Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12748 al 12767 
AsuntoAutor
=?ISO-8859-15?Q?Re rogeo
561/11 - Utopía, t Noticias
Re: NoticiasdelCeH Gerusa D
562/11 - Pasajeros Noticias
563/11 - VIII Jorn Noticias
564/11 - VIAJANDO: Noticias
565/11 - Pasajeros Noticias
566/11 - 54 ICA, V Noticias
567/11 - AAG Annua Noticias
568/11 - IV SIMPOS Noticias
569/11 - Pluma Vol Noticias
570/11 - Volcán Pe Noticias
571/11 - Erupción Noticias
=?utf-8?B?IEN1cnNv Charles
572/11 - Reporte E Noticias
573/11 - Sobre el Noticias
574/11 - MOVIMIENT Noticias
575/11 - INVITACI Noticias
576/11 - Pasajeros Noticias
577/11 - Argentina Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13023     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 561/11 - Utopía, transformación e ilusión
Fecha:Lunes, 6 de Junio, 2011  11:57:26 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 561/11
 
 
Utopía, transformación e ilusión
 
Alfredo César Dachary

 

         Medio siglo fue iluminado por una luz que guiaba al hombre, era la idea de Progreso. Luego del fin de la segunda guerra mundial esta luz comenzó a apagarse y se prendió otra más potente que era la del Desarrollo, una especie de camino obligado de la humanidad al cual Rostow le asignó etapas que los pueblos no podían saltar para poder llegar a esa deseada meta.

La vida de esta ilusión fue muy corta para los países recientemente descolonizados, ya que el mundo se había configurado entre los que eran desarrollados y los que difícilmente llegarían, y así se abre otra esperanza para los rezagados, luego de varias luces que no alcanzaban a prender aparece una nueva esperanza: el Desarrollo Sustentable, una propuesta de paradigma, nunca definido plenamente.

 Ésta ha pasado de ser una propuesta a quedar como un eslogan de los políticos de turno, y casos excepcionales, como lo son Bolivia y Ecuador, ambos gobiernos populares de izquierda que han aterrizado lo que fue la idea inicial en un proyecto, que le han denominado diferente y no coincide en nada con la estrategia que plantean el Banco Mundial o el BID sobre el tema del desarrollo sustentable.

En estos pueblos, mayoritariamente pobres por expoliación de sus recursos, se generó una nueva propuesta de “desarrollo” que se sintetiza en el concepto del Buen Vivir, en oposición al “vivir mejor”, como un modelo de vida o de desarrollo más justo, más armónico y más ecológico. Esta nueva alternativa que nace de los grupos sociales más castigados del colonialismo al neoliberalismo, los pueblos originarios, mestizos y pobres en general, ha sido incluido en las constituciones de estos dos países andinos como el objetivo social a ser perseguido por el Estado y por toda la sociedad.

Esta concepción se opone al concepto occidental de “vivir mejor”, ya que en la lógica neoliberal es necesario que se mantenga la asimetría mundial porque los recursos naturales mundiales “no alcanzan para todos”, o sea, que la condición es que tiene que existir un gran número de países mínimamente desarrollados que abastezcan al mercado mundial de materias primas y mano de obra baratas, para poder mantener la riqueza en pocos países y parte de su gente.

El Buen Vivir busca lo opuesto; un desarrollo equitativo de los diferentes pueblos y países y, en vez de propugnar el crecimiento continuo, busca lograr un sistema que esté en equilibrio. En lugar de atenerse casi exclusivamente en datos referentes al Producto Interno Bruto u otros indicadores económicos, el Buen Vivir se guía por conseguir y asegurar los mínimos indispensables, lo suficiente, para que la población pueda llevar una vida simple y modesta, pero digna y feliz.

Por segunda vez se plantea en pocas décadas una nueva gran utopía, esta vez no salió de jóvenes y académicos de los países centrales sino de lo opuesto, de los sectores más relegados de las sociedades sudamericanas, que buscan crear islas de esperanza en un mar de tormentas, una utopía mayor y más frágil que el desarrollo sustentable.

Parece ser que no hay memoria histórica y las sociedades equitativas en el mar del capitalismo son barcos al garete en medio de un gran ciclón, y el ejemplo más claro lo da Cuba, que sobrevive a base de grandes sacrificios enfrentando no sólo al enemigo real externo sino al propio de las nuevas generaciones que plantean lo que ofrece al resto del mundo la sociedad de consumo.

Eso no significa que todas las ideas de sociedades equitativas sean utópicas, sino que las ideas que pretenden hacer islas diferenciadas hace siglos han sido condenadas al fracaso, como los falansterios de Fourier o las granjas colectivas de Owen, los icarios de Cabet y todas las demás fantasías de buena fe que planteaban los socialistas utópicos del siglo XIX.

En el otro extremo de esta realidad está China, el país que va camino a transformarse en la primera potencia económica mundial y cuya dirección es timoneada desde hace más de medio siglo por el Partido Comunista Chino, algo que suena raro, luego de que Estados Unidos festejó a fines de los ochenta la caída de la URSS y el final del marxismo.

Julio Godio, en un trabajo muy interesante “El futuro de una Ilusión”, respuesta al tradicional trabajo del historiador francés Francois Furet titulado “El pasado de una ilusión” explica las diferentes metamorfosis que pasó la primera experiencia comunista hasta llegar a China, algo que no es lineal como muchos pretenden presentar o simplificar, a partir de las tradicionales dicotomías de bueno - malo, marxismo - capitalismo.

En  la Rusia zarista, en la que triunfa la revolución bolchevique se da la primera metamorfosis, al tener rápidamente que abandonar la utopía socialista como fórmula mágica y así emergió la Nueva Política Económica (NEP) en 1921. La segunda metamorfosis se da en la propia década de los veinte con el ascenso de Stalin al poder, quien asume un poder absoluto y despótico con el objeto de conducir una economía planificada, como una gran fábrica, alimentada por las cooperativas del campo y desarrollada por la industria pesada en las grandes ciudades. Se plantea mantener la unidad territorial del viejo imperio zarista y reniega de la NEP y su creador Lenin. Este modelo dura hasta el fin de la URSS.

La tercera metamorfosis de un gobierno dirigido por un partido comunista, se inicia en China en 1979, cuando se plantea pasar de un modelo de economía planificada a uno de economía socialista de mercado, modelo abierto y fuertemente vinculado a la economía mundial capitalista. Este nuevo modelo dirigido por un partido único, en sintonía con el Confusionismo, acepta y promueve una nueva burguesía, que está representada en el partido y el Estado con iguales derechos.

Este último fue el gran salto adelante, implica que las ideas socialistas debían adecuarse y adueñarse de dos temas que habían sido olvidados en su etapa fundacional, cegados por la visión más purista: el mercado y la relación con los sistemas civilizatorios.

Keynes juega un papel fundamental al aportar la teoría sobre el mercado regulada, que está por encima o supera a la contradicción entre un capitalismo salvaje y su correlativo, la lucha de clases. De allí que para definir una economía socialista de mercado se requiere reconocer al Estado, algo que intenta borrar el neoliberalismo. Este nuevo Estado y el bloque sociopolítico progresista que lo sustenta, rescatan la idea de fraternidad (Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad) que se utilizará para la legitimización social de los mercados.

Así el mercado regulado es necesario en el socialismo, porque cuando más se expande el mercado, más se extiende la articulación de la división social del trabajo que establece la especialización y consolida los conocimientos y saberes de los asalariados sindicalizados.

Construir una economía de mercado socialista es crear una economía innovadora integrada al mercado mundial. Para construir los nuevos mercados socialistas no basta con tomar el poder político, se requiere creatividad a fin de utilizar los elementos de la fraternidad subyacentes en la sociedad. Así la creación de esta nueva economía socialista de mercado no debe tener como referencia a la economía sino a la sociedad en su conjunto.

La economía socialista de mercado sólo podrá ser sostenible si es capaz de superar las antinomias corrientes en el capitalismo que expresan intereses corporativos, pero ello no implica regresar al proteccionismo, sino avanzar sobre las vanguardias tecnológicas. Esto llevaría, según el análisis de Godio, a la instauración de un nuevo paradigma: el de la Sociedad del Trabajo, que viene a reemplazar al de la sociedad industrial-asalariada.

Ésta es la nueva NEP, que plantea este historiador para dar una interpretación a lo que ocurre en China, que no es un nuevo capitalismo dirigido por el Partido Comunista Chino, sino una nueva forma de generar un desarrollo en un país pobre y sobrepoblado cuyos primeros resultados han sido los de sacar de la pobreza extrema a varios cientos de millones de personas.

Si el mundo se desplaza a esta nueva hegemonía compartida con otros países emergentes como los del BRIC, estamos frente a nuevos modelos, que podrían transformar las utopías en realidades, un verdadero “milagro” realizado por el hombre, en un mundo que ve el futuro con bastante desesperanza.

 

 alfredocesar7@yahoo.com.mx

 


    

          

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby