Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13047 al 13066 
AsuntoAutor
832/11 - Más de 10 Noticias
833/11 - La ideolo Noticias
834/11 - El atract Noticias
835/11 - El confli Noticias
836/11 - O maior p Noticias
837/11 - 'A noite Noticias
838/11 - China y e Noticias
839/11 - España - Noticias
marce, viste este pedro ma
840/11 - Noruega: Noticias
841/11 - Argentina Noticias
842/11 - España / Noticias
843/11 - El cierre Noticias
844/11 - Los 'indi Noticias
845/11 - Argentina Noticias
846/11 - Pasajeros Noticias
847/11 - IMPACTOS Noticias
848/11 - XIII EGAL Noticias
849/11 - TURISMO P Noticias
850/11 - "En defen Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13331     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 840/11 - Noruega: sorpresa o coincidencia
Fecha:Martes, 2 de Agosto, 2011  14:08:52 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 840/11
 
Noruega: sorpresa o coincidencia

 

 

                                                                  Alfredo César Dachary

 

 

         Los atentados terroristas siempre han sido condenados por las sociedades  en donde se dan y el mundo en general, porque no hay una justificación posible, ni siquiera en tiempos de guerra. Históricamente han existido muchos atentados, pero el terrorismo como cotidianidad que nos afecta comenzó con el 11 de septiembre del 2001, aunque las matanzas como espectáculo en vivo se inician para la sociedad actual con la transmisión directa de CNN de la primera invasión a Irak, en 1991.

         Los graves atentados que se han dado en estos días en Oslo, capital de Noruega, inmediatamente le adjudicaron un responsable, el mismo error que cometió el Partido Popular, la derecha española cuando ocurrieron los trágicos atentados de marzo del 2004, en ese caso fue al ETA y en éste de Oslo  inicialmente se habló de Al Qaeda, ambas identificaciones sin justificación ni datos han sido además de falsas, contraproducentes.

 En el caso español, el Partido Popular (PP) perdió sus elecciones frente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuando una semana antes tenían el triunfo según todas las encuestadoras del país; en el caso noruego ha sido más grave, porque una sociedad muy igualitaria pero en el fondo racista, se resistió a creer en primera instancia de que esa grave matanza fuera hecha por un noruego, como en realidad ocurrió.

         La gente que se entrevistó en la calle, en las primeras horas del atentado terrorista, decía no entender lo que estaba ocurriendo, y el ciudadano normal señalaba que era imposible que en un país como Noruega se diera una masacre de esa magnitud y mucho menos realizada por un noruego, blanco, rubio de ojos verdes y elevada estatura; un noruego puro, como lo definió luego la policía de Oslo.

¿Sorpresa, falta de conocimiento de la realidad o simplemente una sociedad desinformada? Creo que las tres causas se relacionan y nos permiten avizorar que este hecho no es aislado y fruto de un caso de excepción; esta masacre tiene historia, la otra cara de las “democracias nórdicas”, la parte oscura del perfecto Estado de bienestar, que posiblemente comenzó a tomar forma en 1986 cuando el Primer Ministro de Suecia, Olof Palme, fue asesinado a la salida de un cine, al cual concurría como cualquier otro ciudadano sin custodia.

Noruega, que es considerada un modelo de sociedad, ha sido un fuerte aliado de Estados Unidos y de la OTAN y su ejército ha participado desde 1990 en las invasiones de los aliados a países “peligrosos”, o sea, durante la primera y luego la segunda guerra del golfo, algo que no es casual, ya que ese país es la principal potencia petrolera de Europa occidental y por ello sus intereses en el medio y lejano Oriente son parte de su geopolítica, al extremo que, aliada con Rusia, han logrado una concesión para explotar un importante yacimiento petrolífero en Irak.

En la guerra de Afganistán está participando con un número importante de soldados en base a su escasa población, hay 700 miembros de las fuerzas especiales y además el ejército noruego está operando el aeropuerto de Kabul, y  a ello se le suma la cooperación internacional del gobierno de Noruega a Afganistán.

En el 2003, el segundo de Al Qaeda, actual jefe de la misma, Aymán al Zawahiri, realizó la primera amenaza a Noruega y la gente se preguntaba por qué, sin tomar en cuenta su presencia militar en Afganistán y el gran impacto en la sociedad por los daños colaterales que generaban los militares de la ocupación.

En el transcurso de la invasión y ocupación de Irak, en el 2005, se pretendió expulsar a un exiliado político en noruega, Mullah Krekar, que llevaba 14 años en el país, lo cual generó una fuerte reacción dentro de Irak, y luego fue integrado a otro juicio contra potenciales terroristas que operaban desde Noruega.

Un año después, en 2006, ocurrió un serio problema cuando se sacaron caricaturas de Mahoma, lo cual fue condenado en el mundo musulmán, pero se hizo caso omiso de las ofensas y éstas que se hicieron en Dinamarca, se reprodujeron en Noruega y Suecia, lo cual aumentó la ira de los musulmanes.

El anti multiculturalismo, el racismo y la identidad de raza, todos estas características que tenía el nazismo, no sólo guían a los políticos al entrar en aventuras militares en países que no conocen y no los amenazan directamente, sino que son parte de la cultura de Noruega, un país pacifista, no tanto, humanista mucho menos, y los resultados electorales, que le dieron el 25% de los votos a la extrema derecha, en la cual militó el genocida, son suficiente ejemplo.

No están solos, son la vanguardia de un nuevo pensamiento que siempre ha existido en Europa a partir de la definición del eurocentrismo, hoy en el ocaso, porque no representan la gran alternativa. La ultraderecha tiene en Europa el 23% en Noruega, el 19% en Finlandia, el 5.7% en Suecia, el 13.8% en Dinamarca y el 15.4% en Holanda. Para el 2012, en Francia, según sondeo, llegarán al 23%, el 17.5% en Austria y así en todos los países de la civilizada Europa donde el nazismo, franquismo y fascismo parece no haberles dejado una lección.

Otra forma de entender estas sociedades del bienestar (las más consolidadas) es a partir de entender su literatura emergente, la novela negra, un éxito mundial que identifica a las nuevas letras escandinavas.

Stieg Larsson, Henning Mankell, Arnaldur Indridason y Jo Nesbø están entre los exitosos abanderados de un género negro y criminal que cada vez tiene más lectores, lo que nos lleva a preguntarnos ¿por qué en estos países se da el auge de la literatura policíaca?

Hay quienes sostienen que ésta es la nueva literatura de la cotidianidad de una sociedad del bienestar en declive, estos países nórdicos que ostentan las mayores tasas de delitos por mil habitantes de toda la Unión Europea.

Países desarrollados, “humanistas” y “equitativos en género”, pero que el 20% de las mujeres reconoce haber vivido algún episodio de violencia doméstica y el acoso escolar causa estragos, 18% en Noruega y Suecia, según diferentes estudios.

 A mediados de los años sesenta, de los pioneros de la novela negra nórdica, el matrimonio Sjöwall y Wahlöö, abordan con éxito este género policíaco que cuestiona el devenir de la sociedad no sin desesperación, en el corazón de los países más cultos y pacifistas: Islandia y Dinamarca a Suecia y Noruega.

Los exitosos escritores Jo Nesbø, Anne Holt, Sjöwall y Wahlöö, comunistas y críticos despiadados de las perversiones del sistema, afirman que la sociedad nórdica, la más avanzada de Europa, ha encontrado la manera de interrogarse a sí misma, a partir de esta literatura.

Con Henning Mankell a Ian Rankin, la novela sigue las ideas de Sjöwall y Wahlöö, logrando hacer de la novela policíaca la más certera disección de la sociedad contemporánea, de allí que esta pareja sueca inauguró la vertiente social de la ficción negra y criminal. Maj Sjöwall y Per Wahlöö llevan al lector que se cuestione sobre el mundo en el que vive.

La gran síntesis basada en la realidad la generó el periodista que desentrañó la forma de vida y actuación de la ultraderecha de los países nórdicos, autor de la famosa trilogía Millenium, él fue el que predijo o concluyó de que se vendría un gran atentado de este grupo y el modelo sería el genocidio de Oklahoma, realizado por la ultraderecha norteamericana.

Hay mucho más al ver como se lograron todos los elementos para la generación de estos atentados: fanatismo, odio, remembranzas del pasado histórico desde los Templarios a los reyes que persiguieron pueblos y de éstos al militarismo actual.

Por ello, la pregunta de la sociedad noruega sobre por qué allí, por qué esa violencia incontrolada, se hace sin pensar en la realidad que se vive, donde el Estado de bienestar les da una gran calidad de vida pero no les garantiza la felicidad ni les da elementos para entender una nueva realidad mundial, que ya ha olvidado los racismos y nacionalismos, hasta el momento en que un grupo importante de la sociedad decide recuperarlos como bandera.

El atentado es una realidad inaceptable e injustificable, pero no se trata de asombrarse, sino de ver hacia adentro y con ello entender la realidad de la sociedad en donde viven, única fuente para entender su realidad.

 


 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 

 

 

 




BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby