Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13121 al 13140 
AsuntoAutor
901/11 - Tottenham Noticias
902/11 - El nuevo Noticias
903/11 - Chile: re Noticias
904/11 - Turismo y Noticias
Re: NoticiasdelCeH Roberto
905/11 - VIAJANDO: Noticias
906/11 - CONTRIBUI Noticias
907/11 - Tala y qu Noticias
908/11 - Israel - Noticias
909/11 - Test: ¡Ad Noticias
910/ 11 - ORDENAMI Noticias
Re: NoticiasdelCeH Geóg. Ho
Dupla de geografos Jeronimo
911/11 - CICLO DE Noticias
912/11 - Camila Va Noticias
913/11 - La hetero Noticias
914/11 - 920 artíc Noticias
Los recursos ambie Geóg. Ho
915/11 - Cidades S Noticias
916/11 - LLAMADO A Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13400     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 903/11 - Chile: rebelión estudiantil y algo más
Fecha:Domingo, 14 de Agosto, 2011  00:16:13 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 903/11
 
 

Chile: rebelión estudiantil y algo más

 

Alfredo César Dachary

 

Chile, a través de excelente imagen en las últimas dos décadas, lograda por los grupos del poder de la alianza demócrata-cristiana y seudosocialista, era el ejemplo a seguir en Sudamérica, pero eclipsado por Brasil y el crecimiento de la mayoría de los países del cono sur, pasó de ser la estrella a uno más del grupo.

Su último intento por recuperar luces fue sumarse al ensangrentado presidente de Perú, Alan García, al presidente de México y de Colombia y con ellos armar una alianza para competir con el Mercosur a instancias de Estados Unidos, ya que son sus últimos seguidores y, por ello, con un destino poco deseable.

Los problemas de Chile no son de hoy, vienen de varias décadas atrás pero la represión en “democracia” no se acabó con Pinochet, sino que siguió en lo que es la dupla ejército – carabineros (policía), un grupo que nunca ha sido vulnerado, pese a que varios de los altos oficiales están presos por el genocidio de los setenta, y que mantienen su presencia y cuota de poder.

Los mapuches perseguidos y expulsados de sus tierras, sin el menor respeto a su cultura, han sido un frente de conflicto, que luego se amplió con el proyecto de las represas del sur, muy resistidas por las poblaciones locales, que ya conocen de la destrucción de sus bosques y caletas, uno por la deforestación y otro por la cría intensiva de salmónidos.

HidroAysén, el megaproyecto eléctrico, tuvo el 74% de rechazo en las encuestas y el gobierno lo aprobó, por encima de recomendaciones y estudios alternativos, lo que muestra el gran desprecio a la opinión pública ya que al país lo manejan como una gran empresa.

Todos los focos de conflictos están prendidos y en un año, luego de tener una cobertura mediática excepcional ante el problema de los mineros que quedaron atrapados en las profundidades, Piñera pasa de un respaldo del 63% a menos del 36%, a consecuencia del grave enfrentamiento con los alumnos de secundaria y universidad, a los cuales ha reprimido con la lógica de moda hoy en los gobiernos de derecha en América: “la protesta social estigmatizada como un crimen”.

El tema de la educación viene de la época de Pinochet, que asumió como propias las ideas de la OMC, de que la educación es un negocio y, por ende, ésta es un producto a la venta en el mercado, por lo que siguiendo esa lógica los que más tienen la reciben en lugares privados y el Estado la debería brindar a los que no tienen recursos, lo cual no es así.

Pinochet inició la descentralización y privatización de los colegios, algo que hoy es normal en algunos estados de Estados Unidos como son las escuelas Charter, una privatización encubierta, pero en Chile se entregaban los colegios a los gobiernos locales, el sistema Voucher, que abarca casi el 90% de la educación pública de Chile con resultados muy criticados por expertos y la misma sociedad.

En forma paralela, a fin de desmantelar la educación pública universitaria, se han ido quitando fondos de las prestigiadas universidades públicas para ser dados a las universidades privadas de dudosa reputación, pero afines ideológicamente con el  modelo y que han crecido en forma geométrica como un gran negocio a costa de dineros públicos.

  Este proceso de privatización encubierta de la educación universitaria pública, ha llevado a que el peso de los estudios pasa a ser financiado por las familias en un 73%, que a diferencia de los países de la OCDE, del cual Chile forma parte, llega sólo al 16%, según un artículo de la prestigiada revista Times sobre el caso chileno.

El Estado chileno ha impuesto una desigualdad de trato al favorecer claramente a la educación privada, la cual sólo está sujeta a la regulación del mercado y el propio el Estado ha ayudado a financiar como parte de su gasto público a instituciones fundadas bajo el principio de lucro, lo cual es ajeno a la lógica de la educación pública, lo que ha llevado a que la educación universitaria sea la más cara de América y, para algunos, a nivel mundial en comparación con los ingresos familiares. En Chile hay diez familias, incluida la del presidente Piñera, que poseen un patrimonio de 75,000 millones de dólares

En paralelo, sigue el conflicto de los mineros chilenos en la mina La Escondida, la mayor del país, y en otras menores por salarios y seguridad, mientras el gobierno opera una privatización encubierta, colocando en CODELCO, la gran corporación del cobre de Chile, a empresarios y ejecutivos de empresas nacionales e internacionales para acelerar el proyecto de transferencia de la mayor riqueza del país que ya opera bajo la firma extranjera: BHP Billiton.

En el 2010, la empresa obtuvo utilidades por más de 4,300 millones de dólares debido al alto precio del cobre en el mercado mundial, pero eso no se derrama hacia los 2,300 trabajadores de esta gran mina a cielo abierto.

Mineros y estudiantes marchan y llevan una estrategia de enfrentamiento paralela en el norte de Chile, lo cual le va dando un perfil nacional y amplio a este movimiento con varios frentes que pone al descubierto el “milagro chileno”, neoliberalismo económico que genera medidas macroeconómicas muy positivas y al interior grandes rezagos en educación, salud y vivienda.    

La lucha de los estudiantes para la primera semana de agosto había acumulado 874 estudiantes detenidos, unos torturados por carabineros y 90 policías heridos, más el apoyo del gobierno que encabeza Piñera a la represión tanto a ellos como a los mineros.

La inflexibilidad del gobierno, concordante con la ideología que lo guía, los ha llevado a cerrar el diálogo y de los veintiún puntos que exigían las federaciones de estudiantes, entre las que figuran las tres más importante: Católica de Chile, Universidad de Santiago y la Universidad de Concepción, el gobierno ha aceptado sólo uno importante, el de consagrar en la constitución el derecho a una educación de calidad, que hoy es responsabilidad de los padres o los propios alumnos.

A esta compleja situación se le suma otra, que es la que faltaba para poner al descubierto la estrategia de privatización de la educación promovida desde el gobierno. La Universidad Central es una corporación de derecho privado sin fines de lucro, que se pretende transformar en una empresa de lucro, a partir de obtener una inversión de aproximadamente de $35,500 millones en un período de diez años.

Esta situación llevó a la incorporación del grupo Norte Sur como socio estratégico mediante la adquisición del 45% de sus inmuebles y el 50% del control de su gestión, todo por unos $21,000 millones y que según el presidente de la Universidad  Livacic, fue la mejor de las propuestas que les llegó.

Para realizar un cambio tan drástico hace falta el cambio de estatuto aprobado por el Ministerio de Educación, pero de los detalles del millonario y complicado negocio que provocó la protesta de los estudiantes, fueron las sociedades anónimas que se crearon, las acciones que adquirieron los académicos, los inmuebles y los despidos, algo que se hizo tras bambalinas. Por ello es la lucha de los estudiantes para que su universidad que hasta ese momento funcionaba acorde a la ley, como una entidad sin fines de lucro, no pase a depender de un fondo de inversión privado, lo cual elevaría la matrícula y ello reduciría las posibilidades de muchos jóvenes chilenos.

Ante la imposibilidad de lograr acuerdos, los estudiantes proponen un plebiscito nacional, mientras el gobierno pretende pasar el tema al Congreso a partir de nuevas leyes que tenderían a reducir la presión económica sobre el costo de la educación.

En el otro extremo, treinta y cuatro estudiantes de secundaria están en una huelga de hambre que comenzó a fines de julio, mientras en la primera semana de agosto hubo un cacerolazo, en apoyo a los estudiantes, una estrategia que viene de la época de la lucha contra Pinochet.

La línea de lo que piensa el gobierno, la sacó a luz Tatiana Acuña, alto funcionario del Ministerio de Cultura, cuando en Twitter escribió: “se mata a la perra y se acaba la leva”, en referencia a Camila Vallejo, dirigente estudiantil, que ya anteriormente había sido amenazada por la juventud de derecha que apoya al gobierno, al boletinar su dirección y cuentas electrónicas llamando a actuar.

La “democracia chilena”, la misma que no anunció a la población, aunque la Armada de Chile tenía la información, sobre el tsunami que llegó y mató a cientos de personas, hoy hace oídos sordos de las luchas estudiantiles, de la de los mineros, de los mapuches y de muchos otros grupos que viven la asimetría económica y marginación social que mantiene el neoliberalismo en ese país.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx