Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12701 al 12720 
AsuntoAutor
519/11 - VIAJANDO: Noticias
520/11 - 2008... Noticias
521/11 - LOS FERRO Noticias
522/11 - 2009... Noticias
523/11 - Argentina Noticias
RE: NoticiasdelCeH BRANDENB
Pedido libro Harve Jeronimo
Re: NoticiasdelCeH Alejandr
524/11 - Argentina Noticias
525/11 - 2010... Noticias
526/11 - VIAJANDO: Noticias
527/11 - CONFIBSIG Noticias
528/11 - "El régim Noticias
529/11 - DIA DO GE Noticias
530/11 - 2011... Noticias
531/11 - Cinco int Noticias
532/11 - La Red er Noticias
533/11 - Las elecc Noticias
534/11 - España - Noticias
535/11 - El mundo Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12974     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 519/11 - VIAJANDO: Dejando Arequipa...
Fecha:Lunes, 23 de Mayo, 2011  19:12:44 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 519/11
 

 

 

 

 

 

 

Dejando Arequipa…

 

Antes de dejar Arequipa, volvimos a caminar por la Plaza Mayor o Plaza de Armas, tan coqueta, tan cuidadosamente arreglada… Y recorrimos con mayor atención los portales, donde en la época virreinal funcionaba el cabildo y en la época republicana, la municipalidad. Los portales están hechos de granito y su arquitectura es neo renacentista.

 

 

Plaza Mayor o Plaza de Armas de Arequipa y al fondo los portales.

 

 

Pasamos nuevamente por la Catedral que ha sufrido muchos terremotos, entre los más resaltantes están los de 1666, 1668, 1687, 1784 y 2001. En los primeros se produjeron daños que fueron reparados inmediatamente, por no afectar su estructura, pero en el último, colapsó la torre de la izquierda que se reinauguró al año siguiente.  

 

 

Torre izquierda de la Catedral de Arequipa

 

 

También volvimos a transitar las callecitas céntricas que más nos habían  gustado. Llenas de gente, antes de que cerraran los negocios. E hicimos algunas compras, en especial prendas, ya que el hilo peruano es de los mejores del mundo, especias varias y ¿por qué no? saquitos de té de coca para poder degustarlos en Buenos Aires, ya que sería muy difícil conseguirlos.

 

 

Al atardecer la plaza se ilumina y es tan bella como durante el día.

 

 

Volví al hotel a cambiarme, y de allí al coctel de despedida del Congreso. Y brindé con Hildegardo por próximos encuentros.

 

 

Con Hildegardo Córdoba Aguilar, de Lima (Perú).

 

 

Todo había estado muy bueno y era hora de despedirme de colegas y amigos. Así que algunos la seguimos hasta tarde con una suculenta cena de platos peruanos.

 

 

Con Jorge Pickenhayn, de San Juan (Argentina) y Juan Manuel Delgado (Perú).

 

 

Y volveríamos a Buenos Aires por el camino del desierto. Así que a primera hora de la mañana tomamos el micro de la empresa Cruz del Sur, que es una de las mejores, pero dista mucho de las argentinas. Nos dirigimos hacia Tacna y al cabo de algunos kilómetros de montaña desértica, encontramos el primer oasis. Se trataba de la localidad de Moquegua.

 

 

El desierto solo se ve interrumpido por minúsculos oasis agrícolas.

 

 

Este sector del desierto peruano es la continuidad del desierto del Pacífico hacia el este, y del de Atacama hacia el norte.

 

 

Muy escasa la formación de nubes con precipitaciones aisladas durante el verano.

 

 

Lentamente fuimos descendiendo de los 2500 msnm en que se encuentra Arequipa, hasta llegar al mar, en San Marcos de Arica, en Chile.

 

 

Desierto peruano en las cercanías de la ciudad de Tacna.

 

 

 

El paisaje monótono para muchos, a mi me parece fascinante, y he tomado decenas de fotografías porque la roca al descubierto ofrece matices muy difíciles de describir con palabras.

Las precipitaciones anuales en Arequipa son de 100 mm, mientras que en Tacna y Arica, son de tan solo un 1mm. Es decir, que pueden pasar muchos años sin caer una sola gota de agua.

 

 

Ausencia absoluta de vegetación.

 

 

Desde Tacna no había servicios de ómnibus que cruzaran la frontera y fueran hasta Arica, sino que se trataba de remises con autos muy grandes y viejos, que cargaban dos pasajeros adelante y tres atrás, más el conductor. Salían uno tras otro, a medida que se iban llenando. Todos tenían el mismo precio pero no había opciones, a menos que se dispusiera de vehículo particular. En el coche íbamos Martín y yo (argentinos), tres chilenos, y el chofer que era peruano. El auto no tenía cinturones de seguridad y la velocidad a la que iba era demasiado elevada para esas condiciones. Pero estábamos presos de las circunstancias.

La mayoría de la gente estaba cargada con enormes paquetes con productos para vender del lado chileno, ya que se triplicaban los valores. Y los controladores peruanos eran bastante cretinos con las cholas. Les pedían de todo, y se quedaban abiertamente con las prendas y otras cosas que les gustaban. ¡Y hasta se las probaban delante de todos! A los chilenos que iban con nosotros les dijeron que estaba prohibido sacar bebidas alcohólicas del país, cosa que era mentira, y se quedaron con sus botellas de pisco. Y a nosotros, como a otros blanquitos y argentinos, ni siquiera nos revisaron. A esto se lo podría llamar “corrupción y discriminación a la vista”. Y si bien toda discriminación es deplorable, mucho peor si se ejerce con los de su propia nacionalidad y etnia. En la aduana chilena, por el contrario, todo era estricto pero amable, y a todos nos trataron por igual.

 

 

Frontera entre Perú y Chile.

 

 

Y así entramos a la Primera Región Chilena, ya que se las numera de norte a sur, o Región de Arica y Parinacota. Siendo el portal del norte del país.

 

 

Cultivos en los alrededores de Arica (Chile).

 

 

Y después de un día entero de atravesar el desierto, pasamos por el valle de Azapa, que es un verdadero vergel. Es impresionante el esfuerzo que se hace para recuperar hasta la última gota de agua y tener no solo cultivos para autoconsumo, sino también para exportar.

 

 

Gran contraste entre el valle de regadío y la ladera de la montaña.

 

 

Si bien la amplitud térmica es elevada, por estar en zona intertropical las temperaturas no bajan demasiado durante el invierno, siendo el promedio de enero no llega a 24ºC y el del mes de julio, el más frío, apenas supero los 15ºC. Por esta razón Arica es conocida como “la Ciudad de la Eterna Primavera”.

 

 

Vista del valle de Azapa, cercano a la ciudad de Arica.

 

 

Ya entramos de lleno en el desierto de Atacama, el más árido del mundo. Y es impactante ver cómo hay ciudades que han podido desarrollarse en este ámbito tan hostil, que tuviera que ver históricamente con el ciclo del salitre.

 

 

 

 

Vista panorámica de la ciudad de San Marcos de Arica.

 

 

Ya eran las cuatro de la tarde, y si bien estábamos cansados, debíamos continuar viaje, pero el próximo servicio de micros a Santiago salía a la medianoche y debíamos hacer tiempo hasta entonces.

 

 

Martín en la Peatonal de Arica.

 

 

La ciudad había crecido bastante desde la última vez que la habíamos visitado, doce años atrás. La Peatonal ya tenía muchos más negocios, más marcas y más movimiento. Y Martín ya no era un niño sino un adolescente.

 

 

Los locutorios no eran demasiado elegantes pero las comunicaciones eran buenas.

 

 

Y al llegar la noche, fuimos a comer un barros luco y compartimos la alegría de quienes salían a festejar el triunfo de uno de los equipos de Arica, en la liga de fútbol.

 

 

Festejos por el triunfo de un equipo de fútbol.

 

 

Entre Arica y Antofagasta había aproximadamente ocho horas. Pero como los micros chilenos son bastante confortables, aunque no tanto como los argentinos, rápidamente nos dormimos. Y a eso de las cuatro de la mañana, en lo más profundo del sueño, pararon el micro, encendieron las luces y los carabineros nos hicieron bajar para controlar documentos y equipajes. Estábamos en Calama, en pleno desierto y hacía muchísimo frío, a pesar de estar en el mes de diciembre. Pero no hubo excepciones. Martín y yo parecíamos borrachos. Casi abrimos las mochilas ajenas. Todo fue rápido pero incómodo. Y yo protestando, pero en voz baja. No fuera cosa que me dejaran en el medio del desierto.

 

 

 

Desierto de Atacama, sin una sola nube.

 

 

 

En el sector central de Atacama, se han registrado períodos de hasta trescientos años sin lluvia. Y es justamente allí en que las temperaturas pueden bajar hasta -25ºC y llegar a 30ºC a la sombra durante el día. A veces puede haber algunas precipitaciones con tormentas eléctricas entre los meses de enero y febrero, durante el denominado “invierno altiplánico”. Existen temporadas en que los vientos, en forma de tornados o ventiscas, superan los 100 km/hora.

 

 

 

 

El desierto más árido del mundo.

 

 

El registro de precipitaciones en Antofagasta, es de 3mm anuales. Pese a esto, en la costa, la humedad relativa del aire es elevada, llegando al 98% en los meses de invierno; mientras que en el interior es de apenas el 18%.

 

 

El desierto junto al mar.

 

 

Lo que más me impacta de Atacama es que el desierto está junto al mar. Y es justamente ese mar el que lo origina. Ya que la corriente de Humboldt transporta agua fría desde la Antártida hacia el norte a lo largo de las costas de Chile y Perú. Este fenómeno produce condensación por enfriamiento en el mar, no llegando la lluvia a la costa.

 

 

 

Costa a la altura de Antofagasta.

 

 

La corriente de Humboldt también incide en que las temperaturas de las ciudades costeras no sea elevada, así como a que las aguas de las playas sean más frías que las del Atlántico Sudamericano a la misma latitud. Por otra parte, la irradiación solar es muy alta en el espectro ultravioleta, por lo que se hace imprescindible la utilización de cremas protectoras.

 

 

Playa de Antofagasta.

 

 

El desierto de Atacama es rico en recursos minerales metálicos como cobre, plata, oro y también hierro, además de minerales no metálicos, como litio, boro, nitrato de sodio y sales de potasio. Dentro del desierto está incluido el salar de Atacama, donde se extrae la bischofita, usada en la construcción de caminos como estabilizador. Estos recursos son explotados por varias empresas mineras, siendo una de ellas Codelco.

Estas actividades dieron origen y crecimiento a todas las ciudades del norte, entre ellas Copiapó. En esta ciudad las precipitaciones llegan ya a 15mm anuales y se caracteriza por tener una excelente producción de uvas.

 

 

Ciudad de Copiapó, con tradición minera desde sus orígenes.

 

 

 

Todos los ómnibus chilenos llevan un cartel luminoso a la vista de los pasajeros que indican la velocidad, el nombre del conductor y la cantidad de tiempo que está frente al volante, teniendo que ser reemplazado cada cuatro horas.

 

 

Brevísima parada en Copiapó.

 

 

Lentamente, ya ingresando a la Cuarta Región, la vegetación comienza a aparecer, en forma de una estepa arbustiva.

 

 

Estepa arbustiva en los límites del desierto.

 

 

Tal como ocurriera en el resto de América Latina, los trenes de pasajeros fueron cancelados en la mayoría de los servicios de larga distancia. Pese a eso, algunos ramales de carga, siguen funcionando como es el caso del norte de Chile en que predomina el transporte de minerales de gran peso y volumen.

 

 

Tren de carga en el desierto.

 

 

A la mañana siguiente llegamos a la terminal de Santiago. Compramos algunos recuerditos de cobre, entre ellos un cuadrito de un huaso a caballo que colgamos en el living de casa, y rápidamente continuamos en un micro de la empresa CATA hacia Buenos Aires.

 

 

Cordillera de los Andes a la altura de Mendoza.

 

 

Y de vuelta en casa. Había sido un largo y maravilloso tramo. Primer día, en el desierto de Arequipa a Arica; segundo día, en el desierto de Antofagasta a Copiapó; tercer día cruce de los Andes desde Santiago hasta Mendoza. Y tres noches de micro. La primera de Arica a Antofagasta; la segunda de Copiapó a Santiago; y la tercera de Mendoza a Buenos Aires.

Después de tanto desierto, los Andes mendocinos me parecían muy verdes y después de tanta tranquilidad, me resultaba difícil soportar el ritmo de Buenos Aires.

 

 

Ana María Liberali

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby