Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12641 al 12660 
AsuntoAutor
463/11 - 1995... Noticias
464/11 - VIAJANDO: Noticias
465/11 - MOVIMIENT Noticias
466/11 - Pasajeros Noticias
467/11 - VIAJANDO: Noticias
468/11 - 1996... Noticias
469/11 - 1997... Noticias
470/11 - Pasajeros Noticias
471/11 - VIAJANDO: Noticias
472/11 - XIX Inter Noticias
473/11 - Charla-de Noticias
474/11 - Simposio Noticias
475/11 - III CONGR Noticias
476/11 - SEMINARIO Noticias
477/11 - 1998... Noticias
478/11 - Pasajeros Noticias
479/11 - VIAJANDO: Noticias
480/11 - MOVIMIENT Noticias
481/11 - ENCUENTRO Noticias
482/11 - 1999... Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12922     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 471/11 - VIAJANDO: Eventos en Chile
Fecha:Jueves, 12 de Mayo, 2011  04:22:14 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 471/11
 

 

Eventos en Chile

 

En los primeros días de octubre del ’95, se realizaba el II Seminario de Calidad de Vida Urbana, en la sede Chillán de la Universidad del Bio Bio. La coordinadora era la Prof. Dídima Olave Farías y yo concurriría para exponer una ponencia y presentar la Revista Meridiano.

Salí de Buenos Aires en el Pullman del Sur, volví a cruzar la Cordillera en momentos de nevadas y deshielo, y ya en Santiago tomé otro ómnibus hasta Chillán.

Prontamente me dirigí a la Universidad y consulté sobre el salón donde se haría el Seminario. ¡Pero nadie sabía nada! Ni de Calidad de Vida, ni de nada. Hasta que alguien me preguntó quién me había invitado, y cuando mencioné a la Prof. Olave, enseguida dijo: -“Ahhhh, el Congreso de la Dídima!”

Todo transcurrió normalmente, las exposiciones y discusiones fueron muy enriquecedoras, pero con más formalidades de las que se suelen tener en Argentina para ese tipo de encuentros académicos. Como parte de la temática que se estaba tratando, visitamos diferentes áreas de la ciudad, y desde ya, también el museo y lugares de esparcimiento. La camaradería de los chilenos en general, y de Dídima en particular, hicieron que la estadía fuera sumamente grata.

Y cuando el evento estaba finalizando, me invitaron a participar del XVI Congreso Nacional de Geografía, organizado por la Sociedad Chilena de Ciencias Geográficas y la Universidad Austral de Chile, que se haría la semana siguiente en Valdivia. Yo aduje que no podía estar tantos días fuera de Buenos Aires sin haberlo organizado previamente y además, que ese domingo había elecciones en la Ciudad de Buenos Aires. Pero insistieron, y me entusiasmé.

Volví a Santiago. De la terminal de buses tomé un taxi hasta el aeropuerto. Pedí un pasaje ida y vuelta a Buenos Aires, que pagué 250U$S, que eran tan solo 250$, y al ratito estaba sobrevolando la Cordillera. El espectáculo, precioso. Pero de ninguna manera tanto como yendo por tierra.

Llegué a Buenos Aires el sábado a la tarde. Organicé todo con mis hijos para una semana más fuera de casa. Al otro día fui a votar y visité a mis padres, como todos los domingos. El lunes a la mañana avisé en mis lugares de trabajo que no asistiría y busqué reemplazantes para mis clases. Cargué la indumentaria necesaria para soportar la lluvia y me tomé el avión de vuelta a Santiago.

Era la primera vez que volaba por LAN y me encantó. Le pedí a la azafata pasar a la cabina durante el cruce de la Cordillera y tomé un montón de fotos desde allí. Al llegar al Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, corrí hasta el Aeropuerto Nacional de Pudahuel, que está a pocos pasos y tomé un vuelo hasta Valdivia. El avión hizo escala en Temuco. El aeropuerto está en pleno centro urbano. Una tiene la impresión de que se va a llevar algo por delante. Por el contrario, el aeropuerto de Valdivia está a más de 30 km de la ciudad. Allí me estaba esperando Carmen Varela Araya, una excelente anfitriona, y me alojó en el hotel que la Universidad tenía junto a su campus. Económico y excelente.

Al Congreso concurrieron docentes e investigadores de todo Chile, de las regiones vecinas de Argentina, y algunos españoles. Muchas de las discusiones fueron fuertes y vehementes, pero en todos los casos se mantuvieron las formas.

Hicimos salidas para conocer toda la ciudad, en especial los sectores más críticos, y los restos que se conservan del terremoto seguido de tsunami que la destruyó en 1960, como el caso de una escuela religiosa que quedó convertida en escombros. La intensidad fue de 9,5 en la escala de Richter, y se registraron más de 1600 víctimas.

Ese 22 de mayo, las réplicas llegaron a la ciudad de San Carlos de Bariloche. Se abrió una grieta en el lago Nahuel Huapi y nunca más se encontró el viejo muelle. La lancha Modesta Victoria que estaba amarrada, se soltó y como consecuencia del “tsunamito”, apareció en el medio del lago ya que quedó en la cresta de la ola. La persona que estaba haciéndole mantenimiento, se salvó de milagro. La cruz de la catedral se torció y algunos edificios se agrietaron. Debido a un evento, la gente se había concentrado en el Centro Cívico y no había nadie en la zona de la costanera, por lo que no hubo víctimas. Yo recuerdo estos acontecimientos, porque estaba en cama con paperas, y lo vi por televisión.

 Valdivia es una ciudad muy bonita, con precipitaciones muy abundantes que superan los 2500 mm anuales y dan origen a una vegetación boscosa muy densa, a la que denominan selva. El Centro es pequeño pero muy acogedor con edificios de buena calidad. El río Calle-Calle que al ingresar a la ciudad toma el nombre de Valdivia, es uno de los pocos navegables de Chile.

 

 

Ciudad de Valdivia y río homónimo.

 

 

La cena de recepción del Congreso se realizó en una embarcación. Y todas las demás noches, muchos participantes continuamos comiendo juntos. Hugo Romero nos indicó un lugar, estilo fonda, donde los alimentos eran de primera calidad y los precios muy bajos. Se llama La Bomba, y es un lugar tradicional de Valdivia, donde se encuentran todas las clases sociales, jóvenes y viejos, chilenos y extranjeros. Y además de saborear platos chilenos vernáculos, entre ellos unas sopas especiales y un exquisito pastel de choclo, se puede jugar a los naipes o al dominó, o ver partidos de fútbol en sus televisores.

Todas las veladas comenzaban o finalizaban con uno o varios piscos sours, preparados de diferentes maneras según las recetas de cada uno. Pero a la mañana siguiente…, teníamos que estar frescos para continuar trabajando.

En esa ocasión conocí a la mayoría de quienes hasta el día de hoy continúo compartiendo actividades académicas, y en muchos casos, establecido una relación de fecunda amistad.

 

 

Ana María Liberali

 

 





BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby