Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12661 al 12680 
AsuntoAutor
483/11 - Pasajeros Noticias
484/11 - La manife Noticias
485/11 - VIAJANDO: Noticias
486/11 - 2000... Noticias
487/11 - MOVIMIENT Noticias
488/11 - Pasajeros Noticias
489/11 - Los dos M Noticias
490/11 - VIAJANDO: Noticias
491/11 - 2001... Noticias
492/11 - Pasajeros Noticias
493/11 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?Q?494/11_- Noticias
nueva circular III Lucas Ca
495/11 - 2002... Noticias
496/11 - Pasajeros Noticias
497/11 - XIII ENCU Noticias
RE: NoticiasdelCeH Nathan B
498/11 - VIAJANDO: Noticias
499/11 - 2003... Noticias
500/11 - Pasajeros Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12951     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 498/11 - VIAJANDO: A Valparaíso por el Congreso Chileno de Geografía
Fecha:Miercoles, 18 de Mayo, 2011  14:47:51 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 498/11
 

 

 

A Valparaíso por el Congreso Chileno de Geografía

 

En noviembre de 2003, se llevaría a cabo en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el XXVI Congreso Nacional y IX Internacional de la Sociedad Chilena de Ciencias Geográficas. Me interesaba mucho participar, pero la situación económica en Argentina había mejorado muy poco desde la crisis de 2001, y debido al tipo de cambio imperante, se nos hacía prohibitivo viajar a Chile.

Pero mi colega y amiga Camila Quintana Binimelis, me ofreció parar en su casa de Santiago e ir juntas diariamente a Valparaíso. Yo había conocido a Camila cuatro años antes en el EGAL de Puerto Rico, luego ella había venido al Encuentro Humboldt de Buenos Aires, y nos habíamos seguido viendo a un lado y otro de la Cordillera en los años que siguieron. Además de ser muy estudiosa y apasionada por aplicar sus conocimientos para resolver cuestiones concretas, me parecía una excelente persona y con un temperamento muy jovial. Por lo tanto, acepté la invitación.

Nuevamente experimenté la emoción de cruzar la Cordillera durante el deshielo. No me canso de verla. Debo reconocer que los paisajes áridos tienen su encanto, y que a pesar de haber nacido en la llanura, me atraen las montañas. Tal vez esa preferencia provenga de mis ancestros, ya que todos ellos fueron habitantes de los Apeninos, y la melancolía me la hayan traspasado genéticamente.

 

 

Cordillera de los Andes y río Mendoza en primavera.

 

 

Camila fue a buscarme a la terminal de buses y me llevó a su casa. Allí nos aguardaba su madre, Cecilia Binimelis, una mujer encantadora. Y como toda mamá, en cuanto llegamos nos quiso alimentar. Que Camila me ofreciera su casa representaba una gran hospitalidad, pero que además, me diera el cuarto de su hijo, ya me parecía demasiado… ¡Pobre Camilo! Lo mudaron a otra parte de la casa.

Pero en esa casa había otros habitantes, que eran las mascotas de Camilo. En el fondo, además de las plantas, estaba el gallo. Pero un gallo muy especial, que se creía perro. Tal vez porque había sido criado con muchos mimos. Cantaba cuando llegaba alguien y atacaba a los desconocidos. Así que cuando quise ir al patio, tuve que hacerlo con los miembros de la familia para que él viera que todo estaba bien, y ya después no tuve problemas. Me resultó muy simpático y tal como los dueños de casa, no pude comer pollo durante todo el tiempo que estuve allí.

Tomando ómnibus, metro y micro de larga distancia, todos los días íbamos a Valparaíso. El lugar donde se hizo el Congreso estaba cerca del mar, en una zona de gran oleaje.

 

 

 

 

Océano Pacífico en Valparaíso.

 

 

En Valparaíso Camila me llevó a visitar lugares que no conocía y juntas revolvimos librerías y ferias de artesanos. Es muy común en esta ciudad encontrar pintores que la plasmen tanto en lápiz, carbonilla u óleos, y vendan sus imágenes a precios muy módicos.

 

 

 

 

 

Con Camila en un bar cultural de Valparaíso.

 

 

En esta oportunidad, en el Congreso no había casi participantes argentinos, pero sí chilenos de todas partes, por lo que me volví a encontrar con mis amigos, y con muchos de ellos compartí la salida de campo.

 

 

María Mardones, Carmen Varela y Dídima Olave durante la salida de campo.

 

 

Recorrimos varios cerros donde se manifestaban las diferencias sociales existentes entre ellos, y además pudimos tener una vista panorámica de la ciudad. La mayor parte de los cerros se encuentran habitados por población en condiciones muy precarias. Porque además de los materiales utilizados, se emplazan sobre pendientes muy abruptas y no debe olvidarse que se trata de un área de alta sismicidad tanto por intensidad como frecuencia.

 

 

 

 

Viviendas precarias en la mayoría de los cerros.

 

 

En otros cerros pueden verse nuevos emprendimientos inmobiliarios, pero habría que ver si las normas de seguridad en la construcción son las adecuadas.

 

 

Nuevos barrios arriba de los cerros.

 

 

Como panorama general la ciudad se ve muy bonita por el marco de la Cadena de la Costa que la asemeja a un anfiteatro, pero al acercarnos a cada barrio, la impresión es muy diferente. No obstante, sigue siendo la ciudad chilena que más me gusta.

 

 

Vista panorámica de Valparaíso.

 

 

Todos los días al mediodía solo comíamos un italiano (sándwich de salchicha con mucha palta, mayonesa, tomate picado y ají). Pero al regresar, Cecilia nos esperaba con la “once”, que es el nombre que en Chile se le da a la merienda. La “once” es mucho más cargada que un simple té con algo dulce, y muchas veces se hace alrededor de las siete de la tarde reemplazando así a la cena. Dicen que originariamente ese nombre se debía a que algunos pedían de ese modo el aguardiente, que tiene once letras.

Cecilia Binimelis era una periodista muy comprometida. Muchas de sus denuncias le habían hecho pasar momentos duros en su vida. Pero continuaba con mucha fuerza su vocación. Y sabiendo que yo estaba investigando sobre agrotóxicos, uno de sus temas predilectos, me vinculó con centros de información y me dio documentos de su archivo personal. Porque a pesar de que se pretenda “vender” otra imagen, determinadas problemáticas son mucho más graves en Chile que en Argentina. Y el caso de las mujeres que trabajan en la fruticultura es paradigmático, no solo por los efectos directos sobre ellas, sino sobre su descendencia.

Junto con Camila y el historiador Patricio Quiroga, visitamos la Universidad ARCIS (Universidad de Arte y Ciencias Sociales), donde ellos se desempeñaban. Allí pude conocer a parte del plantel de investigadores y docentes, de gran reconocimiento internacional.

También recorrimos los alrededores de Santiago. Zonas que otrora formaban parte del cordón de vides, estaban ya convertidas en barrios cerrados con sus respectivos shoppings. Sin duda, el aumento del valor de esas tierras para emprendimientos urbanos y la diferencia del tipo de cambio con el consecuente abaratamiento de Argentina, hizo que algunas de las bodegas chilenas, produjeran en la provincia de Mendoza.

Y ya llegando a su fin esta nueva visita a Chile, como despedida fuimos a cenar a un restorán-museo que guardaba diferentes antigüedades, en especial frascos. Allí degusté cerdo con una ensalada chilena (tomate y cebolla), y de postre, comí torta con manjar, que es la versión chilena del dulce de leche. En lo que estuvimos flojas, es que el brindis lo hicimos con gaseosas en lugar de tomar un Concha y Toro.

 

 

 

Brindis de despedida.

 

 

Como en todos mis viajes trasandinos, fueron muy grandes las satisfacciones, por lo que no había llegado aún a Buenos Aires y ya estaba pensando cuándo podría volver.

 

 

Ana María Liberali

 

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby