ¡Me cayó del cielo!

Debido a la cantidad de argentinos que emigraban para ese entonces, EEUU había comenzado a exigir visa para entrar a su territorio. Debían depositarse cien dólares en el Citibank, hacer el trámite y luego esperar si estaba o no aprobado. Y en caso de rechazo, no devolvían el dinero. ¡No tenía ningún sentido! Pero era factible llegar a Miami y estando en tránsito sin visa, quedar encerrada en una sala hasta la partida del otro avión, con lo que estuve de acuerdo.

El vuelo partió a las nueve de la noche de Ezeiza. Yo ya había hecho otros viajes por American y si bien los aviones son nuevos, la ruta y el servicio no habían sido de mi agrado. A poco más de una hora del despegue comencé a sentir olor a fritanga. Estaban calentando las hamburguesas estilo Mc Donald’s, que con guarnición y una manzanita, ofrecían en una “cajita feliz”. En otras oportunidades me había limitado a comer solo la fruta y listo. Pero justo ese día era viernes santo, por lo tanto, no solo protestamos quienes detestamos la comida chatarra, sino casi todo el pasaje ya que no había otra opción que no tuviera carne roja. El revuelo fue enorme y las azafatas contestaban de mala manera como es habitual en esta empresa. Y todo se terminó cuando la turbulencia envió a todos a sus asientos, y a nadie le quedaron ganas de comer. American cruza en forma directa el Amazonas y generalmente los vuelos suelen ser bastante movidos.

Cuando me desperté ya estábamos sobre la Florida y aterrizamos sin dificultades. Pero al descender, a los siete pasajeros que debíamos hacer conexión y no teníamos visa, nos rodearon varios custodios y nos llevaron por pasillos laberínticos a una salita totalmente cerrada donde solamente había un televisor. Debíamos permanecer allí algo más de dos horas y al pedir pasar por el baño, nos acompañaron de a dos guardias por cada uno de nosotros. A mí no me preocupó. Prefería eso y no regalarles cien dólares, pero algunos se sentían muy mal y dos mujeres no podían parar de llorar.

El tramo a Cancún fue muy bueno, nos acompañó el buen tiempo y pude tomar muchas fotos. Pero al llegar, tal vez porque llevaba tubos con mapas y varios libros para intercambiar, el agente del aeropuerto me hizo mil preguntas sugiriendo que me iba a instalar en México. Eso me irritó bastante y le dije que por ser descendiente de italianos, en caso de emigrar, tenía la posibilidad de hacerlo hacia Europa, por lo cual jamás había pensado quedarme a vivir allí. Estuve muy mal, muy desafiante, pero surtió efecto porque inmediatamente me dejó pasar.

 Inmediatamente tomé un taxi y me alojé en un hostel en el sector viejo de la ciudad. Y una vez que descargué los bultos, salí a caminar.

La zona del corredor de hoteles me pareció bastante insípida por lo que fui directamente a la costa. Si bien parecería que los hoteles tuvieran playa propia, en realidad son públicas ya que puede llegarse a ellas por entremedio de cada edificio. Las arenas son blancas y muy finitas, tanto que se tiene la sensación de que fueran talco. Las aguas son transparentes y la temperatura muy agradable. Pero los turistas, en general, muy superficiales y soberbios. Un ambiente social similar al de Miami Beach. Puro efecto mostración.

Todo muy caro aunque la calidad no estuviera acorde con los precios. Debido a la elevada temperatura gasté un dineral en refrescos, ¡y cuatro dólares en un heladito! Tuve la cena en una especie de rancho mexicano donde pedí comida típica, pero con salsa de guacamole sin picante.

Muy cansada volví a la habitación del hostel donde había seis cuchetas. Si bien era sector de mujeres, en la cama de al lado había una pareja en plena actividad. No tenía recursos para pagar por algo mejor, así que tal como me dijeron una vez en Inglaterra, pensé: “Mientras no fumen…, todo es tolerable; puedo mirar para otro lado”. Y me dormí.

Al día siguiente era 20 de abril. Se cumplían treinta años desde que Cancún había dejado de ser un pueblito de pescadores para convertirse en un centro turístico internacional, pero de todas maneras, cohabitaban dos realidades muy diferentes.

Y fue entonces que recordé el diálogo entre Leandro y Crispín en “Los Intereses Creados”, de Jacinto Benavente, que dice así:

Leandro: Gran ciudad ha de ser ésta, Crispín; en todo se advierte su señorío y riqueza.

Crispín: Dos ciudades hay. ¡Quiera el Cielo que en la mejor hayamos dado!

Leandro: ¿Dos ciudades, dices, Crispín? Ya entiendo, antigua y nueva, una de cada parte del río.

Crispín: ¿Qué importa el río ni la vejez ni la novedad? Digo dos ciudades como en toda ciudad del mundo: una para el que llega con dinero, y otra para el que llega como nosotros.

 

Y visité ambas ciudades, la turística y la otra. La habitada por quienes trabajan en el lugar. La diferencia es abismal, tanto en precios como en comportamientos.  Mientras en las playas las turistas toman sol casi desnudas, en la otra Cancún se conservan tradiciones de otro momento histórico.

Mientras en una se hacían los actos por el aniversario con bandas musicales, cantos y bailes, en la otra solamente se festejaba el Domingo de Pascua.

Fui a la misa popular. Había muchísimos bautismos, y para mi sorpresa los niños estaban vestidos con atuendos similares a los que usa el Papa. Comencé a tomar fotos casi horrorizada, ya que yo lo veía casi como un disfraz además de que tuvieran que soportar los casi 30ºC que hacían en ese momento con semejante vestimenta. Y como estaba con mi cámara Minolta profesional, muchos padres creyeron que era una fotógrafa del evento y me querían contratar.

Al mediodía comí sola en una pollería de comidas rápidas por lo que me vino la angustia de estar sin mi familia en un domingo de Pascuas.

A la tarde fui a Playa del Carmen. Me gustó mucho. Me pareció más real y con un público menos fashion. Había más familias y gente más mezclada. Tomé refrescos en la playa y disfruté de espectáculos de música tropical en escenarios montados sobre la costa. Muchos salían a bailar de manera más auténtica.

El lunes a primera hora de la mañana estaba tomando un micro de línea que me llevaría hasta Mérida. Allí Luis Felipe Cabrales me había reservado una habitación en un hotelito muy coqueto donde me alojaría con Cristina Carballo y Brisa Varela.

El EGAL se realizaba en los salones de un importante hotel y allí me recibieron Álvaro Sánchez y José Luis Palacio a quienes había conocido en eventos realizados años anteriores en otros países. Ellos nos facilitaron las cosas ya que permitieron que los argentinos pagáramos como estudiantes, además de muchas otras atenciones,  dada nuestra situación financiera catastrófica.

Allí me encontré con muchos de mis colegas y amigos a los que suelo ver de cuando en cuando en ese tipo de reuniones. Pero entre la exposición de mi ponencia, la asistencia a muchas otras presentaciones y las reuniones de la Unión Geográfica de América Latina, no me quedó demasiado tiempo para hacer todas las salidas que hubiera querido.

 

 

Ana María Liberali

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby