Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12661 al 12680 
AsuntoAutor
483/11 - Pasajeros Noticias
484/11 - La manife Noticias
485/11 - VIAJANDO: Noticias
486/11 - 2000... Noticias
487/11 - MOVIMIENT Noticias
488/11 - Pasajeros Noticias
489/11 - Los dos M Noticias
490/11 - VIAJANDO: Noticias
491/11 - 2001... Noticias
492/11 - Pasajeros Noticias
493/11 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?Q?494/11_- Noticias
nueva circular III Lucas Ca
495/11 - 2002... Noticias
496/11 - Pasajeros Noticias
497/11 - XIII ENCU Noticias
RE: NoticiasdelCeH Nathan B
498/11 - VIAJANDO: Noticias
499/11 - 2003... Noticias
500/11 - Pasajeros Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12936     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 485/11 - VIAJANDO: Desde San José
Fecha:Lunes, 16 de Mayo, 2011  01:04:20 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 485/11
 

 

Desde San José

 

Salimos de Tegucigalpa, sobrevolamos la zona de volcanes de Nicaragua, y aterrizamos en San José de Costa Rica, donde pedimos “stop” por unos días antes de cambiar de avión. Era una buena oportunidad para conocer un país que se consideraba “la Suiza de Centroamérica”.

San José se encuentra en el centro del país sobre una meseta intervolcánica llamada Valle Central. Y si bien está ubicada sobre los 1100 metros de altura, las temperaturas todos los días llegaban a superar los 25ºC.

Nos alojamos en un hotel antiguo con un patio central con muchas plantas y flores. La mayor parte de los pasajeros eran mochileros, en su mayoría europeos. Y se ubicaba a unas cuantas cuadras del Centro, aunque podíamos ir caminando diariamente.

La ciudad me pareció agradable pero no me impactó. Está rodeada de montañas y la arquitectura de los edificios públicos y de las iglesias es bien europea. Lo más atractivo fue el Teatro Nacional que data de fines del siglo XIX. Pero una serie de hechos me resultaron bastante desagradables, similares a los otros países centroamericanos que había visitado, como que a las seis de la tarde, se cierren absolutamente todos los negocios al mismo tiempo, bajando sendas persianas metálicas con su consecuente ruido al unísono. Otro, que al entrar a alguna librería y estar ojeando libros, se paren al lado de uno con extrema desconfianza. Teníamos que cenar temprano porque todo se cerraba y quedaban abiertos solo restoranes de mayor nivel y no por mucho tiempo más.

A poco más de 20 km hacia el este, en el Valle del Guarco, en las faldas del volcán Irazú se encuentra la ciudad de Cartago. Ya estamos a más de 1400 m sn/m, por lo que la temperatura es algo más baja que en San José. Allí se encuentra la Universidad de Costa Rica, cuyo Departamento de Geografía fuimos a visitar.

Conversamos con nuestros colegas, intercambiamos publicaciones y nos mostraron las instalaciones. El laboratorio nos pareció muy completo, pero ellos decían que seguramente nosotros en la Universidad de Buenos Aires tendríamos uno mejor. No nos hubiesen creído si les hubiésemos dicho que el Departamento de Geografía carece de laboratorio. Así que permanecimos en silencio.

Tanto ellos como otra gente nos hablaron de Puerto Limón, recomendándonos no ir por los peligros que conllevaba. Y eso fue precisamente lo que atrajo nuestra curiosidad. Fuimos a la terminal de ómnibus y rumbeamos hacia esa localidad.

El ómnibus era más que precario. Similar a los que en Buenos Aires se utilizaban para llevar niños a las escuelas. La mayoría de las ventanillas estaban muy duras y era difícil poder abrirlas o cerrarlas. Y a medida que íbamos bajando hacia la costa oriental, las temperaturas comenzaban a subir considerablemente.

Atravesamos la zona de producción de bananas. El calor y la humedad eran insoportables. La gente que trabajaba en la zona iba subiendo y bajando por el camino. Y si los asientos no alcanzaban, pedían permiso y en un lugar para dos se ubicaban tres. También era habitual que los niños se sentaran encima de cualquier pasajero aunque no lo conociera. Nadie se ofendía por nada, y si alguien se caía encima de otro por alguna maniobra brusca, todos se reían.

Llegamos a Puerto Limón y comenzamos a caminar por las calles repletas de gentes hablando en diferentes idiomas. Nos paramos cerca del puerto viendo las idas y venidas. Hasta que alguien vino a preguntarnos, no muy cortésmente, qué estábamos haciendo. Dijimos que mirando el paisaje, pero como era poco creíble, decidimos continuar la recorrida. Parecía un enorme mercado negro, con buques que llevaban fundamentalmente bananas, pero que traían absolutamente de todo, incluidas “muñequitas tailandesas” para ser entrenadas en la región y luego “exportadas” a las vidrieras de Amsterdam. Ese era tan solo uno de los circuitos macabros. Pero además, se podía conseguir cualquier tipo de producto por kilo, como relojes, calculadoras, alicates, auriculares, etc. Allí encontramos a algunos comerciantes argentinos, que iban asiduamente a comprar diferentes productos que los pagaban centavos y los vendían entre dos y diez pesos al por mayor, o en negocios de baratijas. Pero la corrupción era tan grande, que entre Limón y el Aeropuerto de San José, tomaban siempre el mismo remis, porque los taxistas se dejaban asaltar y se repartían la mercadería.

Gran cantidad de entidades financieras, casas de cambios y negocios con carteles en varios idiomas: español, inglés, francés, árabe, chino, portugués, entre otros. Mucha gente con paquetes enormes, y otros, armados. Como en el far west. Más de uno con la cara tajeada o con cara de pocos amigos. Nos dio temor sacar fotos, nos dio temor comprar cosas y mucho más temor, quedarnos allí esa noche. También nos habían comentado que era común que en los hoteles desvalijaran a los pasajeros, mucho más si se trataba de hombres que estuvieran con "chicas de la zona".

Es decir que el clima era insoportable, tanto por el calor, ya que la temperatura superaba los 35ªC y con mucha humedad, como por el ambiente social.

Mientras estábamos haciendo fila para sacar los pasajes de vuelta, alguien vino a pedirnos dinero para su pasaje. Le dijimos que teníamos lo justo, hasta que amablemente nos convenció contándonos que se había escapado de Nicaragua por “quemar a varios”, mientras se corría la camisa y dejaba ver su revolver calzado en la cintura. Siempre muy sonriente, claro.

Para compensar la experiencia del este, al otro día fuimos hacia el oeste. Llegamos a Puntarenas, bonita localidad turística sobre el Pacífico, y desde allí tomamos una lancha hasta Isla Tortuga, que es un lugar paradisíaco con palmeras que caen sobre la playa y una temperatura cálida pero no agobiante. Paisajísticamente, fue lo más lindo que vimos.

Lamentablemente no pudimos continuar recorriendo este país porque no nos daban los tiempos, pero la visión que nos quedó, fue muy inferior a todo lo que habíamos oído sobre él. Lo vimos semejante a Uruguay en muchas cosas, pero con niveles de inseguridad muy superiores. Sin embargo, si lo comparamos con el resto de América Central, sin ser Suiza, podemos considerarlo como más aceptable.

El avión de LACSA nos llevó nuevamente a Santiago de Chile. Allí visitamos a algunos colegas y amigos y comentamos la experiencia centroamericana. Uno de ellos era Hugo Romero, quien en la casa que habitaba en Las Condes junto a Ximena Toledo, me convidó con el pisco sour más rico que haya degustado, al que le agregaba a la receta original, clara de huevo. Y allí programamos actividades académicas para desarrollar en común en los meses siguientes.

 

 

Ana María Liberali

 

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby