Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1261 al 1280 
AsuntoAutor
281/03 - Las Dos G Humboldt
287/03 - Paz en la Humboldt
288/03 - Proyecto Humboldt
GUERRA CONTRA IRAK Norma An
286/03 - A Invasao Humboldt
285/03 - Las Prote Humboldt
284/03 - Bush es u Humboldt
Programa de Geogra Jorge A.
283/03 - Un libro Humboldt
282/03 - Research Humboldt
Ref. 247/03 - Acla Humboldt
Re: NoticiasdelCeH VDC
289/03 - LIBROS SO Humboldt
292/03 - Comunica Humboldt
291/03 - Ciclo de Humboldt
CONCURSOS DE GEOGR VDC
290/03 - De Hitler Humboldt
296/03 - Caucasus Humboldt
295/03 - Universid Humboldt
294/03 - II Asambl Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1451     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu CONCURSOS DE GEOGRAFIA
Fecha:Martes, 8 de Abril, 2003  13:16:24 (-0300)
Autor:VDC <vdicione @..........org>

CUESTIÓN CONCURSOS EN GEOGRAFIA (FFyL-UBA).[1]

 

Subtítulos alternativos

 

El juego de los concursos (Sugerencia de J. Ibañez)

Un notable ejemplo de manipulación institucional del paradígma hegemónico (Sugerencia de P. Bourdieu)

Algunas cuestiones conceptuales para el tratamiento del tema concursos (Sugerencia de la discursividad jurídica en base al derecho positivo).

 

Destinatarios

 

Aquellos que por diferentes motivos, entre ellos el aburrimiento, tienen que decidir y no conocen adecuadamente la metodología e historia de los concursos y aquellos que quieren intervenir, asumiendo o no los propósitos académicos explicitados en los marcos normativos.

 

Parto de una obviedad: los concursos en geografía constituyen una cuestión notoriamente controvertida con protagonistas que compiten (contradictoriamente) desde posiciones desiguales: los que forman parte de los sucesivos “pactos de convivencia” (expresión y situación denunciada por un ex director del departamento) constitutivos del poder institucional y los excluidos, sean por motivos ideológicos o, la mayoría de las veces, por discrepancias y enemistades personales o por ambos motivos. Dentro de los últimos caben dos categorías: los que están totalmente afuera, es decir, que nunca se enteran o no les interesa y los que con calidad e interes se enteran con gran esfuerzo, tardíamente o nunca. Para los pactos de convivencia institucionales la clave consiste en como difundir un llamado a concurso de modo tal que su difusión no logre masificarse fuera de los muros institucionales. La UBA, con todo sus defectos, conjuntamente con algunas pocas instituciones universitarias, forma parte de las universidades que tienen mayor visibilidad y transparencia en la difusión de los concursos. No puedo opinar lo mismo de la visibilidad y transparencia de los procedimientos de sustanciación.

La historia de los concursos del departamento de geografía muestra claramente que la cooptación de los docentes se rige más las amistades (simplemente “roscas” o “trenzas” para los de afuera) que por la calidad académica y la aplicación correcta de las formas, procedimientos y falta de arbitrariedad. A tal efecto hay que tener en cuenta los contextos y procedimientos de los concursos que efectivamente se realizaron y sobre LOS QUE NO SE REALIZARON Y NO SE REALIZARAN “JUST AT TIME”. El análisis de los segundos constituye una necesidad para entender a los primeros. El segundo, posiblemente, sea más importante para dilucidar la cuestión concursos que el análisis de los realizados, en la medida en que podrían descubrirse las pequeñas miserabilidades que se reproducen a menudo en los espacios públicos como “estrategias de contención” de los grandes negocios. Acaso hay muchos concursos en la administración pública nacional, provincial y municipal? Mirando superficialmente al DeptoGeo: acaso los concursos en el Departamento de Geografía estuvieron TODOS al margen de las aspiraciones de jugar en la mesa de los grandes negocios de la administración pública de la mano de ciertas políticas?

No me corresponde, por una cuestión de estilo y menos por ignorancia, analizar caso por caso y exponer nombres y apellidos de los principales protagonistas. Pero si corresponde, por una cuestión, diríamos, conceptual, explicitar las principales categorías de los concursos teniendo en cuenta algunas variables “capitales”. Sin la recuperación crítica de la experiencia institucional de los concursos solamente se puede reproducir errores o reproducir conductas de etapas pasadas que muy pocos dudan en caracterizar como corruptas (“moralmente bajas”?)

1) Concursos de materias en las que los candidatos, por lo general, únicos candidatos, eran al momento de los concursos funcionarios del departamento o del instituto. Tales concursos salieron raudamente, aprovechando las obvias facilidades de las posiciones estrictamente políticas internas o externas del Departamento de Geografía. Dada la lejanía, recordemos que al comienzo de la democratización (1983) le tocó a los intelectuales orgánicos del radicalismo y del alfonsinismo la “intervención normalizadora” de la UBA-FFyL-Dpto Geo. Digamos que tales intelectuales orgánicos se autoconsursaron para garantizar su continuidad legal. No obstante el procedimiento siguió con posterioridad (década de los  noventa) con algunos concursos de funcionarios del Instituto de Geografía y del Departamento de Geografía. Es etica y moralmente correcto que un funcionario de la Secretaría de Transporte, por ejemplo, administre un proceso licitatorio de privatización de un servicio (Subtes por ejemplo), siendo parte al mismo tiempo de alguna empresa “ganadora”?

2) Concursos de materias y posiciones adaptados a los incluidos en el paradígma de intereses predominante. Salen raudamente. A veces no les sale bien, tal como alguno concursos que se hicieron a mediados de los ochenta tales como Geografía de Argentina y Teoría y Métodos de la Geografía II, con 8 candidatos en la primera y 6 en la segunda. A fines de los ochenta y principio de los noventa unos cuantos concursos solamente se hicieron para cubrir posiciones de JTP, adjuntos y asociados, de modo tal de habilitar los escenario de los concursos SOLAMENTE para aquellos candidatos que ya estaban realizando tareas interinas desde la etapa de normalización. Reboratti el año pasado, con motivo del concurso de Adriana Villa categorizó a tales nombramientos interinos como resultado del “dedo divino”. De quién era el dedo en tales nombramientos interinos? De quien era el dedo en la constitución de los jurados cuando no existía Junta Departamenta y tampoco Consejo Académico?

3) Concursos de materias que luego de revisar la nómina de candidatos por motivos de convivencia nunca logran llegar a la etapa de sustanciación. A tal efecto las autoridades tienen varias alternativas para no llegar a la sustanciación: demoras en la elevación de los jurados, elevar jurados que ignoran el listado de candidatos o con manifiesta conflictividad con alguno o todos los candidatos, elevar jurados que luego son estimulados a declinar, no conseguir fondos para los viaticos de los jurados, cometer errores de despacho, no dar pronto despacho a la documentación, perder curriculum, etc. etc. Para que poner energía en la sustanciación de concursos cuando los candidatos ya fueron prejuzgados por los “pactos de convivencia”?

4) Materias y posiciones que no se llama a concurso a la espera de las acumulaciones curriculares de posibles candidatos que desempeñan actividades interinas (no concursadas) o regulares en posiciones que no alcanzan para cubrir las posiciones de los concursos. En estos casos suelen cubrirse las posiciones con un ascenso interino apelando a la solidaridad de la convivencia. Una vez cubiertas materias y posiciones se continuará jugando el “Antón Pirulero”. No se trata, en definitiva, de evitar que los alumnos “rompan” con su legítima pretensión de recibirse rapidamente y de ayudar a algun amigo en su carrera laboral?

5) Materias y posiciones que combinan estategias complejas basadas en la máxima del epistemólogo anarquista Fayerabend “todo vale”, entre ellas fundamentalmente en 3) y 4).

..............................

Las consideraciones precedentes son básicas para hacer el balance del Estado de los Concursos. Los integrantes de la Junta Departamental y el Director del Departamento no pueden dejar de analizar tales aspectos sin reproducir vicios de forma, de procedimiento, manifiestas arbitrariedades y, fundamentalmente, “bajezas morales”, para utilizar una expresión de un ex  consejero de algunos profesores.

 

Agrego a esto algunos pocos datos sobre algunos concursos específicos, presuponiendo que la memoria, además del trabajo, es la principal responsable de la “ominización” de las instituciones.

............................................................

GEOGRAFIA POLITICA (Titular): Un típico caso de estrategia compleja que combina las categorías1, 2, 3 y 4. El primer llamado se realizó en 1988, junto con Geografía Económica. Debido a manipulaciones administrativas se hizo caer al jurado. Se volvió a llamar a concurso en Diciembre del 2000, 4 años posteriores a la sustanciación del concurso de adjunto. “Gana” el concurso de adjunto un funcionario del Instituto de Geografía que es al mismo tiempo familiar de un funcionario del Departamento de Geografía. Tengo pocas dudas sobre la inminencia de sustanciación del concurso de titular, teniendo en cuenta la “complejidad” de los candidatos y la sólida posición institucional de uno de sus integrantes (Hasta el 08/04/2003 el jurado no se cayó).

 

PLANIFICACION Y ORDENAMIENTO TERRITORIAL (Titular): Se llama a concurso en 1992. El profesor titular regular no se presenta para la renovación de su concurso, sustanciado en 1986. Hasta la fecha el cargo es ocupado por dicho titular haciendo valer la disposición que establece que puede continuar en el cargo hasta la sustanciación del llamado a concurso de 1992. Sin que implique una calificación del actual titular a cargo, cuyos antecedentes académicos considero notables y “sobre-meritorios”, el concurso es un claro ejemplo de la categoría 3. El jurado no se cayó.

 

GEOGRAFIA URBANA (Titular): se llama a concurso en 1997. En dicha oportunidad no se presenta el recientemente fallecido Prof. Vapñarsky por motivos imputables a su próxima jubilación y otras causas menores. Es posible que este concurso sea otro ejemplo más de la categoría 3 y, teniendo en cuenta algunas decisiones recientes, es muy factible que se convierta en un ejemplo de caso complejo que combine sus aspectos fundamentales con aspectos de la categoría 4. El jurado no está caído.

 

Me detengo aquí. Invito a los que quieran analizar y categorizar los concursos de las restantes materias, en especial Epistemología de la Geografía (ex Epistemología de las ciencias sociales), Metodología de la Investigación, Diseño de Tesis, Geografía de la Industria, Análisis Espacia, Geografía de la Circulación, Geografía Argentina (ex geografía regional de Argentina), Geografía Rural,  Teorías Contemporáneas de la Geografía, Introducción a la Geografía, etc. etc. etc.  ...hasta el fin de la historia. El campo de la geografía de la UBA ofrece sin ninguna duda excelentes materiales para indagar la trastienda cotidiana de su desarrollo epistemológico. No es un buen ejemplo teórico práctico para aplicar en la enseñanza de las estrategias de análisis institucional?

 

Gracias por la atenta lectura. Cordiales saludos.

 

Vicente Di Cione (Prof. titular regular de la ex Teoría y Métodos de la Geografía II a partir de 1986 y no de 1983).

Buenos Aires, 8 de abril de 2003



[1] Mi deseo hubiera sido exponer en vivo la cuestión concursos en la reunión de Junta Consultiva del 8/04/2003. Sin embargo las reuniones son públicas y sin que el público tengamos ni siquiera el derecho de voz. Lo que se dice una ejemplo de democracia social para un conjunto que a duras penas logra juntar la mayoría de las veces la mitad mas uno de los integrantes.