Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12661 al 12680 
AsuntoAutor
483/11 - Pasajeros Noticias
484/11 - La manife Noticias
485/11 - VIAJANDO: Noticias
486/11 - 2000... Noticias
487/11 - MOVIMIENT Noticias
488/11 - Pasajeros Noticias
489/11 - Los dos M Noticias
490/11 - VIAJANDO: Noticias
491/11 - 2001... Noticias
492/11 - Pasajeros Noticias
493/11 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?Q?494/11_- Noticias
nueva circular III Lucas Ca
495/11 - 2002... Noticias
496/11 - Pasajeros Noticias
497/11 - XIII ENCU Noticias
RE: NoticiasdelCeH Nathan B
498/11 - VIAJANDO: Noticias
499/11 - 2003... Noticias
500/11 - Pasajeros Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12943     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 492/11 - Pasajeros de Proa: Es ingeniero, vive en la c alle, y diseñó refugio para los pobres
Fecha:Martes, 17 de Mayo, 2011  10:32:02 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 492/11
 

Córdoba

Es ingeniero, vive en la calle, y diseñó refugio para los pobres /

Es ingeniero, vive en la calle, y diseñó refugio para los pobres

Nació en Alemania. Es hijo de inmigrantes que escaparon del nazismo. Obtuvo el título de ingeniero civil en la UNC. Como empleado de una firma norteamericana, recorrió Centro y Sud América participando de la construcción de edificios, puentes y carreteras. Una bomba lo postró en terapia intensiva durante más de un año. Cuando despertó, su esposa le había robado todo: propiedades y hasta un yate. Quedó en la vía. Hoy duerme en la recoba del Cabildo y diseñó un plano para construir un refugio para la gente de la calle. Y quiere que el intendente le dé una mano.

Mario Albera.

 

Dibuja en las mesas de concreto de la Plaza de la Intendencia, ubicada enfrente del edificio municipal. El papel vegetal y los lapices, los consigue por intermedio de un conocido que se los canjea por planos. Hace cuatro meses logró entrevistarse con el intendente de la ciudad, Luis Juez, para proponerle la construcción de un refugio para la gente de la calle. "Usted hágalo, que nosotros vamos a cumplir", dice que le aseguró el intendente. Y hasta habría aventurado, triunfalista: "Con este proyecto voy a ser gobernador de Córdoba".

Nicanor Jerónimo Vega es ingeniero civil y vive en la calle. Su nombre real es Veninjer Gadrahem, ya que nació en Nüremberg, Alemania, un 16 de enero de 1943. Ese mismo año su familia escapó del nazismo y se afincó en Comodoro Rivadia, al sur de la Argentina. La estadía duró 12 años, hasta que decidieron radicarse definitivamente en la provincia de Córdoba. Primero lo hicieron en Villa General Belgrano y luego en la ciudad capital.

Dice haber cursado la primaria y la secundaria en el colegio de los salesianos Juan Bosco. Luego ingresó a la universidad y se recibió con el título de ingeniero civil. Lo empleó la empresa norteamericana Erdingfrom SA (según su traducción) y lo mandaron al Brasil y Centroamérica para participar de grandes obras: puentes, edificios, carreteras, etcétera. Estuvo diez años en la firma y en más de "30 proyectos". Ganaba muy bien. La mitad de sus ingresos iban a parar a su esposa y la otra, a la compra de propiedades. Así llegó a hacerse de una pequeña fortuna consistente en más de 40 casas (ubicadas en Alto Verde, Argüello, Cofico, etc.) y un yate llamado "Tiburoncito".

De regreso a la Argentina, y a Córdoba, participó de la construcción de la Terminal de Omnibus y el Hospital de Urgencias. Hasta que un día cayó desplomado al piso a raíz del estruendo de una bomba (con forma de moneda, dice) que le explotó sobre sus narices. Era la época de los centuriones de la muerte: falcon verdes, metralla y picana. La época de los años de plomo, de la dictadura de las juntas, responsables de ejecutar un terrorismo de Estado.

Estuvo un año y dos meses en terapia intensiva en el Hospital Rawson. Cuando despertó, una de las primeras cosas que escuchó fue: "Usted ya no dispone de sus bienes. Lo vendió todo su esposa".

Era un asesor letrado notificándole que su esposa -también alemana- lo había traicionado junto a su contador, y que se habían escapado de viaje a Europa. Chau propiedades y yate. "Un día lo vi al Tiburoncito (el yate) en un programa donde entrevistaban gente en Italia. Lo reconocí porque tiene la cabeza de un tiburón tallada en la punta del barco", me cuenta Nicanor, riéndose.

Por si hace falta decirlo: quedó en la vía. "En pelotas", como dice el vulgo. Sin nada, pelado.

"Al principio me dio bronca, me molesté mucho, pero con el tiempo me alegré. Me sirvió para confirmar que estuve al lado mío por un interés comercial. Ya estaba harto de que me viviera mangueando", dice ahora. No pudo defenderse porque estaba solo. Ya sus padres y 21 hermanos, se habían vuelto a Alemania, y no tenía a nadie cercano. "Si hasta se me dio por muerto. Un día fui a averiguar mi número de Cuit y figuraba como fallecido", revela.

Es lógico que dude de su historia. Los cuentos de Alberto Laiseca (escritor de ficción argentino) son un poroto al lado de lo que le ocurrió a Nicanor. Casos como el suyo, de hombres formados, con título universitario o no, o especialistas en un arte u oficio de trabajo, que ni siquiera andan mendigando, sino afrontando con dignidad moral y entereza espiritual una vida de subsuelo, viendo transcurrir el día sentados en el banco de la plaza, hay muchos. Sin ir más lejos me entero de otros casos, de un contador y un médico, ambos con títulos de doctores, que por desgracias o traiciones familiares, andan abriendo y cerrando puertas de taxis por las calles de Córdoba.

nicanor y baronetto

Sin casa, sin techo, sin trabajo, sin propiedades; pese a todo, Nicanor dice haberse fortalecido en la calle. Su temple y ganas de dibujar, dice que jamás decayeron por dormir debajo de puentes y en pisos mugrientos de la ciudad. Hoy lo hace en la recoba del Cabildo Histórico; forma parte del grupo de 50 personas que quedaron libradas a su suerte luego de que finalizara el programa Abrigo, que les garantizaba un refugio donde asearse, cenar y dormir. El albergue adonde asistían se llamaba "Sol y Noche", y se ubicaba sobre Julio A. Roca 1156. Hace más de un mes que duermen a la intemperie, y el municipio, de quien depende el programa, no les ha proporcionado una salida.

Nicanor acaba de terminar los planos del refugio que el intendente le habría pedido durante una reunión mantenida hace cuatro meses atrás. (Cuenta que llegó hasta al intendente merced a un tercero amigo) Se va a llamar "La Ciudad de los Pobres", indica, mientras despliega el papel vegetal color rosa. Me dice que ese es el nombre que eligió Eladio Baronetto, que está junto a nosotros. Es quien lleva la voz cantante del grupo y quien se queja airadamente de la "inacción" municipal. "Es una vergüenza que estemos durmiendo en la calle", afirma crítico.

Justamente, en el momento que Nicanor despliega sus dibujos, estamos sentados en el piso de la recoba. Los pocos bancos de la plaza San Martín con sombra, están ocupados. Y el día no está para regalarse al sol.

El edificio proyectado es de cuatro pisos con un subsuelo para depósito. Me enumera en forma descriptiva: "Aquí va a haber un aula para enseñanza de cursos circunstanciales, aquí la regencia de estudio, aquí el salón de recepción, aquí la sala de dormitorios para ambos sexos, aquí el tanque de agua, aquí la planta eléctrica que podría ser con un sistema de fotovoltaico, alimentado a rayos solares..." "Lo único que necesitamos es la firma de un arquitecto y de un mestro mayor de obras. Los planos ya están", dice Baronetto.

La capacidad del albergue sería de 2.000 personas. "Vamos a desarrollar huertas comunitarias y plantaciones frutihortícolas para que sea autosustentable", cuentan ambos. "Esto en tres meses o cuatro debería levantarse con bloques pre-ensamblados", agrega Baronetto. "Pero nosotros no tenemos dinero", me aclara, por si hiciera falta.

Por eso buscarán una nueva audiencia con Juez para mostrarle los planos, que Nicanor, dice haber hecho en 25 minutos, una tarde, sentado muy tranquilo en una de las mesas de hormigón de la plaza de la Intendencia. El mismo sitio que los estudiantes utilizan para tomar mate y sol los fines de semana, conforma el set de trabajo de Nicanor, que para la próxima promete mostrarme los planos del Aeropuerto Polifuncional para Córdoba. Así lo llama.

"¿No sabés lo que es eso? Es para que vengan los Airbus 300, de 500 o 600 asientos", dice uno del grupo, mientras Nicanor sujeta con una gomita el plano ya enrollado del refugio, con el que ilusiona sacar a la gente de la calle.

 (fotos de Sosperiodista. Principal, Nicanor con el plano; Interior, Nicanor con Baronetto)

www.sosperiodista.com.ar, del 6 de octubre de 2006.