Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12708 al 12727 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH Alejandr
524/11 - Argentina Noticias
525/11 - 2010... Noticias
526/11 - VIAJANDO: Noticias
527/11 - CONFIBSIG Noticias
528/11 - "El régim Noticias
529/11 - DIA DO GE Noticias
530/11 - 2011... Noticias
531/11 - Cinco int Noticias
532/11 - La Red er Noticias
533/11 - Las elecc Noticias
534/11 - España - Noticias
535/11 - El mundo Noticias
536/11 - VIAJANDO: Noticias
537/11 - PRÓRROGA Noticias
538/11 - VII JORNA Noticias
539/11 - PROGRAMA Noticias
540/11 - Argentina Noticias
541/11 - Em junho: Noticias
=?utf-8?Q?542/11_- Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 13001     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 543/11 - VIAJANDO: Arica, una historia de tres países
Fecha:Martes, 31 de Mayo, 2011  21:23:38 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 543/11
 
 
 Arica, una historia de tres países

 

San Marcos de Arica, esa perla en el desierto, ofrece otros atractivos además de sus playas, y justamente tienen que ver con su historia y su participación actual en la economía no solo de Chile, sino de Perú y Bolivia.

Hoy en día es una ciudad pequeña pero pujante, donde sigue habiendo reclamos por parte de bolivianos y peruanos sobre su posesión, ya que se trata de un área de la que Chile se apropió durante la Guerra del Pacífico.

Los primeros españoles que llegaron a la zona, partieron desde el Perú en 1535.  Fue una avanzada de la expedición de Diego de Almagro liderada por el capitán Ruy Díaz.

Arica fue fundada en 1541 en el día de su patrono, San Marcos. Su fundador fue Lucas Martínez Vegaso, que la llamó Villa San Marcos de Arica, por el nombre del cacique de la zona, Ariacca.

 

 

Actualmente Arica cuenta con áreas de edificación muy moderna.

 

 

La zona fue azotada por terremotos en 1604, 1615, 1681, 1868 y 1877.

Después del terremoto de 1868, la Iglesia Matriz con paredes de adobe y techo de quincha, que databa de 1840, quedó totalmente destruida. El gobierno peruano había mandado a fabricar a Francia, una iglesia totalmente de metal para el puerto de Ancón. El encargado de diseñarla era el famoso ingeniero Gustavo Eiffel.

Cuando ocurrió el terremoto, la iglesia francesa se encontraba almacenada, por lo cual en 1870 llevaron a Arica la “iglesia Eiffel” y la llamaron San Marcos. Esta nueva iglesia resistió el terremoto y tsunami de 1877.

La Catedral de San Marcos, de estilo neogótico, con sus naves prefabricadas en estructura metálica, sus muros y cielos revestidos en plancha metálica con molduras estampadas, se inauguró en 1876, trece años antes que la famosa Torre Eiffel en París.

 

 

 

Iglesia diseñada por el Arq. Eiffel.

 

 

Además de la Iglesia de San Marcos, Eiffel diseñó para Arica el edificio de la ex Aduana (1874) y el de la Gobernación (1876). Este último fue construido en piedra cantería.

 

 

Boliche bailable Kamikase en la costanera de Arica.

 

 

 

El Wateree era un barco norteamericano que se encontraba anclado en la bahía de Arica el 13 de agosto de 1868, cuando el tsunami lo dejó tres kilómetros tierra adentro cerca del Cerro Chuño, en la playa Chinchorro. Era un típico barco a vapor de fondo plano sin quilla construido en 1863 para servicio fluvial. Tenía dos grandes ruedas de paletas laterales que usaba para impulsarse. El vapor quedó sobre la playa, sufrió poco daño y durante varios años se lo convirtió en hospital de emergencia. Luego fue un hotel y finalmente una bodega. Pero como era de madera con el casco de hierro, otro tsunami, el de 1877, terminó por destruirlo. La Armada lo utilizó para entrenamiento y tiro al blanco de sus destructores. Hoy en día, queda solamente parte de sus calderas y fue declarado Monumento Nacional en 1984.

 

 

 

En estas costas se han producido varios tsunamis.

 

 

En el siglo XVI, Arica se convirtió en el principal puerto de embarque de la plata traída de Potosí en la actual Bolivia; y la abastecía de víveres y enseres. El tráfico entre ambas se realizaba a través de enormes caravanas de mulas y llamas. Los españoles se habían instalado en Putre y Belén, ya que en Arica se sucedían las epidemias de malaria.

 

 

El Faro en la Island.

 

 

Arica fue visitada y asaltada por los piratas más famosos de la historia que venían en busca de los ricos tesoros de plata: Drake en 1579, Spilbergen en 1615, y Watlin en 1681, entre otros.

 

 

Cristo en el Cerro de Arica.

 

 

Unos doscientos años después, Arica perdió prominencia, y todo el tráfico se desvió hacia el puerto de Buenos Aires.

 

 

Costanera de Arica.

 

 

En el siglo XIX y principios del XX esta zona tuvo un crecimiento muy acelerado por el descubrimiento del salitre y la explotación de las covaderas de guano. En los valles de las quebradas se intensificó la agricultura para abastecer de alimentos frescos a las industrias. Sin embargo, en Arica las condiciones eran insalubres por lo cual había epidemias de paludismo. Entonces se trajeron esclavos negros con el pretexto de que eran los únicos que las resistían.

 

 

Plantas denunciadas por contaminación marina.

 

 

La ciudad recuperó algo de su magnificencia perdida tantos años antes, vestigios que presenciamos en las importantes obras arquitectónicas que se levantaron en el poblado.

 

 

Avenida principal de Arica.

 

 

En todo el norte de Chile se encuentran gigantescas y estilizadas manifestaciones de arte prehistórico que adornan las altas laderas de los cerros, conocidas como geoglifos. Generalmente se encuentran a lo largo de antiguas rutas del desierto y representan camélidos americanos, serpientes, figuras humanas y dibujos geométricos.

 

 

Geoglifos que representan camélidos americanos.

 

 

A solo cuatro kilómetros al sudeste de Arica se encuentra el valle de Azapa, que se dedica por la producción de frutas, flores, tomates, pimientos y otros productos agrícolas de excelente calidad.

 

 

Producción de paltas en el valle de Azapa.

 

 

En Azapa, se destacan los geoglifos denominados La Tropilla y Cerro Sagrado. El primero está integrado por un conjunto de camélidos encabezados por dos personajes con caracteres “Chamánicos”, que podrían simbolizar los espíritus que guían la tropa hacia la costa. El segundo panel conserva un conjunto heterogéneo de dos figuras antropomorfas asociadas a otros animales que estarían vinculados a una aldea de colonos Incas altiplánicos, en relación a ritos de la actividad agrícola ganadera.

 

 

Geoglifos y cultivos en el valle de Azapa.

 

 

En el valle de Azapa se especializan en el sistema de riego por goteo, ofreciendo cursos internacionales de nivel universitario.

 

 

El sistema de riego es fundamental en áreas desérticas.

 

 

Pero este valle, que como lo demuestran los geoglifos, ha sido fértil desde siempre, ha comenzado a tener problemas desde que las transnacionales comenzaron a plantar semillas transgénicas. Muchos productores temen por la continuidad de la producción de olivos, que actualmente lleva denominación de origen como “aceituna de Azapa”.

Por otra parte, debido al encarecimiento de la mano de obra chilena, han comenzado a contratar  a trabajadores peruanos y bolivianos.

 

 

Olivos de gran prestigio en el mercado internacional.

 

 

Los primeros habitantes de esta zona pertenecieron a la “cultura Chinchorro”, hace unos ocho mil años antes de Cristo, de la cual se destaca su proceso de momificación. Dichas momias predatan a las egipcias en unos tres mil años. Algunos ejemplares se conservan en el Museo Arqueológico San Miguel de Azapa.

 

 

Petroglifo en la entrada del Museo San Miguel de Azapa.

 

 

En un amplio espacio frente al edificio de la exposición principal y formando una atractiva rotonda, se encuentra el Parque de Petroglifos. Trece bloques de piedra exhiben el arte prehispánico. Algunos muestran motivos antropomorfos, zoomorfos y geométricos.

 

 

Petroglifo trasladado al museo ante el avance del área agrícola.

 

 

El fundador de Arica, Lucas Martínez Vegaso, fue un personaje bastante poco conocido, pero de indudable estatura histórica, ya que también fue el fundador de Iquique, pionero de la minería, e incluso, fue quien financió la expedición descubridora de Chile de Pedro de Valdivia. Sin embargo, no existe en Chile –y tampoco en Arica-, una calle que perpetúe su nombre.

 

 

Vista parcial de la ciudad de Arica.

 

 

El acta de fundación de la Villa San marcos de Arica señala que Lucas Martínez Vegaso “anduvo e paseó por esta tierra encomendada a su merced (…) e se informó del asiento más conveniente e sin menos perjuicio de los naturales; habiéndolo todo visto según dicho es, dixo que en nombre de su Magestad y del dicho señor gobernador don Francisco Pizarro e en su real nombre fundaba e fundó la dicha villa San Marcos Arica en tierras de dicho cacique mentado”.

 

 

Vista panorámica de Arica.

 

 

El poderío peruano duró hasta los comienzos de la década de 1880, época en la cual el ejército chileno tomó la ciudad como parte de su campaña militar de la Guerra del Pacífico. A este episodio se le conoce como El Asalto y Toma del Morro de Arica por el Ejército de Chile, el 7 de junio de 1880. La batalla fue librada por fuerzas chilenas y peruanas, ya que los bolivianos se habían retirado de la guerra después de la derrota de Tacna, un mes antes. Los batallones chilenos tomaron este fuerte peruano en solo cincuenta y cinco minutos.

 

 

Arica desde el Museo Histórico y de Armas que se encuentra sobre el Morro.

 

 

Luego, el Tratado de Ancón, de 1929 entre Chile y Perú, la convertiría legalmente en chilena.

 

 

Vista panorámica de la bahía de Arica.

 

 

Uno de los temas que había quedado pendiente del Tratado de Paz de Ancón, entre Chile y Perú, era la construcción de un “Símbolo de Paz”. El Morro es el símbolo de la ciudad y aquí se instaló el Cristo de la Concordia. Es una escultura de unos 11 metros de altura por 9,2 de ancho, fundida con 15 toneladas de bronce. Fue diseñada por el artista chileno Raúl Valdivieso, basado en un modelo a escala del checo Zalincka. Fue hecha en Madrid y traída a Arica en 1987; sin embargo, no se la emplazó en su lugar actual hasta 1999. Finalmente, el Cristo con sus brazos extendidos en cruz fue instalado mirando al Océano Pacífico, con su brazo derecho apuntando al Perú y el izquierdo a Chile. En la base están inscriptas sus palabras “amaos los unos a los otros como yo los he amado”, debajo de los escudos de Chile y Perú.

 

 

Cristo de la Concordia entre Chile y Perú.

 

 

Desde el Morro las vistas son espectaculares. Y se puede tener una idea cabal de lo que significa esta ciudad en medio del desierto.

 

 

Ex isla Alacrán vista desde el Morro.

 

 

El paludismo y la malaria eran graves epidemias que flagelaban la zona de Arica desde la época española, lo que atentaba contra el desarrollo de la ciudad. Y si bien hubo intentos desde principios del siglo XX, recién en el año 1953, se pudieron erradicar estas enfermedades.

 

 

Es realmente impactante ver el desierto junto al mar, y la ciudad entre ambos.

 

 

El 25 de julio de 1953 el Presidente don Carlos Ibáñez del Campo, mediante el Decreto Supremo 303, declaró a Arica “Puerto Libre” para impulsar su crecimiento. Arica se transformó en una de las ciudades más importantes de Chile. En 1958 se formó la Junta de Adelanto de Arica, que patrocinó el desarrollo económico, turístico y social de la zona. Durante esta época se construyó la Central Hidroeléctrica de Chapiquiña, el Aeropuerto de Chacalluta y el Casino (1962). En la década de 1950 se inició la pesca industrial, siendo Arica el mayor puerto pesquero de Chile (580 mil toneladas por año). Hoy tiene un activo intercambio cultural y comercial con los dos países vecinos; y es el principal puerto que sirve a Bolivia y a Tacna en el Perú.

 

 

Puerto de Arica.

 

 

Y después de recorrer museos y áreas de producción Martín reclamó volver a la playa, su lugar preferido.

 

 

Martín en La Lisera.

 

 

En esta ocasión pudimos valorar mucho más lo que significó y significa esta ciudad en la historia de Chile, Perú y Bolivia, y el porqué de los constantes reclamos.

 

 

El Pacífico, con su gran oleaje, culpable de los terribles tsunamis.

 

 

Y despidiéndonos hasta la vuelta, cruzamos la frontera hasta Tacna, desde donde continuamos nuestro viaje hacia el norte. Antes de partir, pretendí comprar el libro “La Señorita de Tacna”, de Mario Vargas Llosa para leerla en el camino, pero, como era de esperar, me dijeron que lo buscara en las librerías de Buenos Aires.

 

 

Ana María Liberali

 


 

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby