Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12981 al 13000 
AsuntoAutor
766/11 - Los talib Noticias
767/11 - As novas Noticias
768/11 - O que os Noticias
769/11 - Chile - E Noticias
770/11 - Nuevo tie Noticias
771/11 - Chile - H Noticias
772/11 - Giovane, Noticias
773/11 - Chile - H Noticias
774/11 - Taliban e Noticias
775/11 - Pasajeros Noticias
776/11 - El nuevo Noticias
777/11 - O Context Noticias
778/11 - MOVIMIENT Noticias
779/11 - Buenos Ai Noticias
780/11 - "Decir qu Noticias
781/11 - Pasajeros Noticias
782/11 - España - Noticias
783/11 - As transf Noticias
784/11 - Pasajeros Noticias
785/11 - Os desafi Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13266     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 776/11 - El nuevo manifiesto: París 2010 (Primera d e dos partes)
Fecha:Sabado, 16 de Julio, 2011  16:15:45 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 776/11
 
 

El nuevo manifiesto: París 2010

 (Primera de dos partes)

 

Alfredo César Dachary

 

En estos últimos años se ha perdido el miedo, y eso es debido a que el temor a lo que viene es mayor del miedo de lo que hay, ya que la mayoría de los  grupos académicos comprometidos con sus realidades, salvo las escuelitas de los gestores de negocios del sistema, vislumbran el fin de la hegemonía de Estados Unidos, ya no como un presagio sino una realidad.

Los economistas y expertos internacionales plantean ante la crisis que estamos enfrentando la necesidad de llevar a cabo ajustes liberalizadores de las economías, especialmente en el gasto público, a fin de tener déficits controlables que permitan la libre función de los mercados.

El Premio Nobel de Economía Paul Krugman encabeza una visión contraria a esa postura de que todo el mundo tenía que equilibrar sus presupuestos, en igual sentido Christina Romer, de Berkeley, que fue Presidenta del Consejo de Asesores Económicos del Presidente Obama, plantea que no es el momento de reducir el déficit.

El tema de la austeridad fiscal y la eficiencia no puede llevarse a los límites  como ocurre en Alemania, lo cual es tomado por los ultra liberales, como Robert Lucas que ha manifestado que en el caso de España, ese país  debe dar un paso atrás en el Estado del Bienestar. 

Éstas no son sólo afirmaciones en el aire, ya que, en la práctica política en el Reino Unido, los conservadores están reduciendo drásticamente el Estado del Bienestar y para los próximos cinco años piensan eliminar más de 500,000 empleos en el Estado, lo cual afectaría en forma directa a más de dos millones de personas.

            En medio de esta polémica que aparentemente es académica y política, pero afecta a toda la sociedad, un grupo de economistas franceses han redactado lo que se denomina el “Manifiesto de los economistas franceses aterrados”, una respuesta desde el mundo académico a los gestores de los dineros y la crisis mundial, los nuevos zares de esta sociedad atemorizada y sin esperanzas que navegan en el mar de la supervivencia.  

El subtítulo del documento ubica la propuesta y dimensiona sus alcances al sostener que trata de la crisis y deuda en Europa y que analiza las diez falsas evidencias y las veintidós medidas para salir del atolladero.

El documento ha sido planteado por cuatro prestigiosos economistas, de diversa procedencia teórica, como es el caso de Philippe Askenazy, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Científicas y de la Escuela de Economía de París, el de Thomas Coutrot del Consejo Científico de ATTAC, el de André Orléan de la Escuela Superior de Ciencias Sociales y Henri Sterdyniak, investigador en el Observatorio Francés de Coyunturas Económicas.

Ellos son los expertos que redactaron este Manifiesto en el mes de septiembre de 2010 y en menos de tres meses lograron la adhesión de más de 3,000 personas del mundo de la economía y de muchos otros actores sociales preocupados o “aterrados” por la realidad que viven.

Este Manifiesto ha tenido un gran impacto en Francia y el resto de Europa ya que se ha convertido en un grito de alarma para una sociedad que está perdiendo las esperanzas. Escrito en un lenguaje claro y donde la brevedad y precisión expositiva remplaza la magnificencia de la mentira de los políticos y otros delincuentes de cuello blanco, ofrece a los ciudadanos un análisis para demostrar el abismo que existe entre las fragilidad de los diagnósticos de los “expertos” y el mundo económico real.

         La degradación de la deuda de Grecia, el caso español y el portugués lleva a las autoridades de la Unión Europea a formar un Fondo de Estabilización del Euro, con medidas fuertes sobre la sociedad a partir de la reducción del gasto público, así el empleo público, los servicios públicos y las prestaciones sociales están siendo gravemente recortadas, para reforzar la miseria social con el paro y la precariedad.

         Esta política, afirma el Manifiesto, tiene consecuencias sociales muy negativas y, a la vez, amenaza la construcción de la Unión Europea, que es un proyecto que va más allá de lo económico. Esto lleva a que la economía en vez de estar al servicio de la construcción de un continente democrático, pacífico y unido, se impone la dictadura de los mercados, especialmente en Portugal, España y Grecia que hace cuatro décadas eran dictaduras fascistas.

         Estas “nuevas” políticas, las recetas amargas de siempre, se basan en diez grandes falsedades y sus respectivas medidas, que este grupo de economistas analizan crudamente.

La primera falsedad: los mercados financieros son eficientes, lo cual no ha sido demostrado desde los setenta, en que comenzó esta idea que transformó el capitalismo en patrimonial, financiero o neoliberal y que las crisis se han encargado de demostrar no son eficientes y que no permiten una asignación eficaz del capital.

Esta teoría reposa en la idea de que los inversores buscan y encuentran información fiable sobre el valor de los proyectos que están compitiendo por obtener financiamiento, de allí que se esperaría que la competencia financiera produzca precios justos que constituyan señales fiables para los inversores y orienten eficazmente el desarrollo económico.

En el Manifiesto se sostiene lo contrario, que esta competencia es desestabilizante y lleva a unas evoluciones de precios excesivas e irracionales: las burbujas financieras. La extrapolación de la teoría de los mercados de bienes ordinarios al mercado financiero ha demostrado que en este último las respuestas son diferentes al mercado de bienes  ordinarios.

Así se llega a la creación de burbujas especulativas, una subida de precios acumulativa de los precios que se alimentan a sí mismos, o sea, no son precios justos sino lo contrario y los ejemplos son muchos, desde el de Japón al sudeste de Asia, al mundo de Internet y a las burbujas inmobiliarias, entre las más significativas.

De ésta se deriva la segunda gran falsedad y es que los mercados financieros son favorables al crecimiento económico. La integración financiera ha llevado al poder de éstas a escala mundial ya que ha unificado y centralizado la propiedad capitalista a escala mundial y, a partir de ello, determinarán las normas  de rentabilidad exigidas al conjunto de los capitales.

Esta concepción ha eliminado el interés común, propio de las diferentes partes interesadas vinculadas a la empresa, y lo ha remplazado por una única meta, satisfacer el deseo de enriquecimiento de los accionistas, que se ve reflejado en los grandes salarios de los ejecutivos, garantes de esa premisa.

La tercera falsedad denunciada por el Manifiesto es que los mercados son buenos jueces de la solvencia de los Estados, algo que cae por su propio peso al analizar la crisis griega, donde se apreció que no sólo no es eficiente la evaluación de los mercados financieros, sino que con frecuencia producen precios completamente desconectados de los fundamentales.

El precio financiero resulta de un juicio, de una creencia, de una apuesta sobre el futuro, por ello nada asegura que el juicio de los mercados  tenga alguna superioridad sobre las demás formas de juicio. Pero puede haber intereses ocultos  en las agencias de calificación de riesgo, ya que cuando degradan la calificación de los Estados aumenta la tasa de interés exigido y, con ello, los riesgos de quiebra.

La cuarta falsedad es que la subida espectacular de la deuda pública es el resultado de un exceso de gastos. Hoy, la deuda pública europea, según el Manifiesto, se debe a los planes de salvamento de las finanzas y sobre todo a la crisis bancaria y financiera que comenzó en el 2008: el déficit público de la zona del Euro era en 2007 del 0,6% del PIB y en el 2010 llegó al 7% y la deuda pública pasó del 66% al 84% del PIB.

La quinta falsedad que plantea este Manifiesto es que hay que reducir los gastos para reducir la deuda pública, algo que rechazan porque la macroeconomía no es reducible a la economía doméstica. La dinámica de la deuda, afirman, depende de varios factores: el nivel de déficit primario, pero también la diferencia de la tasa de interés y la tasa de crecimiento de la economía.

Es falso afirmar que todo déficit  público crece tanto como la deuda pública o que toda reducción del déficit permite reducir la deuda, ya que si la reducción del déficit compromete la actividad económica la deuda aumentaría más.

El tema, según el Manifiesto, es que los países europeos tienen por principales clientes a sus aliados de la Unión Europea, ya que está globalmente poco abierta al exterior, por lo que una reducción simultánea y masiva de estos países puede tener como efecto una recesión agravada y, con ello, una nueva subida de la deuda pública.

Esta es la primera mitad del Manifiesto, falta la segunda y las propuestas, que analizaremos en la próxima columna, porque este documento es algo más que una expresión de deseos, es la respuesta en el mismo lenguaje en que los economistas del sistema nos intentan convencer de una cosa que la misma es todo lo contrario y al final, las sociedades, los estamentos más pobres son los verdaderos destinatarios de estos altos costos.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx


 

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby