Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 13047 al 13066 
AsuntoAutor
832/11 - Más de 10 Noticias
833/11 - La ideolo Noticias
834/11 - El atract Noticias
835/11 - El confli Noticias
836/11 - O maior p Noticias
837/11 - 'A noite Noticias
838/11 - China y e Noticias
839/11 - España - Noticias
marce, viste este pedro ma
840/11 - Noruega: Noticias
841/11 - Argentina Noticias
842/11 - España / Noticias
843/11 - El cierre Noticias
844/11 - Los 'indi Noticias
845/11 - Argentina Noticias
846/11 - Pasajeros Noticias
847/11 - IMPACTOS Noticias
848/11 - XIII EGAL Noticias
849/11 - TURISMO P Noticias
850/11 - "En defen Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13328     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 838/11 - China y el desenlace afgano (Zhu Feng)
Fecha:Lunes, 1 de Agosto, 2011  22:17:06 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 838/11

Ref.: 834

China y el desenlace afgano

www.project-syndicate.org

31/7/11

 

BEIJING – Desde que el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, decidió empezar a retirar las tropas americanas del Afganistán, el interés mundial por el papel que China desempeñará –si es que desempeña alguno– en la determinación del futuro de ese país asolado por la guerra ha aumentado espectacularmente. Al fin y al cabo, China no es un simple vecino del Afganistán, sino la potencia en ascenso más importante del mundo, una “potencia mundial”, en realidad, como Mike Mullen, Jefe del Estado Mayor Conjunto de los EE.UU., proclamó en Beijing el pasado mes de junio.

Si China se muestra dispuesta a contribuir a apuntalar el gobierno del Pesidente Hamid Karzai, no procurará obtener ventaja inmediata alguna de la retirada de las fuerzas de los EE.UU, pero, a pesar de los miles de millones de dólares que China ha invertido en el desarrollo de los recursos naturales del Afganistán, resulta difícil verla emprender una política de intervención más amplia y activa en ese país.

Una razón por la que China se muestra cautelosa a la hora de aceptar un papel mayor en el Afganistán, pese a la indudable importancia de este país para la estabilidad regional, es la de que la guerra de los EE.UU. en él ha sido polémica en China desde el comienzo. Los nacionalistas chinos creen que los EE.UU. emprendieron la guerra en parte para situar a su ejército cerca de una de las fronteras más delicadas de China. Además, para abastecer a sus fuerzas armadas, los EE.UU. intensificaron su presencia militar en el Asia central alquilando la base aérea de Manas en Kirguistán, país que también comparte una frontera con China.

A juicio de los nacionalistas chinos, esas medidas formaban parte de una conspiración americana para cercar a China. Así, los nacionalistas chinos están impacientes por ver la retirada de las fuerzas militares americanas del Afganistán.

Para los estrategas chinos realistas, cualquier apoyo a las medidas adoptadas por los Estados Unidos para contribuir a poner fin a la insurgencia afgana deben formar parte de un pacto chino-americano más amplio. China podría acceder a no perjudicar a los EE.UU., cuando se retiren, sólo si acceden a reconsiderar sus ventas de armas a Taiwán o a renunciar a su compromiso de apoyar las reclamaciones sobre las islas Diaoyu/Senkaku, cuya propiedad disputa China. Evidentemente, esos tratos no tendrán buena acogida en los EE.UU.

En vista de que ninguno de los bandos chinos en materia de política exterior cree que puede conseguir lo que quiere cooperando con los EE.UU., los dos desean simplemente que la retirada americana se produzca lo antes posible, sin preocuparse por cómo se encontrará el Afganistán después. Para los dos bandos, sólo la política de gran potencia importa para la seguridad nacional de China y, si la diplomacia no puede influir en el equilibrio de poder, hay pocas razones para ocuparse de ese asunto.

Para los liberales chinos, el Afganistán está cargado de amenazas étnicas. Al denegar imprudentemente la petición de China de que extraditaran a los extremistas uigures para que se los juzgase en China, los EE.UU. dieron muestras de escasa consideración para con una cuestión de la mayor importancia: la amenaza que representan los separatistas para la unidad que tanto le ha costado a China conseguir. Los uigures musulmanes de la provincia de Xinjiang fueron capturados en campos de entrenamiento de los talibanes y encarcelados en la bahía de Guantánamo junto con otros terroristas internacionales desde 2002 hasta 2009. China consideraba necesaria su extradición para socavar la comprensión internacional de que gozan quienes aspiran a conseguir la independencia uigur, pero en los EE.UU. hubo preocupación por las posibles violaciones de los derechos humanos en China y denegaron la extradición de los uigures.

De hecho, el ex Presidente George W. Bush recibió a Rebiya Kadeer, dirigente exiliado del movimiento independentista uigur, en la casa Blanca, con lo que enfureció a muchos chinos, y, en vista de que el bastión uigur de Xinjiang queda cerca de las fronteras de China con el Afganistán y el Pakistán, los EE.UU. cometieron una imprudencia al enfurecer a los chinos de ese modo.

Naturalmente, un Afganistán secular, estable y en el que reine el orden redundará tanto en beneficio de los intereses de China como de los del resto del mundo. Sin embargo, pocos chinos están dispuestos a confesar que la guerra del Afganistán encabezada por los EE.UU., que eliminó a los talibanes y a Al Qaeda de sus papeles dominantes en el país, mejoró la seguridad interna de China. Esa negativa es claramente consecuencia de la ambivalencia “estructural” que ahora existe entre los EE.UU. y China.

Una participación positiva de China en la cuestión del Afganistán dependerá en gran medida de si se libera de la predominante mentalidad de suma cero y facilita la retirada militar americana haciendo lo posible para estabilizar el país.

China puede ayudar fortaleciendo la decisión del ejército pakistaní de actuar con mayor energía para contener a los extremistas talibanes en su territorio, abrir las regiones fronterizas para ayudar al reabastecimiento de las fuerzas de la OTAN en el Afganistán e invertir en las infraestruturas del país. De hecho, las relaciones de China con el Pakistán han adquirido una mayor importancia recientemente a causa de las tensiones que ahora existen entre el Pakistán y los EE.UU.

El imperativo actual del gobierno de Obama es el de calibrar su reciente suspensión de cierta ayuda militar al Pakistán para lograr el máximo de influencia sin incitar al Gobierno a aproximarse aún más a los extremistas. Cooperando con los EE.UU. en el Pakistán, China puede contribuir a proteger sus intereses en una enérgica campaña pakistaní contra los militantes en su territorio. Independientemente de las disputas de la época de Bush con los EE.UU. sobre los prisioneros uigures en Guantánamo, China está en mejores condiciones para decir a sus amigos “incondicionales” en Islamabad que el de estabilizar al Afganistán no es sólo un objetivo americano, sino también un fin importante para China.

La cooperación de China puede no ser esencial para derrotar a Al Qaeda y a otros militantes en el Afganistán, pero lo será para hacer realidad una paz y estabilidad duraderas. No es probable que los intereses chinos y americanos en el Afganistán estén jamás perfectamente alineados, pero las dos partes pueden y deben aprender a cooperar para su propio beneficio y el de la región. El imperativo de China es el de ejercer su poder e influencia de un modo que armonice con los EE.UU., pese al generalizado desagrado entre los chinos por la posición de este país sobre diversas cuestiones, desde la de Taiwán hasta la de los mares del Este y del Sur de China.


Zhu Feng es director adjunto del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de la Universidad de Pekín.

www.project-syndicate.org   
Traducido del inglés por Carlos Manzano






BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby